Entrevistas

Israel está en carrera entre la pandemia y la vacunación, en situación de crisis hospitalaria

El Profesor Dror Mevorach, jefe de los  Departamentos Coronavirus del Hospital Hadassah, lo explica

Todas las mañanas la oficina de la portavoz del hospital Hadassah de Jerusalem difunde a la prensa un comunicado con la cantidad de pacientes internados en los departamentos de Coronavirus en el Hadassah de Ein Karem. Este lunes 25 de enero, antes de los números, había dos palabras destacadas, que resaltaban: números records, decía. Concretamente, 143  internados, de lo scuales 90 se hallan en estado grave y críticos, de ellos 27 conectados a respirador.

Horas después, en una entrevista en vivo con el canal de televisión N12, un paramédico de Magen David Adom-el servicio de emergencia nacional encargado de de trasladar a los hospitales a los enfermos graves de Coronavirus – reveló que últimamente, es muy común que al tener ya al enfermo en la ambulancia, no saben a qué hospital dirigirse para internarlo porque todos están repletos.

Pedimos entrevistar al Profesor Dror Mevorach (se pronuncia Mevoraj), que encabeza los departamentos de Coronavirus en Hadassah Ein Kerem, responsabilidad que se le agregó hace casi un año a su condición de  Director del Departamento de Medicina Interna, cargo que ocupa desde hace 12 años.

Mevorach sostiene que no le ha pasado aún nunca que diga “no podemos más”, pero recalca que la necesidad de dedicar más recursos al sistema de salud pública, es clave.

Esta es la conversación que mantuvimos con él para analizar el desafío actual.

 

 

P: Profesor Mevorach ¿diría que Israel está en medio de una carrera entre las mutaciones del Coronavirus, de las cuales al menos una, la británica, se sabe que es especialmente contagiosa, y el ritmo de la vacunación, que por ahora es sumamente exitoso?

R: Israel está sí en una carrera, pero yo diría que es entre la vacunación y el cuidado que hay que tener para impedir que se propague la pandemia. Hay sectores de la población que no respetan el cierre y así se amplía la pandemia. Además, precisamos unas 2 ó 3 semanas más para que el alcance de la vacunación sea más amplio todavía y mientras tanto hay que seguir cuidándose. Se ha avanzado mucho en la vacunación pero estamos lejos aún de haber alcanzado a toda la población. En realidad, a toda no se alcanzará ya que a los niños, por ahora al menos, no se los vacuna.

P: La influencia de la mutación, por lo contagiosa que es, es muy importante ¿verdad? Entiendo que cerca del 40% de los nuevos infectados, desde hace días, se contagiaron de la mutación .

R: Por supuesto. Y en esto ha habido crasos errores de parte del público y del gobierno, por no haberse frenado la entrada de gente con mutaciones del exterior. Errores cometidos en esto se pagan mucho más caro, el precio se cobra enseguida, a diferencia del virus original. Ahora parece que el virus nos controla a nosotros en lugar de que nosotros lo controlemos a él.

P: Pero aquí entra en juego la vacuna.¿Teme que surjan mutaciones que sean inmunes a la vacuna y arruinen todo el esfuerzo que se está haciendo?

R: No es eso lo que me preocupa ahora. Tenemos suficiente con las mutaciones que no son inmunes a la vacuna y que estamos aún lejos de controlar. Se han dado pasos muy bueno en la vacunación, pero estamos lejos del 80% de la población y no está claro que lleguemos a eso, ya que a los niños no se los vacuna. Así que ahora el desafío es, paralelamente a la vacuna, seguir cuidándose, y no se le está haciendo lo suficiente.

P: Es que hay aquí una cuestión de tiempos que deben pasar para que la vacuna sea suficiente.

R: Por supuesto. Recordemos que hay capas etarias que recién comienzan a vacunarse y otras que aún no, o sea que llevará uno o dos meses estar muy avanzados al respecto. No hay que seguir como si nada. Hay que seguir cuidándose, porque además no hay certeza aún si la persona vacunada no puede contagiar a otros. Estimo que se sabrá próximamente, pero todavía no hay seguridad.

P: ¿Qué me puede decir sobre la efectividad de la vacuna de Pfizer, que es la que se está dando en Israel?

R: La vacuna es efectiva. Claro que lleva unas semanas después de recibida para que la persona esté protegida. Si no fuera efectiva, no tengo duda que los números de la pandemia serían hoy mucho peores.

P: ¿Recomienda que se vacunen jovencitos de 16 años?

R: La gente adulta, de 16 en adelante, tiene que vacunarse. Y la seguridad de la vacuna es muy grande. Claro que puede haber efectos secundarios, pero no es algo tan común. Y el 99% de los vacunados no tendrá efectos significativos.

P: ¿Qué diría a las mujeres embarazadas? Hay varias internadas en grave estado con Coronavirus, algo que no se vio antes.

R: No hay suficiente información porque no incluyeron embarazadas en los experimentos, pero la recomendación es que sí vale la pena que se vacunen. Si una mujer está ahora ya en el noveno mes, yo esperaría y le recomendaría cuidarse mucho de toda posible interacción con gente. También en los 3 primeros meses recomendaría esperar. Las mujeres embarazadas tienen que ir con cuatela. Cuidarse de la pandemia, del contagio, es no menos importante que la vacuna. Pero mujeres embarazadas que están en riesgo, como por ejemplo médicas o quienes están en contacto con mucha gente, diría con enfoque más liberal que se vacunen. Cada una debe ver su situación.

P: La vacuna es de hecho la única luz al final del túnel ¿verdad? O sea, sólo eso puede solucionar la situación.

