Ana Jerozolimski / Directora Semanario Hebreo JAI

Editorial

¿Se abrirá o no una oficina de negocios de Uruguay en Jerusalem?


No es de sorprender que una noticia que afirma que el Presidente de Uruguay Luis Lacalle notificó a Israel que decidió abrir una oficina de negocios en Jerusalem, cause revuelo. Y más aún cuando quien la publica es un periodista serio y reconocido como nuestro colega Martín Natalevich en El Observador que no escribirá nada que no haya recibido de buena fuente.

 Este miércoles, la noticia ya apareció en varios medios más.

Entendemos que el tema está en el tapete desde hace tiempo y desconocemos que haya algo nuevo que explique el por  qué de la publicación esta semana. Pero evidentemente, alguien quiso que esto salga.

De todos modos, nótese que no ha habido ninguna confirmación oficial por parte de nadie. Eso, claro está, no significa en absoluto que no sea cierto, sino que por distintos motivos, se decide por el momento dejarlo como en una nebulosa.

Pues dado que no obtuvimos ninguna confirmación precisa y contundente entre quienes consultamos-gente  que debe saber al respecto si es que hay alguna decisión- hasta ahora no publicamos nada propio sobre el tema. No nos gustaba mantener silencio, pero nos parecía prudente.

El Embajador de Israel Yoed Magen resumió el tema, y nos autorizó a citarlo: “No hay nada nuevo en este punto. Está sobre la mesa en el orden del día de ambos países hace ya tiempo y ambas partes continuarán conversándolo”.

Claro que esto no dice que no sea cierto que haya ya una decisión presidencial de dar el paso, en principio, aún sin detalles, ni tampoco asegura que esto llegue a concretarse. Habrá pues que esperar y ver.

Volvamos al punto central más allá de la noticia de qué hará o no hará Uruguay al respecto.

Decíamos que la noticia despertó revuelo. También entusiasmo. Esa es la verdad.  ¿Por qué? Porque Jerusalem es la capital de Israel, no fue nunca capital de ningún otro pueblo ni país, y fue establecida como tal ya por el Rey David hace más de 3.000 años. Cuando el pueblo hebreo perdió la independencia en su tierra ancestral y Jerusalem estuvo ocupada por diferentes potencias extranjeras, ninguna de ellas la convirtió en su capital.Sólo Israel.

Apostamos a que el Presidente Luis Lacalle Pou lo tiene bien claro. Conoce la historia y también entiende el sentimiento del pueblo judío respecto a Jerusalem. Al mismo tiempo, debe manejarse en un entorno internacional complicado, que fue precisamente lo que hizo que años atrás que Uruguay retire la Embajada que había estado siempre en Jerusalem-en una hermosa casa en la calle Rajel Imeinu 24 en el barrio Moshava Guermanit- para instalarse en Herzlia, donde la Embajada funciona también hoy.

Pero el gran acercamiento que ha habido, los cambios para bien en las votaciones internacionales de Uruguay bajo la actual Presidencia, pueden manifestarse también en lo relacionado a Jerusalem. Y en todo drama –para bien-puede haber etapas y pasos graduales. Por eso, también la apertura de una oficina de negocios tiene importancia. Ojalá que se concrete. Uruguay estaría dando un paso de justicia histórica con Israel.

Ana Jerozolimski
Directora Semanario Hebreo Jai
(16 de Marzo de 2022)

Editoriales anteriores Ver mas

Esta página fue generada en 0.0922880 segundos (16503)
2022-08-07T15:41:43-03:00