Noticias

Club de lectura B'nai B'rith 2022 moderado por Janet Rudman

Ha sido un año maravilloso de trabajo y placer con este grupo con opiniones diversas, en el que todos opinan de manera apasionada. El que no asiste, mira la grabación. He aquí un listado de los libros que leímos y los invito a leerlos. Tratamos autores con una veta judía. 

Tres pisos de Eskhol Nevo 

El nombre hace referencia a los tres estados del alma de Freud.  Esta novela habla de los secretos. “La necesidad de contar lo que pudo haber sucedido y no lo que sucedió”. Me gustó mucho las pinceladas de la sociedad israelí que muestra por detrás. Los personajes no son planos, sino que son profundos. En la primera y en la segunda, los protagonistas escriben cartas, en la tercera la protagonista le habla a un contestador automático. El libro habla de la necesidad de los seres humanos de expresarnos y de ser escuchados. Siempre te dicen en terapia que escribas una carta y después la rompas, en algunos casos la quemes. 

La bailarina de Auschwitz de Edith Eger

A dejar de pensar como víctimas y avanzar. Edith nos muestra el camino, ya que su pena empezó en la línea de selección mientras la separaban de su familia en Auschwitz y la acompaño treinta años después cuando por fin pudo perdonar. Perdonarse así misma por estar viva y porque siempre se puede volver a empezar. No haber dicho que su mamá era su hermana, y la creencia que pudo salvarla.

Apegos feroces de Vivían Gornick

La autora a través de un ejercicio autobiográfico y con exquisito juego en los tiempos narrativos,  nos relata de manera a veces indirecta y otras muy directas, los efectos que significaron para el desarrollo de su madurez el estrecho vínculo forjado con su madre. Es autoficción, toma elementos verdaderos para crear este relato que es universal.  La protagonista, que es personaje y narradora, es también la escritora y son sus paseos (exteriores e interiores) los que llevan el curso de la historia.

 Una noche, Markovich de Ayelet Gundar Goshen

Esta  novela fue  distinguida  con el premio Sapir en 2012. En vísperas de la segunda Guerra Mundial partía de Israel rumbo a Europa un barco con veinte hombres jóvenes a bordo. Del otro lado del mar los esperaban veinte mujeres desconocidas. El objetivo: un matrimonio ficticio que permitiría a las mujeres huir de Europa y arribar a Eretz Israel. Pero cuando Jacob Markovich se encuentra casado con Bella Zeigerman el trámite se complica.

Vivir con nuestros muertos de Delphine Horvilleur

El texto apareció en Europa en marzo de 2021, cuando los muertos por coronavirus se multiplicaban en todo el mundo sin posibilidad de una despedida. De eso, de despedidas, sabe mucho Horvilleur, pero además sabe de la importancia de contar historias, de abordar las narraciones religiosas también como piezas literarias y conoce el valor de acercarse a los otros.

 En su historia familiar aparece el Holocausto como recuerdo propio: antes de emigrar a Francia, sus abuelos sobrevivieron a un campo de concentración. “No hay necesidad de creer literalmente en una vida después de la muerte, o en la presencia de almas que vagan por nuestras viejas casas para reconocer de forma bastante racional que todos vivimos con fantasmas”, escribe Horvilleur en su libro.

Cuentos reunidos de Cyntia Ozick

Cuentos reunidos contiene diecinueve relatos, algunos verdaderas nouvelles . Entre el drama y la sátira, las tradiciones y la modernidad.Pero aún por encima del estilo, lo que destaca sobremanera en Ozick es su exploración sobre la condición humana. La cuestión de la identidad judía es el eje fundamental de estos relatos, algo que, unido a su forma de escribir, posiblemente la haga algo inaccesible. 

Escritora noctámbula (“cuando salgo de noche pierdo todo un día de trabajo”), y firme defensora del trabajo autoral en territorio desconocido (“hay que escribir sobre lo que uno no sabe”), Ozick es también famosa por haber rechazado la expresión “escritora mujer” ya desde el apogeo del movimiento feminista de los años 70. “La gente me pregunta cómo puedo rechazar la expresión ‘escritora mujer’ y no la expresión ‘escritora judía’”, dijo en 1997. “Es una pregunta absurda, ‘judío’ es una categoría de la civilización, la cultura y el intelecto, y ‘mujer’ una categoría de la anatomía y la fisiología. Es burdo confundir vastos movimientos culturales e intelectuales con la capacidad de tener hijos”.

