Mundo Judío

Un encuentro con la memoria: Dan Lande en Montevideo

La primera vez que escuché a Dan Lande fue en un farbrenguen del Rabino Eli Levy durante la pandemia. Yo ya lo seguía en twitter, y me llamaban la atención sus posteos sobre viajes a Europa del Este, pero no le presté demasiada atención. Hasta ese jueves, tarde, cuando lo escuché y lo empecé a leer con atención. Me preguntaba que hace este muchacho joven y con tantos rulos haciendo homenajes en pueblos perdidos. 

Acá abajo les explico de qué se trata el proyecto con las palabras de Dan, luego está la entrevista que le hice. 

La Ruta de las Bobes es un proyecto de viaje que busca recuperar la historia de aquellos abuelos y abuelas, que emigraron de Europa del este a la Argentina y nunca volvieron a sus pueblos. Se trata de un recorrido de homenajes con platos rotos por siete países de Europa.

Dan Lande recibe  por mail la solicitud de los interesados. Le envían el nombre del pueblo y la historia de sus abuelos. A veces son fragmentos, piezas inconexas de un rompecabezas. Otras es tan solo un recuerdo personal, algo que le contaron o una foto. Indaga, explora, busca la manera de llegar a ese rincón perdido. Y junto a esos nietos y nietas, reconstruye las piezas de los rompecabezas. Llega a la ciudad, es un nexo entre el pasado y el presente, los ojos de toda una familia que ve por primera vez donde nació su historia. Transita las calles, busca los rastros. Consigue un plato, lo rompe, lo pinta, elge el sitio del memorial y lo deja como homenaje

El 21 de febrero del 2019 rompió por accidente cinco platos que pertenecían a su abuela y habían estado por más de 70 años en mi familia. Esa noche no pudo dormir, había deshonrado la memoria de su  abuela, era un drama. Hasta que se  le ocurrió una idea: visitar los pueblos de sus abuelos, llevar un pedazo de plato roto a cada pueblo, escribir un mensaje y dejarlo como placa conmemorativa.

Sus cuatro abuelos eran polacos. Dos emigraron en el período de entreguerra buscando escapar del hambre y la miseria que se vivía en Europa. Los otros fueron sobrevivientes de la Shoa. Deportados a Siberia, pasaron la guerra prisioneros en un gulag. Nunca quisieron hablar de su vida en Europa. Nunca volvieron a Polonia.

Historias parecidas vivieron muchos abuelos y abuelas que llegaron de Bielorrusia, Ucrania, Rumania, Moldavia, Bulgaria, Lituania y Polonia.

La ruta de las bobes es un proyecto multidimensional en el que intervienen de forma impensada actores que dialogan en el tiempo. Abuelos que ya no están, los nietos que reconstruyen su historia, los locales que me reciben, también la audiencia que sigue los relatos y el viaje activamente. Todos se conectan de alguna forma.


Me entero que Dan viene a Montevideo y le escribo. Me invita a una actividad organizada por la Embajada de Polonia en Argentina y me dirijo al Parado en un frío atardecer de julio. 

Me recibe Dan con mucho afecto, con sus rulos, es imposible no reconocerlo. Se mueve ante la audiencia con mucha soltura. Explica sus experiencias en este proyecto que une gente. Veo fotos de pueblos pequeños en la pantalla y me emociono. Cuenta cómo empezó su periplo con los platos rotos de sus abuelos. La importancia de buscar de dónde venimos es una necesidad de las kishkes. Dan habla de un libro en idish que en su familia atesoran y no saben leer. 

Me encuentro al otro día en la Pasiva de 18 de julio con Dan. Tiene media hora y yo preparé un extenso cuestionario. 

¿Era real como nos contaron la separación entre los judíos del statele y los no judíos del pueblo?

No podría afirmarlo pero depende de los pueblos. Había barrios como en Buenos Aires el Once pero seguro había una interacción, no era como dos segmentos aislados. Había sastres judios y  otros que alquilaban campos a polacos. Había cuestiones de la vida que estaban separados, pero no aislados y desconectados

¿Te dijeron judío  de mierda en alguna parte, te recibieron mal?

Nunca me pasó, lo que pasó fue lo opuesto, me recibieron muy bien,, hubo gente que me hospedó en sus casas. En los pueblos hay mucha hospitalidad, tiene que ver con la actitud con la que uno va,  con la disposición que uno tiene para esos encuentros. A mí  me resulta facil  conocer gente y vincularme.  Me pasó en Rumania, Bulgaria, Polonia,Lituania, Bielorusia Ucrania, quedarme en casas de gente que no conocía, me daban comida y  en algunos casos me pagaban  el boleto del bus para la próxima ciudad. Con el proyecto, la gente se interesaba y quería saber más y yo le contaba de mis abuelos.  Me quedé en la casa de una señora y la hija, conocían a un profesor que estudiaba la historia judía de la ciudad, encontró cosas de mis abuelos y me llevaron a lugares históricos que tenían que ver con la vida judía. 

