Ana Jerozolimski / Directora Semanario Hebreo JAI

Editorial

Gobernando con el ejemplo, combinando mente y corazón


El nuevo mensaje del Presidente de la República Luis Lacalle Pou

(Fotos y video, Presidencia)

Estos son días difíciles para el mundo, también por cierto para Uruguay. El Coronavirus no conoce fronteras ni se fija en circunstancias políticas y llegó a instalarse en nuestro país-esperemos que por el tiempo más corto posible-muy poco después de asumir el nuevo gobierno. Habiendo transcurrido exactamente dos semanas desde que se ordenó el cierre parcial de fronteras, prácticamente todos los días fueron anunciadas medidas concretas para combatir el flagelo.

Como dijo el Presidente de la República Luis Lacalle Pou, es legítimo discrepar con los pasos datos, con el por qué esto sí y lo otro no, con por qué ahora y por qué no después. Pero siempre empujando juntos el carro hacia adelante.

Y nada más categórico que su anuncio de este jueves, para dejar en claro que al frente del gobierno, de este equipo que está trabajando en forma transparente y procurando también rendir cuentas, hay un Presidente que sabe gobernar con el ejemplo.

La rueda de prensa del jueves en Torre Ejecutiva
La rueda de prensa del jueves en Torre Ejecutiva. El Presidente de la República, junto al Ministro de Salud Pública Daniel Salinas, el Ministro de Desarrollo Social Pablo Bartol, la Ministra de Economía y Finanzas Azucena Arbeleche y el Ministro de Trabajo y Seguridad Social

 

Al anunciar la creación del Fondo Coronavirus para sustentar los gastos necesarios en la situación actual,  recalcando que “los más vulnerables serán los más atendidos”, el Presidente  dijo que la fuente de ingreso del mismo serán las ganancias de organismos públicos y aportes de salarios superiores a 80.000 pesos de funcionarios públicos y cargos políticos. Concretamente, la reducción del 20%, por ahora por dos meses y después se verá, en los salarios también del propio Presidente de la República, ministros, legisladores, directores de entes, todos aquellos funcionarios públicos que ganan más de la suma mencionada, con la excepción de los trabajadores de la Salud “por razones obvias”, tal cual dijo Lacalle Pou.

Además, aumentarán las canastas alimenticias-que llegarán a por lo menos 300.000 personas- y asignaciones familiares.

 “Es momento de que todos hagamos un esfuerzo”, enfatizó el Presidente Lacalle Pou, aclarando que “no les vamos a descontar del salario a los funcionarios públicos y a los políticos para ahorrar, es para gastar”, en clara referencia al hecho que se precisa ese dinero para ayudar a quienes se vean más perjudicados por la paralización económica actual. “Esto es solidaridad pura para la gente por parte de la sociedad. Cuando decidimos tomar esta medida extrema es porque vamos a gastar, se necesita gastar”, reiteró. “A sanidad y asistencia social, allí van a ir estos recursos. Cada peso que los funcionarios públicos y los gobernantes colaboren en esta situación, va a la cancha, va a la gente, va a los que más lo necesitan”.

Uno de los periodistas presentes en la rueda de prensa en la Torre Ejecutiva, preguntó sobre la posibilidad que a raíz del anuncio, estalle una ola de protestas sindicales. El Presidente fue categórico: “Yo creo que no van a haber movilizaciones. Capaz que me equivoco (…) Yo apelo a la sensibilidad del uruguayo, del sector público y privado. Son dos meses que se les va a pedir un esfuerzo a quienes ganan más. Son sueldos altos, -no son sueldos que no pueden parar la olla. Me animaría a decir que si bien no va haber un aplauso, que tampoco se espera, se va a entender que el Uruguay lo necesita”. Y agregó: “Sabemos que no es una medida simpática, pero entendemos que es solidaria”.

Yo lo escucho y no me sorprendo en absoluto. Tuve el honor de entrevistar a Luis Lacalle Pou en repetidas oportunidades, la primera ya cuando era candidato a la Presidencia de la República en las elecciones del 2014. Y si bien evidentemente la experiencia-más que los años, que podrían ser mero transcurrir del tiempo – le hizo crecer, la esencia ya estaba allí. Se captaba fácilmente si uno quería escuchar el contenido y no pensar en qué bien se viste o qué “pinta” tiene.

“El trabajo nuestro es conocer directamente caras, corazones, situaciones, alegrías, tristezas, desvelos, frustraciones y todo eso requiere de mucho tiempo pero aparte de un estado de atención intelectual y emocional constante con lo cual acumulas naturalmente un obvio cansancio. Pero estoy contento”, nos dijo cuando le preguntamos cómo iba llevando la campaña, viendo de fondo una tabla de fechas repletas de anotaciones que indicaban todo lo que hacía cada día y la intensidad con que recorría el territorio nacional.

“Yo tengo que hacer esto y lo siento como un deber conmigo mismo, con mi sociedad, con mis hijos. Creo que lo hago bastante bien y espero hacerlo mejor porque entre otras cosas mi éxito no es el éxito personal, es el éxito de la gente que yo gobierne. El político cuando dice “me fue bien”, no se tiene que reflejar en su espejo, se tiene que reflejar en la imagen de la gente. No puede haber un presidente al que le vaya bien, si la gente no está bien”.

El Presidente sabe que ahora hay gente que no está bien. Claro que no sólo por el Coronavirus, pero esta nueva crisis agravó necesidades y carencias.  Pero este Presidente tan joven-¿el más joven en la historia nacional?-que sabe bien que en lo personal nunca le faltó nada material, que pudo estudiar, desarrollarse y vino de una familia de más que buen pasar, no está desconectado. Estudia la situación, estudia el terreno, domina los datos, y lo principal es que todo eso le importa. Tiene empatía. Y por eso le resulta natural gobernar con el ejemplo.

En una situación como la actual, en esta bomba que le cayó encima apenas tomó las riendas, ese espíritu es clave. Es la base para que la ciudadanía sienta que tiene en quién confiar.

Ana Jerozolimski
Directora Semanario Hebreo Jai
(27 de Marzo de 2020)

Editoriales anteriores Ver mas

Esta página fue generada en 0.0515141 segundos (556)
2020-06-03T01:19:03-03:00