Entrevistas

A vacunarse, sin temor y con tranquilidad, es el llamado del experto Profesor José Chabalgoity

Nuestro entrevistado es el Profesor José Alejandro Chabalgoity, conocido inmunólogo uruguayo, miembro del Comité Asesor de Vacunación del Ministerio de Salud Púbica. Es también Director del Departamento de Desarrollo Biotecnológico del Instituto de Higienes de la UdelaR.

De lo mucho que aprendimos escuchándolo, pedimos destacar un mensaje clave: la vacuna es esencial para protegerse y la ciudadanía puede estar tranquila acerca de su seguridad, no meramente en base a lo que dicen las compañías que las produjeron, sino en base a los más de 200 millones de personas que ya se han vacunado en diferentes partes del mundo. Al mismo tiempo, es imprescindible seguir tomando precauciones; tapabocas, distancia física y medidas higiénicas. 

Todas las vacunas que llegan o pueden llegar a Uruguay, pueden ser recibidas con tranquilidad, asegura.

P: Yo te preguntaría, más allá de tu especialidad como biotecnólogo, de tu rol como asesor principal del gobierno en tema de vacunación, ¿cómo te sentís como ciudadano uruguayo al haber comenzado finalmente la campaña nacional de vacunación en nuestro país?

R: Creo que ahí siento lo que siente todo el mundo. Alegría, porque sin lugar a dudas que comience la vacunación es un hito en el combate a la pandemia, no hay ninguna duda de eso.  La veo con expectativa y al mismo tiempo con un poquitillo de preocupación de que la gente piense que con esto se acabó y todo es cuestión de volver a la normalidad rápidamente. 

 

P: Claro… que no se piense que quien se vacunó ya no tiene que tomar precauciones. Pero no hay dudas acerca de lo recomendable de vacunarse ¿no?

R: No hay ningún lugar a dudas que yo aliento fervientemente a la gente, en Uruguay y en el mundo, a que se vacune. Las vacunas son el invento más grande de la ciencia biomédica de todos los tiempos. Muchas veces se dice que su impacto en la salud humana solo es comparable a la incorporación del agua potable. El  cambio en la expectativa de vida de la humanidad antes y después de las vacunas es dramático.

P: Y esto incluye, dices tú, también las que hay contra el Coronavirus, aunque tanto se discute al respecto.

R:  Estas vacunas no son una excepción, se han probado muy bien, tienen mucho impacto y realmente aliento a todo el mundo a que las use, que use la que le corresponda y que se vacune. Por otro lado, también tengo claro que el problema grave que puede generarse es la sensación de seguridad que provoca, como ya mencioné antes: las vacunas protegen, pero el problema es que la vacunación y la protección que generan no es un acto individual. Las vacunas son un acto comunitario y su impacto se ve sobre todo en términos de comunidad. Es importante verlo en ese contexto. 

La importancia de la vacunación masiva

P: ¿Podrías explicar este punto un poco más en detalle?

R: Hay un ejemplo muy claro, de Estados Unidos, una sociedad muy evaluada. Hay allí zonas en la que la cantidad de datos recolectados es muy grande. Por lo tanto, se puede trabajar con modelos matemáticos, predictivos, ya que hay muchísima información para generar modelos muy exactos. Hay un grupo en una universidad en Florida que estaba estudiando cómo impactaba en la vacunación la aparición de variantes para las cuales las vacunas no fueran tan efectivas. Mostraban que, aun cuando las vacunas no fuesen igual de efectivas ante las variantes que ante la cepa original, igual la vacunación masiva hacía descender los casos de todas las cepas circulantes, siempre y cuando se mantuviesen las medidas sanitarias -llámese tapabocas, distancia social y todas las demás-. El mismo modelo mostraba que si uno se vacunaba y esas medidas se relajaban, los casos se disparaban. Eso está bien claro, bien demostrado: no podemos por un buen tiempo relajar las medidas sanitarias que se están aplicando. 

P: Esto quiere decir entonces que vacunarse es también un acto de solidaridad en gran medida. Hay gente que puede tener temores, ¿pero llegarías a decir que el que dice “No me vacuno porque soy joven, no me importa”, está siendo egoísta?

