Mundo Judío

Mi Visita a Lubavitch

Fuente: https://es.chabad.org/

Por Eli Wiesel

Al comenzar este shabat es Guimmel Tammuz, se conmemora  el aniversario de la muerte del Rebe, ya pasaron  28 años. Parece que fue ayer cuando tenía mi oficina en la calle Avenida Brasil  frente a la gran foto del Rebe. Y ya pasaron tantos años, sin embargo su legado quedó en mi alma. Mi amor por el Rebe y por Jabad perdurará por los siglos de los siglos. Esa aceptación de cada judío con sus defectos y virtudes, con su cumplimiento paso a paso de mitzvot elegidas, eso es algo que me enseñó Jabad. El tiempo que trabajé allí  aprendí sobre judaísmo y sobre valores judíos. Las enseñanzas quedan en el cerebro y en el corazón. Jabad perdura mi alma. En cada lugar del mundo, donde hay un Jabad, hay una isla de judaísmo. 

Escribir un párrafo antes de publicar a Elie Wiesel es un atrevimiento de quien escribe estas líneas porque el legado del Rebe lo merece. 

Janet Rudman


 

Recuerdo y siempre recordaré mi primera visita a Lubavitch. Ocurrió hace unos treinta años. Aunque era jasid de Wizhnitz, había oído hablar de Jabad y de su renombrado líder. Como corresponsal extranjero del diario israelí “ledioth Ajaronot”, había pensado en escribir un artículo sobre la manera en que los jasidim de Lubavitch celebran la libera­ción del primer Rebe -o Alter Rebe- Schneur Zalman de Liadí, de la prisión zarista. Cuando me fui en las primeras horas de la mañana, seguía perteneciendo a Wizhnitz, pero ya estaba atrapado por algo o por alguien que uno encuentra solamente en Lubavitch.

Recuerdo: en una sinagoga que parece al mismo tiempo enorme e íntima, miles y miles de jasidim, jóvenes y viejos, de todo el mundo, bailan verticalmente, como si no se movieran de su lugar, pero forzando su ritmo a todo el universo.

Con los ojos cerrados, cantan como solo los jasidim pueden cantar. Diez veces, cincuenta veces repiten las mismas palabras, la misma melodía y la canción estalla en sus pechos y enciende mil llamas en sus ojos antes de ele­varse cada vez más alto, hasta el séptimo cie­lo, si no más alto aún, hasta la "Heijal", la fuente y santuario de todas las canciones.

El centro es el Rebe, el jasid que hay en mí lo mira maravillado. En su personalidad se mue­ve algo melancólico y profundo. Preocupante y tranquilizador al mismo tiempo. Siente lo que todos aquí sienten, ayuda a todos a alcanzar lo inalcanzable. En su presencia, uno se sien­te mas judío, más auténticamente judío. Visto por él, uno llega a un contacto más cercano con nuestro propio centro judío interior.

Soy incapaz de apartar mis ojos de él. Su mi­rada lo abarca todo y a todos. Raramente he sido testigo de tal control y preocupación por una asamblea tan grande. Miles de ojos si­guen sus movimientos más imperceptibles. Cuando habla, todo el mundo escucha sin aliento, absorbiendo cada palabra, cada sus­piro. Cuando canta, el mundo entero canta con él y con nosotros.

Recuerdo: estoy allí durante horas, en el 770 de Eastern Parkway, como en un sueño, mirando al Rebe que estaba mirando a sus seguidores. A veces sonreía y la noche se desvanecía de sus vidas. Había momentos en que parecía serio y sombrío. Y entre canción y canción, sus fervien­tes oyentes temblaban entre el temor y la espe­ranza.

De pronto, me vi a mi mismo otra vez como un niño, pasando un Shabat en la corte del Wizhnitzer Rebe. También allí las almas se con­vertían en cuerdas musicales y entonaban an­tiguas melodías.

Pero en Lubavitch es diferente. El mundo es diferente. Incontables cementerios invisibles se­paraban el pasado del presente. En Lubavitch pienso en Wizhnitz de una manera diferente. Lo que el Rebe de Lubavitch está haciendo, lo que está logrando aquí puede sentirse más allá de Lubavitch.

Eso lo entendí mucho más tarde. Cuando co­mencé a viajar por el país, descubría los emisarios del Rebe en los lugares más olvida­dos. Si no fuera por ellos y por su devoción, si no fuera por la misión que el Rebe les con­fiara en los cuarenta años de su liderazgo quién sabe cuántas almas judías se habrían perdido para nuestro pueblo.

Es parte de la grandeza del Rebe el que sepa a quién enviar, adónde y cuándo.

No todos sus logros han sido hecho públi­cos. Algunos deben permanecer secretos. Cuando sean revelados -pronto, espero- se­guramente aumentará la admiración ya exis­tente por la visión del Rebe en el terreno de la educación.

Así, el pueblo judío tiene con el Rebe una gran deuda de reconocimiento y gratitud.

Y yo también la tengo, en Lubavitch he apren­dido mucho de Lubavitch. Las conversaciones que tuve con el Rebe ya muy avanzada la noche, en los años '60 permanecen con­migo.

Si no hubiera participado en el "Jag Hagueulá" de Jabad hace unos treinta años, me pregunto si hoy sería quién soy.

Ultimas Noticias Ver más

Esta página fue generada en 0.0603292 segundos (17260)
2022-08-07T16:21:16-03:00