Mundo Judío

#Jewitter, o los partisanos digitales

 Por Lic. Leandro Peres Lerea. Especialista en marketing y comunicación 

El activismo comunitario ha tomado una nueva forma prescindiendo o complementando a las instituciones tradicionales. Ha traspasado fronteras y se ha establecido en las redes como un nuevo muro de defensa y hasbara, pero también de hermandad y fraternidad inéditas. 

Desde tiempos inmemoriales los judios nos hemos organizado alrededor de una kehila, templo, club, institución, barrios, ciudades o alrededor del fogón que fuere. La pandemia no resultó ser una excepción y dio origen a lo que entiendo como la primera kehila virtual de la historia. 

 

Una kehila que funciona en las redes, de forma totalmente horizontal y mayormente en Twitter donde bajo el hashtag #Jewitter, término acuñado por la usuaria @quejudia, contracción resultante entre Jew ( judio en inglés) y Twitter se dan cita voluntariamente y a toda hora un montón de activistas.

Latinoamericanos de todas las edades, filiaciones políticas, religiosas o culturales se entremezclan en una suerte de ejército partisano digital que ha influido mucho en la opinión pública que gira en redes, logrando como mínimo dar debates antes impensados e incluso sumando a la causa a no judios que orgullosamente dan debate y sin miedos defienden la postura judía siempre minoritaria.

Partisanos que a su manera hacen hasbara, lloran, aman, extrañan, rien, relacionan, debaten, comparten recetas, hacen chistes, encuestas y hasta se desean shabat shalom cada viernes. Sea lo que sea forman una kehila. Quizás sin un líder claro, mayormente sin haberse visto las caras en persona, pero una kehila cada vez más unida al fin. 

Las redes sociales son en la actualidad la principal vía de acceso a noticias y la forma más habitual de consumir información política de manera incidental nuestros muros o TL se mezclan de manera indistinta comentarios de amigos, titulares del día, publicidades y demás en un mosaico ecléctico inexplicable de forma racional, o más bien explicable sólo por el omnipresente algoritmo. 

Pero también en las redes asistimos a formas organizadas de violencia, a lógicas de organización colectiva que forjan una comunicación horizontal y democrática impensada para la organización humana tradicional.

Estos partisanos digitales cumplen un rol inesperado, para el que no se prepararon, pero al momento de tomar armas demostraron que los mismos mecanismos que favorecen la propagación de conflicto y polarización pueden facilitar dinámicas de activismo social y de comunión política aun con diferencias profundas. 

Y si me preguntan por que los llamó partisanos, es por que la letra del himno habla de un pájaro, símbolo de la libertad y casualmente logo y motivo de la red social Twitter, palabra, procedente del inglés que significa 'trinar' o 'gorjear', que es el sonido que hacen los pájaros.

Y como nada es casual en la vida y todo se mezcla los partisanos se comparaban con un pájaro encerrado. 

 

Con sangre y plomo se escribió esta canción.

No es canción de un pájaro que libre puede volar,

sino de un pueblo que entre muerte y destrucción

cantó con armas en la mano esta canción. 

 

Finalmente nos defendemos con las armas que tenemos en cada época de la historia, hoy la batalla digital tiene soldados que defiendan la causa judía.

Pues entonces Uf gozal.

 

Ultimas Noticias Ver más

Esta página fue generada en 0.0580471 segundos (15585)
2021-06-22T07:19:18-03:00