Entrevistas

A medio siglo de un partido de fútbol inolvidable: Uruguay-Israel en el Mundial de México 1970

Entrevistamos al legendario Motale Shpigler, el único israelí que hizo un gol en un Mundial

Este martes 2 de junio se cumplieron 50 años desde que Israel jugó por primera vez en un Mundial de Fútbol, enfrentado nada menos que a la Celeste uruguaya. Fue también la última que se clasificó para el campeonato que tantas emociones despierta en el mundo todo.

Israel perdió aquel partido por 2 a 0. Unos días más tarde Israel empató 1 a 1 con Suecia, luego 0 a 0 con Italia.Nunca más jugó un Mundial.

 

 

Este aniversario es una buena excusa para recordar una singular entrevista que realizamos al gran “Motale” Shpigler, que aquel día, hace medio siglo, fue uno de los jugadores israelíes en el Mundial de México 1970.

La publicamos tiempo atrás en la edición impresa de Semanario Hebreo.

Hoy reproducimos aquí parte del texto, más que nada lo referente a sus recuerdos del fútbol uruguayo.

Mordejai (Motale) Shpigler no quiere hablar de historia. Se lo tenemos que sacar con tirabuzón. El presente y el futuro le parecen más prometedores. Pero como no todos los días nos encontramos con uno de los más grandes jugadores de fútbol en la historia de Israel, insistimos… y algo le logramos “arrancar”. Todo, continuamente, acompañado de su sonrisa y excelente sentido del humor.

Nos da a entender que tiene un rincón en su corazón por Uruguay y aunque dice que no sigue hoy muy de cerca el fútbol sudamericano, está evidentemente al tanto. Cuando le mostramos en nuestro teléfono móvil fotos de una pared en la pieza de nuestro hijo menor, llena de posters de la Celeste, y agrandamos la imagen, comienza a tratar de reconocer los rostros. “Aquí está Lugano”, dice con seguridad…Reconoce a Forlán, a Suárez…y a Abreu. 

 “Motale”,como todos le llaman, fue el máximo goleador de Israel, jugó en los años 60 y 70 y hasta cumplió el sueño de jugar con Pelé  en Cosmos de Nueva York.  

Debutó con el seleccionado israelí en un partido ante Vietnam del Sur antes de la unificación en diciembre de 1963 y al año siguiente ganó junto con el seleccionado la Copa de Asia. En las Olimpiadas de México en 1968, el seleccionado israelí del que formaba parte,llegó a los cuartos de final.

Shpigler jugó en Francia con el Paris FC y el Paris Saint-Germain y luego viajó a Estados Unidos. Y fue jugando un partido amistoso contra Estados Unidos que hizo cuatro goles, record nunca emulado por nadie desde entonces en Israel.

En Israel jugó en Macabi Netania, Hapoel Haifa y Betar Tel Aviv, su última camiseta antes de retirarse en 1982.

Shpigler fue tres veces máximo goleador de la Liga Israelí y cuatro veces elegido Jugador Israelí del Año.

El único gol en la historia de Israel en un Mundial-y el único en el que Israel jugó-fue de Shpigler, en un partido contra Suecia, en 1970, en México. En ese Mundial, jugó también contra Uruguay. Ese gol es recordado hasta ahora, una patada certera a 25 metros del arco, que entró derecho sin problemas. También el gol contra Australia por el cual Israel se clasificó para el Mundial en México, lo había hecho él.

En 1998, al cumplir Israel 50 años, fue elegido “El futbolista del Jubileo”. Fue reconocido también por la UEFA en su cincuentenario por su aporte al fútbol, como “Futbolista de oro” .Y fue incluido entre los “gloriosos” del fútbol israelí. 

Shpigler se retiró hace más de 25 años y luego  se desempeñó unos años como entrenador.

Tiene tres hijos y cuatro nietos cuyas fotos llenan por cierto su celular. 

Fue un placer conocerle personalmente. Y es un placer compartirlo con nuestros lectores.

 

ENTRE SUEÑOS Y SÍMBOLOS

P: Motale, lo busqué porque quise entrevistar a un símbolo del deporte en Israel. Usted  es uno de ellos, en lo que al fútbol respecta. ¿Qué le inspira ese “título”?

R: . No me siento bien si se me ve como una estatua del pasado, porque aquí estoy todavía. Pero es cierto que desde las alturas de mis años puedo sentir que  me dediqué en la vida a algo que muchísima gente ama. Y estimo que a la gente también le gusta lo que hice . Así que está muy bien.Y evidentemente a la gente le sigue gustando el fútbol también cuando lo hacen otros.

