Mundo Judío

MiSinai

Compartimos con nuestros lectores MiSinai.

No. 131
Vaiejí
Clickear aquí.
Horario de velas de Shabat en Montevideo, viernes 17/12  19.38
Demás localidades ver en  www.jabad.org.uy

INMORTALES

Por Yossy Goldman

¿Por qué la lectura de la Torá de esta semana, que describe el final de la vida de Iaakov, su muerte y su entierro , lleva el título Vaieji, "Y vivió "?

Déjenme ser parte de la famosa tradición judía de contestar una pregunta con otra. La Torá nunca declara que Iaakov murió. Simplemente dice "él expiró y se reunió con su gente. " Esto incitó a uno de los Sabios del Talmud a declarar "nuestro padre Iaakov nunca murió. " A lo cual sus colegas preguntaron, ¿"Entonces lo enterraron sin razón?" A lo cuál contesta el Talmud: "Ya que sus descendientes viven, él también vive."

La vida no termina con el sepulcro. El alma nunca muere y el trabajo hecho por hombres y mujeres en la tierra continúa viviendo mucho después de su desaparición. Más todavía, si hay continuidad, si los hijos emulan el ejemplo de sus padres, entonces los padres y maestros viven a través de ellos.

Cuando Iaakov estaba a punto de exhalar su último aliento, él llamó a sus hijos para estar a su lado. Nuestra parashá nos cuenta lo que él le dijo a cada uno de ellos. Pero la tradición oral nos cuenta lo que ocurrió detrás de escena. Al parecer, Iaakov estaba ansioso por saber si sus descendientes guardaban la fe y él les menciono esta preocupación en aquel momento. Contestaron, Shema Israel Hashem Elokeinu Hashem Ejad, "Oye Israel, el Señor es nuestro D-os, el Señor es Uno". Estaban diciendo que el D-os de Israel su padre sería siempre su D-os. Iaakov se calmó y respondió, Baruj Shem Kevod Maljuto L'olam Vaed, "Bendito sea el nombre de la gloria de su reino por siempre jamas" (o mas simple, ¡Baruj Hashem! ¡Gracias a D-os!)

Cuando todos los hijos de Iaakov continuaron fieles a su tradición, eso no fue sólo un tributo a la memoria de Iaakov, sino el regalo de la vida eterna hacia el. Su espíritu vive entre nosotros, el trabajo de su vida continúa prosperando y él está presente en este mundo mientras que su alma vive en el otro mundo.

Tuve el privilegio de asistir a la Conferencia Internacional de los Emisarios de Jabad-Lubavitch en Nueva York. En el banquete de cierre había miles de rabinos y centenares de líderes comunitarios en el gran salón de fiestas. Uno de los momentos más especiales de la velada para mí fue cuando, el director, el rabino Moshe Kotlarsky, hizo su famosa llamada a cada uno de los enviados de cada país.

Cuando mencionaron Sudáfrica me levante orgullosamente, y más orgullosamente todavía cuando invitaron a levantarse a los rabinos según la década en la que fueron enviados a sus respectivas comunidades como shlujim (emisarios) del Rebe. Un puñado de ancianos se levanto cuando mencionaron los años 40, un grupo más grande de rabinos mayores se levantó para los años 50, y así que creció a medida que pasaban las décadas. Pero cuando se llamo a quienes han salido a servir comunidades alrededor del mundo después de 1994, es decir después de la desaparición física del Rebe, centenares de jóvenes rabinos se levantaron.

En ese momento, quedo claro a cada uno de los presentes que Iaakov no murió. Pues mientras sus alumnos estén vivos, y continúen difundiendo sus enseñanzas alrededor del mundo, el Rebe esta vivo junto a ellos. Tanto si es necesario mudarse a Bielorrusia o Bangkok, Sydney o Siberia, Alaska o África, el mensaje del Rebe sigue movilizando gente, literal y espiritualmente.

