Mundo Judío

Con Jack Terpins y Saúl Gilvich, conversando sobre la misión del Congreso Judío Latinoamericano

Una vida de actividad comunitaria cruzando fronteras

Jack Terpins se toma muy en serio su cargo de Presidente del Congreso Judío Latinoamericano-que ya ocupó también en el pasado- pero al mismo tiempo sabe reirse del mismo o de cómo otros lo ven. Lo confirmamos en una entrevista especial que realizamos por zoom, conectando Israel, Brasil y Uruguay, para conversar también con Saúl Gilvich en Montevideo.

Gilvich, de gran trayectoria de dirigencia comunitaria, ex –Presidente del Comité Central Israelita del Uruguay, fue Secretario General del Congreso Judío Latinoamericano y es hoy Vicepresidente del Congreso Judío Mundial.

“Siempre digo que Claudio y Saúl trabajan y cuando llega el fotógrafo me llaman a mí para salir en la foto”, nos dice Terpins con una sonrisa. Se refiere al argentino Claudio Epelman, Director Ejecutivo del CJL y al ya mencionado, el uruguayo Saúl Gilvich. En realidad, de por medio hay no sólo una relación laboral de larga data y mutuo aprecio, sino también una amistad personal, especialmente entre Jack y Saúl.

Diálogo interreligioso 

Uno de los temas a los que ha estado abocado el CJL es el diálogo interreligioso, principalmente con la Iglesia Católica, que para Terpins es de gran importancia.

“Claudio Epelman es amigo del Papa, se ha acercado mucho a la Iglesia Católica que en América Latina es muy importante, la mayor del continente”, aclara Terpins. Pero el tema pasa también por un puesto formal muy claro. Epelman es el representante del Congreso Judío Mundial para las relaciones con la Iglesia Católica y participa en Doha de un plenario de cristianos, judíos y  musulmanes. O sea que es muy activo, aparte de ser amigo personal del papa cuando el papa era obispo. 

Claudio Epelman y el Papa Francisco

 

El tema interreligioso despierta otra asociación de ideas.

Terpins recuerda un encuentro que Epelman concertó a través del Embajador palestino en Argentina con el Presidente de la Autoridad Palestina Mahmud Abbas. “Hubo quien nos dijo que no deberíamos intervenir en esos temas, pero pienso que nuestra función es preservar la integridad de la Comunidad Judía de América Latina, y este objetivo lo cumplimos plenamente”, asegura. Recuerda la presencia palestina más que nada en Chile, Brasil y Argentina,y a raíz de ello le comentamos a Saul que en Uruguay este tema de relacionamientos con potencial polémico con comunidades palestinas,no existe. “No hay muchos musulmanes en Montevideo, sólo en la zona del Chuy”, responde Saúl Gilvich. “Aparte, cuando de diálogo se trata,  tenemos una Confraternidad Judeo-Cristiana que agrupa tanto a católicos como a todas las iglesias protestantes y, por supuesto, a los rabinos. Es pionera en América Latina. Funciona muy bien”.

 

Hablando de esta gran institución uruguaya que brega por el diálogo interreligioso, Saúl Gilvich hace un comentario de fondo, al que vale la pena prestar atención, sobre quienes hace ya un poco más de 60 años fundaron la mencionada Confraternidad (el Rabino Fritz Winter, el Padre Justo Asiaín y el Pastor Emilio Castro): “Creo que de vez en cuando es bueno recordar a los que no están e hicieron cosas. En este mundo de la posverdad en el que todo parece que cayó del cielo. Las cosas no cayeron del cielo, las cosas se construyen”.

 

Distintos marcos de actividad comunitaria

Preguntamos a Jack qué le hizo pasar de la actividad comunitaria en su país, donde fue Presidente de Hebraica, a la continental. “Hebraica es el mayor club en Basil tiene entre 22. 000 y 25.000 socios”, recuerda ante todo. “Fui Presidente de Hebraica y después de Macabi Brasil y el apetito va creciendo”, dice con una sonrisa. “Hubo un gran líder comunitario en Brasil, Beno Milnitzki, tal vez el mayor líder comunitario en América Latina. Llegó a ser Presidente de la CONIB, Confederación Israelita de Brasil, y yo estaba siempre con él. Y el me pidió que yo fuese el prójimo presidente de CONIB. Hoy soy Presidente de Macabi Mundial. Es bueno trabajar en comunidad, me agrada mucho. Y siempre cuento con mucha ayuda de quienes trabajan conmigo. Y tengo el aliento de mis hijos y mis 10 nietos, de los que estoy sumamente orgulloso”.