P: ¿Fue la realización de un sueño?

R: Por supuesto.De niño. Hoy en día yo doy conferencias en distintas partes, entre otros a pilotos de la Fuerza Aérea. Y muchas veces, ante todo, les leo lo siguiente que dijo alguien famoso: “Mi estilo de juego todavía es propio de niños.Cuando juego al fútbol , quiero disfrutar, quiero estar feliz.Esto es lo que hacen los niños y es lo que hago yo”. Lo dijo Leo Messi en una entrevista hace un año. Y eso yo lo sentí siempre,ya antes de Messi. Así, toda mi vida.

P: ¿Cómo empezó el sueño?

R: De chico.Yo llegué a Israel de Rusia a los 4 años.A los 5, 6 años empecé a jugar. Estuve con mis padres en Biniamina en un campamento de nuevos inmigrantes y luego nos mudamos a Natania, donde crecí y donde sigo viviendo hoy. Y de Natania  salí a representar a Israel en cinco continentes. 

P: ¿Y qué papel jugó América Latina en todo esto..?

R: Estuve por cierto en México.Por primera vez fue en la Olimpiada en 1968 y luego en el Mundial en el 1970. Y era sin duda parte del sueño.Recuerdo aún cuando vi a Pelé que en ese entonces era un jovencito de 17 años, ganando el Mundial en Suecia  y llorando en los brazos de sus compañeros-él hizo dos goles en la final.Yo tenía 13 años en ese momento, todo un niño. Mi sueño era verlo personalmente alguna vez y poder pedirle un autógrafo.Y  17 años más tarde jugué con él durante un año en el mismo equipo New York Cosmos ..eso fue concretar un sueño, realmente.Y ahora, cuando doy charlas y pongo en la pantalla ante todo una foto de Pelé, digo que si yo pude concretar un sueño, todos los que me están escuchando también pueden.

En Cosmos en Nueva York

 

P : Y no se puede dejar de lado el Mundial en el que Israel jugó, el único al que llegó…

R: Por supuesto. Fútbol no es un deporte individual sino de grupo y cuando el grupo pudo clasificarse para el Mundial, fue una fortuna para mí estar allí.Yo era el capitán y jugué pues en el Mundial. Estuve en  diez mundiales…en nueve tenía entradas..en uno no..así que ahí, México 1970, jugué.

P: ¿Sintió responsabilidad por estar representando a Israel?

R: Yo jugué cientos de partidos…cada uno era el más importante de mi vida en el momento que lo jugaba. Pero apenas se terminaba, ya estaba pensando en el próximo..Por eso me resulta un poco difícil ir hacia atrás y rememorar vivencias .A veces me piden que relate cómo fue el gol que hice en México en el Mundial-el único de Israel en aquel partido- ..y yo digo que hasta ahora, cuando miro aquel  partido en la pantalla, temo que el arquero ataje la pelota..porque pienso que no puede ser que 40 años después no sepa para dónde iba.

JUGAR CONTRA URUGUAY

P: Como se imaginará…para mi es clave preguntarle sobre el partido contra Uruguay..

R: Pero yo primero te cuento que jugué contra Uruguay ya antes, en 1966.En el seleccionado estaba Mazurkiewicz que me enteré falleció hace poco. Me provocó un estremecimiento oir esa noticia porque recuerdo que era una leyenda andante…Jugué contra Uruguay también en México en el Mundial…y perdimos. 

P: ¿Cómo fueron aquellos encuentros en la cancha con Uruguay?

R: En el 66 Uruguay estaba en camino al Mundial. Nosotros no. Yo tenía 22 años. Para mí ese partido en el estadio de Ramat Gan, era como jugar contra el campeón del mundo.Sabía que Uruguay había sido el campeó del mundo en 1950…

P: Maracaná..

R: Exactamente.Y cuando Uruguay ganó la Copa del mundo yo tenía seis años…así que cuando Uruguay jugó contra nosotros en el 66 no era tantos años después..En ese partido logré hacer dos goles, pero el árbitro me descalificó uno. Uruguay viajó luego al Mundial y yo seguí sus partidos…Recuerdo..Héctor Silva, Pedro Rocha, muchos más…para mí era realmente como jugar contra campeones mundiales.

