En comunidad

MiSinai

Tenemos el honor de compartir con nuestros lectores MiSinaí No. 41. Esperamos que lo disfruten tanto como nosotros.

No. 41
Ki Tisá-Pará
Descargar PDF aquí
Horario de velas de Shabat en Montevideo, viernes 13/03 18.47
Demás localidades ver en  www.jabad.org.uy

HEREJÍA ENCUBIERTA EN PIEDAD

Por Yossy Goldman

¿Cómo pudieron los judíos, quienes unas semanas antes experimentaron personalmente la Revelación en Sinaí y los Diez Mandamientos, justificar su demanda de un idolátrico becerro de oro?

A primera vista, parece como si fuera una genuina expresión de necesidad de un liderazgo. ¿Cuál fue su argumento? "Haz para nosotros dioses que nos guíen, pues de ese hombre Moshé, quien nos sacó de Egipto, no sabemos qué fue de él." (Shemot 32:1).

Moshé aún estaba en la montaña. Parecía que se demoraba en retornar, y ellos temían que definitivamente no volviera. La demanda del pueblo de un líder visible y tangible que reemplazara a Moshé parecía razonable. Posiblemente parecía ser un sincero llamado por una guía religiosa y por medios para identificarse mejor con el Único D-os.

¿Pero donde terminó? No sólo en flagrante idolatría, sino también en adulterio y hasta asesinato. El versículo (Ibíd. 6) dice "Y se levantaron para rebelarse". Los comentaristas interpretan la palabra litzjazek, "rebelarse", como diversiones depravadas, incluyendo salvajes orgías de desenfrenada inmoralidad y el asesinato de Hur, hijo de Miriam, quien trató de detenerlos.

Aquí encontramos un profundo mensaje tan relevante hoy como en los días de antaño. A veces ocurre que la gente hace demandas bajo una cubierta de piedad o fervor religioso. Pero bajo la superficie yace un egoísta deseo y motivaciones siniestras. A menudo la gente pide por D-os, ¡cuando lo que realmente quiere es pecar!

¿Dónde estaba D-os durante el Holocausto? Esta perturbadora pregunta puede ser formulada de diversas maneras. Puede ser por un genuino deseo de comprender el más desafiante tema filosófico del día. Por el otro lado también puede ser formulada descaradamente como una excusa conveniente para las propias insuficiencias religiosas.

Una buena prueba para saber de dónde viene la pregunta. Si le doy una respuesta irrefutable para la pregunta acerca de D-os y el Holocausto (asumiendo que tengo una), ¿comenzará a vivir una vida piadosa? ¿Comenzará a ponerse tefilín hoy? ¿Estará en la sinagoga mañana? Si no es así, entonces el hecho de que no puede hacerlo no puede ser atribuido a que tiene una queja contra D-os. O usted no ha sido criado con esa importante tradición o usted no está seguro de cómo hacerlo, o quizás usted no puede ser molestado y usa el Holocausto como una conveniente racionalización.

¿Sabe cuán caro es cuidar el kosher? Nuevamente este puede ser un apasionado lamento de celo religioso, o quizás una verdadera preocupación por hacer los alimentos kosher más accesibles a las masas. Desgraciadamente, puede ser también una excusa barata para alguien que no tiene la intención de cuidar kosher a ningún precio.

Una vez escuche la historia de tres judíos apóstatas en la Rusia de antaño. Se encontraron para beber en la taberna local y se pusieron a discutir los motivos por los cuales cada uno dejó su fe. Uno dijo que el ser cristiano le abrió nuevas puertas para sus negocios. El siguiente dijo que estaba enamorado de la hija del terrateniente y tuvo que convertirse para desposarla. El tercero dijo que tuvo dificultades filosóficas de la Torá y el Talmud y se vio inspirado por las doctrinas teológicas del cristianismo. Inmediatamente los otros le dijeron en términos inconfundibles que estaba mintiendo. "Esa historia se la puedes contar a los goim", se burlaron los otros dos. "Entre nosotros, judíos, puedes decir la verdad…".

Seamos honestos. ¿Por qué culpar de sus propias insuficiencias a un D-os misteriosamente inexplicable o a una falla en el judaísmo? ¿Por qué decir que estamos buscando a D-os cuando realmente estamos buscando el camino de menor resistencia? No abusemos de lo que es santo para propósitos de auto justificación.

