En comunidad

En la querida memoria de Elías Saps

Falleció  a la edad de 85 años

Este viernes nos llegó la muy triste noticia del fallecimiento de Elías Saps (z”l), tras una internación de varios días por una infección que no se pudo solucionar y terminó con el peor desenlace, inesperado y profundamente doloroso. Desde este espacio, es oportuno recordarlo ante todo como quien fuera un gran dirigente comunitario del Movimiento Sionista General Independiente-la expresión política del movimiento juvenil Hanoar Hatzioni- y seguramente uno de los mejores Presidentes que tuvo la OSU, Organización Sionista del Uruguay, cargo que desempeñó con enorme entusiasmo.

 

Elías asumió como Presidente de la OSU el 30 de junio de 1974, un momento nada fácil por cierto para el país. Recordamos vívidamente el impresionante dinamismo con que desempeñaba su rol comunitario. Era una fuente inagotable de ideas para realizar actividades que aglutinen a la colectividad judía uruguaya en torno al apoyo a Israel, algo que siempre fue importante en nuestro medio, pero que en aquel entonces, después de la guerra de Iom Kipur de octubre de 1973, parecía haber cobrado más importancia aún.

Dado que Elías y mi papá José Jerozolimski eran muy cercanos amigos personales, en casa vivimos muy de cerca esa fuerza con que él daba vida continuamente al cargo de Presidente de la OSU. Uno de los ejemplos más notorios fue la Feria de la Amistad Uruguay-Israel en el SUBTE –de enorme repercusión-que se llevó a cabo en setiembre de 1975 y contó con la participación  de más de 70 artistas  de primera línea, pintores y artesanos. Las escuelas de la colectividad judía y la Escuela Estado de Israel de San José de Carrasco en Canelones tenían sus stands y participaban activamente. Y en todo sentido, la feria fue un éxito total, siendo visitada por 105 mil personas. 

Tal como relató en su libro  “Elías, una vida”, Elías Saps tenía con la feria un objetivo muy puntual, que iba más allá de su dinamismo por organizar actividades como Presidente de la OSU. La intención era recaudar una suma importante de dinero que sería entregada a las autoridades de la enseñanza para fundar una escuela, cuyo nombre estaría ligado a Israel. Originalmente se pensó en Escuela Jerusalén. La OSU y el Comité Central Israelita se comprometieron a completar la suma necesaria, se trabajó arduamente y 5ó 6 años después se pudo inaugurar la obra en Cerro Norte. Esta terminó siendo la Escuela Ana Frank.

Otra de las características de la presidencia de Elías en la OSU fue la actividad realizada en el interior del país, no sólo en Montevideo. Por convicción y quizás también por historia personal, ya que cuando Elías era pequeño y  sus padres se hallaban en una situación económica muy precaria, probaron suerte fuera de Montevideo, primero en Fray Bentos y luego en Rocha.

El hogar en el que creció Elías era extremadamente humilde, propio de inmigrantes-en su caso de Polonia- llegados a Uruguay con una mano adelante y otra atrás. Fue la voluntad de sus benditos padres por sacar adelante a sus hijos, y la de ellos mismos –Elías era el hermano mayor de Sara y David-lo que les abrió caminos prósperos. 

Elías y sus hermanos, con sus padres
Elías y su hermana Sara 

 

Hace un mes, Elías y Felicia Saps celebrando los 60 años de su negocio Via Confort

 

Elías, que dominaba a la perfección el idioma hebreo, estuvo siempre íntimamente ligado a Israel y en un momento consideró instalarse en el Estado judío. Por distintas circunstancias no lo hizo, pero siempre fue un gran defensor del sionismo y trabajó por Israel, aportando también a la dirigencia comunitaria en la colectividad judía y al estrechamiento de vínculos entre Uruguay e Israel, los dos países que amaba.

De joven. como líder, en Hanoar Hatzioni

 

Correspondía, en esta nota, comenzar por la dimensión pública de Elías Saps(z”l), pero no podemos dejar de hacer referencia al vínculo personal que une a nuestras familias. La amistad entre Elías y su esposa y gran compañera de toda la vida Felicia, con mis padres, pasó también a la generación de los hijos.

Elías y Felicia. Siempre juntos.

 

 

Llegar de visita al hogar de Elías y Felicia o combinar para salir juntos al mediodía o de noche para conversar de todo, es una cita infaltable en todo viaje a Uruguay. Siempre, una variada combinación de temas que hacen al quehacer uruguayo, judío e israelí. Y por sobre todo, actualizándonos unos y otros sobre los logros de las nuevas generaciones. Es que así como se pregunta en cada encuentro sobre las buenas nuevas de nuestros hijos, Elías y Felicia, afortunadamente, siempre tienen algo bueno y motivo de orgullo para contar de los suyos y de sus nietos. Hemos sido testigos de los fuertes vínculos en la familia Saps, de la cercanía y profundo amor con sus tres hijos Miguel, Luis y Daniel y sus respectivas familias, de la felicidad con que hablan de los logros de todos y cada uno y muy especialmente del brillo en los ojos al contar sobre sus nietos.

Elías y Felicia con sus hijos y nietos, en una foto de varios años atrás

 

Hace tan solo 3 semanas, en el Brit de su primer bisnieto. Elías, su hijo Daniel y su nieto Alan, papá del recién nacido. Continuidad.

 

Y especialmente emotivo era verlo plasmado en las tradiciones familiares de la cena de Shabat, con ese abrazo familiar compartido mientras entonan las canciones propias de la ocasión.

Cuando recibí la triste noticia del fallecimiento de Elías (z”l), sentí que con él se iba gran parte de la historia de mi vida, años compartidos en múltiples ocasiones. Elías era de esos amigos que no son familia de sangre, pero como si lo fueran. El enorme cariño pasó a nuestros hijos, para quienes encontrarse con Elías y Felicia siempre fue motivo de alegría.

No lo olvidaremos jamás.

Vaya nuestro sincero pésame, de todo corazón, a Felicia y sus hijos Miguel y Gilda, Luis y Mariela, Dani y Eliana, y sus nietos todos. Que en su bendita memoria hallen consuelo.

Ana Jerozolimski
(21 Noviembre 2020 , 16:21)

Ultimas Noticias Ver más

Mi Sinaí
Mundo Judío

Mi Sinaí

26 Noviembre 2020


Tenemos el honor de compartir con nuestros lectores MiSinaí No. 76. Esperamos que lo disfruten tanto como nosotros.

Esta página fue generada en 0.0444250 segundos (24395)
2020-11-26T15:32:13-03:00