Mundo Judío

MiSinai

Compartimos con nuestros lectores MiSinai.

No. 125
Toldot
Clickear aquí.
Horario de velas de Shabat en Montevideo, viernes 5/11  19.01   
Demás localidades ver en  www.jabad.org.uy

GENERACIONES

Por Yossy Goldman

En Sudáfrica hay una telenovela popular llamada “Generaciones”. A pesar de que el tema de la parashá de esta semana es ciertamente dramático; su significancia va más allá de las cosas de las que están hechas las telenovelas. Trata del tema candente de la continuidad judía.

“Estas son las generaciones de Itzjak hijo de Abraham”, comienza la lectura. Aprendemos del nacimiento de Iaacov y Esav, como toman caminos distintos y como, en forma indirecta, Itzjak le otorga las bendiciones importantes a Iaacov. Los comentaristas explican que esta no fue solamente una bendición sino el traspaso simbólico del legado judío a la próxima generación. Itzjak le estaba pasando la posta del destino a Iaacov. 

Hace mucho tiempo, uno de los sabios del Talmud dijo que había “aprendido mucho de sus maestros, más de sus colegas, pero mucho más de sus discípulos.” Me puedo identificar con eso. Hace un tiempo, un hombre por el que tenía mucho respeto vino a verme para discutir ciertos asuntos que quería que su rabino clarificara. Este era un hombre de negocios que había alcanzado lo máximo en su profesión, un ser humano muy inteligente y sensible, y entre otras cosas, dijo que tenía una confesión que hacer. Los rabinos no tenemos experiencia en tomar confesiones, dirigimos a la gente directamente a D-os para este tipo de cosas. Pero este hombre quiso voluntariamente compartir su desilusión personal más grande conmigo y yo estaba profundamente halagado de haber sido merecedor de su confianza.

Esta era su historia. Llegó a su casa de la boda de su hija mayor y, inexplicablemente, se puso a llorar. Su esposa le dijo “¿Por qué estás llorando? Deberías estar radiante de alegría”. El respondió, “estoy llorando porque he entregado una hija que no conozco a un hombre que no conozco.” De repente se había dado cuenta que había pasado años y años construyendo su negocio pero había dejado de lado su familia. Y de repente la hija que realmente no conocía estaba dejando el hogar familiar para siempre.

Gracias a D-os este hombre decidió corregir la situación y logró hacerlo admirablemente. Pero esta historia dejó una profunda impresión en mi.

No es sólo desde un punto de vista familiar que tenemos que conocer bien a nuestros hijos sino también desde la perspectiva de la fe judía. Tendemos a asumir erróneamente que cualquier sentimiento positivo de fe, moralidad e idishkait que absorbimos de niños de nuestros padres de alguna forma se transmitirán automáticamente a nuestros propios hijos. ¡No es asi! No sucede genéticamente. Lleva mucho trabajo duro y años de guía íntima y personal de padres dedicados.

Estamos en una generación nueva. Las influencias sobre nuestros hijos hoy son dramáticas, poderosas y no siempre placenteras. Internet, la televisión, las películas, los juegos de computadora e incluso los teléfonos celulares están haciendo a nuestros hijos más sofisticados y grandes a edades cada vez más tempranas. Si en una época la gente joven se salvaba de la prueba de la asimilación permaneciendo en un círculo social seguro, hoy uno puede hablar con cualquiera en cualquier lugar del mundo en su misma casa en la computadora a través de internet.

Trágicamente, muchachos de las mejores familias se han descarriado terriblemente. Si no transmitimos un sistema de valores sano a la próxima generación, el vacío será seguramente llenado con otros educadores dispuestos, muchos de los cuales no aprobaríamos.

La buena noticia es que nuestros hijos quieren nuestra guía. Por más autónomos que puedan parecer en verdad anhelan tener una dirección en la vida. Y al final de cuentas, lo que aprenden en la casa les dejará una impresión más duradera que lo que captan en la escuela, o me atrevo a decir, incluso en el shul.

Que la historia de mi amigo sirva de enseñanza. No espere hasta después de la boda. La continuidad judía y las generaciones futuras dependen de eso. Que D-os lo bendiga con éxito y muchas idishes najes.

