En comunidad

Un encuentro casual y un ejercicio de empatía

Por Fabian Alvarez

En el día de hoy me encuentro en Jerusalén debido a que, a pedido mío, me dejaron participar como oyente de algunas clases en los seminarios educativos de Yad Vashem y mientras me alejaba del Museo y caminaba por esa zona llena de árboles, algo de nubes y un poco de niebla me encontré en un camino construido a mano que relataba brevemente la historia de la formación del estado de Israel desde el Mandato Británico, las migraciones durante la Shoá y posteriormente la lucha por la independencia y el subsiguiente conflicto con sus países vecinos y a nivel interno en una serie de placas con algunas imagenes.

Al final del recorrido me encuentro con un monumento que parecían muchísimas lápidas, que daba la sensación de estar en un cementerio y, aunque no soy fanático de esos lugares, mi curiosidad por saber si se trataba de algun tipo de homenaje a las víctimas de la Shoá, fue a buscar carteles que explicasen que era exactamente lo que estaba mirando. En esa búsqueda solo veo carteles en hebreo, lo cual es raro porque generalmente aquí a las señalizaciones se las acompaña de otras en árabe e inglés. Sigo avanzando y veo que existe una especie de monitor donde se podía seleccionar en inglés y árabe una explicación del lugar y otra que era una en audio (supongo para aquellos que no pueden ver) que también podía ser seleccionada en inglés y árabe. Ninguna de las dos funcionaba pero detrás, en un monumento en un bosque, como si fuese maná caido del desierto encontré un enchufe, cuando mi celular ya estaba empezando a quedar tan en rojo como mi cuenta bancaria en este viaje.

Cargué mi celular y al poco tiempo empezó a caer un grupo de gente al lugar que pertenecían a alguna excursión, quizás de programas para jóvenes que deciden radicarse en Israel aunque me pareció ver a chicos uniformados, así que no estoy realmente seguro de a que tipo de organización pertenecían.

Algo incómodo por sentir que estaba ocupándoles un espacio ajeno y más simplemente haciendo uso de un enchufe me quedé lo más al costado haciéndome lo más invisible que pude. Aún así escuché la descripción del lugar y finalmente supe donde me encontraba. Dicho monumento es un monumento a las víctimas judías del terrorismo registrándose sus nombres por décadas desde 1860 (víctimas de pogromos en Europa) hasta el presente. Quien hablaba luego señaló, diciendo que es algo que le frustra, que a pesar de la cantidad enorme de placas hay una pared vacía y esa pared lamentablemente esta destinada a futuros caidos en el conflicto que sigue existiendo en Medio Oriente.

A continuación quien hablaba le cedió la palabra a otro chico, que, por su voz y su aspecto, habría apenas pasado la adolescencia, que contó como en la línea 34 en un omnibus en Haifa hacía algunos años había habido un atentado, en el cual un estudiante palestino se detonó a si mismo, cobrándose también la vida de los demás pasajeros del omnibus. Para el joven era particularmente emotivo dicho ataque porque es una línea que él usa para estudiar, en la que podría haber estado y además ese mismo día su madre iba a utilizar ese omnibus y finalmente cambió de planes a último momento.

Este tipo de anécdotas humanizan un conflicto que, para muchos uruguayos, es lejano y viene distorsionado por los lentes de la ideología, de la política partidaria y de tantas otras cuestiones. Escuchar este relato me hace pensar en tantas familias de un lado y del otro que extrañan a sus seres queridos, fallecidos por una guerra sin sentido.

Desde mi perspectiva ninguna guerra tiene sentido, por lo cual, por más que existan motivos para haber beligerantes, y por más que sea incapaz de dar las respuestas para la resolución de un conflicto tan complejo considero que, cuanto más humanos nos volvemos, cuanto más miramos dentro, más nos damos cuenta de lo parecido que somos y del derecho que tenemos todos a vivir en democracia, en países donde el imperio de los derechos humanos sea algo fuera de discusión y donde todos tengamos la posibilidad de procurar nuestra felicidad.

Ultimas Noticias Ver más

 Una entrevista alentadora, con dos jóvenes uruguayos que motivan
En comunidad

Una entrevista alentadora, con dos jóvenes uruguayos que motivan

08 Julio 2020


Mathias Lehrer y Federico Stein,  co-fundadores de “Hacelo por TI”

No existe un terrorista lobo solitario
Noticias

No existe un terrorista lobo solitario

08 Julio 2020


Fuente: Israel Hayom Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Esta página fue generada en 0.0471630 segundos (12828)
2020-07-08T23:37:31-03:00