Noticias

Elecciones en Irán: resistencia local y apatía internacional

Por Manuel Ferez

Fuente: https://orientemedio.news

 

Oriente Medio News entrevistó en exclusiva a Nargis (no puede revelar su nombre completo), una activista iraní por los derechos humanos e involucrada en las luchas por la democracia y libertad contra la opresión del régimen clerical de los ayatolas. En estos momentos, tiene lugar una importante resistencia de sectores del pueblo iraní contra las inminentes elecciones que tendrán lugar el 18 de junio. Estos hechos no están cubiertos por la prensa internacional, por lo que los lectores podrán apreciar la primicia informativa.


Oriente Medio News- Estimada Nargis, muchas gracias por hablar con nosotros. Por favor, cuéntanos sobre las próximas elecciones en la República Islámica de Irán, los candidatos y sus plataformas políticas.

Nargis- Las elecciones ficticias de Irán, o como a los iraníes nos gusta llamarla, la «selección» se llevará a cabo el próximo 18 de junio. El Consejo Guardián, que es un órgano de investigación formado por 12 miembros que selecciona a los candidatos que pueden postularse para un cargo político, ha descalificado a más de 500 candidatos, dejando solo 7 candidatos presidenciales. El Consejo Guardián está compuesto por 6 clérigos, seleccionados por el Líder Supremo, y los otros 6 miembros son elegidos por el Jefe Judicial que también es seleccionado por el Líder Supremo. Las decisiones del Consejo se basan principalmente en lealtades políticas, más que en credenciales y méritos de los candidatos.

Ebrahim Raisi, el actual jefe del poder judicial, es el favorito del Ayatolá Khamenei y lo más probable es que «gane» o sea elegido en las urnas.

 Ebrahim Raisi
Raisi sólo tiene un nivel de 6º grado de educación básica y de ahí pasó al seminario islámico y comenzó a trabajar en la persecución de disidentes políticos desde el inicio de la revolución de 1979 cuando él contaba con 18 años. Es más conocido por su papel directo en la ejecución de 30.000 presos políticos. En 1988, el entonces Líder Supremo Khomeini publicó una fatwa (decreto religioso) que ordenaba la ejecución de activistas encarcelados del principal grupo de oposición de Irán, la Organización Muyahidín del Pueblo de Irán (PMOI/MEK). Raisi fue nombrado como una de las principales personas que formaba parte del comité de la muerte en Teherán, responsable de enviar a esos prisioneros a la horca. Treinta mil hombres y mujeres fueron torturados de la manera más brutal y luego ejecutados en cuestión de semanas durante el verano de 1988. Raisi y el resto de los autores de este crimen de lesa humanidad han salido impunes e incluso han sido galardonados con los máximos cargos del régimen.

Khamenei sabe que la sociedad iraní está profundamente insatisfecha con la situación actual del país. Más del 80% de la población de Irán vive en pobreza, los cheques de pago de los trabajadores se retrasan mes tras mes, la gente no puede llegar a fin de mes y el coronavirus ha devastado totalmente al país, matando a más de 300.000 personas debido a las políticas criminales del régimen y la mala gestión de la pandemia. Khamenei sabe que la posibilidad de que se repita un levantamiento y protestas en Irán en todo el país es inminente, y por eso ha elegido a uno de sus criminales más brutales para ser el próximo presidente de Irán, en un intento por asustar a la gente y aplicar la máxima represión.Los otros 6 candidatos son el ex negociador nuclear Saeed Jalili, el ex jefe del IRGC (Guardias Revolucionarias Iraníes, en sus siglas en inglés) Mohsen Rezaei, el ex diputado y legislador Alireza Zakani, el gobernador del Banco Central de Irán Abdolnasser Hemmati, el ex vicepresidente Mohsen Mehralizadeh y el legislador Amirhossein Ghazizadeh-Hashemi. La mayoría de ellos tienen antecedentes en el IRGC.