Jack Terpins, Presidente del Congreso Judío Latinoamericano

 

El concepto de “trabajo comunitario” suena muy natural, pero quizás no siempre se capta su dimensión a nivel continental o mundial. Terpins recalca que tanto el Congreso Judío Latinoameriano como el Congreso Judío Mundial son entidades “eminentemente políticas” . A veces, comenta, por todos los factores en juego, parece “un juego de ajedrez”. Y una de las situaciones más claras en la que interviene es cuando hay una manifestación antisemita en algún lugar.

Es que de fondo está la responsabilidad máxima: representar a  todas las comunidades judías del continente.

Por eso, Saúl Gilvich aclara:  “Creo que Jack y yo tenemos la fortuna de pertenecer a una institución, que es el Congreso Judío Latinoamericano, que es miembro del Congreso Judío Mundial, la institución que representa a las comunidades. Nosotros representamos a todas las comunidades judías de América Latina. Somos una especie de mecanismo de defensa común”.

Y explica: “ Cuando una comunidad judía en América Latina tiene algún problema, el Congreso está presente e interviene, siempre a pedido de las comunidades. Y te quiero decir que solucionamos problemas graves en Venezuela y en una serie de países”.

 

Venezuela, crisis y anécdota

 

Pero claro que cuando de Venezuela se trata, la anécdota que hace sonreir, es una excepción

Terpins recuerda:  “Estuvimos junto a Ronald Lauder, Presidente del Congreso Judío Mundial, con  Hugo Chávez. Preguntó por qué los judíos están preocupados con el gobierno y le dijimos que él había agredido a Israel y así, a las comunidades judías del mundo.  Chávez respondió: ´Ah, porque en la época de la guerra en Gaza saqué al Embajador israelí de Venezuela´, y de inmediato llamó a Nicolás Maduro, que era en ese momento su Ministro de Relaciones Exteriores. Le dice: ´Mande ya un Embajador a Israel´. Me miró a mí y me preguntó ´¿hombre o mujer?. Le dije que no importa, lo que quiera. Ron Lauder no entendía qué estaba pasando. A los tres días, expulsó al Embajador de Israel”.

 

Jack recuerda que por otro lado Chávez había puesto policías frente a las sinagogas y en la Hebraica de Venezuela diciendo que es para proteger a los judíos. “Pero jamás fue confiable”. Menciona que había 14.000 judíos en Venezuela y hoy son menos de 10.000. “Es difícil”, comenta. “Irán domina Venezuela” y afirma, casi como al pasar, que sabe de una tienda de bicicletas a la que nadie se puede acercar porque en realidad allí fabrican armas.

“El tema con Venezuela es que era una comunidad muy grande y muy activa, y sigue siéndolo”, comenta Gilvich. “A Venezuela entran, salen, participan en todas nuestras reuniones, tenemos un lazo muy estrecho con la comunidad judía venezolana”, señala. Y volvemos a Chile al recordar Saúl Gilvich que ahí hay “mayores dificultaes”. “En Chile el problema es que los palestinos son muy combativos”.

El liderazgo joven

Una de las dimensiones más destacadas del trabajo del Congreso Judío Latinoamericano en los últimos años es la importancia que se da al liderazgo joven.  Mencionamos el tema y Jack Terpins lo avala con entusiasmo.

Lo compartimos en video y en texto escrito resumido.

“En la primera gestión, siempre que teníamos una cita con Lula en Brasil, llevamos con nosotros a un joven, para que vaya sintiendo el gusto de hacer política mayor. Es importante que los jóvenes tengan la oportunidad de viajar a otros países. Son en realidad jóvenes diplomáticos. Tuvimos contactos con el Rey de España y llevamos a jóvenes. Con gobernantes de izquierda y de derecha. Que conozcan de primera mano”.