R: Sí, es la luz al final del túnel, pero recibir la vacuna no significa que todo terminó. El comportamiento del público también después de vacunarse también es muy importante. Lleva un mes la de Pfizer y 5 semanas la de Moderna hasta que está claro el efecto de la vacuna.

Raed vacuna a la ciudadanía de la mutualista Meuhedet en Jerusalem

 

Hospitales en pandemia: una crisis que no comenzó ahora

P: Profesor Mevorach, primero en términos muy generales ¿cómo resumiría este año en el que Israel ha estado lidiando con la pandemia, desde el punto de vista de su trabajo en Hadassah?

R: Ha sido un año muy intenso, en el que hemos trabajado muy duro la mayor parte del tiempo, salvo 2 meses después del primer confinamiento, que fue relativamente tranquilo. Ha habido mucho trabajo para todos los equipos y todos se pusieron esta responsabilidad al hombro con mucha energía.

P: ¿Cómo le afectó a usted mismo, médico acostumbrado seguramente a lidiar con situaciones nada sencillas?

R: Me ha obligado a aprender muy rápido a conocer esta nueva enfermedad, a comprenderla para ver cómo lidiar con ella. Además de tratar la enfermedad, la he investigado. Está claro que activa el sistema inmunológico y por eso puede atacar varios sistemas a la vez, pero sabemos que lo central es el ataque a los pulmones. Y debemos concentrarnos en eso. Hoy en día tenemos algunos pocos tratamientos que sabemos que sirven: esteroides, anticuerpos y remedios anti virales.

Esta enfermedad  tiene dos componentes claves que debemos atender: uno es el virus mismo y otro la reacción al mismo en el sistema inmunológico. Ambas cosas causan problemas y algunos especialmente duros. Por eso hay que dedicar esfuerzos a ambas cosas.

P: Y todo esto ha creado singulares desafíos.

R: Sin ninguna duda. Otra dificultad es el hecho que los pacientes están aislados, sin sus familias y sin suficientes equipos médicos. Pero intentamos sobreponernos a eso con muchos voluntarios que vienen a los departamentos a ayudar a los enfermos. Se trata por supuesto de voluntarios que ya se recuperaron de la enfermedad.

P: Y precisamente cuando Israel lidia con esta pandemia, queda nuevamente en claro que hay carencias en el sistema. Ahora precisamente varios directores de hospitales protestan por la situación y la falta de presupuesto.

R: Así es. Por un lado, el sistema de salud pública israelí es excelente desde el punto de vista de los equipos, del nivel médico y el funcionamiento de las mutualistas, pero por otro, el presupuesto y las infraestructuras no son suficientes. En los últimos 15 años se ha estado demasiado pendientes de donaciones mientras que los presupuestos ordenados no han sido lo que deberían ser. Y cuando hay una crisis como la actual, las cajas se vacían y no se puede pagar a los proveedores.

El Director de Hadassah Profesor Zeev Rotshtein en la protesta en Jerusalem. "Dentro de poco no habrá hospitales para salvar", dice el cartel de la protesta de los hospitales públicos (Foto: Hadassah)

 

P: ¿Esto es algo que ustedes sienten en el trabajo diario?

R: Nosotros como médicos no lo sentimos ahora, en el sentido que no nos han faltado los equipos necesarios para trabajar pero sabemos que la dirección del hospital debe dinero a proveedores y que le resulta dificil terminarel mes. No entiendo por qué el Ministerio de Finanzas no ayuda debidamente a elaborar un programa que proporcione un mejor apoyo al sistema.

P: El Director General del Ministerio de Salud Pública Profesor Hezi Levy dijo que no es momento, por más protesta justificada que haya, de no recibir enfermos en el servicio de emergencia.¿Qué les parece?

R: Nosotros recibimos a todos. Yo respeto lo que puedan estar diciendo los directores de los hospitales en esta protesta, pero yo sigo trabajando exactamente como siempre. Al mismo tiempo digo a las autoridades que la situación es sumamente difícil y hay que escuchar a los directores de los hospitales.

P: No hay secretos…es cuestión de una decisión que debe tomar el gobierno.

R: Por supuesto. El presupuesto de Salud Pública no es el correcto. Los gastos de Salud pública son el 7.3% el Producto Nacional Bruto pero debería ser el 8%. Es una gran diferencia. Cada año ha estado bajando más.  Somos eficientes mientras logramos mantener la calidad de atención, pero la situación no es la que quisiéramos. En Israel tenemos 300 camas de Cuidados Intensivos. En Suiza tienen el doble, con la misma cantidad de población. Lo mismo en Alemania, proporcionalmente a la población. En los departamentos de Medicina interna nos faltan 500 lugares para equipos médicos. Hay mucho que corregir, pero el tema es que se sabe claramente qué es lo que hay que hacer.

P: La necesidad de abrir departamentos de Coronavirus ¿ha afectado el trabajo de rutina del hospital?

R: Sí, sin duda.

P: ¿Ha habido algún momento en el cual usted dijo “así no podemos seguir trabajando”?

R: No, todavía no.

P: Días atrás, en el hospital Ichilov de Tel Aviv falleció un paciente con Coronavirus que estaba internado, porque por algún error se le desconectó el respirador, y llevó varios minutos hasta que alguien del personal logró acercarse a él. Explicaron que el problema es la enorme sobrecarga que tienen, el hecho que simplemente no tienen suficiente gente para la cantidad de internados. ¿Algo así puede pasar en otros hospitales?

R: Sí , esto puede pasar en cualquier hospital.

 

Ana Jerozolimski
(25 Enero 2021 , 14:34)

Ultimas Noticias Ver más

Esta página fue generada en 0.0556469 segundos (12879)
2021-03-05T11:09:33-03:00