Israel

La crisis de gobierno en Israel era sólo cuestión de tiempo

El tema aún no está cerrado, el gobierno no ha caído y no es de descartar que a último momento se halle una solución, no que le devuelva la mayoría parlamentaria pero que le permita subsistir un tiempo más, aunque ello no parece ahora muy probable.En el momento de escribir estas líneas, miércoles casi de noche en Israel, dado que una de las diputadas del partido Yemina-que es nada menos que la jefa de la coalición, Idit Silman- anunció que ya no es parte de la misma, el gobierno cuenta con solamente 60 de los 120 legisladores de la Kneset. Esto, mientras no decidan otros copartidarios de Silman dar el mismo paso que ella y así convertir automáticamente al gobierno encabezado por Naftali Bennett, de su mismo partido, en un gobierno de minoría.

Idit Silman de Yemina, hasta ahora jefa de la coalición de la que desde el miércoles 6 de abril, ya no es parte (Foto: Knesset)

 

Idit Silman y la oposición al gobierno que la apoya y le califica de “valiente e íntegra” por anunciar su abandono de la coalición,  presentan el cambio como motivado por ideología y valores.  Claro que hay también algo de eso. Pero también parece haber oportunismo de parte de Silman, quien según se ha publicado en los medios locales, pactó con el partido Likud del ex Primer Ministro Netanyahu que si él forma el próximo gobierno, ella será Ministra de Salud .Y también de parte de Netanyahu, que nunca reconoció la legitimidad de la coalición ni aceptó su propia derrota.

Entre el detonante y los problemas de fondo

Lo que pareció detonar esta crisis, fue lo que se conoce aquí como “la tormenta del jametz”, pero las verdaderas razones van más a fondo.

De todos modos, vale la pena explicar de qué se trata.

 En abril del 2020, la Suprema Corte de Justicia  decidió que prohibir entrar a hospitales con comida jametz ( o sea no apta para comer en la semana de Pesaj,la Pascua judía) y la exigencia que se cumplía en algunos de los hospitales que los guardias revisen los bolsos de los visitantes, constituyen una violación de los derechos de los pacientes a tener libertad de religión y privacidad. Cabe aclarar: libertad “de” religión, se refiere a que quien no desea cuidar los preceptos religiosos, no puede verse obligado a hacerlo al prohibírsele comer jametz dentro del hospital.

Claro que el tema es más complejo, pero no es este el lugar de analizarlo.

Semanas atrás, el Ministro de Salud Nitzan Horowitz, jefe del partido de izquierda MERETZ, se enteró que el hospital Hadassah se dispone a indicar a sus empleados que no se podrá traer comida jametz al hospital en Pesaj. Aunque aclararon que no se trata de hurgar en los bolsos de nadie ni de imponer nada por la fuerza, el ministro envió una carta a todos los hospitales exhortándoles a respetar la decisión judicial de hace 2 años. Idit Silman, una persona observante de los preceptos religiosos judíos, se refirió al tema en una sesión de la comisión de Salud del parlamento que encabeza, y dijo que la postura de Horowitz es inaceptable y que no puede seguir siendo ministro.

Pero de fondo, está clarísimo que el tema cala mucho más hondo que la discusión sobre el jametz en Pesaj. Por algo, al hablar sobre el tema en la comisión parlamentaria, Silman dijo “llega un momento en el que uno entiende”. Y su referencia es a sus discrepancias ideológicas y religiosas con algunas líneas del gobierno.

Pero detrás de todo esto hay algo muy concreto: la presión insoportable que han estado sufriendo Idit Silman y su familia desde que se formó la coalición, por parte de miembros de lo que era antes su público natural- derecha sionista religiosa, en términos generales- que manifiestan desde hace meses sin cesar frente a su casa . La han hostigado, persiguiéndola a todos lados, gritándole todo tipo de insultos tanto cuando estaba sola como  junto a sus niños y llamándola repetidamente de “traidora mugrienta” y cosas similares.

Para una persona religiosa que vive en comunidad, va a la sinagoga a rezar y tiene una tradición y una línea política desde años atrás, verse en choque permanente con todo eso, por su opción política, es complicado. Ese trasfondo, más las constantes presiones de la oposición encabezada por Netanyahu , especialmente de los políticos considerados más afines a la línea original de Yemina, y sus propias discrepancias, llevaron a su decisión de abandonar la coalición.

Los contactos para frenar la crisis

Según comentaristas en la prensa israelí, como Nadav Eyal en el portal Ynet, la verdadera tormenta interna estalló cuando en una rueda de prensa conjunta con el Secretario de Estado norteamericano Blinken, el Primer Ministro Bennett , jefe del partido Yemina al que pertenece Silman, dijo “Margen Occidental” ( o sea West Bank en inglés) en lugar de usar el término “Judea y Samaria” que es el más acostumbrado en Israel por ser la terminología judía e inclusive bíblica para referirse a la zona en cuestión. Margen Occidental suele ser considerado un concepto utillizado por la izquierda, muy lejana ideológicamente de Yemina.

En una reunión de los 5 diputados de Yemina con Bennett este miércoles, varios le reprocharon duramente al respecto, así como también sobre el hecho que parece absolutamente abocado a los temas de política exterior y no presta atención a la frágil dinámica en el ámbito parlamentario.

Bennet ha cometido claramente varios errores políticos internos al no dedicarse lo suficiente al mantenimiento de su coalición. Ahora piensa que ha logrado “parar el sangrado” y garantizar que nadie más se sume a Silman. Por ahora. Pero no es real que su gobierno logre durar mucho con solamente 60 de 120 votos en la Kneset.

Ha comenzado la cuenta regresiva hacia el fin del actual gobierno de Israel, aunque no necesariamente este será inmediato. La pregunta es cuál será el final concreto de la crisis: nuevas elecciones, formación de un nuevo gobierno sin dispersar a la Kneset actual o una situación en la que este gobierno aún logre funcionar por un tiempo, aunque sin mayoría. El anális al respecto, en una nota separada.

 

Ana Jerozolimski
(06 Abril 2022 , 15:13)

Ultimas Noticias Ver más

La lucha contra el antisemitismo no admite descanso alguno
Noticias

La lucha contra el antisemitismo no admite descanso alguno

27 Noviembre 2022


Conversación con Sergio Pikholtz, vicepresidente segundo de la DAIA, una organización que cumple 87 años en la lucha contra el antisemitismo.  Por Luciano Mondino

El primer progrom argentino plasmado en la novela Maria Domecq de Juan Forn
Mundo Judío

El primer progrom argentino plasmado en la novela Maria Domecq de Juan Forn

25 Noviembre 2022


Fuentes:  latinta.com.ar y .amia.org.ar  

Esta página fue generada en 0.1106181 segundos (14516)
2022-11-27T16:04:54-03:00