Mundo Judío

Maestros que salvaron a judíos durante el Holocausto

(Fuente: Página de Yad Vashem en español)

Primera entrega

Durante el Holocausto los judíos fueron abandonados por la mayoría de sus vecinos, que hicieron la vista gorda e incluso participaron en las persecuciones. Entre estos hubo maestros que contemplaron pasivamente como sus alumnos eran señalados, atormentados, discriminados y finalmente asesinados. Sólo pocos de ellos sintieron que su deber no era únicamente educar e inculcar valores en la clase sino también vivir de acuerdo a esos ideales. Yad Vashem ha reconocido a esos maestros como Justos de las Naciones.

 

Joseph Migneret

Francia

El director de escuela francés que rescató alumnos de su colegio

 
 

Joseph Migneret era el director de una escuela primaria pública situada en la Rue Hospitalières St. Gervais, en el corazón del barrio de Le Marais en París. Éste, conocido como el "Pletzl" en el periodo de entreguerras, era el barrio judío en el que se habían asentado muchos inmigrantes de Europa oriental.

Durante la masiva redada realizada contra los judíos de París el 16 y 17 de julio de 1942 muchos de los que habitaban en Le Marais fueron arrestados. Migneret, viendo como sus alumnos presentes y pasados eran sacados de sus casas, recluidos en condiciones deplorables y encerrados en campos antes de su deportación, se dedicó a salvar a tantos judíos como fuese posible. Se unió a una red de resistencia y comenzó a suministrar documentos falsos a judíos escapados y a esconder a otros. Sarah Traube, que había asistido a la escuela de Migneret, estuvo escondida durante dos años en su domicilio. Shlomo Fisher, otro alumno, fue ocultado por el director hasta que fue posible encontrarle un refugio seguro. Otros recibieron papeles falsificados que les permitieron llegar al sur de Francia. Otro alumno, Joseph Schulman, de 14 años, que había resultado gravemente herido durante un intento de huida de un tren destinado a Auschwitz y estaba internado bajo supervisión policial, recibió ayuda de Migneret, que lo visitaba y trató de obtener su libertad.

 
El 28 de marzo de 1990 Yad Vashem reconoció a Joseph Migneret como Justo de las Naciones.

 

Joseph Migneret con su clase

 

Elisabeth Abegg

Alemania

 

 La maestra alemana despedida por negarse a abandonar a sus alumnos
 
 
 

Elisabeth Abegg, nacida en Estrasburgo, capital de Alsacia, (actualmente en Francia), era una profesora de historia. Fue influenciada profundamente por las enseñanzas cristianas universalistas de Albert Schweitzer, el gran teólogo, humanista y médico alsaciano. Abegg se trasladó a Berlín y comenzó a enseñar en el Luisen Mädchenschule, una escuela elegante para niñas de la capital alemana. Se empeñó en inculcar en sus alumnas –muchas de las cuales provenían de hogares judíos- sus creencias humanísticas, que se centraban en la santidad de la vida humana.

Con sus alumnos

 

Cuando los nazis asumieron el poder Abegg entró en conflicto con el director nazi del colegio, recientemente nombrado. Se vio obligada a cambiar de colegio y en 1940 fue forzada a retirarse prematuramente como consecuencia de una delación. A pesar de haber sido señalada por las autoridades como poco fiable desde un punto de vista político, continuó teniendo contactos con sus amigos y exalumnos judíos. Cuando Anna Hirschberg, su amiga desde hacía 40 años fue deportada al Este, Abegg comprendió el verdadero significado de la persecución de los judíos por los nazis y decidió hacer todo lo que estuviese en su poder para salvar a otros judíos. Convirtió el apartamento de tres habitaciones y media, que compartía con su madre de 86 años y su hermana Julia, en un refugio temporal y punto de reunión para judíos que habían pasado a la clandestinidad.

En conjunción con sus camaradas del movimiento cuáquero escatimó su propia comida y la de su hermana para suministrar cartillas de racionamiento a sus protegidos; puso a la venta sus propias joyas para organizar la fuga subrepticia de Jizchak Schwersenz a Suiza,y consiguió documentos falsos para otros; se dirigió a Liselotte Pereles, la directora de una guardería en Berlín, para convencerla de que pasase a la clandestinidad con su sobrina Susi, de ocho años. La mayoría de los que acudían a su puerta pidiendo ayuda eran completos desconocidos, pero ella nunca vacilaba y asumía riesgos cada vez mayores, a pesar de que sus vecinos eran nazis activos. En 1957, al cumplir los 75 años, algunos de los supervivientes que había salvado le dedicaron una colección mimeografiada de memorias titulada "Cuando una luz penetró las tinieblas".

 
El 23 de mayo de 1967 Yad Vashem reconoció a Elisabeth Abegg como Justa de las Naciones.

Ana Jerozolimski
(19 Octubre 2021 , 13:19)

Ultimas Noticias Ver más

Un flagelo creciente: antisemitismo en los campus universitarios en Estados Unidos
Mundo Judío

Un flagelo creciente: antisemitismo en los campus universitarios en Estados Unidos

06 Diciembre 2021


Hillel Internationl y ADL exponen datos alarmantes

Hitler y Freud, y una intrigante novela
Cultura

Hitler y Freud, y una intrigante novela

06 Diciembre 2021


Por IONATAN WAS. Fotos: MARCELO (PÁJARO) SINGER

Esta página fue generada en 0.0506759 segundos (11737)
2021-12-06T14:58:15-03:00