Ana Jerozolimski / Directora Semanario Hebreo JAI

Editorial

El terrorismo no empieza con las armas sino con la distribución de golosinas para festejar la muerte


Los responsables directos de los asesinatos en los diversos atentados terroristas contra la población de Israel, son los que disparan y acuchillan, los que lanzan cohetes y embisten con sus coches en paradas de ómnibus. Pero junto a ellos están los que festejan la muerte de los israelíes, los que salen en marchas felices en localidades palestinas a cantar “millones de  mártires en camino a Jerusalem” y reparten golosinas y dulces en señal de celebración.

Los que no  tienen reparos en educar a sus hijos en esos valores, en enseñarles que si mueren judíos o quienes vivían con ellos, eso es motivo de fiesta. Aunque entre las víctimas haya cristianos, musulmanes y drusos.  Los que creen que está bien salir a bailar con sus propios hijos a festejar porque en un café de Tel Aviv murieron dos jóvenes de 27 años que simplemente  habían salido a tomar una cerveza, porque eran judíos e israelíes.

Todos ellos son culpables.

Mirando anoche uno de los videos que circulaban en las redes sociales palestinas, difundido por Abu Ali Express en Telegram, nos horrorizamos por enésima vez al ver niños bailando con la bandera palestina felices. Algún mayor les habrá dicho que un “héroe” mató a dos judíos . En un primer momento, se siente furia. Luego, también pasa por la mente el pensamiento “pobrecitos, cómo los educan, en qué ambiente crecen”…y luego pasamos al horror y la preocupación porque de esos niños puede salir dentro de unos años otro terrorista.

Y también podrán decir, como se dijo ahora tras el atentado en Tel Aviv, que no tenía antecedentes, ni había estado involucrado en actividades terroristas ni era miembro de ninguna organzación. Pero no es así…quien salió a festejar con golosinas que distribuían en la calle porque fueron asesinados judíos, son un eslabón en la amenaza terrorista. No estamos diciendo por supuesto que haya que salir a buscar a esos niños que bailaron felices en Jenin. Claro que no. Pero sí hay que entender que eso es parte del problema,y que todo aquel que haya participado en algo así, cuando crezca y pida permiso para trabajar en Israel, reciba un “no” rotundo y tajante.

Mencionamos este aspecto de los festejos por la muerte de israelíes, porque muestra cómo la sociedad palestina ha convertido el asesinato de israelíes en un valor en sí mismo, en motivo de orgullo . Si no…¿por qué fue una multtud a la casa de la familia del terrorista a felicitar a los padres? Su padre, dicho sea de paso, es alto oficial en los servicios de seguridad palestinos, y salió al balcón a agradecer a la multitud y agitarla con discursos de odio a Israel.

Y lo mencionamos también porque la incitación es parte clave de la ecuación, siempre, pero muy especialmente en los casos de quienes al parecer actuaron solos, sin un gran despliegue de organización para cometer su atentado.

“Nosotros adoramos la muerte, como ellos adoran la vida”, dijo años atrás Fathi Hamad, uno de los jefes de Hamas en Gaza. Pero no lo piensa sólo Hamas.

Nunca consideramos que todos los palestinos son iguales- Seguimos creyendo que la mayoría quiere lo que nosotros queremos para nuestros hijos, una via con salud, en paz y feicidad. Pero tampoco son dos o tres los que apoyan el terrorismo. Ni tampoco lo son solamente los miembros formales de los grupos terroristas. La membresía formal es sólo parte del tema. La incitació, las celebraciones, las golosinas, también son parte del flagelo.

Y hasta que no se deje de educar en odio y al odio, nada cambiará.

Y no, no es ni por Bennett ni Netanyahu, ni por los asentamientos o la ocupación. Si fuera por eso ¿por qué atacaron a Israel cuando estaba naciendo en 1948? No había ni asentamientos, ni ocupación, ni nada…sólo una resolución de la ONU recomendando partir el territorio del Mandato británico entre judíos y árabes, a lo que los judíos accedieron y salieron a bailar , mientras por su parte los árabes rechazaron y se largaron a la guerra.

Y si fuera por eso ¿Por qué atacaron en 1967 cuando tampoco había ni asentamientos ni ocupación? Las fronteras hoy tan mencionadas con anhelo, a la que quieren volver, fueron las violadas en aquel  5 de junio del 67 al atacar los árabes a Israel. Si estaban bien ¿por qué las atacaron?

Porque el motivo es mucho más profundo y terrorífico, la incapacidad de aceptar la existencia de un Estado judío en su tierra milenaria.

Y esto lo escribe una persona que jamás votó a la derecha en Israel. Pero que  lee y escucha lo que dice el otro lado, y entiende. Un horror.

Ana Jerozolimski
Directora Semanario Hebreo Jai
(8 de Abril de 2022)

Editoriales anteriores Ver mas

Esta página fue generada en 0.1347442 segundos (17128)
2022-08-07T16:14:38-03:00