No me acuerdo de nada de Nora Ephron

Dirigió filmes como Julie & Julia, Michael, Tienes un e-mail ('You've Got Mail') o Embrujada ('Bewitched').
Reconocida sobre todo como guionista, fue nominada al Oscar en tres ocasiones por por los guiones originales de Silkwood y Cuando Harry encontró a Sally ('When Harry Met Sally') y Algo para recordar ('Sleepless in Seattle').

Ephron hace un divertido repaso de su pasado, de sus mayores fracasos y alegrías, y se lamenta con humor de las vicisitudes cotidianas. Nos habla –entre otras cosas– de lo que recordamos, olvidamos o inventamos al llegar a cierta edad; de su historia de amor con el periodismo; de cómo sobrevivir a un divorcio; de su preocupante relación con la bandeja de entrada de su correo electrónico; de intimidades, pequeñas manías, recetas favoritas, fiestas desastrosas; y de muchas cuestiones que todas las mujeres se preguntan al llegar a una cierta edad pero que raramente se atreven a confesar.

La autora sintetiza muy bien en el ensayo que se llama “No me acuerdo de nada” y que le da el título al libro, esa sensación que todos los mayores de… tenemos y que la describe de una forma que solo ella puede hacerlo. Cada uno tiene sus propias lagunas y su forma de lidiar. Nos queda quejarnos o encontrar maneras para sobrellevarlo. 

Genealogías de Margo Glantz

Desde un comienzo Las genealogías unen inextricablemente materia biográfica y palabra escrita. Ya la frase inicial del libro anuncia: «Todos, seamos nobles o no, tenemos nuestras genealogías. Yo desciendo del Génesis, no por soberbia sino por necesidad» 

La comida judía y los hábitos gastronómicos son en buena medida el núcleo en torno al cual construye el relato de infancia y las memorias familiares, un movimiento que la escritura despliega mientras registra la ingesta de comida ruso judía en los encuentros que mantiene con Jacobo y Luci Glantz durante meses y que serán la base de Las genealogías.

Biblioteca Bizarra y Canción  de Eduardo Halfon

Biblioteca Bizarra Reúne seis crónicas literarias y personales sobre la relación de Eduardo Halfon con su entorno,, con su país de nacimiento., con el lenguaje, con los libros. Una dialéctica entre el oficio de ser escritor y el oficio de vivirEste libro es una delicia para los amantes de las bibliotecas, que hoy tenemos libros tirados por todas partes o ordenados con diferentes criterios, pero amamos al que se anima a hablar en detalle de esto con ese destilo tan suyo.

Canción es –además del lirismo que sugiere el título– el sobrenombre de un personaje clave de esta novela que recapitula la violencia de una república agobiada. “Nadie ignora que Guatemala es un país surrealista”, anota en algún momento el abuelo del narrador. Canción es el apodo de uno de los secuestradores de su abuelo, un guerrillero caritativo que en pocas líneas nos demuestra que los verdugos también son víctimas de sus contextos..

Algunas opiniones de los participantes, es un grupo hermoso y nos llevamos muy bien, aunque seguimos en zoom por elección de ellos. A mí me gusta más el café y la torta. 

Luis Grosskopf

Excelente la elección de libros de temática judía e israelí y, de migraciones diasporicas diferentes. Descubrí autores que no habría leído sin estar en el Club, con estilos y realidades distintas que muestran nuestras raíces y su adaptación a diferentes medios. Otro punto a favor fue el intercambio de ideas entre nosotros y con nuestra guía Janet. Gracias, muchas gracias.

Myriam  Kacowicz 

A mí el que más me gustó fue Tres  Pisos de Eshkol Nevo. Elijo ese libro entre todos lo que leímos del este año y el pasado

Los libros que abordan el tema del holocausto confieso. no los hubiera leído sola pero confieso que a pesar de todo el sufrimiento me satisface haberlo hecho.. Sobre todo el de Primo Levi. Después el de Apegos feroces es muy interesante sobre todo que te das cuenta que no todas las madres son " idishe mames". Canción  de Eduardo Halfon me encantó porque conocimos de primera mano la realidad que se vivió en Guatemala

Halfon me encantó cuando habla de la paternidad porque e siempre se habla de la mujer esperando un hijo y aquí vimos como el hombre también  tiene sentimientos muy fuertes en esos momentos. En definitiva, es  muy importante tus elecciones de los libros y nos abris nuestro mundo que de otra manera no lo conoceríamos

GRACIAS Janet y a todo el grupo,   algunos que también escriben y nos proporcionan momentos de disfrute.

