Israel

La autocrítica del Servicio de Seguridad que no logró hace 25 años impedir el asesinato de Itzjak Rabin

En el 25° aniversario del magnicidio que Israel señala este jueves oficialmente de acuerdo a la fecha hebrea, uno de los homenajes fue el realizado por el SHABAK, un acrónimo que en hebreo significa Servicio General de Seguridad. Es el órgano responsable por la seguridad interna en términos de lucha anti terrorista, sea cual sea el origen de las amenazas. Es la labor incansable de esta organización, la que combate el terrorismo palestino y frustra un sinfín de atentados, velando así por la seguridad de la ciudadanía. En aquellos años de  violenta protesta contra Rabin por su política en el proceso de Oslo con los palestinos, el Shabak estaba abocado también a combatir intentos de desestabilización y ataques de parte de extremistas judíos, en el marco de la así llamada “jativá iehudít”, la sección judía del servicio.

 

Es por ende la organización que el 4 de noviembre de 1995, debería haber frustrado el atentado perpetrado por Yigal Amir. Debería haber logrado llegar a él de antemano. Al menos, debería haber garantizado que el asesino no logre acercarse a Rabin.Como bien sabemos, no lo logró.

Este jueves, el actual jefe del servicio, Nadav Argaman, pronunció unas palabras contundentes en una ceremonia que se realizó por zoom, por las limitaciones de la pandemia. Es importante leer su autocrítica-no en términos personales por cierto, sino en cuanto al servicio que encabeza- porque puede ser el trasfondo que garantice que un horror así no vuelva a suceder.

 

 

Compartimos un trozo de su alocución, que recibimos directamente de la oficina de prensa del Shabak. Primero, el video en hebreo, y luego, su traducción.

 

 

 

 

“En aquella noche amarga, el Servicio sufrió un fracaso terriblemente doloroso, un fracaso tanto operativo como de Inteligencia. Ese dolor que arde lo sentimos todos los días, todo el año, no sólo en el día recordatorio. Pero no tenemos derecho de simplemente sentir dolor y lamentar nuestro error. Nuestra obligación es aprender la lección y ser mejores.

Es importante que recordemos, como dice la canción, que todos somos un mismo tejido humano. Aunque haya discrepancias entre nosotros, éstas no pueden conducir a un desgarre interno, porque somos un pueblo, tenemos una tierra, un país que cuidar de cualquier amenaza.

De todas las  directivas que nos dejó Rabin en vida, quizás esta sea la  principal, la que nos dejó con su muerte. Haremos todo para ser dignos de su legado. Bendita sea su memoria”.

Ana Jerozolimski
(29 Octubre 2020 , 07:26)

Ultimas Noticias Ver más

El boxeador polaco. Taller de lectura de B'nai B'rith Uruguay
En comunidad

El boxeador polaco. Taller de lectura de B'nai B'rith Uruguay

24 Noviembre 2020


En el taller compartimos lecturas e interpretaciones. Si no leyeron "El boxeador polaco" se los recomiendo. Conjuga emoción y misterio.

Esta página fue generada en 0.0491979 segundos (24244)
2020-11-24T20:06:44-03:00