Así que no hay nada superior a eso.En México perdimos contra Uruguay.Luego jugamos contra Suecia y fue 1 a 1, contra Italia 0 a 0.Uruguay llegó a la semi final y perdió contra Brasil.Así que hoy yo digo en broma –se lo dije también a Pelé- qué suerte que tuvieron que no se encontraron con Israel..no habrían ganado la copa..

LECCIONES DE VIDA

P: ¿Cómo era el hogar en el que usted creció?

R: Un hogar en el que se hablaba idish, que sé perfectamente, también leer y escribir.  Somos cinco hermanos, y yo soy el menor de todos. El mayor falleció hace poco a la edad de 82 años. Cuando era un niño de 6 años y mi papá me llevaba a la escuela, él tenía en aquel entonces casi 50 años..pero era calvo y llevaba lentes y para mí ya era anciano..Me hablaba en idish y me daba vergüenza…por lo cual corría,me adelantaba, para que no vieran que me estaba hablando a mí..Y cuando crecí un poco y me di cuenta de lo idiota que soy que me da vergüenza de mi padre , cambié de actitud. No podría decir ahora cuándo fue, pero más adelante…

P: ¿Y alcanzó a hacerle sentir a su padre que no le da vergüenza?

R: Por supuesto.Muchísimo.Vivió hasta los 92 años y pasamos muchísimas horas juntos.Era  una persona muy inteligente.

P: Y en ese hogar …¿qué elementos le ayudaron a concretar los sueños?

R: Los valores con los que crecí y la seguridad que me daban mis padres y mis hermanos mayores.Más que nada, los hermanos mayores, ya que los padres lidiaban mucho con las dificultades del día a día, de traer el pan.Desde joven crecí sintiéndome seguro, sintiendo..

P: ..¿que creían en usted?

R: Yo creía en mi mismo y sentía que mi familia me apoya  o que aún cuando no me apoya, confía en mí. Así crecí. Creo que por eso soy abierto a la gente.

P: ¿Usted distingue entre apoyarlo y confiar en usted porque sus padres querían que fuera otra cosa, no futbolista?

R: Mi padre quería que tenga una profesión, un oficio.Mi padre era zapatero, un experto creo yo.En mi opinión, mejor ser un zapatero especializado que un médico mediocre.El quería que yo sea bueno.Quería que tenga una profesión pero cuando entendió  que ese no sería mi camino, me dijo: “Entonces, si juegas, trata de ser el mejor”. Y cuando él ya era mayor  y yo era, puedo decirlo, el mejor, él estaba sumamente feliz.

Motale junto al libro "Los cien más grandes del fútbol israelí". Tiene allí un lugar de honor.

 

LAS LEYENDAS, POR ALGO ESTÁN

P:  ¿Usted sigue hoy al fútbol sudamericano?

R: No lo suficiente,pero algo sí..

P: ¿Cree que es digno de la aureola casi de leyenda que lo envuelve?

R: Por supuesto.Si surge alguien que quiera destrozar leyendas, hay que encerrarlo solo en una pieza sin ventana.Por algo se crean las leyendas..

P: Yo me refiero especialmente a Uruguay, que es lo que más me importa. En su opinión, Uruguay es digno de su nombre en el fútbol mundial..

R: ¡ Por supuesto! No hay ninguna duda al respecto.Los mismos jugadores que hoy quizás no están jugando tan bien, son los que estuvieron hace dos años en el Mundial en Sudáfrica.Los vi allí.  Estuve en el partido contra Ghana, en el que Suárez paró la pelota con la mano…

P: La mano de Dios.

R: Exactamente…¿Acaso porque en algún momento no  les está yendo muy bien vamos a olvidar lo bien que jugaron en el Mundial? No , claro que no.Lo que sí digo, como filósofo del fútbol, como entrenador, es que para que un equipo siempre sea bueno, los jugadores no deben envejecer en él .Forlán con jóvenes puede jugar bien, también hoy. Forlán con otros de su edad , ya es más difícil. Quien quiera ver a David Beckham jugando como hace diez años, es un tonto. Pero cuando juega con otros como Ibrahimovic, es otra cosa...

P: Volviendo al partido con Ghana…¿con qué impresión se fue de ese partido?

R: De que son luchadores. Son 11…luego 10 cuando sacaron a Suárez…pero parecen 20. Eso es lo que transmiten.Están dispuestos a morir con tal de no rendirse.No es lo mismo que perder.Perder, hay que saber, es otra cosa.

