Israel

Entrevista con un trozo de historia de Israel, recordando a Eitan Haber, el más cercano colaborador de Itzjak Rabin

A la edad de 80 años, tras lidiar durante bastante tiempo con un tipo especialmente duro de cáncer, falleció este miércoles Eitan Haber, periodista, jefe del despacho del Ministro de Defensa Itzjak Rabin, Director de la oficina del Primer Ministro cuando Rabin fue electo en su segundo gobierno, sin duda su más cercano colaborador. Compartieron décadas de trabajo. Se conocieron cuando Eitan estaba en su servicio regular en el ejército como cronista militar y Rabin era jefe del Comando norte de Tzahal. 

Eitan Haber, años atrás (Foto: GPO)

 

 Fue él quien informó al mundo, en momentos que quedaron grabados para siempre en la memoria colectiva israelí, la tragedia de la muerte de Rabin: “El gobierno de Israel informa con estupor, con gran pesar y profundo dolor, la muerte del Primer Ministro Itzjak Rabin, asesinado esta noche por un atacante en Tel Aviv”, dijo Haber aquella fatídica noche del 4 de noviembre de 1995 a las puertas del hospital Ichilov.

En homenaje a la memoria de Eitan Haber y adelantándonos al 25° aniversario del asesinato de Itzjak Rabin,  publicamos un amplio resumen de la entrevista que le realizamos a Eitan Haber  años atrás.  Lo conocíamos de sus muchos años como periodista en Yediot Ahronot. Junto a Rabin, no sólo escribió parte de la historia, sino que la vivió directamente.

Creemos que esta entrevista ayuda a comprender el proceso singular que vivió Israel en el intento de acercamiento a los palestinos, bajo la conducción de Itzajk Rabin. Es clave entender el momento, para poder captar bien varias de las cosas a las que Haber hacía referencia en la entrevista. 

Esta entrevista es del 2005, cuando se cumplieron 10 años del asesinato de Rabin. En el gobierno de Israel estaba en ese momento Ariel Sharon, que había sido un gran opositor a Rabin por el proceso de Oslo, pero que luego, justamente cuando entrevistamos a Eitan Haber, estaba llevando adelante el proceso de desconexión israelí de Gaza. 

Un detalle: el Centro Rabin que mencionamos y contamos que estaba en construcción, funciona desde hace ya muchos años en Tel Aviv. Es un testimonio histórico que pone énfasis en el camino de Itzjak Rabin como militar y gobernante, pero usándolo también como guía para la historia de Israel.

 

P: ¿Qué es lo que los acercaba con Rabin? ¿Por qué pudo darse esa relación?

R: Creo que lo principal era la confianza entre nosotros. El confiaba totalmente en mi y yo, el pequeño, tenía fe en él.Los políticos‑también altos oficiales, pero áבs que nada poíםticos‑son impresionantemente desconfiados.Y si ya tienen confianza en alguien, es hasta el fin.Pero para eso, hay que tener ya un enfoque adulto.

P: Compartieron mucho a lo largo de los años...

R: Cuando Itzjak era un diputado en la oposición y no tenía el día totalmente ocupado ni mucho menos, era muy difícil.Fue una época muy brava para una persona como él, que estaba acostumbrada a hacer miles de cosas por día.Entonces al periódico "Yediot Ahronot" se le ocurrió una iniciativa: mandarnos a los dos  a una serie de entrevistas con líderes del mundo: Nixon, Kissinger, Carter, Sadat, Kreisky, Mitterand. Dimos vueltas por el mundo y era agradable ver a dos "shlepers" solos por los aeropuertos.En aquel entonces todavía no había valijas con rueditas o sea que teníamos que cargarlas‑y eran pesadas.A veces teníamos un guardaespaldas. Así estuvimos juntos dando vueltas, nos sentábamos en los cafés y restaurantes de los aeropuertos, estuvimos en hoteles también en lugares alejados y todo eso acerca mucho.

P: ¿Qué aspecto de su personalidad pudiste conocer por tenerlo cerca, cosas que el público quizás no conocía?

R: En el transcurso de los años fueron reveladas todas las facetas de Itzjak. Debo admitir que no era fácil  trabajar con él. Era un "yinyi" (A.J: la traducción literal es "pelirrojo", pero el término se refiere más que nada a una forma de ser, un tanto volcánica) y los "yinyim" se encienden rápido, aunque también se apagan rápido. Pero fue una experiencia impresionante trabajar con él.  Si me preguntas qéי aspecto de su personalidad  conocí por estar cerca de él, que el público solo no podía conocer, diría que sólo uno: cuando estaba con una persona solo, de a dos, el otro y él o no más de otras dos personas con él, podía ser la persona más sensible del mundo, pero si estaba con otros tres o cuatro o por supuesto más, se ponía duro, exigente, estricto.Esos momentos hasta diría que eran un tanto decepcionantes.