Janet también escribe. Y muy bien y nos hace entrar en este nuevo mundo de la tecnología con twitter, y tinder. Muchas gracias a la " teacher" como dice Ruben y a la escritora que imagino que  pronto iremos al  lanzamiento de un libro suyo.

Ruben Kurin

Me pidieron que escriba una reflexión sobre el club de lectura de Bnai Brit que lidera Janet Rudman a quien yo bauticé respetuosamente como nuestra “Teacher” , calificativo  que mis compañeros/as/es afectuosamente adoptaron.

No es fácil asistir de grande a cursos porque hay edades o tiempos para todo y quienes no fuimos (aquí me personalizo) un dechado de virtudes en cuanto a seguir un rumbo impuesto por otras personas. Janet, lo logró conmigo de tal manera que recibir sus órdenes se me hizo placentero

En la pandemia fue una compañía muy necesaria, pero durante este 2022 sin COVID fue la prueba de que este grupo es un ejemplo de lo que tenemos que hacer la gente grande para seguir “en carrera”.

Los que tenemos el berretín de sentirnos escritores quizás tan solo por escribir sin faltas de ortografía o porque a alguien le gustó un texto que por casualidad salió a la luz en alguna red social, entonces nos sentimos Borges, pero que no leímos lo suficiente, aquí se hace necesaria la presencia de alguien como nuestra querida Janet Rudman para enseñarnos cómo hacerlo y un excelente grupo como el que tenemos que nos acompañe.

Los libros que leímos juntos tocaron temas que quizás al principio fueron para hacernos pensar, por lo menos a mí ¿esto vamos a leer?

Pero como aquellos deberes que en la escuela había que hacerlos sí o sí los leímos y cuando llegaba el día de la reunión y se desmenuzaba el tema tan inteligentemente por nuestra “Teacher” salíamos satisfechos y enriquecidos en sabiduría habiendo disfrutado aquellos textos por los que habíamos renegado.

¿Elegir algunas de las lecturas leídas? Pará mi memoria algo carcomida por las canas exteriores es difícil pero aquí las chicas ya dieron varias opiniones con las que estoy de acuerdo así que les evitaré esa tortura.

Querido grupo de lectura estas vacaciones los voy a extrañar y vos Janet no creas que te vas a salvar de recibir mis escritos.

Gracias B'nai B'rith, gracias Club de Lectura, gracias “muchachas, muchachos, (muchaches)” y mil gracias Janet Rudman por estar ahí…

Ana Rother

Poner la mirada sobre temática judía hace que la lectura resulte especialmente agradable para mí.

A mí me gustó mucho Eshkol Nevó y Ayelet Gundar Goshen,  por la calidad de su escritura y su manera desordenada de hilar las tramas. Pero todas tuvieron el encanto de pintar un marco diferente,  de los judíos, sus migraciones y asentamientos, sus marcos locales y sus tiempos.

Gracias Janet por hurgar en esa vastísima oferta, que hace que nos convoques a leer.

Annie Geller

Gracias Janet! Y al grupo…siempre es un placer leer, y acompañados mejor todavía!

Para mí,  fue un descubrimiento Halfon y tengo que reconocer que cuando arranqué con el de Delphine Horvilleur, ,pensé que no me iba a enganchar y fue fabuloso ,muchas veces tenemos miedo o impresión de hablar o leer sobre esos momentos, nos resulta incómodo, pero ella comparte sus vivencias tan descarnadas desde un lugar sin morbo y eso atrapa .

Otro que creo me sorprendió fue el de Nora Ephron, interesante y divertido, una mirada a sus recuerdos y a la adultez que se agradece. Está buenísmoo que la risa nos sorprenda mientras leemos

Estos sería mis tres elegidos de este año.

Marta Laufer

El club de lectura me resultó una actividad de muy buen nivel con una conducción inteligente, adecuada y con mucha dedicación. Impulsa y dirige una  Gracias mil por llevarme con tanto afecto por el camino de la buena lectura.

Marina Singer

Estimados compañeros de lectura: este año ha Sido muy interesante todo lo q leímos. Me sumo al pedido de disculpas por la participación con intermitencia, es un poco la complejidad de la existencia. Me encantó Eshkol Nevo y Vivían Gornick.

Janet muchas gracias por cada sesión, tu formación y generosidad son Tikum Olam. Un abrazo enorme

Solo me resta agradecer a B'nai B'rith por el espacio y cada uno de los participantes de este maravilloso grupo. Al que quiera sumarse para el próximo año, lo invitamos a escribirme a [email protected]  

 

 

Ultimas Noticias Ver más

Esta página fue generada en 0.0672581 segundos (8381)
2024-07-12T13:44:27-03:00