OMN- La República Islámica de Irán cuenta con elecciones presidenciales y parlamentarias, pero es difícil llamarla una democracia plena. Por favor, explícanos un poco sobre el sistema político en Irán.

Nargis- Todo el mundo en Irán sabe que no existen elecciones democráticas. En primer lugar, la Constitución Iraní establece que para ser candidato presidencial debes ser un rajol-e siasi, un término árabe que puede interpretarse como un «hombre político» o una «personalidad política», pero que es interpretado por los clérigos de Irán como un significado solo masculino, lo que significa que las mujeres nunca pueden ser presidentas en Irán. Las mujeres constituyen sólo el 5,6% de los diputados. Y como expliqué anteriormente, el Consejo Guardián selecciona a quien quiere y a quienes han demostrado la mayor lealtad a la regla Velayat-e Faqih (Líder Supremo). Las elecciones se presentan, pero son una farsa y una fachada, no hay nada democrático en ellas, y la mayoría de los iraníes se dan cuenta de ello.

OMN- ¿Por qué hay muchos iraníes llamando a boicotear las elecciones?

 Nargis- En primer lugar, porque la gente se da cuenta de que el régimen se basa en el espectáculo para su legitimidad, especialmente cuando los ojos de Occidente están mirando. A lo largo de los años, el régimen ha obligado a muchos a presentarse a las urnas al hacer amenazas que indican que si no se presentan, pueden perder sus empleos o ser expulsados de sus estudios, pero la gente siente que ya no tiene nada que perder, por lo que se mantiene en una postura desafiante. En segundo lugar, porque estas elecciones se burlan de unas elecciones democráticas y son una enorme pérdida de tiempo. Lo que es más importante, el pueblo iraní sabe que nada cambiará después de estas elecciones. Su situación seguirá siendo miserable y ninguno de estos candidatos cambiará eso.

OMN- Háblanos sobre la Revolución Verde de 2009 en Irán. ¿Cómo se conecta con la situación actual?

Nargis- Los levantamientos que estallaron en junio de 2009 comenzaron con el slogan de «¿dónde está mi voto?» A pesar de que las elecciones fueron boicoteadas por la mayoría de la gente, las personas que sí se presentaron a las urnas intentaban al menos elegir entre lo malo y lo peor. Cuando Ahmadinejad fue electo en las urnas, se creó una razón para que la gente saliera a las calles. Hay que tener en cuenta que Irán ha sido una sociedad hirviendo a fuego lento bajo las cenizas durante bastante tiempo y la situación estalla en cualquier oportunidad, ya sea con los levantamientos estudiantiles en 1999 o los resultados de las elecciones en 2009 o el aumento de los precios del combustible en 2019.

Una víbora nunca da a luz a una paloma, por lo que hablar de facciones políticas o políticos reformistas en Irán es un espejismo. La dicotomía “reformistas” y “línea dura” vuelve a ser palabras de moda creadas por el régimen porque no hay diferencia entre ambos grupos. Probablemente sea mejor ponerlo como dos facciones que luchan internamente para ver cómo aumentar mejor la línea de vida del régimen. En última instancia, corresponde a Khamenei decidir a quién quiere elegir como presidente. Si Ahmadinejad era «el hombre de las 1000 balas», Mousavi era el primer ministro de Khomeini y formaba parte de las ejecuciones masivas de presos políticos que se estaban produciendo en el momento en que era primer ministro. Amnistía Internacional expuso recientemente este hecho y reiteró que los líderes de Irán, incluido Mir-Hossein Mousavi, estaban al tanto de la masacre de la prisión de 1988.

OMN- Irán es un país heterogéneo en lo étnico y religioso ¿Cuál es la situación de las minorías en Irán? Sabemos que algunas minorías como los bahá’ís, los kurdos y otros grupos viven en una situación difícil.