Aun cuando no estamos preparados para vivir una vida santa, al menos seamos honestos.

NADIE ES MÁS QUE MEDIO

[D-os le dijo a Moisés] “Esto es lo que todos deben dar: un medio shékel; [específicamente, medio] shékel del usado para [propósitos] santos, cada cual pesa 20 gueirá.” (Shemot 30:13)

El medio shékel era una expresión de unidad judía: rico y pobre por igual daban la misma cantidad. Todos daban sólo medio shékel para enseñarnos que sólo podemos lograr la unidad cuando todos reconocemos que somos sólo mitades. Para ser un shékel completo, debemos unirnos con nuestro prójimo.

Similarmente, somos sólo una “mitad” en nuestra relación con D-os. Los diez poderes del alma - nuestro intelecto y emociones - provienen de y reflejan los diez poderes que D-os usó para crear el mundo y continúa usando para recrearlo constantemente. Cuando canalizamos todos los diez poderes de nuestra alma - cada matiz de nuestro ser - hacia la unión con D-os y el cumplimiento de nuestra misión Divina, alineamos nuestros poderes del alma con los atributos de D-os. Nuestros díez se convierten en veinte, un shékel sagrado.

Séfer HaSijot 5752, vol. 2, págs. 440-441.

Shemot (Éxodo) 30:11 – 34:35

La novena sección del libro de Éxodo comienza con las instrucciones finales de D-os relativas al Tabernáculo. D-os le dice a Moisés que levante (Tisá en Hebreo) un censo de los hombres judíos adultos, recolectando una moneda de plata de medio shékel de cada uno. La plata recolectada era usada para comprar aquellos sacrificios ofrendados en nombre de todo el pueblo. D-os luego procede a enseñarle a Moisés cómo construir la Pileta usada por los sacerdotes para lavar sus manos y pies antes de oficiar en el Tabernáculo, cómo hacer y usar el aceite de unción y el incienso, y a quién debería designar para supervisar la construcción del Tabernáculo y elaborar sus elementos y herramientas. Todo esto es seguido por el relato del incidente del Becerro de Oro y sus repercusiones.

LA FUERZA DE UN TZADIK

Muchas historias se cuentan acerca de Rabí Levi Itzjak Schneerson, padre del Rebe, gran Rabino de Rusia Blanca. Era conocido por ser muy estricto con cada detalle de la Halajá. Las Matzot que se fabricaban bajo su estricta supervisión eran famosas dentro y fuera de los límites del país.

Ya un año antes del amasado de las Matzot, comenzaba el procedimiento. Debido a las difíciles condiciones reinantes en la Rusia soviética, esta tarea implicaba incluso arriesgar la propia vida.

El molino de harina de la ciudad estaba a cargo de una familia judía. Cuando estalló la Primer Guerra Mundial era muy difícil y costoso conseguir piezas nuevas para el proceso de molido. Los dueños de la fábrica expresaron su deseo de no adquirir nuevos elementos, sino casherizar los existentes. Rabí Levi Itzjak les hizo saber que de ninguna manera aceptaría dar su autorización si no compraban un tamiz nuevo. Ante la negativa del Rabino, los dueños del molino adquirieron un cedazo nuevo y gigante. Cuando Rabí Levi Itzjak les preguntó qué los convenció de hacerlo, le respondieron que habían recibido un telegrama de los grandes Rabinos de Varsovia, que les informaba que indefectiblemente no comprarían ni una sola bolsa de harina si el Rabino Schneerson no daba su supervisión.

En el año 1939 logró, acudiendo a las más altas autoridades soviéticas, incluso el presidente, que el mismísimo gobierno abastezca de Matzot a los ciudadanos. Y aunque parezca increíble, de hecho ese año las autoridades señalaron que para la fabricación de Matzot debía seguirse estrictamente ¡cada detalle indicado por el Rabino Schneerson!

Ese año la ciudad de Iekaterinoslav fue la única en toda la Unión Soviética en donde se fabricaron Matzot públicamente, con todos los detalles halájicos y desde allí se proveyeron Matzot a todo Rusia Blanca y Ucrania, con la firma de Rabí Levi Itzjak.