R: Yo originalmente decía algo al respecto en una charla que di hace un tiempo... Había una frase que decía que el desarrollo de una vacuna es un problema científico, no político, mientras que la distribución equitativa de las vacunas es un problema político, no científico. Eso lo usaba como preámbulo para hablar del mundo en clave de solidaridad y del mecanismo Covax. Pero después en una siguiente charla dije: me tengo que corregir, no es estrictamente así. No es solo un problema de solidaridad, en realidad la distribución equitativa de las vacunas y la vacunación masiva de la población, además de un acto de solidaridad es el único reaseguro para control de la pandemia. Tener regiones, bolsones o sectores de la población, como los jóvenes, que no se vacunen, lo único que hace es dejar reservorios donde los virus pueden circular libremente. Ese es el escenario ideal para que aparezcan variantes que puedan llegar a ser, por ejemplo, resistentes a la vacuna. Un primer impacto que se ha visto en Estados Unidos -no tengo los datos de Israel, que es donde está más avanzado- es que uno de los problemas es que la población adulta era la mayoritariamente infectada, sin embargo, en la medida que empezaron a aplicar las vacunas los reservorios empezaron a desplazarse a sectores cada vez más jóvenes…

P: Está pasando lo mismo en Israel. Casi no hay enfermos, seguro no graves, entre los vacunados, que son más que nada los de las capas de mayor edad, y la enorme mayoría de los graves hospitalizados, de menor edad, no estaban vacunados.

R: A ver, estos microorganismos, los virus, las bacterias, son extremadamente inteligentes, están en la Tierra desde mucho antes que nosotros, y cuando un territorio se les vuelve inhóspito buscan otro lugar para afianzarse. Definitivamente la vacunación es un acto comunitario, porque si no se ve como comunidad los virus lo que hacen es cambiar de reservorio, y en este caso en particular van desplazándose hacia personas más jóvenes u otras regiones del mundo. 

Las vacunas que llegan a Uruguay

P: ¿Qué opinión te merece el hecho de que las vacunas que lleguen a Uruguay sean las de Sinovac y Pfizer/BioNTech?  ¿Estás tranquilo que sean esas?  Creo que sería interesante entender cómo fue el proceso de recomendación de las vacunas a tomar en cuenta.

R: A partir de agosto se generó una comisión ad hoc con alguna gente de la comisión asesora de vacunaciones -en mi caso una de mis profesoras agregadas, la doctora María Moreno- que se empezó a reunir semanalmente para evaluar todas las vacunas potenciales, todas las que tenían ensayos clínicos avanzados. Esa comisión después se amplió y se sumó gente del GACH.Entonces comenzó una comisión amplia que se reunía muy frecuentemente y evaluaba a todas las vacunas. En función de la evaluación se decía si una vacuna podía interesarnos o no. ¿Cómo hacíamos para decidirlo? Se evaluaba la información científica que se tenía. Por ejemplo, la vacuna rusa al principio no se recomendaba porque no teníamos datos publicados. Cuando salieron, se evaluaron y se recomendó. No se trata de que elegimos una u otra, sino que fuimos viendo la información disponible y en función de ello decíamos si determinada vacuna tiene sentido usarla. Todas las vacunas que llegaron o pueden llegar a Uruguay pasaron por ese análisis exhaustivo de la información, publicada y no publicada, la que nos daban las empresas en confidencialidad también, que se sometía a un escrutinio muy severo para ver todo lo que sabíamos de esas vacunas. En función de eso se hacían las recomendaciones. 

P: Esa era la primera etapa pues.

R: Así es. Después estaba el otro proceso, en el que  no participábamos nosotros, que es qué vacuna se podían conseguir, de lo cual  se encargaban los negociadores. Pero todas las vacunas que se salieron a negociar, previamente, tuvieron el aval de la comisión científica. Por lo tanto, mi opinión es que todas las vacunas que van a llegar a Uruguay, sirven. ¿Tienen diferente eficacia? Claro que tienen diferente eficacia. ¿Tienen diferentes características? Claro que tienen diferentes características. Pero en función de eso es que nosotros definimos. Por ejemplo, se habla de que la vacuna de Sinovac tiene menos eficacia que la de Pfizer, y en el caso clínico eso es así, habría que ver si en campo es efectivamente así, pero lo que dijimos es: la menor eficacia de una vacuna, si la vacuna es buena, se compensa con una más amplia cobertura. Si nosotros logramos una mayor cobertura terminamos obteniendo el objetivo central, que es mantener a nuestra población segura. En suma, cualquiera de las vacunas que lleguen, han llegado o están por llegar, las que tenemos negociadas, pasaron por ese análisis exhaustivo y fueron aprobadas, todas son adecuadas. 

P: ¿Qué se puede contar sobre la vacuna china? Te pregunto sobre ella porque de Pfizer he publicado mucho, dado que es la que se suministra en Israel y hay muchos estudios sobre sus grandes resultados en el mundo real. 

R: Primero que, a diferencia de Pfizer, no tiene publicados todavía en una revista científica conocida los resultados de su fase 3. Nosotros lo sabemos a través de las comisiones internas y los acuerdos de confidencialidad con la empresa, nos hicieron llegar esos datos para poder avalarla en Uruguay. 