Nargis- Las minorías étnicas y religiosas son de los grupos más perseguidos estructuralmente en Irán. En los últimos meses ha aumentado la presión sobre los árabes baluchis y ahvazis, junto con los kurdos y la comunidad bahaí, con detenciones masivas y sentencias muy duras.

Desde el comienzo de la Revolución, los kurdos han sido un blanco constante de la brutalidad y la represión del régimen. La presa política kurda Zeynab Jalalian está en prisión desde 2008, sometida a crueles torturas que han afectado muy gravemente a su salud. Fue condenada a cadena perpetua tras ser declarada culpable de unirse a un grupo de oposición kurdo. Ramin Hossein Panahi fue un kurdo iraní que fue ejecutado en 2018 tras ser acusado de unirse a grupos de oposición kurdos y «actuar contra la seguridad nacional». Todos los años somos testigos de la ejecución de grupos de entre 20 y 30 presos políticos kurdos.

Debido al deterioro de la situación económica en Irán y las altas tasas de desempleo, miles de kurdos en la región occidental de Irán se ven obligados a trabajar como porteadores fronterizos (kolbar). Los porteadores fronterizos transportan cargas extremadamente pesadas de mercancías a sus espaldas a través de la frontera en las zonas montañosas por un pequeño ingreso. A menudo son atacados, asesinados a tiros por el IRGC o mueren en peligrosos viajes a través de las montañas.

La minoría baluche es otro objetivo del régimen. Sistán y Baluchistán son dos de las provincias más pobres de Irán. Los baluches están bajo la presión de la pobreza y las medidas opresivas del régimen contra ellos. En marzo de este año, hubo protestas masivas en la ciudad baluche de Saravan después de que las fuerzas de seguridad de Irán abrieran fuego y mataran a docenas de portadores de combustible baluches. Los ciudadanos baluches soportan peligrosos viajes para llevar combustible al este de Pakistán para tratar de llegar a fin de mes y son atacados y asesinados por el IRGC. Las dificultades no se detienen ahí, ya que los baluches son atacados de otras maneras. El 25 de mayo, 6 hombres baluches fueron ejecutados en la prisión de Birjand después de haber sido torturados para hacer confesiones y condenados por cargos relacionados con las drogas que el régimen a menudo fabrica.

En marzo, abril y mayo, decenas de bahá’ís fueron detenidos. El ejemplo más reciente son 6 ciudadanos bahaíes que fueron condenados a un total de 73 años y 6 meses de prisión entre ellos el 19 de mayo. El régimen somete a los bahá’ís a medidas como la destrucción de cementerios, detenciones arbitrarias, allanamientos de viviendas y confiscación de bienes, despidos laborales y denegación de derechos civiles. A los estudiantes bahai a menudo se les prohíbe estudiar en la universidad.

OMN- ¿Qué sucede con la fortaleza de la sociedad civil en Irán? Los estudiantes, las mujeres, los trabajadores están luchando con la economía, pero el régimen está apoyando económicamente a otros países. ¿Hay alguna oposición?

Nargis- La sociedad civil ha intensificado recientemente su oposición al régimen iraní. Personas de todos los ámbitos de la vida y trabajadores de todos los sectores laborales organizan protestas a diario para exigir sus derechos básicos (como su salario, que a menudo se retrasa durante meses). Pensionistas/jubilados, profesores, enfermeras, estudiantes de secundaria y universitarios, trabajadores e ingenieros de empresas petroleras, trabajadores de fábricas, conductores de camiones y trabajadores son algunos de los grupos que han estado protestando a diario desde finales del año pasado. La gente está harta y organiza protestas pacíficas en cada oportunidad que se le brinda.

OMN- ¿Qué ocurre con las asociaciones de la sociedad civil en Irán? ¿Tienen algún apoyo del exterior?