Este hecho provocó gran asombro, pues nadie podía creer que en la Rusia Soviética, donde cada acción relacionada con la religión debía hacerse en secreto pues podía costar la vida, se hubiese conseguido semejante logro. Esa era la fortaleza de Rabí Levi Itzjak, el gran luchador cuyo temple desconocía concesiones y su entrega por el bienestar del pueblo judío provocó algo tan asombroso en un lugar tan terrible.

Lamentablemente, Rabí Levi Itzjak fue el único que prácticamente no pudo tener provecho de su arduo trabajo, pues poco tiempo antes de Pesaj fue arrestado y con mucha dificultad logró llevar unas pocas Matzot para los ocho días de Pesaj.

Rabí Levi Itzjak fue condenado al exilio, donde falleció consecuencia de las terribles condiciones en las que se hallaba, el 20 de Menajem Av del año 1944.

PREPARATIVOS PARA PÉSAJ

Jametz significa “grano fermentado”. En Pesaj, no solo no comemos jametz, sino que ni siquiera debemos tenerlo. Si una comida o bebida contiene incluso un vestigio de trigo, cebada, centeno, espelta, avena o sus derivados, y no fue cuidada para que no leude o fermente, es jametz. Lo que significa que cualquier comida o bebida procesada hoy se puede asumir que es jametz a menos que se haya certificado que no lo es.

El problema es que nuestras casas están llenas de esto. Es por esto que nos embarcamos en una limpieza completa y en una misión de búsqueda y destrucción durante las semanas anteriores a Pesaj. Limpiamos todas y cada una de las áreas donde pueda entrar comida (no se moleste con los lugares donde no entra nunca comida). Movemos los muebles, horno y heladera; buscamos debajo de los sofás; limpiamos sillas, armarios y bibliotecas. También la oficina, los bolsillos de la campera y el auto.

El mayor trabajo es, por supuesto, la cocina. Después de limpiarla, use papel de aluminio o papel para cubrir todas las superficies que puedan entrar en contacto con la comida.

Lo mejor es tener vajilla y utensilios de cocina separados para ser usados en Pesaj. Si esto no es posible, algunas cosas de la cocina se pueden hacer kosher para Pesaj.

La Venta

Ahora estará pensando, “¿Qué hago con mi exclusiva botella de whisky de 30 años?”. Para estas cosas hay una alternativa: asegúrese simplemente que no le pertenecen a usted durante Pesaj.

Tome el jametz que quiere salvar, la comida, bebidas y utensilios usados durante el año (y no kasherizados para Pesaj), y guárdelos en un armario o cuarto que cerrará con llave o sellará. Luego, autorice a un rabino con experiencia a hacer una venta legalmente vinculante tanto de acuerdo a la ley judía como a la civil. El venderá todo su jametz justo antes de Pesaj, y lo comprará de nuevo tan pronto como termine la festividad. La noche en que termina Pesaj, luego que el rabino haya recomprado su jametz, ya puede abrir esa botella de whisky para hacer lejaim.

MiSinaí es una publicación de Jabad Uruguay. Pereira de la luz 1130, Montevideo.
Artículos extraídos de www.Jabad.org.uy y www.Chabad.org, publicados con permiso.
Para recibir MiSinaí por email o por whatsapp, contactar por teléfono al 2628 6770 o por mail: [email protected]

 

 

Ultimas Noticias Ver más

Periodista libanés culpa al liderazgo de su país por la explosión en Beirut Noticias

Periodista libanés culpa al liderazgo de su país por la explosión en Beirut

08 Agosto 2020


“Sus manos están manchadas con sangre de las víctimas”, acusa Nader Fawz Fuente: MEMRI

Estudios de judaísmo en Egipto Noticias

Estudios de judaísmo en Egipto

07 Agosto 2020


Fuente: https://www.worldjewishcongress.org

¿Te imaginabas una campaña recaudatoria israelí para Beirut? Entrevistas

¿Te imaginabas una campaña recaudatoria israelí para Beirut?

07 Agosto 2020


La lanzó la organización humanitaria “Israel Flying Aid” y su fundadora nos lo cuenta.

Esta página fue generada en 0.0450041 segundos (6725)
2020-08-08T15:14:11-03:00