Ana Jerozolimski / Directora Semanario Hebreo JAI

Editorial

Un ataque a Uruguay


El cruento ataque perpetrado este domingo en la base Naval del Cerro , en el que fueron asesinados los Marinos Juan Manuel Escobar,  Alex Guillenea y Alan Rodríguez, fue un crimen contra el país todo. El asesinato a sangre fría de los tres efectivos de la Armada de 31, 25 y 22 años, a los que se les robó sus pistolas, destrozó tres familias. 

La dimensión personal, siempre es desgarradora. Tal como tuiteó el Ministro de Educación y Cultura Pablo da Silveira, “… Mataron a tres hijos del pueblo, herederos y prolongadores del ejército de Artigas. Tenían familia, amores, sueños, muchos años por vivir…”. Pero el significado de lo ocurrido fue mucho más allá de la tragedia personal y la pérdida irreparable de estos tres hombres. Es una señal de alarma para Uruguay todo.

Nadie se aventura aún a hacer acusaciones pero el tema ya está en investigación. 

¿Terrorismo? ¿Narcotráfico? Nada se descarta, según dijo el Ministro de Defensa Javier García, y confirmó la Fiscal del caso, Mirta Morales.

La verdad, da miedo lo que encierra esa frase. Es que detrás de esta generalidad, hay distintas opciones, ninguna de las cuales puede dejar indiferente a ningún uruguayo. Sea cual sea el trasfondo, no es un incidente que se pueda subestimar ya que detrás de quien osa cometer un crimen así, hay designios oscuros contra Uruguay. El ataque fue puntual, en un blanco muy concreto. Pero por detrás hay algo mucho más general, que amenaza a los uruguayos en todo el territorio nacional. Es una declaración de guerra.

El presidente de la República Luis Lacalle Pou escribió ya antes de la anunciada rueda de prensa: “Nos inclinamos ante la dolorosa situación pero nos paramos firmes ante los criminales y delincuentes. Los vamos a combatir, perseguir y serán juzgados". El decreto de duelo nacional es la primera medida, simbólica y esencial, porque es un mensaje de respeto a las víctimas, y también una forma de decir que esto fue un ataque a todos.

En el mismo tono se manifestó el Ministro de Defensa Javier García, al asegurar que se resolverá el crimen recurriendo a “toda la fuerza del Estado” y el Ministro del Interior Jorge Larrañaga al señalar que “no van a ganar las bandas criminales sino el Estado de Derecho”. Recalcó que “seremos implacables con los responsables".

Un nuevo y enorme desafío es colocado en el camino del Presidente Luis Lacalle Pou. Tan solo unos días después de asumir, tuvo que comenzar a lidiar con la pandemia del Coronavirus. Lo hizo y sigue haciendo con altura, transparencia y seguridad. Ahora se agrega otro tipo de peste que puede ser mucho más letal. No es fácil para una democracia enfrentarse a una amenaza de este tipo, sea cual sea su origen exacto. Pero no hay más remedio. Quisiéramos desde estas líneas desear al Presidente de la República y su equipo la firmeza, determinación y valentía necesarias para enfrentarse decididamente a la amenaza, cuya naturaleza exacta aún nadie confirma oficialmente.  Sea cual sea su origen, creemos que encontrará en el gobierno a un adversario decidido a no permitirle pasar. 

Ana Jerozolimski
Directora Semanario Hebreo Jai
(31 de Mayo de 2020)

Editoriales anteriores Ver mas

Esta página fue generada en 0.0741639 segundos (7048)
2020-10-31T06:28:46-03:00