En comunidad

MiSinai

Tenemos el honor de compartir con nuestros lectores MiSinaí No. 37. Esperamos que lo disfruten tanto como nosotros.

No. 37
Parashá Itró
Descargar PDF aquí
Horario de velas de Shabat en Montevideo, viernes 14/02 19.22 y Punta del Este 19.17
Demás localidades ver en  www.jabad.org.uy

COMO TENER

Por Yanki Tauber

¿Qué tienes? ¿Y qué lo hace tuyo?

Mira a tu alrededor y haz en tu mente una lista de las cosas que son “tuyas”: tu esposo o esposa; tus hijos; tu hogar; tu trabajo; tu conocimiento; tu auto; tus medias; tus amigos; tu reputación; tus revistas...

Esas cosas difieren mucho una de otra. También difieren en el significado de la palabra “tuya” cómo se aplica a ellas. Pero todas son, en algún sentido, tuyas. ¿Cómo llegaste a poseerlas?

Ciertas cosas te las ganaste. Pagaste por ellas con efectivo, trabajo y coraje. Quizás esas son las cosas de las que tienes la sensación más profunda de logro. Te has invertido en ellas. Las has logrado.

Ciertas cosas te las dieron. Un auto nuevo que es un regalo de tus padres. Un hombre sabio que encontraste te enseñó algo que nunca te hubieras dado cuenta por ti solo. Alguien te ama, generosamente, más de lo que mereces ser amado. Quizás estas son las cosas que tu deseas más. Después de todo, nunca las podrías haber logrado por ti mismo. Están más allá de ti; pertenecen a una realidad más grande que tu. El que te hayan regalado esas cosas significa que has trascendido tus limitaciones.

Finalmente, ciertas cosas son tuyas porque son inherente e intrínsecamente tuyas. Son tu herencia. No hiciste nada para merecerlas y nadie te las dio: las posees por virtud de quien y que eres. Tu alma. Tu mente. Tus talentos innatos. Tu tierra natal. Tus tradiciones.

Quizás estas cosas no te brinden la profunda satisfacción que tienes de las cosas que te ganaste. Quizás no experimentas la intensidad del deseo y el esfuerzo por ellas que evocan los “regalos” de la vida. Pero son más tuyas que cualquier otra cosa que posees.

Tu poder de ganarte las cosas fluctuará mientras atraviesas los altos y bajos de la vida, a medida que creces o disminuyes en fuerza, agilidad mental y sensibilidad espiritual. Los regalos que recibes siempre dependerán de fuerzas más allá de tu control. Pero las cosas que son inherentemente tuyas serán tuyas en todas las circunstancias y bajo todas las condiciones. Incluso si las rechazas o las desconoces, permanecerán siempre irrevocablemente tuyas.

En el sexto día del mes hebreo de Siván del año 2448 desde la creación (1313 AEC) la recién nacida nación de Israel se reunió al pie del Monte Sinaí para recibir la Torá de D-os. Desde entonces, el evento es referido en el lenguaje de nuestros sabios como la “Entrega de la Torá”. De hecho, la Torá se llama a sí misma nuestro “regalo del desierto” (Bamidbar 21:18)

La Torá, sin embargo, también se describe a sí misma como la “adquisición” de Israel (Proverbios 4:2) como también “la herencia de la congregación de Iaacov” (Devarim 33:4)

Entonces ¿qué es? ¿regalo, adquisición o herencia?

La Torá es una adquisición por la cual debemos luchar y trabajar, que se vuelve nuestra a través del estudio diligente y la observancia meticulosa. Como tal, experimentamos una profunda sensación de realización que sólo un logro totalmente ganado puede brindar.

La Torá es un regalo divino, porque su sabiduría está por encima y más allá que cualquier cosa que nuestro seres finitos pueden lograr. Como tal, despierta nuestros esfuerzos más trascendentes, elevándonos por encima de nuestra temporalidad y mortalidad, haciéndonos infinitamente más de lo que somos por nosotros mismos.

Y la Torá es nuestra herencia, nuestro derecho inalienable. Como tal es siempre nuestra. Incluso cuando no la merecemos. Incluso cuando nos cerramos al regalo que se nos otorgó desde arriba. Porque es un pedazo de nuestra esencia.

Shemot (Éxodo) 18:1 – 20:23

La quinta sección del libro de Éxodo comienza con el relato sobre cómo el suegro de Moisés, Jetro (Itró en Hebreo) se une al pueblo judío en el Monte Sinaí. Continúa con la culminación de toda la historia humana hasta ese momento: la entrega de la Torá. Entre estos dos relatos está la narrativa de cómo Jetro le aconsejó a Moisés - luego del descenso de Moisés del Monte Sinaí - para que estableciera un sistema judicial.

