Mes de la Mujer 2020

Desde Montevideo a Australia: Cecilia Komaroni

Ceci Komaroni es joven, entusiasta y simboliza a los uruguayas que andan dando vuelta por el mundo en búsquedas personales.

 Me gustaría que te presentaras para la gente que no te conoce, quien sos, que haces y que haces hoy día en Australia.

Escritora, viajera, amiga.

 ¿ Qué hace una joven uruguaya, judía, viajando y trabajando por el mundo?

Siempre fui una persona con inquietudes muy marcadas; a lo largo de los años he repensado y cuestionado mi realidad y eso abrió otras posibilidades (afectivas, sociales, económicas). Creo que viajar es la expresión física de los movimientos internos que han habido, y siguen habiendo, en mí. Siento que viajar -conocer, descubrir, explorar- exacerbera la experiencia de deconstrucción, y eso es algo que fomento mucho.

 Para mi, que nos conocimos en un taller literario sos la creadora de "Celeste", novela que escuché partes con deleite? Contanos de Cecilia la escritora, qué significa para vos escribir? Es un talento o una necesidad?

Desde chica me incliné por las artes: me gusta pintar, actuar, tocar la guitarra, cantar, bailar, escribir. La escritura ocupa un rol especial en mi vida porque es la forma de arte que más me ha acompañado o, tal vez, a la que más tiempo le dediqué. Me siento cómoda escribiendo. Siento que tengo algo para decir y me fascina encontrar las palabras correctas para expresar una idea. Intento mantener una mente crítica; experimento la vida como una interpelación constante y, en ese sentido, la escritura se vuelve una especie de necesidad, de desahogo, de reseña sobre lo vivido.

 ¿Cuándo viajas por el mundo que objetos llevas de tu casa? Qué lugar ocupa el judaísmo en tu vida? Cuando miras las noticias, como sentis esa parte de tu identidad?

No cargo con mucho. Uno de los aprendizajes de moverme tanto es que necesito muy poco. Y me gusta que así sea; es muy liberador. Este año viajé siete meses por Asia con una mochila y se dio muy naturalmente; en ningún momento me costó tener un solo par de championes o pocas mudas de ropa. Ahora, sin embargo, en Australia, tengo un montón de cosas: alquilé una casa y la amueblé desde cero. A veces me pasa que estoy sentada en el comedor, miro la mesa, las sillas, la alfombra, el sillón y pienso “esto es todo mío, tengo todas estas cosas” y es un sentimiento muy loco, porque entiendo perfectamente que esas cosas son mías, sí, pero a la vez, no son realmente mías. Son objetos, cosas para usar. Si el día de mañana me tuviera que ir rápidamente y nunca más viese los muebles y las cosas que tengo ahora, no me afectaría.

Lo judío tiene un lugar herencial en mí. Me gusta saber de dónde vengo, los orígenes y las historias que conformaron a mis antepasados, que devinieron en mis padres y finalmente en mí. A nivel cultural, me encanta. Conozco todas las tradiciones, estudié la torá de punta a punta varias veces en la escuela y siempre me destaqué en las asignaturas judías, porque el interés es genuino. Sin embargo, es un interés cultural, no religioso. La religión, como credo, como fe, no ocupa ningún lugar en mi vida.

¿Con qué grupos te has vinculado?

Uno o dos años antes de irme a Uruguay, empecé a leer y a participar de grupos de estudio sobre teoría queer y filosofía. Como mencionaba recién, soy una persona con inquietudes, con cuestionamientos sobre el orden social, sobre la realidad que hoy nos toca, sobre los mandatos, los ideales: me pregunto cosas. En ese sentido, considero que la filosofía, las teorías queer, poscolonialistas, antiespecistas, transfeministas y muchas otras corrientes filosóficas y movimientos actuales son herramientas para repensar el mundo. En mi caso, estudiar es una manera de abrir la cabeza e imaginar otras posibilidades. En cuanto a los feminismos, me parece evidente que hay una problemática social respecto al género (división de roles, trabajo no remunerado, doble moral sexual, feminicidios, inequidad salarial y la lista sigue) y no puedo mantenerme indiferente a esos asuntos. Me interesa hacer una diferencia, colaborar, desde donde pueda. Como me gusta la filosofía y la escritura, disfruto dando clases, talleres o seminarios de escritura en los que se repiensen estas cuestiones. A veces la realidad es asumida como natural e inmutable, cuando, de hecho, es simplemente circunstancial. Darse cuenta de eso puede ser muy poderoso y transformador.

Gracias, Ceci!!!!

 

Janet Rudman
(08 Marzo 2020 , 15:33)

Ultimas Noticias Ver más

La Capacidad de Ver Felicidad
Rosh Hashana

La Capacidad de Ver Felicidad

20 Septiembre 2021


Fuente: https://es.chabad.org/

Esta página fue generada en 0.0577562 segundos (22073)
2021-09-20T20:34:36-03:00