P: ¿Recuerda el ambiente, la hinchada..?

R: Mira, en un partido así, en Sudáfrica, casi automáticamente se apoya a quien parece inferior, en este caso Ghana.Como yo tengo algo adentro por Uruguay, para mí estaba bien si ganaba Ghana y también si ganaba Uruguay.  De todos modos yo no podía influir sobre el partido..¿para qué entonces ponerme loco? De todos modos, respecto a tu pregunta…era un poco difícil concentrarse por el ruido que había…la gente se enloquecía con esas cosas que tocaban y era un estruendo, no recuerdo cómo se llamaban..pero  yo no, yo decía que no pueden pretender allí en Sudáfrica el silencio de Suiza..Si no les gusta, que se vayan…El ambiente era muy especial porque no era Uruguay-Alemania…era nosotros, los negros de Ghana, que en Sudáfrica estábamos como en casa, contra el mundo…

El partido fue impresionante…y lo mejor fue que Uruguay ganó. Tabárez hizo un buen trabajo y por eso ahora es más difícil.

P: El fútbol en Israel, aunque las cosas han ido cambiando, no es lo que en Sudamérica. Pero yo quisiera ampliar un poco la mirada y preguntarle cómo ve el desempeño de Israel en general en el deporte a nivel mundial.Ha habido algunos logros, pero no es que hay lugares de mucho destaque internacional..

R:Creo que los logros  son bastante proporcionales al esfuerzo que se dedica. Yo no me caigo de la silla cuando los deportistas vuelven de las Olimpiadas sin medallas.No entiendo cuán tontos pueden ser algunos activistas-y digo tontos para ser delicado y no decir estúpidos- que antes de empezar los juegos están diciendo con cuántas medallas podrían volver los israelíes…No existe algo así. Estados Unidos puede conseguir 100 pero si consiguen 80 van a estar felices con ellas. En Israel están siempre viendo lo que no se consiguió. 

Creo que hay que enseñarles a los  niños ya de chicos, que siempre tiene que acompañarnos el deseo de ganar, pero que también hay que saber perder.

P: No es algo sobreentendido..

R: Para nada…Un mal perdedor nunca será un buen ganador. Y al mismo tiempo hay que recordar que el fútbol es un juego, no una guerra. 

Y UN BUEN MENSAJE FINAL

P: ¿Tiene algún mensaje especial que quisiera transmitir a los uruguayos?

R: Que les deseo volver a ser campeones como fueron en el 50…que las cosas tan auténticas que los caracterizan, que las lleven consigo siempre a todos lados.Para mí no se juzga ni a un pueblo ni a un seleccionado en base al último resultado. Uruguay tiene eso de”nosotros no nos vamos a rendir”..

P: En Uruguay lo llamamos “la garra charrúa”.

R: Aprendí algo pues…Y no digo “no vamos a perder”…sino que sí digo “no vamos a rendirnos”, o sea, para ganarnos tendrán que esforzarse mucho..Es lo que más me gusta de Uruguay.Además, su color, la Celeste, me da luz en los ojos.

Verlos parados cuando tocan el himno, cantándolo abrazados, me hace sentir que quisiera estar junto a ellos y cantar con ellos. Transmiten algo que me emociona también ahora cuando hablo al respecto. Y eso que no entiendo el idioma. Conozco a los jugadores y los admiro por su amor a su camiseta, al símbolo. Logran transmitirlo con su capacidad, con el himno y en la cancha, logran unir a  su pequeño pueblo en un solo equipo. 

Y es difícil ganarle a un equipo de 3 millones y medio de habitantes. Es lo más impresionante del mundo. 

Esto, además del gran talento que hay allí y el gran corazón  que cada uno de ellos transmite en beneficio del equipo. O sea…ellos entienden, sus estrellas Cavani, Suárez- espero estar pronunciando bien sus nombres- Godin, saben que solos no se puede ganar. Todos juntos, con la ayuda del público, sí. Estoy seguro que si pudieran cantar el himno mientras juegan, también lo harían.

¡VAMOS URUGUAY!

 

Ana Jerozolimski
(04 Junio 2020 , 02:14)

Ultimas Noticias Ver más

Delmira Agustini: una víctima de femicidio hace 106 años
En comunidad

Delmira Agustini: una víctima de femicidio hace 106 años

06 Julio 2020


Inspirado en biografíasyvidas.com

Esta página fue generada en 0.0453792 segundos (3851)
2020-07-07T08:34:45-03:00