Al seguir su camino, los hijos de Iaakov lo inmortalizaron. Por eso la parashá esta correctamente llamada Vaieji, "Y él vivió. " En última instancia, nuestros hijos nos hacen inmortales. Y así también nuestros alumnos, nuestros hijos espirituales. Que seamos todos merecedores de criar hijos y alumnos fieles a nuestro padre Iaakov y al D-os de Israel. Amen.

LA DIMENSIÓN INTERNA DE LA TORÁ

"Lavará sus ropas en vino." (Bereshit 49:11)

Cada vez que cumplimos un mandamiento, creamos una “vestimenta” espiritual para nuestras almas. Esas vestimentas, sin embargo, deben estar “lavadas en vino”, nuestro cumplimiento de los mandamientos debe estar impregnado de alegría.

La forma de lograr esta alegría es estudiando las dimensiones internas de la Torá, las enseñanzas del misticismo judío (Kabalá y Jasidismo), porque esta dimensión de la Torá nos inspira a amar a D-os y apegarnos a El a través de la observancia de Sus mandamientos. Es por esta razón que a este aspecto de la Torá se le llama “el vino de la Torá”.

Séfer HaMaamarim 5699, págs. 58-59; ver Torá Or 46c-d.

Génesis (Bereshit) 47:28 – 50:26

La doceava y última sección del libro de Génesis relata el último período en la vida de Jacob y la sucesión de su hijo José. Jacob vivió (Vaiejí, “y él vivió” en Hebreo) los últimos 17 años de su vida en Egipto. Además de dedicarse a la educación moral continua de sus descendientes, Jacob organizó a su familia en tribus para prepararla para su destino espiritual, y luego le otorgó a cada tribu sus características espirituales únicas. Luego de su muerte, los hijos de Jacob lo enterraron en la parcela de sepultura familiar en Hebrón. La sección culmina con la subsiguiente muerte de José y su promesa de que D-os eventualmente los llevaría de nuevo a la Tierra Prometida.

FIJARSE UN OBJETIVO

Por Yaakov Lieder

Antes de un evento los campeones deportivos ponen en práctica un método, especialmente si van a jugar contra un equipo con el que todavía no han competido. Visualizan el partido en su mente; se imaginan ganando y recibiendo el aplauso cerrado de sus seguidores. Experimentan todas las emociones y los sentimientos positivos asociados con una victoria. Interpretan mentalmente esta escena hasta que llegan a sentirse cómodos con dicha imagen y la sienten como parte de la realidad. Luego salen a jugar el partido, habiendo ya experimentado en su mente la victoria.

 Los grandes líderes ofrecen una visión a sus partidarios. Tienen la capacidad de visualizar el futuro de una manera que la persona común no es capaz de hacerlo e inspiran al hombre de la calle a compartir su visión y convertirla en realidad.

Recientemente conocí a una pareja que vivía el dolor de un matrimonio muy problemático. Cuando les sugerí que, con un esfuerzo de ambas partes, podrían llegar a tener una afectuosa y significativa relación de amor, la esposa dijo: "Eso es imposible. Llevamos catorce años de casados y los últimos diez solamente han ofrecido desdicha. ¡Esta situación nunca va a cambiar!" No estaba preparada para creer que el futuro pudiera ser diferente. "Entonces, si así fuera," le dije, "lo más probable es que el futuro sea una repetición del pasado. ¿Te gustaría que las cosas siguieran como hasta ahora?"

La respuesta inmediata fue: "Queremos un futuro mejor".

El consejo que les di fue el siguiente: empieza por visualizar el objetivo y luego trabaja en esa dirección. Cierra los ojos e imagínate, dentro de un año, en tu hogar, disfrutando de una buena relación de pareja. Describe en detalle esta atmósfera de amor y armonía, anótalo en tiempo presente, como si ya fuera una realidad. Conéctate con el sentimiento de amor y placer generado por esta maravillosa relación.

Ahora sigamos. Examina los pasos que has tomado para llegar a este punto. Sin perder de vista el resultado, retrocede un paso y, ahora que has logrado llegar hasta este punto, describe cómo será tu relación dentro de once meses. Sigue trabajando hacia atrás, mes a mes, hasta llegar al presente. Entonces programa en tu diario el momento en que vas a implementar estas acciones y cómo piensas celebrar cada una de las pequeñas victorias que irás obteniendo.