La segunda consideración es que la vacuna china, bajo la misma plataforma se ha fabricado con nombres distintos en distintos lugares del mundo, por tanto hay por lo menos cuatro nombres comerciales que son básicamente la misma vacuna. Hay datos con respecto a esta particular de Sinovac que han variado de un sitio a otro. Pasamos de la situación en Brasil, donde dio una eficacia muy baja, borderline casi con lo aceptado, poco más del 50%; a resultados como los de Turquía, que dieron 70%; y los más cercanos, que son los de Hong Kong, que la está aplicando masivamente y da por encima de 60%. Entonces, obviamente no ha tenido la divulgación de información científica que ha tenido Pfizer, sin lugar a dudas, pero se está aplicando en muchísimas poblaciones del mundo y vamos incorporando la información. Lo otro que tiene es que la de Pfizer tiene todo este tema de que es un tecnología nueva, nunca antes probada en seres humanos, con todos los miedos que eso genera…

P: Creo que ese es un punto en el que vale la pena ahondar.

R: Aunque la tecnología está en desarrollo hace años, es la primera vez que se usa en ensayos humanos tan grandes. Había algún ensayo clínico en fase 1 pero no más que eso. Es de las vacunas RNA, una tecnología que venía circulando en los laboratorios científicos y en las empresas start up de biotech durante mucho tiempo pero nunca habían llegado a los niveles de desarrollo como ser fase 3.  Es una tecnología muy particular que tiene ventajas muy grandes y que como profesor de biotecnología te diré que es disruptiva,  de esas que cambian la forma en que se desarrollan las tecnologías para el futuro. Va a revolucionar el mundo de los productos biológicos de aplicación en salud. La tecnología de Sinovac es muchísimo más tradicional, por tanto es muchísimo más conocida en cómo se comporta, por lo cual los resquemores que pueda generar son muy bajos, porque ya tenemos varias vacunas virales hechas de esa manera, con virus inactivado, como la vacuna de hepatitis A. 

 

P: ¿La vacuna china tiene algún riesgo conocido?

R: No, los riesgos que tiene son los que han ido saltando en los ensayos clínicos y son reacciones adversas absolutamente menores. No son diferentes a las que han tenido otras vacunas que se han usado en el mundo hasta ahora. 

P: Con la Pfizer hay autorización para vacunar desde los 16 años, ¿qué pasa con la china, hay limitación de edad?

R: Las limitaciones no tienen que ver con el hecho de que sean malas para otras edades sino con que no se probaron. No te olvides que cuando se autoriza una vacuna se autoriza en función del ensayo clínico que demuestra su eficacia y, por tanto, solo puede autorizar lo que se probó. Si yo no la probé en menores de 18 no puedo autorizarla para menores de 18, tengo que probarla primero. La vacuna china se probó a partir de los 18 años. De hecho, en Uruguay en la comisión asesora de vacunaciones, más allá de que había vacunas con diferentes edades, para normalizar y estandarizar, decidimos poner todas las vacunas a partir de los 18.

 

P: ¿También la Pfizer?

R: Si, en Uruguay vamos a vacunar a partir de los 18 por ahora. 

 

Ideología y resistencia a las vacunas

P: Siempre hubo gente que por ideología se oponía a vacunas, pero me cuesta creer que con otras vacunas haya habido guerras tan fuertes como ahora, ¿o estoy equivocada?

R: Hace pocos días la Universidad de la República organizó un seminario que se transmitió por YouTube, que realmente fue impactante.Allí, además de hablar algunas personas que venimos del área de desarrollo de vacunas, invitamos a un investigador de ciencias sociales español para hablar sobre el tema de la resistencia a la vacunación. Este señor contaba un poco la historia de cómo siempre las vacunas han estado acompañadas de un movimiento de gente, de mayor o menor tamaño, que se ha resistido. Y mostraba algo que a mí me resultó increíble que fue un 1º de mayo en Uruguay, a principios del siglo XX, en el cual la consigna de la clase obrera era contra la vacunación obligatoria. Así como ahora el miedo es si nos están poniendo un gen que se va a insertar adentro nuestro y nos vamos a convertir en soldados de Bill Gates y vamos a salir todos marchando y a perder nuestra capacidad de autocrítica, en otras épocas las dudas y los miedos eran otros, pero siempre ha existido un porcentaje de gente que tiene miedo. Otra cosa que me pareció interesantísima que decía este sociólogo es que está claro que frente a eso lo que hay que hacer es entablar la discusión, pero una de las tentaciones que uno tiene frente a eso, como usan mucha fake news, es a simplemente desprestigiarlos. Él decía que los estudios sociológicos recomiendan generar empatía para poderles discutir realmente por qué no es real el miedo que tienen y por qué no tiene sentido que se nieguen a vacunarse. 

