Israel

ELIEZER BEN YEHUDA, sobre el lenguaje y la nación.

Por Nicolas Ferenz

Eliezer Ben Yehuda (1858-1922) no es más que otra muestra del florecimiento del iluminismo judío en Rusia en el siglo XlX, con una faceta extra: su interés en el advenimiento de un hogar nacional judío en palestina. 

De nombre de nacimiento Perlman, Ben Yehuda nació en un pequeño shtetl en la actual Bielorrusia y como hijo de su contexto fue puesto desde pequeño al estudio de la torah y el talmud. A los 12 años fue colocado a estudiar en una yeshiva, lo que lo lleva a emigrar a la ciudad, donde entra en contacto con la haskalá.

En una carta enviada a Peretz Smolenskin, colega y editor del periódico donde Ben Yehuda trabajaría, Ha'Shahar ('El Amanecer', dato no menor que se llame en hebreo), Ben Yehuda sienta las bases de su pensamiento de una manera muy concisa.

La carta refiere a una polémica entre Smolenskin y representantes de la haskalá alemana en torno al uso del hebreo. 

La haskalá alemana, muy conectada al movimiento reformista que nacía bajo su seno, concebía al judaísmo como una religión y cada vez menos como un pueblo (claro, ellos se sentían alemanes!)

Era entendible entonces, que considerarán al hebreo como una lengua anacrónica y al alemán como el idioma que debía tomar su lugar.

Smolenskin, en cambio, como el resto de los maskilim rusos, sostenía que el hebreo continuaba siendo de los pocos elementos culturales que mantenía al pueblo judío unido.

Ben Yehuda apoya a Smolenskin pero da un paso más al hacer la siguiente afirmación:

El hebreo no logrará trascender culturalmente mientras se lo limite a  una lengua de eruditos rusos. Una verdadera cultura hebrea sólo emergerá en un ambiente donde se la permita crecer.

Ben Yehuda les reprochaba a sus colegas que al limitar al hebreo a un núcleo de intelectuales lograrían lo contrario a su objetivo: condenar al hebreo a una lengua muerta, una especie de latín medieval.

Cualquier producción literaria no podría captar la esencia de la vida de su pueblo, que en todo caso era en alemán, yiddish o polaco, pero nunca en hebreo. ¿Cómo iba a resurgir el hebreo así?

Escribe: "Podremos revivir la lengua Hebrea sólo en un país donde los judíos seamos mayoría. Permítannos salvar a la nación judía y el hebreo revivirá con ella"

"Debemos hacer del Hebreo la lengua de nuestro hijos, en la tierra que una vez floreció y dio frutos maduros!"

A esta altura las ideas de Ben Yehuda sólo conducían a un lugar: Palestina. Emigra en 1881, el resto es historia.


Ben Yehuda pasaría a la posterioridad como padre del Hebreo moderno.

Responsable del primer diccionario moderno de la lengua Hebrea, fundador de la lexicografía hebrea y encargado de introducir cientos de nuevos términos para adecuar al hebreo a la época. Su hijo, Ben Zion, se criaría como el primer hebreo-parlante nativo.

Su revolucionaria síntesis entre el pueblo judío, el hebreo y la Tierra de Israel fue, sin lugar a dudas, el esencial aporte de Ben Yehuda a la construcción de esta nueva identidad nacional judía que se estaba gestando.

 

Ultimas Noticias Ver más

MiSinai
Mundo Judío

MiSinai

09 Julio 2020


Compartimos un nuevo MiSinai con mucho gusto. 

Aliá en tiempos de Coronavirus
Israel

Aliá en tiempos de Coronavirus

09 Julio 2020


Por el joven uruguayo Shai Steinhaus, hoy radicado en Israel

 Una entrevista alentadora, con dos jóvenes uruguayos que motivan
En comunidad

Una entrevista alentadora, con dos jóvenes uruguayos que motivan

08 Julio 2020


Mathias Lehrer y Federico Stein,  co-fundadores de “Hacelo por TI”

Esta página fue generada en 0.0576720 segundos (6111)
2020-07-09T13:31:49-03:00