Noticias

Seria crisis de gobierno en Israel. Coalición pierde la mayoría parlamentaria.

La mañana de este miércoles comenzó en Israel con una bomba política, al anunciar la jefa de la coalición, Idit Silman, diputada del partido Yemina (del Primer Ministro Naftal Benett), que decidió dejar la coalición. “Traté de hallar el común denominador”, escribió Silman. “Pero ya no puedo sobrellevar el perjuicio a los valores que son esencia y privilegio”. Y en un llamado directo al Primer Ministro, jefe de su partido, pidió sumársele para formar un gobierno alternativo “nacional, judío, sionista”.

Idit Silman (Foto: Knesset)

 

Se estima que otros miembros de Yemina podrían seguir sus pasos, por lo cual el Primer Ministro ya lleva a cabo intensos contactos.

Aún no es tarde para poner fin a la crisis y hallar una solución política a la tensión interna, pero en este momento, sin Silman cono parte de la coalición, el gobierno cuenta con solamente 60 escaños de los 120 de la Kneset.

La oposición encazada por Biniamin Netanyahu ya celebra, exhorta a otros miembros de Yemina a sumársele y se prepara para sustituir al gobierno si este realmente cae. Ello podría suceder si el gobierno no logra mayoría en una moción de desconfianza o si se decide disolver la Kneset e ir a nuevas elecciones, situación en la que el gobierno actual se convierte en gobierno de transición hasta que se forme uno nuevo luego de las elecciones.

Desde el comienzo de su camino, la coalición de gobierno en Israel encabezada por el Primer Ministro Naftali Bennett fue problemática. Compuesta por 8 partidos, muy heterogéneos, tuvo que lidiar para hallar una senda común entre líneas de izquierda, centro, derecha y un partido islamista árabe. Y cuando de fondo hay realmente temas explosivos que pueden conducir a situaciones de vida o muerte, el detonante de la crisis que podría terminar formalmente con el gobierno actual, fue la introducción o no de comida “jametz” a los hospitales de Israel durante la festividad de Pesaj.

Jametz, cabe recordar, es todo aquel alimento que no se prepara de acuerdo a las indicaciones de la religión judía para Pesaj, más que nada en lo referente a la inclusión de harina leudante y en utensilios que no han sido adaptados a los requisitos de la fiesta. Años atrás, una decisión de la Suprema Corte de Justicia determinó que no se puede hurgar en los bolsos y carteras de quienes entran a un hospital durante Pesaj, para ver si llevan o no jametz. La intención de la prohibición que hubo durante mucho tiempo en los hospitales no se refería al derecho de cada ciudadano de comer lo que desee y cuando desee, sino a no introducir jametz durante Pesaj a un hospital, ya que con eso se corre el riesgo de arruinar la limpieza que se hace siempre de cara a la fiesta, que permite a los judíos observantes o que simplemente cuidan la tradición, mantener las reglas alimenticias durante toda la semana.

El tema volvió a surgir días atrás por comentarios del Ministro de Salud Nitzan Horowitz, jefe del partido MERETZ, identificado con posturas muy liberales. Y ello, al parecer, fue demasiado ya para Idit Silman, del partido Yemina, una persona religiosa, que de todos modos a lo largo de los últimos meses tuvo que resistir numerosas presiones y manifestaciones junto a su casa, de parte del entorno que antes era el suyo propio y que luego la rechazó por optar sumarse a un gobierno que incluye partidos de izquierda y un partido árabe, que  ese sector no considera bueno para Israel.

Ana Jerozolimski
(06 Abril 2022 , 06:14)

Ultimas Noticias Ver más

 Israel: un país que resulta molesto
Israel

Israel: un país que resulta molesto

15 Mayo 2022


Por el periodista Robert Rocha

Esta página fue generada en 0.0547521 segundos (4669)
2022-05-16T05:21:26-03:00