P: E informar, esclarecer. 

R: Exactamente. Creo que ante la duda o la resistencia frente a la vacunación nuestro deber no es simplemente decir “No saben de lo que hablan”, sino tratar de entender de qué hablan y contestarles. 

 

¿Y los efectos negativos?

P: Uno de los argumentos que más circula en estas fake news es ese intento de implantar el miedo respecto a lo que puede pasar después, dentro de unos años, si va a crecernos un cuerno o un rabo. Por un lado creo que la lógica justifica preguntarse para qué abstenerse de vacunarse contra algo que sabemos que es letal pensando en qué puede pasar dentro de unos años; si no te vacunás te podés morir ahora. Pero aparte de eso, ¿es cierto que de hecho en la historia de las vacunas todas las posibles reacciones que hubo del cuerpo, los efectos adversos, se dieron a las semanas de la aplicación de vacuna, no años después?

R: El  problema es que decir” imposible” en biología es un contrasentido. El concepto imposible creo que no hay que usarlo. Uno tiene que usar las chances de que algo pueda suceder en un tiempo. Porque también es cierto que cuando algo te va a suceder tiene que suceder en el tiempo de vida que tenés para que tenga sentido, si no es lo mismo que si no sucede nunca. Las reacciones adversas en las vacunas, como en cualquier otro medicamento, pueden existir. Las reacciones adversas graves también pueden existir. Pero las vacunas en particular llevan ensayos clínicos de decenas de miles de personas y se prolongan a lo largo de dos años.

P: Y aquí hubo aprobación de emergencia.

R: Claro. Se llamó aprobación para uso de emergencia: después de que empieza fase 3 en algún momento se permite leer los resultados que está dando en fase 3 y, si son buenos, empezar a utilizarla. Pero el ensayo clínico continúa a lo largo de dos años. Todas las personas que se voluntariaron para los ensayos clínicos van a seguir siendo seguidas por las empresas durante dos años. Y acá no sólo que tenemos 40.000 personas a las que se les está haciendo seguimiento, sino que además existe lo que se llama fase 4, que es cuando las vacunas se empiezan a usar en la población abierta que se hace el seguimiento de todas las reacciones adversas que se puedan presentar. 

P: O sea, los experimentos fueron con mucha más gente de lo que suele incluirse en otros experimentos de vacunas , y toda esa gente está siendo seguida. Además, ya hay hay millones y millones que se han vacunado. 

R:  Ya  tenemos 221 millones de personas vacunadas en el mundo (A.J: dato actualizado al 3 de marzo) y se está haciendo fármacovigilancia, que es fase 4, se está haciendo seguimiento milimétrico, más que en otros casos anteriores por todo lo que ha tenido que ver con el desarrollo acelerado de las vacunas. Por tanto, nunca una vacuna tuvo tanto seguimiento como estas, y ya llevamos 221 millones de dosis de distintas vacunas y por ahora todo viene bien. 

Claro que puede llegar a suceder algo, sí. Todas las drogas viejas y nuevas en algún momento pueden llegar a generar alguna reacción adversa. El  asunto es cuáles son las chances de que eso suceda en función del riesgo. Hoy por hoy, no solo el beneficio supera el riesgo, sino que además 221 millones de personas dicen que las cosas están funcionando bien. Seguimos contando y seguimos evaluando las vacunas, se están evaluando todo el tiempo, fíjense que hoy por hoy el seguimiento de esta pandemia ha sido en tiempo real, si a una persona que se vacunó en Indochina le sale un granito sale publicado en todos los portales del mundo, nunca existió algo así. Realmente me cuesta pensar un reaseguro más grande para la población de que las cosas están funcionando.

 

Finalmente, también el Profesor Chabalgoity se vacunó, cuando llegó su turno. Antes de ello, cuando aún no sabía cuándo le tocaría, nos había dicho: "Ahí voy a estar al firme para recibir la vacuna que me toque. Y la que me toque va a ser la mejor vacuna que pueda recibir, ese es el elemento central a tener claro".

 

 

Ana Jerozolimski
(16 Marzo 2021 , 14:19)

Ultimas Noticias Ver más

El discurso judeofóbico en el mundo árabe
Noticias

El discurso judeofóbico en el mundo árabe

12 Abril 2021


Por Bryan Acuña Licenciado en Relaciones Internacionales de la Universidad Internacional de las Américas, especializado en la temática de Oriente Medio. Fuente: wsimag.com

Esta página fue generada en 0.0536282 segundos (30022)
2021-04-12T16:16:26-03:00