Cultura

Visitas de novios

Por Ruben Kurin

Durante las primeras seis décadas del siglo veinte, la gente tenía la mala costumbre de buscar pareja, casarse y formar una familia. Puedo comenzar este cuentito con algo de mi propia historia, porque yo fui partícipe de “estos malos hábitos”. Recuerdo que cuando era, chico en casa de mis abuelos maternos todavía había tres hijas señoritas y “un nene”. Ellos todos, tíos míos en edad de conseguir pareja y con el deber de formar cada uno su familia y comenzar la vida.Me recibí de “paleta oficial” de todas estas parejas que, supongo en algún momento pensaron en matar a este guacho (yo) que se sentaba, por órdenes estrictas de mi abuelita querida, entre medio de ellos, tanto en el living de la casa como en el banco de la placita barrial o mismo, cuando me llevaban a la matiné del cine.

Yo era el primer sobrino varón de aquellos jovencísimos tíos que, hasta el día de hoy, los que quedan me siguen llamando “Rubencito” (me sonrío, aunque medio emocionado). Luego, ya más crecidito, supe cumplir con ese deber de acompañante oficial y eficaz cuidador de la virginidad de “las niñas” también a mis hermanitas mayores, pero ya con otra, diría yo “profesionalidad”.

Aclaro un poco esto último con un ejemplo alguna propinita para ausentarme un ratito o mirar para otro lado, en fin, como lo dije anteriormente, a ponerle más profesión al oficio de “paleta y ortiva”.Unos años más tarde me tocaría el turno a mí, pero corrí con más suerte eran los fabulosos años sesenta

El rock, el amor libre, la píldora, el mayo francés, los Beatles, el cabello largo más un montón de libertades que ponían a nuestros mayores los pelos de punta. Se metió en nuestra casa una caja de adonde salían imágenes y sonidos con noticias, modas de lo que pasaba en el resto del mundo.

Entonces la vida fue cambiando por completo dejamos de escuchar a nuestros mayores con sus historias para participar de ella.

“La mujer” dejó de ser la eterna niña, para convertirse de “ama de casa” en socia y dueña del hogar. De soltera nomás ya comenzó a experimentar tímidamente, pero con inteligencia en la casa paterna. Observante ella de los defectos que allí existían desde que el mundo es mundo para cambiarlo a piaccere. Eligiendo así lo que servía y lo que no, con su propia futura familia

Y aquí entramos nosotros, los hombres en lugar de ser los caciques de la tribu a compartir esa responsabilidad en pareja, que no fue fácil.

Pero corrí demasiado ligero pasando de largo el tema de ciertas “leyes del noviazgo en serio”, porque después estaban reservados para nosotros los hombres ciertos privilegios como ser tener “filitos”. Esta era una de las formas de llamarle a las noviecitas esporádicas o a “los permitidos” como ser, ir a las famosas “casas non santas” con la excusa de

- Bueno, él es hombre y necesita

-Porque el sexo para la mujer era pecado y para el hombre “necesario”

Lo del Dr. Freud y sus secuaces era una simple novela pornográfica pasajera que servía para escudarse a las putas

Sí eran los años sesenta y de allí vengo yo

Como antes mencioné las primeras reglas del noviazgo eran las visitas permitidas a la casa de la novia, supervisadas por algún testigo confiable (la paleta antedicha). Se usaban los martes y jueves a la noche con retiro estricto a las 22 horas. Los domingos a la tarde, en verano al parque y en invierno al cine a una matiné. Ya en los sesenta a nosotros o sea “los rebeldes peludos”, se nos regaló, luego de pelearla con “el mayo francés” y otras yerbas.

El existencialismo  proveniente de Europa fue una invasión de propuestas que irían enterrando bajo tres metros de tierra las “buenas costumbres” para siempre. En una época se le bautizó “la caja boba” a la TV hoy la llevamos en el bolsillo y sin un “Smart Phone” no estamos vivos. Se  confunden si piensan  que les voy a decir la famosa frase de los viejos “antes se vivía mejor” Si tuvieron esa impresión, no entendieron nada- 

Hoy es un mundo maravilloso así que quien no lo disfrute se lo pierde.

¡Se equivocó de bondi!

Ultimas Noticias Ver más

Un flagelo creciente: antisemitismo en los campus universitarios en Estados Unidos
Mundo Judío

Un flagelo creciente: antisemitismo en los campus universitarios en Estados Unidos

06 Diciembre 2021


Hillel Internationl y ADL exponen datos alarmantes

Hitler y Freud, y una intrigante novela
Cultura

Hitler y Freud, y una intrigante novela

06 Diciembre 2021


Por IONATAN WAS. Fotos: MARCELO (PÁJARO) SINGER

Esta página fue generada en 0.0614228 segundos (11000)
2021-12-06T14:13:33-03:00