Nargis- Lo que desempeña un papel importante en Irán, en particular en los últimos años, y es quizás un fenómeno nuevo en comparación con lo que vemos en otros países, son las «Unidades de Resistencia» que se han formado en todo el país. La noción con la que estamos familiarizados como «asociaciones de la sociedad civil» no existe realmente con esa esencia en Irán, ya que si se quisiera tener una asociación oficial, oficialmente o extraoficialmente el MOIS (Ministerio del Servicio de Inteligencia) tendría un representante dentro de ese grupo. Las Unidades de Resistencia se han estado formando en todo Irán en los últimos años y su papel ha sido romper el miedo en la sociedad y mantener viva la llama de la resistencia y reaccionar ante cualquier problema que se enfrente en la sociedad, ya sea una inundación donde la gente necesita ayuda, o medidas represivas en una región de Irán o la ejecución de presos políticos o de conciencia. 

Las Unidades de Resistencia son partidarias del principal grupo de oposición de Irán, el PMOI/MEK (Organización Muyahidín). Se trata de hombres y mujeres que difunden la palabra del cambio de régimen llevando a cabo actos de desafío y resistencia en todas las ciudades de Irán, alentando y organizando el levantamiento social. Por ejemplo, escriben consignas antigubernamentales en las paredes, colocan carteles antigubernamentales, derriban las imágenes y pancartas del régimen, cuelgan fotos y pancartas de la Sra. Maryam Rajavi* en puentes y carreteras de Irán.

Estas personas se están poniendo en riesgo cada vez que hacen algo así. Son verdaderamente valientes y admirables. En realidad, son ellos los que encendieron la campaña para boicotear las elecciones y la han convertido en una campaña nacional. Cuentan con el apoyo de muchos iraníes en la diáspora, así como de conocidos políticos y figuras de derechos humanos que apoyan la causa de un Irán libre. El domingo 30 de mayo, iraníes de todo el mundo celebraron un ‘tweet-a-thon’ con el hashtag #BoycottIranShamElections y el hashtag persa #رای_من_سرنگونی que significa ‘mi voto es un cambio de régimen’. Estos tuits reflejan cuántas personas apoyan a las Unidades de Resistencia y la lucha del pueblo iraní por un Irán libre.

OMN- ¿Qué quiere la sociedad iraní para el futuro? Háblanos de las esperanzas de la generación joven.

Nargis- Los iraníes simplemente quieren libertad y una república democrática, basada en el principio de la soberanía popular, quieren el fin de la era de las dictaduras, ya sea una dictadura religiosa o una monarquía, y esas cosas solo se van a conseguir con un cambio de régimen. La Sra. Maryam Rajavi ha establecido un plan de 10 puntos para el futuro del Irán; algunos de los puntos principales incluyen el establecimiento de elecciones democráticas para que el pueblo pueda elegir su gobierno, la separación de la religión y el Estado, la plena igualdad de género y la abolición de la pena de muerte. 

Creo que los jóvenes de Irán también quieren libertad. Esperan un país en el que puedan prosperar y obtener una educación adecuada sin ser sacados de la escuela para trabajar y ayudar a sus familias. Quieren ir a la universidad y estudiar lo que quieran sin preocuparse por las limitadas opciones debido a su género o las limitadas perspectivas de empleo y la alta tasa de desempleo.

Las niñas iraníes quieren protección contra la agresión sexual y un gobierno que apruebe leyes que impidan el abuso contra las mujeres no las haga cumplir. Los jóvenes quieren ser libres de ser ellos mismos, de tener acceso a internet sin filtro, de vestirse lo que quieran y de ser quienes quieran ser. Los jóvenes iraníes no quieren nada que sea demasiado diferente de lo que otros jóvenes en otros países quieren

Ultimas Noticias Ver más

¿En camino a una nueva escalada?
Israel

¿En camino a una nueva escalada?

17 Junio 2021


Desde Israel nos trae las últimas novedades Ana Jerozolimski

MiSinai
Mundo Judío

MiSinai

17 Junio 2021


Compartimos con nuestros lectores MiSinai.

Esta página fue generada en 0.0518920 segundos (12870)
2021-06-18T08:30:30-03:00