LA RECOMPENSA DE LA DISCIPLINA

EL PROPÓSITO DE LA RIQUEZA

"Isaac plantó grano en esa región ese año. Cosechó cien veces más, porque D-os lo había bendecido." (Bereshit 26:12)

De una lectura atenta de la narrativa de la Torá resulta claro que los patriarcas eran empresarios astutos. Sin embargo, también es claro que se ocupaban de asuntos materiales solo con el objetivo de cumplir con la voluntad de D-os. En este caso, el verdadero objetivo de Isaac en sembrar grano era ser capaz de dar caridad a los pobres, que la Torá estipula que solo se puede dar con la producción de uno mismo. Tal como sucedió con nuestros patriarcas, cuando nuestra ocupación en la búsqueda del sustento está motivada de forma similar, somos bendecidos con éxito abrumador.

Mishné Torá, Maaser, 2:2. Likutei Sijot, vol. 5, pág. 74, basado en Pirkei de Rabi Eliézer, 33.

Génesis (Bereshit) 25:19 – 28:9

La sexta sección del libro de Génesis describe la historia (Toldot, en Hebreo) de Isaac y sus hijos, el justo Jacob y el malvado Esaú. Comienza relatando sus nacimientos, que vaticinan su futuro conflicto. Esaú, el primogénito, le vende su primogenitura a Jacob. La narrativa luego sigue a Isaac en Filistea, enfocándose en el proyecto de cavar pozos. Luego vemos a Esaú casarse. Poco después, Rebeca toma la iniciativa de engañar a Isaac para que le conceda a Jacob sus bendiciones - y con eso el futuro liderazgo del pueblo judío - en vez de a su primogénito de hecho Esaú. Luego de darse cuenta que Rebeca estaba en lo correcto, Isaac envía a Jacob a Aram para que se case con la hija de uno de sus parientes.

LA BENDICIÓN DE UN SOLDADO

Por Moshe Feller

Era un cálido día de primavera en 1995. Yo estaba en Israel visitando a mi padre, que tenía 90 años y no estaba muy bien. Estaba seriamente enfermo.

Había estado viviendo en Kfar Jabad durante unos años. Ahora, estaba yendo hacia una operación para la cual no era candidato. Aun así, esa era la única cosa que le podía salvar la vida. Así que siguió adelante con ella.

Yo estaba a su lado en la vacia sala preparatoria en el hospital, diciendo Tehilim (Salmos) y vidui (plegarias confesionales finales). La sala estaba en silencio. Sólo nosotros dos.

De repente, y esto sólo puede pasar en Israel, alguien abruptamente abre la puerta y asoma su cabeza. Era un hombre de unos cincuenta años con muchas medallas. Un oficial de alto rango, un coronel o general me parece, de la Fuerza Aerea.

- "¿Qué está buscando?"

- "Estoy buscando a mi amigo". O algo así.

- "¿Le podría dar a mi padre una berajá (bendición)?"

Se rió.

- "Quisiera que le de una bendición a mi padre."

Miró muy desconcertado.

- "Usted está en la Fuerza Aerea ¿verdad? Usted está preparado, las veinticuatro horas del dia, para dar su vida para defender a sus prójimos judios en este pais..."

- "Por supuesto."

- "Entonces por favor bendiga a mi padre. Usted tiene un poder especial. El Rebe tiene a los soldados del Ejercito de Defensa de Israel en muy alta estima. El dijo que ustedes tienen un poder especial para bendecir a sus prójimos judíos, debido a su autosacrificio para defender al pueblo de Israel."

Asi que sacó la boina de su solapa en el hombro, y la puso en su cabeza.

Lo hice repetir la bendición sacerdotal conmigo, palabra por palabra: Que D-os te bendiga y te guarde. Que D-os haga brillar Su rostro sobre ti y te dé gracia. Que D-os eleve Su rostro sobre ti y te otorgue paz.

El hombre estaba llorando.

Entonces le pregunté "¿Tuvo la oportunidad de ponerse tefilín hoy?" No.

Por lo que le puse tefilín.