Vos hablas siempre de identidad, ¿qué significa tener el pasaporte polaco?

Es raro, yo soy hoy ciudadano polaco, pero nunca me sentí polaco, el interés por Polonia surgió hace 3 años. Me pasó estando en Polonia descubrir cosas comunes de mis abuelos que vi allá, por siglos la cultura judía influyó en la cultura polaca y al revés también. Yo caminaba por Varsovia, hoy soy parte de ese país. Hay puntos en común entre las 2 identidades, en la  música  polaca hay rasgos de música judía y en la cocina, se influenciaron mutuamente.

¿Y una fuerte, qué es para vos la identidad judía y ashkenazi a la vez?

Yo siempre me sentí judío, siempre fue  parte de mi  identidad, cuando era chico participaba más de la comunidad, hice mi bar mitzvah, fui janij, en esa etapa estaba más conectado. Me desconecté desde lo institucional. Más grande amplié y desarrollé otras actividades, generé nuevos círculos, fue posible para conocer otra gente y ampliar perspectivas. Desde el judaísmo lo familiar, las fiestas, la comida, todo eso sigue intacto. El judaísmo es  parte de mi identidad, como ser argentino.  Con la Ruta de los Bobes, me volví a conectar con el judaísmo desde lo institucional. 

¿Alguna diferencia al trato que te dieron en lugares cómo Varsovia y en los pueblos que nombraste?

En los pueblos hay esa cosa muy cercana de compartir. En las ciudades es más difícil conocer gente, en Varsovia me hospedó alguien de Polonia, empecé a averiguar, grupos de facebok en español. Me invitaron a un evento de emprendedores, empecé a ir, dí una charla ahí, cuando una persona se muda una ciudad, arrancas de 0 a establecer vínculos. Conocí gente en cafés, conocí  gente que me ayudó. En las grandes ciudades necesitas más tiempo. Yo iba y venía a Varosvia, estuve un tiempo largo y la ciudad necesita más tiempo.

¿Como fue conocer Kiev previo a la guerra? ¿Cómo era la vida?

Kiev era una fiesta en verano, toda la gente sentada en la vereda tomando. Era un poco más barato y me daba más gustos y había un clima con muchos planes, conciertos en parques. 

Cuando empezó la guerra, empecé a escribiar a mis amigos de Ucrania y fuera de ella. Me iban contgando, fue una situación dura, un dolor, gente que me hospedó.

¿Qué  cambió tu vida después  del Proyecto de las Bobes?

Vine a Uruguay. Fue un punto de quiebre en los proyectos que encaro,  empezó a ocupar un montón de tiempo y trabajo. Descubrí una forma de viajar diferente. El contenido de los viajes que se ven instagram es siempre el mismo y yo  aprendí a generar valor, yo voy a los lugares a hacer un homenaje, la gente valora mi trabajo. El hilo conductor tiene que ver con las historias que contaba y el viaje lo ponía a disposición de otros.

¿Qué significó el galardón que te otorgó la Ciudad de Buenos Aires?

Es lindo con el esfuerzo que lleva encarar el proyecto, pongo mucho de mí y no tiene financiamiento. Depende de micro sponsors. Obtener reconocimientos vale la pena

¿Qué significa para vos twitter?

Es un mundo nuevo twitter. No usaba mucho twitter, me enfocaba más en instagram.  Hace 3 años empecé a utilizar la red mucho. Es una red donde hay mucho odio, catarsis, yo no entro, me enfoco en lo que hago. Yo le saqué provecho para conocer gente genial. Si se sabe manejar las agresiones, hay gente excepcional. Pude encontrarle la vuelta haciendo cosas interesantes con gente que vale la pena. 

 

 

Esta historia del abuelo de Mateusz me quebró. Mucha gente habla cuando se hace mayor. Vean este video porque es una prueba más que los seres humanos no somos tan distintos los unos de los otros. 

rulodeviaje

en Instagram

@Dan_Lande

en Twitter 

rulodeviaje.com/bobes

Página web

Janet Rudman
(09 Julio 2022 , 16:04)

Ultimas Noticias Ver más

Esta página fue generada en 0.1087310 segundos (853)
2022-08-15T00:59:15-03:00