P: Cuando Ariel Sharon emprendió el camino hacia la retirada de la Franja de Gaza, muchos se preguntaron qué le pasó, qué proceso vivió que cambió de esa forma. Pero creo que también es válido preguntar qué le pasó a Rabin, que de ser visto como "Sr.Seguridad" (Mar Bitajón, en hebreo), tuvo un vuelco?

R: Los judíos preguntan qué le pasa a una persona que llega a la oficina del Primer Ministro en la calle Kaplan 3 en Jerusalem y cambia su posición, tras 30, 50 o más  años con una postura distinta. Eso le pasó a Menajem Beguin que toda su vida hablaba de dos márgenes del Jordán y terminó dando el Sinaí por la paz con Egipto.Eso le pasó un poco  a Itzjak Shamir que aceptó ir a la Conferencia de paz en Madrid. Le pasó sin duda  a Rabin en el tema sirio y el palestino. Y ahora a Ariel Sharon.Y creo que eso les pasa porque entran a una habitación que es historia viva y sienten sobre sus hombros la responsabilidad por el destino del pueblo judío. Y no son palabras de poeta.Allí se sienten responsables por el destino del pueblo judío. Y creo que media hora  después de aprender a usar lo que tiene en el escritorio, incluyendo el teléfono rojo,se dice a si mismo: "Estamos en medio de un océano de pueblos árabes.¿Cómo quedaremos con vida?".Y entonces comprende la dimensión de la amenaza demográfica, ve la amenaza del poderío nuclear iraní y entiende que tiene que empezar a buscar la paz.Si no hay paz, no estoy seguro que Israel pueda seguir viviendo durante muchos jubileos.

P: De todos modos, no es que se puede decir que él se convirtió en un izquierdista o pacifista.

R: A Rabin se le conocía ante todo como "Sr.Seguridad" y recién después como "Sr.Paz".Yo creo que la combinación más apropiada es llamarle "soldado de la paz". Dedicó gran parte de su vida al ejército y cuando estaba en eso, su dedicación era absoluta.Era un gran militar, de los más importantes sin duda que haya tenido Israel.Y era, ante todo, "Mar Bitajón", Sr.Seguridad, sin duda y no es casualidad que haya resultado electo. Pero cuando llegó a las conclusiones de las que antes hablaba, que era imperioso hacer todo el esfuerzo necesario para lograr la paz y de que para ello había que hacer concesiones, pues fue el que tomó la iniciativa al respecto.

P: Aunque no le fue fácil.Creo que todos recordamos el "lenguaje corporal" de Rabin el 13 de setiembre de 1993, cuando al firmarse en la Casa Blanca la Declaración de Principios con la OLP, estaba evidentemente incómodo por tener que estrecharle la mano a Yasser Arafat.

 

R: Para Rabin ,Arafat era símbolo de terrorismo y asesinato. El dijo explícitamente que "este hombre tiene mucha sangre en las manos". No le gustaba Arafat.Para nada.Lo detestaba, aunque no quiero decir que lo odiaba. Y antes de firmar el acuerdo de Oslo, nos dijo a nosotros y creo que también dijo afuera: "Yo quisiera firmar un acuerdo de paz con el Príncipe de Mónaco y la Reina de Holanda, pero la paz se firma con los enemigos y Arafat es el principal enemigo.Eso no se elige". Recordamos sí cómo en la firma en Washington, allí sobre el estrado, se sentía muy a disgusto con esa situacón, pero comprendía que las circunstancias se lo habían impuesto.Y pasó también esa prueba con éxito.

P: ¿Crees que en él tenía  peso el elemento de estar haciendo historia, de sentir que él cambiaba algo?

R: Todo quien llega a la jefatura de gobierno en Israel piensa en su sitio en la historia y lo ve como una meta a alcanzar. Hubo Premiers que fallecieron mientras estaban en el cargo.En general ese puesto es el último en la trayectoria de quienes lo ocupan. Y no tengo duda de que todos piensan en su lugar en la historia.

 P: Mucho se ha hablado Eitan de la incitación que precedió al asesinato. ¿Él no tenía miedo?

R: Si hay algo de los que nos lamentamos hasta hoy todos los que trabajábamos en la oficina del Primer Ministro, es que no logramos que tome en serio las advertencias. El no les tenía miedo a los incitadores,  se burlaba de ellos, los despreciaba, se reía de ellos.Sin duda, nos equivocamos porque nos dejamos influenciar por  él y tomamos las cosas livianamente.  Cuando se le dijo que necesitaba una guardia más estrecha y que se debe cuidar, se reía de todos.Pero debo ser honesto: jamás pensamos que un judío haría algo así. Aprendimos de él  a no dar importancia a todos los que lo criticaban.Y pagamos el precio, hasta el final.