Siempre llevo un par de tefilín donde quiera que vaya. Adopté el slogan de una tarjeta de crédito; "¡No salga de su casa sin ella!" Uno nunca sabe con quien se puede encontrar y el poder que un judio y una mitzvá puede desatar. Pregunto: ¿cuán remota es la posibilidad de ponerle tefilín a un judio en una vacia sala de anestesia en un rincón distante de un hospital israelí?

Rato después mi padre entró a la sala de operaciones. Falleció después de la operación, no habiendo recuperado la conciencia. Pero la última imagen que mi querido padre vio antes de dejar este mundo fue la de su hijo poniendole tefilín a un oficial de la Fuerza Aerea Israelí, el símbolo de la fuerza fisica de Israel, pero ante todo, un prójimo judio. Imagine las najes.

Mi padre puede no haber sobrevivido. Pero una cosa es cierta: la bendición del oficial y la mitzvá de tefilín tienen poder. Estoy seguro que ayudaron a alguien, en algún lado en Israel, sin mencionar la poderosa carga espiritual para el oficial mismo.

LAS PLEGARIAS DE SHABAT I

Seis días a la semana trabajamos, comemos, dormimos, hacemos ejercicio … y también rezamos. Entonces, en el séptimo día, hacemos una pausa para reconectarnos con el Creador. Pero la plegaria no es solo otro ítem más en la lista de tareas; es parte de la definición del día. Sin las presiones y distracciones de la semana, nos volvemos más contemplativos y enfocados, la actitud requerida para una plegaria real.

Dando la Bienvenida al Shabat

Cuando cae la noche, le damos la bienvenida al día sagrado con Kabalat Shabat (“La Bienvenida del Shabat”). En muchas congregaciones, este servicio comienza con seis salmos (representando los seis días de la semana), seguidos por una canción profundamente mística para recibir alegremente a la Reina Shabat, Lejá Dodí. Esta es seguida por otros dos salmos que se relacionan con el Shabat. Luego viene o una selección del Zohar que discute la dinámica mística de la entrada del Shabat, o la recitación de un capítulo de la Mishna que comprende algunas leyes básicas del Shabat, dependiendo de la costumbre.

Kabalat Shabat es seguido por el servicio nocturno estándar, adaptado al espíritu del día, incluyendo la Amidá de Shabat. Después de esto, la congregación santifica el día al unísono, con los versículos bíblicos que proclaman el Shabat. Esto es seguido por una breve plegaria de Shabat, un salmo más, y el servicio concluye con el himno Aleinu.

Algo que seguramente notará: la Amidá de los días de semana contiene 19 bendiciones; la Amidá de Shabat solo 7. Las 13 bendiciones del medio en las que pedimos a D-os por nuestras necesidades trastocarían la tranquilidad del Shabat, por lo que las reemplazamos con una bendición proclamando la santidad del Shabat y el agradecimiento a D-os por este regalo preciado.

(Nota: El mejor lugar para la plegaria es la sinagoga. ¿No puede ir? D-os escucha todas las plegarias que salen del corazón. Y es ciertamente preferible rezar en casa en Shabat que desecrar el día sagrado yendo en auto a la sinagoga.)

 

MiSinaí es una publicación de Jabad Uruguay. Pereira de la luz 1130, Montevideo.
Artículos extraídos de www.Jabad.org.uy y www.Chabad.org, publicados con permiso.
Para recibir MiSinaí por email o por whatsapp, contactar por teléfono al 2628 6770 o por mail: [email protected].

Ultimas Noticias Ver más

Un flagelo creciente: antisemitismo en los campus universitarios en Estados Unidos
Mundo Judío

Un flagelo creciente: antisemitismo en los campus universitarios en Estados Unidos

06 Diciembre 2021


Hillel Internationl y ADL exponen datos alarmantes

Hitler y Freud, y una intrigante novela
Cultura

Hitler y Freud, y una intrigante novela

06 Diciembre 2021


Por IONATAN WAS. Fotos: MARCELO (PÁJARO) SINGER

Esta página fue generada en 0.0559852 segundos (11763)
2021-12-06T15:00:02-03:00