LA RELEVANCIA UNIVERSAL DE LA TORÁ

"Moisés designó líderes de mil, de cien, de cincuenta y de diez." (Shemot 18:25)

En el plan de Jetro, el pueblo estaría bajo la autoridad de jueces que estaban por debajo de la talla de Moisés. Sin embargo, D-os aprobó este sistema, porque de esta forma incluso las personas más simples del pueblo serían capaces de resolver sus problemas de acuerdo al sistema legal de la Torá, sometiendo así sus vidas a su autoridad. Si Moisés hubiera seguido siendo el único juez del pueblo, algunas personas se hubieran sentido muy intimidadas por su presencia reverencial y estatura espiritual, como para acercarse a él con sus problemas. Esto hubiera llevado a esas personas a sentirse alienadas, o más allá del alcance de la preocupación de la Torá.

Esto hubiera sido muy desafortunado, porque la Torá fue dada a todos, incluyendo las personas sencillas y de promedio. Es un mérito de la Torá, y una demostración de su verdad, que sus leyes gobiernan no sólo nuestros momentos más sublimes sino también las preocupaciones aparentemente triviales que surgen en nuestros asuntos diarios.

Likutei Sijot, vol. 16, págs. 209-210.

 

EL ÁRBOL

Talmud, Taanit 5b

Un hombre viajaba por el desierto hambriento, sediento y cansado cuando se encontró con un árbol que proporcionaba abundante sombra y frutas deliciosas, y un manantial de agua corría por debajo de él. El hombre comió las frutas, bebió el agua y descansó bajo la sombra.

Cuando se dispuso a continuar el viaje, se volvió hacia el árbol y le dijo:

- "Árbol, árbol, ¿cómo te bendeciré? ¿Te bendigo con frutos dulces? Tus frutos ya son dulces. ¿Te bendigo con sombra abundante? Tu sombra ya es abundante. ¿Qué un manantial corra debajo tuyo? Ya corre debajo de ti un manantial.

Solo hay una cosa con la que te puedo bendecir: Que sea la voluntad de D-os que todos los árboles que surjan de tu semilla sean igual que tú...”.

BENDICIONES ANTES DE COMER 3

Bendiciones sobre Comidas Combinadas

Cuando una comida contiene diferentes tipos de ingredientes de distintas categorías de bendiciones mezclados juntos, se aplican el siguientes criterios:

Si una comida es claramente la principal, entonces a pesar de que hayan otros tipos de ingredientes combinados, se dice solo la bendición sobre la parte principal. Por ejemplo: para ensalada de atún con vegetales, la bendición se dice sobre el atún. Si diferentes ingredientes son igualmente importantes, se dice la bendición sobre el que constituye la mayor parte del plato.

Cuando una comida contiene ingredientes mezonot, el mezonot es considerado el ingrediente principal incluso si es el ingrediente minoritario. La bendición mezonot se dice sobre toda la comida e incluye los otros ingredientes. Ejemplos: torta de frutas y macarrones con queso.

Si el ingrediente mezonot está presente solo para unir, espesar o colorear, la bendición se determina por los otros ingredientes. Ejemplo: harina agregada a la sopa de pollo.

Cuando la Comida Cambió de Forma

Muchos jugos y alimentos totalmente colados o molidos requieren la bendición de shehakol. Sin embargo, si la comida aún se parece a su forma original y se come convencionalmente de esa forma, decimos la bendición que se diría sobre el alimento en su estado original, como haetz sobre una compota de manzana.

Cuando se está en Duda sobre la Bendición Correcta

Se aplican las siguientes opciones:

Lávese las manos ritualmente y coma pan diciendo hamotzí. Entonces el alimento en cuestión puede se comido en el curso de la comida. Si el alimento sobre el que hay duda es una fruta, al menos el primer bocado debe ser comido junto con el pan.

Si se está en duda sobre que dos posibles bendiciones decir sobre una comida en particular, puede comer primero un bocado de otras dos comidas distintas, una para cada bendición, teniendo en mente también la comida en cuestión. Luego se puede comer esa comida.

Si se dijo la bendición shehakol en vez de la bendición específica que se aplica a una comida en particular, se ha cumplido la obligación de decir la bendición. Sin embargo, esta alternativa solo puede ser usada si hay varias opiniones entre las autoridades halájicas sobre la bendición apropidada para esa comida.

MiSinaí es una publicación de Jabad Uruguay. Pereira de la luz 1130, Montevideo.
Artículos extraídos de www.Jabad.org.uy y www.Chabad.org, publicados con permiso.
Para recibir MiSinaí por email o por whatsapp, contactar por teléfono al 2628 6770 o por mail: [email protected]

Ultimas Noticias Ver más

 Una entrevista alentadora, con dos jóvenes uruguayos que motivan
En comunidad

Una entrevista alentadora, con dos jóvenes uruguayos que motivan

08 Julio 2020


Mathias Lehrer y Federico Stein,  co-fundadores de “Hacelo por TI”

No existe un terrorista lobo solitario
Noticias

No existe un terrorista lobo solitario

08 Julio 2020


Fuente: Israel Hayom Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Esta página fue generada en 0.0421939 segundos (9983)
2020-07-08T18:23:35-03:00