 

 

P: Realmente estaba feliz en la plaza que hoy lleva su nombre , en aquella manifestación por la paz ¿ no es así?

R: Fue un momento sumamente impactante para él, porque en los últimos meses de su vida temía que estaba reduciéndose el apoyo a su gestión. Pero  peor todavía era que creía que bajaba el apoyo a la paz. Cuando la plaza ya estaba repleta de gente y nosotros todavía no estábamos allí, lo llamó  a la casa Chich  (A.J: Shlomo Lahat, entonces Intendente de Tel Aviv) y le dijo en broma ‑Itzjak no entendía chistes‑ que la plaza estaba vacía. El casi se desploma. Recién al llegar a la plaza y ver allí a la multitud, se sintió feliz. En ese momento comprendió que lo que decían y escribían,no era realmente el reflejo de la situacóףn en el terreno.

P: Hasta intentó cantar, "Shir Lashalom”, Canción por la paz...

R: Si, pero la verdad es que cantar, no era su fuerte.

P: Israel estaba de duelo, conmocionado.Recuerdo los "stickers" en los coches, en los que había lemas de gente de derecha, por ejemplo defendiendo la presencia en Hebron, pero también el "Shalom Javer" que se convirtió en un símbolo. Pero hoy no es así....

R: La vida es más fuerte que cualquier otra cosa y hay que seguir adelante.También el país. Israel ha lidiado con la intifada, con atentados suicidas, muertos y heridos y ha habido muchas cosas difíciles con las que tratar.Y es natural que la gente muy cercana a Rabin, su familia y sus colaboradores más cercanos, lo recuerden más que otros.Aún así, yo creo que se recuerda mucho a Itzjak Rabin.Y se le recuerda porque Itzjak no murió en la cama ni haciendo gimnasia, sino asesinado. Creíamos que esas cosas pasan sólo en lo de nuestros vecinos, porque somos judís, pero nos equivocamos.Pasa también acá. No tengo problema con que se comience a recordar menos a Itzjak.Ya lo dijeron nuestros sabios, que los muertos al final son olvidados. Pero se lo recuerda mucho y el hecho es que dejó mucha nostalgia . Y que se sepa: los actos planeados ahora para el décimo aniversario del asesinato, superan en cantidad a los que se hicieron años anteriores.

P: En cuanto a los opositores al camino de Rabin,  no se puede poner a todos en el mismo cesto..porque una cosa es discrepar con el camino de Rabin entonces o con el de Sharon hoy y otra muy diferente es querer matar al Primer Ministro.

R: Eso está clarísimo.

P: ¿Le recomendarías a Sharon tener cuidado?

R: Si yo fuera el jefe de la unidad encargada de proteger al Primer Ministro en el Servicio de Seguridad de Israel, no dormiría tranquilo ni una noche.El peligro es un hecho.

 

 El peligro de la incitación

P: ¿Puedes entender a quienes si bien discrepaban con Rabin, jamás habrían apoyado el asesinato, pero están enojados con él y con la política quel llevó adelante, porque años después de Oslo llegó la intifada, con tantos muertos, y ellos mezclan las cosas y confunden?

R: Los puedo entender y creo que ellos mismos fueron víctima de su propio enojo.Pero las cosas no tienen nada que ver una con la otra.La intifada no tiene nada que ver con Oslo. El gobierno de Israel jamás entregó armas a los palestinos, como dijo la derecha. Las armas llegaron desde Túnez y nosotros lo autorizamos, pero todo el mundo cree que Tzahal les dio las armas y no fue así. Ni una bala.

P: Y volviendo al ambiente actual ¿dirías que no aprendimos nada después del asesinato?

R: No, no lo diría, pero sí diría  que aprendimos poco. Yo pensé que más gente repensaría su camino político después de un trauma como el asesinato. Ojalá pudiera pensar que los palestinos no existen y que ésto es sólo nuestro, pero leo los diarios, miro la televisión y  todos los días llego a la misma conclusión: no estamos solos en el mundo.Tenemos de todo alrededor.Los que creen que la tierra de Israel es sólo nuestra , creen que vivimos en una isla sobre la luna, pero no es así.Y quien quiere que Israel siga existiendo, deberá entender que no tendremos más remedio que dar el brazo a torcer y hacer concesiones.

P: ¿No crees que hoy en día la sensación es que sólo una parte del pueblo recuerda o se siente parte del recuerdo, porque la política se mezcla con el tema del asesinato?