Terpins intenta comparar con los años en los que él era un joven activista comunitario y recuerda que este encare no existía en aquel entonces. Tampoco el internet que tanto permite hoy acercar y conectar. “Los jóvenes están más actualizados y cuando hablan directamente con figuras de la arena internacional, tienen mayor conocimiento que creo que nuestra generación no tuvo. No por falta de interés sino por falta de herramientas”.

También Saúl Gilvich destaca la importancia del liderazgo joven en el CJL. “El mayor desafío que nosotros tenemos -que desde la presencia de Jack hasta ahora lo estamos desarrollando, y yo creo que tenemos a la persona indicada en Claudio para poder comandar- es el formar liderazgo judío joven para que no nos pase lo que nos pasó a nosotros, que cuando entramos en la política judía tuvimos que entrar en la política local y no sabíamos ni siquiera cómo decirlo. Hoy tenemos cursos de formación de líderes, de formación en seguridad, de formación en diplomacia, tenemos cupos de nuevas generaciones”.

Jack Terpins con la Canciller de Alemania Angela Merkel

 

Saúl Gilvich con el Rey Felipe de España

 

Y en esto, el CJL despliega un esfuerzo especial. “Prácticamente los únicos grupos de jóvenes autogestionados son los que estamos formando nosotros, que tenemos grupos importantes en Brasil, Argentina y Uruguay, y ahora en Chile. Ahora, con esta nueva modalidad de Zoom hemos logrado integrar jóvenes de países de pequeñas comunidades en los programas que hacíamos presenciales, que ahora los hacemos por Zoom. Creo que ese es el mayor desafío: criar a una generación que continúe en el camino”.

Pero no es sólo una visión en el aire sino una política que se concreta: “En la actual directiva del Congreso Judío Latinoamericano, sacando a Jack, hay muchos de la nueva generación, tesorero, secretario, varios”, recalca Gilvich, “Hace poco, en una charla, yo miraba y decía: ´Estos son todos unos pibes´”. 

A las reuniones de la OEA, así nos cuentan, hace ya más de 10 años que no viajan los dirigentes mayores sino solamente jóvenes . Recalcan que están pasando traspasar la experiencia . “Es más que eso”, aclara Gilvich. “Es el amor a la causa. Y eso se hace siendo generoso y dejándolos participar, viajar y opinar, no pensar que nosotros tenemos la verdad absoluta, porque no la tenemos. Ellos tienen herramientas y conocimientos y relaciones que nosotros no las tenemos, sería muy torpe de parte nuestra enquistarnos y no permitir que participen. Todo el esfuerzo, la mayoría del esfuerzo económico está dedicado a la formación de líderes comunitarios en distintas áreas”.

Y el hecho es que en la  nueva integración del Congreso Judío Latinoamericano ya hay cuatro miembros que salieron de nuevas generaciones, de  Uruguay, Argentina y Brasil. Entre ellos está Diego Sonnenschein, Secretario del Congreso Judío Latinoamericano.

Comentamos a Terpins y Gilvich que es sabio de parte de los dirigentes veteranos saber pasar la posta, y que al mismo tiempo, les deseamos fuerza y salud hasta los 120. Jack bromea queno se siente viejo sino “semi-nuevo” y que con 119 le basta. 

Y Saúl Gilvich pide agregar un punto que por omisión nuestra no mencionamos a lo largo de toda la entrevista, pero que debe estar presente.

“Hay algo que no mencionamos, que lo damos por hecho, que es nuestro compromiso soldado con la existencia del Estado de Israel. No quisiera no mencionarlo, porque por más que resulte evidente para nosotros tres no sé si lo es para los demás, y no por evidente deja de ser lo más importante. En el fondo nosotros estamos cuidando la existencia de las comunidades pero siempre al lado de tener la vista puesta en la seguridad y la existencia del Estado de Israel”.

Clave e ineludible destacarlo.

Ana Jerozolimski
(10 Enero 2021 , 17:24)

Ultimas Noticias Ver más

Esta página fue generada en 0.0512149 segundos (22586)
2021-03-05T17:21:43-03:00