Con este objetivo en mente, tu subconsciente puede empezar a pensar que el cambio es posible y te ayudará en la tarea orientada a lograrlo. Actúa como si ya tuvieras una preciosa relación. Compórtate como parte de una cariñosa pareja, aún si todavía no has llegado a esa etapa. En otras palabras, finge hasta que puedas lograr que sea una realidad. Si crees que no estás siendo honesto, no lo pienses - aparentar es la realidad.

Esta es la clave del éxito en nuestras relaciones, en la crianza de nuestros hijos y prácticamente en todo lo que hacemos: Toma acciones que hagan una diferencia. Cuando un área de tu vida no está funcionando como a ti te gustaría que lo hiciera, empieza visualizando el objetivo. Ubica un plan de acción, empieza a trabajar en ese sentido y disfruta de un nuevo nivel de felicidad, incluso mientras todavía te encuentres recorriendo el camino hacia la concreción de tu objetivo.

¡Inténtalo, verás que funciona!

 

HAVDALÁ

Cuando la Reina Shabat parte y desciende la oscuridad, la ceremonia de Havdalá nos llena de esperanza y coraje. Havdalá significa “separación”, entre la luz y la oscuridad, entre lo sagrado y lo mundano.

La Havdalá es una experiencia multisensorial. Si hay un grupo, una persona la recita mientras que los demás participantes responden “Amen”. Va a necesitar: un libro de rezos, una copa, vino o jugo de uva, una vela (de varias mechas si hay disponible) y especias aromáticas (el clavo de olor es el más popular).

1. Llene la copa hasta el borde y un poco más. Levantela con su mano derecha (a menos que sea zurdo).

2. Recite los versículos preliminares. Haga una pausa cuando llegue a “Para los judíos hubo luz, felicidad, alegria y honor, ¡que así sea para nosotros!” y permita que todos lo digan al unísono.

3. Recite la bendición sobre el vino.

4. Baje la copa. Recite la bendición sobre las especies aromáticas. Dele a todos la oportunidad de olerlas. Su fragancia es para revivir y calmar al alma al haber partido el Shabat.

5. Recite la bendición sobre la vela. Todos miran sus uñas a la luz de la vela. En el primer sábado de noche después de la creación, la oscuridad cubrió al mundo por primera vez. D-os le dio a Adam la sabiduría de raspar dos piedras y hacer fuego, por el cual nosotros ahora agradecemos.

6. Levante la copa nuevamente y recite la bendición que concluye la Havdalá.

7. Sientese y beba por lo menos 45 cm3.

8. Apague la vela sumergiéndola en el vino que se derramó sobre el plato debajo de la copa. Muchos mojan un dedo en este vino, y lo pasan sobre los párpados.

Notas Técnicas

• Una vez que se puso el sol el sábado por la tarde, no comemos ni bebemos hasta después de la Havdalá.

• Sin embargo, si comenzó una comida con pan antes de la puesta del sol puede continuar hasta la noche.

• Toda actividad prohibida en Shabat está todavía prohibida hasta la Havdalá o hasta que diga “Bendito sea El que separa entre lo sagrado y lo mundano.”

MiSinaí es una publicación de Jabad Uruguay. Pereira de la luz 1130, Montevideo.
Artículos extraídos de www.Jabad.org.uy y www.Chabad.org, publicados con permiso.
Para recibir MiSinaí por email o por whatsapp, contactar por teléfono al 2628 6770 o por mail: [email protected]

Ultimas Noticias Ver más

La esperanza- y la advertencia- de un realista científico israelí
Entrevistas

La esperanza- y la advertencia- de un realista científico israelí

20 Enero 2022


Con el Dr. Shay Fleishon, Director Ejecutivo del BioJerusalem Center  

Esta página fue generada en 0.0498118 segundos (4096)
2022-01-21T04:30:35-03:00