R: Lamentablemente sí. No quisiera que fuera así.Inclusive diría que parte de la responsabilidad de ello fue de la gente más cercana a Rabin y hasta de la propia familia, cuyo enojo era comprensible y cuya furia estaba justificada, pero para dar a Rabin el lugar del que es digno en la historia, el pueblo todo debe ser consciente de su grandeza. Creo que es muy equivocado acusar a todos los religiosos de incitación y participación en el asesinato.Dar esa impresión fue un gran error y espero que lo corrijan con el correr de los años.

P: ¿Y qué pasará cuando abran el nuevo museo aún en construcción en el Centro Rabin y se llegue a la parte de la incitación previa al asesinato? ¿Mostrarán aquel balcón, en la famosa manifestación en Kikar Tzion en Jerusalem, donde estaban todos los líderes de la entonces oposición, hoy gobierno? ¿Qué polémica se volverá a desatar?

R: El balcón aparecerá como un hecho histórico, tal cual estaba. No se puede cambiar la historia.En el balcón estaban Sharon, Bibi Netaniahu. Landau, todos.El hecho que cambiaron de posturas, algunos de ellos, no quiere decir que se les pueda olvidar que estuvieron allí. (A.J: En esa manifestación aparecieron fotos de Rabin con uniforme de oficial nazi, a lo cual gente de la entonces oposición se refirió luego diciendo que desde el balcón eso no se veía, por lo cual la protesta contra Rabin no significaba que avalaban imágenes como esa).

P: Ariel Sharon habló muchas veces de su amistad con Rabin, de un mutuo aprecio de años. .¿El también tiene parte de la responsabilidad por lo que precedió al asesinato?

R: Sharon fue parte de la incitación contra Itzjak.Y poco antes del asesinato dijo inclusive que las afirmaciones sobre planes de matar a Rabin eran producto de inventos de la izquierda , una conspiración y provocación.

P: Quizás  simplemente creía que realmente no era posible.

R: Si, lo sé. Seguramente no lo creyó. Pero Sharon dijo cosas muy duras .Era de los principales incitadores.Pero los años pasaron.A Itzjak Rabin no se puede devolver a la vida.Sharon se convirtió en Primer Ministro y siguóף en el camino de Rabin.Por eso habría que agradecerle y desearle éxito. Los primeros que tienen que venir a pedir perdón son los ministros del actual gobierno de Israel. Que se paren en una fila larga y se disculpen, porque casi todos votaron al aprobar la retirada de Gaza, por el camino de Itzjak.

 

Un dramático anuncio

P: Eitan, pasó a la historia tu comunicado al pueblo y al mundo, informando que Rabin había muerto. "El gobierno de Israel informa con estupor, con gran pesar y un profundo dolor, la muerte del Primer Ministro y Ministro de Defensa Itzjak Rabin, baleado esta noche en Tel Aviv". Congelaste la sangre de todos.¿Cómo pasó todo allí adentro?

R: El ambiente en el hospital era de un verdadero caos.La gente corría, buscaba, gritaba, rugía.Parecía una estación de trenes. Alguien tenía que dirigir la situación y me hice cargo. Hice lo que había que hacer.Cuando el Dr.Gaby Barbash, Director del Hospital Ijilov, se me acercó y me dijo que Itzjak había fallecido, que ya no estaba con nosotros, le pedí que no diga todavía nada a nadie y que me deje organizarme uno o dos minutos. El accedió y yo le pedםí uego que él le informe a la familia, a la que había llevado a una habitación a la que yo no permití que entre nadie más. Sabía que sobre el asesinato del Primer Ministro en Israel, hay que informar de modo ordenado, que no haya rumores. Me fui a un costado.Tenía un papel sobre el que habíamos impreso la agenda de Itzjak para la semana siguiente.Ahí escribí el comunicado.

P: ¿Pensaste mucho quéי decir, qué palabras elegir?

R: No, me salió automático. Le mostré lo que había escrito a Yossi Sarid (A.J: jefe del partido Meretz de izquierda, hoy ya fallecido) que estaba conmigo.El me sugirió  agregar las palabras "con estupor".Salí a la oscuridad.De lejos vi al público a la entrada.Y sabía que a medida que caminaba, en 20 segundos, 10 segundos, 5 segundos más, el país sería otro. Había mucho ruido .Pedí  silencio y leí el comunicado.

P: Y la voz se entrecortaba.

R: Así es. También el corazón.

Ana Jerozolimski
(08 Octubre 2020 , 11:36)

Ultimas Noticias Ver más

Cáncer de mama: la alentadora experiencia de Pninah Katzkowich
Entrevistas

Cáncer de mama: la alentadora experiencia de Pninah Katzkowich

20 Octubre 2020


En el mes de concientización sobre el cáncer de mama

Esta página fue generada en 0.0467129 segundos (4651)
2020-10-21T01:56:29-03:00