Ana Jerozolimski / Directora Semanario Hebreo JAI

Editorial

El misterio de la joven israelí que cruzó a Siria y de su rescate


Su identidad no ha sido revelada y hay más rumores por ahora-en las redes sociales-que información. Lo que se sabe con certeza-o mejor dicho lo que se ha publicado abiertamente y está confirmado- es que la joven israelí que cruzó recientemente a Siria y fue devuelta a Israel el viernes en un avión proveniente de Moscú, es originalmente de la ciudad ultraortodoxa Modiin Ilit.  Es bastante evidente que no vive de acuerdo a los parámetros acostumbrados en dicho lugar, aunque no se han revelado los pormenores del tema. Según lo que circuló en las redes, se presenta como “nómade constante”, dice no respetar “las líneas fronterizas de nadie” y suele recorrer todo el país en paseos que realiza sola, visitando también hogares palestinos en Jericó y otros sitios.

Su historia personal, por la que ha escrito en Facebook sobre su duro pasado, parece haber sido compleja, aunque no tenemos claro cuál es la índole de la problemática por la que evidentemente se alejó de su círculo natal.

 

Pero ese no es el único “misterio”. También lo pactado entre el Primer Ministro Biniamin Netanyahu y el Presidente de Rusia Vladimir Putin-patrón de Siria- para concretar el rescate, ha sido publicado sólo parcialmente. Aquí, comentaremos algunos puntos que nos parece interesante conocer.

-Según aseguran insistentemente fuentes extranjeras, la clásula secreta en el acuerdo para conseguir la liberación de la joven determinaba que Israel pagaría 1.200.000 dólares a Rusia para que con ello le envíe un millón de dosis de la vacuna rusa contra el Covid-19, “Sputnik” a Siria. Esto sin duda sería un arreglo muy original.

- Siria desmiente terminantemente esa clásula y alega que su intención es “lavar la cara de la ocupación” y “esconder el gesto humanitario sirio”.

- Nuestro comentario: tendemos a creer absolutamente que en efecto esa era la cláusula secreta. Altas fuentes de pasado destacado en las Fuerzas de Defensa de Israel, como el ex jefe del Servicio de Inteligencia Amos Yadlin, lo dieron como hecho, y lo alabaron. Y sí, claro que deja bien a Israel-dicho sea de paso, nótese que Siria habla de “la ocupación” como sinónimo del Estado de Israel…patético- por varias razones. Deja bien a Israel porque realiza un gran esfuerzo para devolver a su gente a casa, sea cual sea la circunstancia en la que se cruzó al otro lado. Y lo deja bien porque pagar con dinero para comprar vacunas va asociado hoy a una necesidad humanitaria de primer orden.

El problema es que Putin se opuso a publicarlo y es por eso que Netanyahu ordenó que el tema esté bajo censura, lo cual desató polémica en Israel. Claro que hoy en día, es difícil mantener secretos, y lo que no sale por la puerta, sale por la ventana, y henos aquí basándonos en lo que fuentes extranjeras dicen. ¿Y por qué se opondrá Putin? ¿Para no dejar mal a Siria, que recibe vacunas con dinero israelí? Nos recuerda las diversas misiones de envío de ayuda humanitaria israelí a Siria, en la que gente se puso a cortar las etiquetas en hebreo de los abrigos, para que los sirios puedan vestirlos sin temor. Y yo digo…pobres ellos, no pobres nosotros.

-         La otra parte de la transacción de rescate fue la liberación de dos pastores sirios que habían cruzado la frontera y llegado por error a Israel. Pobres pastores, si sabían que no hicieron nada, uno podría preguntarse por qué no los liberaron enseguida. Pero cuando del otro lado hay un país enemigo que uno nunca sabe qué está tratamando contra Israel, evidentemente se quieren guardar ciertas “cartas” que puedan servir en momentos de necesidad.

-         El tema es que a Siria no le importa ni de los pastores ni de nadie. El bienestar de su población, no es evidentemente su principal preocupación. Por los pastores no me preocupo, seguro que estaban bien cuidados en una instalación de detencion israelí. Claro que no libres, pero no maltratados en absoluto. La mejor prueba es lo que pasó con el plan original de intercambio por la joven israelí.

La primera idea era que a cambio de la mujer, Israel libere  a Dhiyab Qahmuz, un druso del lado israelí de los Altos del Golan, sentenciado por contactos con Hezbolá. Lo interesante es que el hombre prefirió quedarse en prisión en Israel con tal de no ser enviado a Siria.Sin palabras.

Ana Jerozolimski
Directora Semanario Hebreo Jai
(21 de Febrero de 2021)

Editoriales anteriores Ver mas

Esta página fue generada en 0.0473778 segundos (36140)
2021-05-11T22:46:14-03:00