Cultura

Resilientes. De Westerbork a Montevideo. Una historia, un libro.

Por Simón Mario Tenzer

Simón Mario Tenzer, autor de esta nota y del libro al que está dedicada

 

 

 

He escrito un libro de 320 páginas, con 75.000 palabras, explicando cómo mis padres sobrevivieron el Holocausto y la Segunda Guerra Mundial, en Holanda (Países Bajos), llegando de Europa a Sudamérica en 1947 e instalándose en un país desconocido: Uruguay.

Al jubilarme, me dediqué casi un año en hacer este libro por dos motivos: en homenaje a mis padres y para dar a conocer al mundo la realidad que pareciera ser ignorada y deformada. 

 

Lo escribí para las nuevas generaciones, con mensaje positivo. 

Mis padres tuvieron suerte al sobrevivir de los horrores del Holocausto en Holanda, donde en cuatro días los nazis la invadieron y sometieron, cuando los holandeses creyeron que nada les iba a suceder. 

Presento con franqueza y detalle lo que mis padres directamente me relataron que vivieron en Europa y las peripecias para llegar a Uruguay, así como muchos de los acontecimientos y recuerdos de la época en que ellos llegaron a Montevideo en 1947 hasta que fallecieron, mi padre en 2005 y mi madre en 2014. Ha pasado un tiempo apropiado para la elaboración y presentación del libro.

Los padres , Adolfo Tenzer y Carla Hertzdahl

 

La escritura entreteje la historia local junto con la reconstrucción del hogar que hicieron mis padres y su ciudad natal adoptiva: Montevideo. Cada anécdota y cada punto de vista se entremezclan con lo que los historiadores llaman: antecedentes fácticos que marcan la pauta o de sensibilidad, al relatar costumbres, convivencia social y sobre cultura de la segunda mitad del siglo pasado.

Es un libro escrito desde el corazón. Una parte conmovedora del libro es la sección “Gracias, Uruguay”, refiriéndome al momento en que mi padre se convirtió en ciudadano de Uruguay. Desde Leipzig y las leyes nazis que deshumanizaron a la fuerza a los judíos, entre otras cosas, quitándoles la nacionalidad, el acto mismo de adquirir una nueva nacionalidad significaba (y significa) que un inmigrante de esa naturaleza siempre iba a ser un apátrida. La sencillez de “Gracias, Uruguay” recuerda el impulso principal del libro.

Incluyo un reportaje que le hiciera el periodista César Di Candia a mi padre.

El título del libro hace referencia a la resiliencia que tuvieron mis padres a lo largo de su vida, y al centro de tránsito Westerbork, donde primero fueron recibidos los judíos alemanes que venían a refugiarse a Holanda y luego, donde fueron concentrados los judíos que estaban en Holanda para ser enviados al este de Europa, a los campos de exterminio de Auschwitz y otros. Westerbork fue el campo de concentración y deportación más conocido y donde estuvieron mis padres. Otros fueron Herzogenbusch (Vught) y Amersfoort.

Pretendí, y creo haberlo logrado, escribir un libro de redacción simple y ameno, que puede ser leído íntegro o por partes, porque se compone de doce capítulos y algo más de 100 secciones, que presenta la vida personal de una familia que recorre una línea de tiempo de un siglo.

Puede contener algunos pequeños errores que no afectan a la esencia de los mensajes que he pretendido transmitir.  

Incluyo reflexiones personales, con las cuales se puede estar de acuerdo o discrepar. La cuestión es no estar indiferente a los hechos que han ocurrido en Europa y en Uruguay.

Un índice de capítulos y secciones, una hoja de bibliografía, casi 200 citas y un índice de ciudades, instituciones y personas referidas en el texto, muestran el esfuerzo realizado.

 

Comentarios de algunos destacados lectores

Incluyo los comentarios de cuatro personas que leyeron el libro:

Ianai Silberstein: “El libro ‘Resilientes. De Westerbork a Montevideo.’ es un homenaje a tus padres y en general a toda una generación. Además de lo sentimental, te motiva un afán de registro e información meticuloso y exhaustivo, expresas cómo están cambiando los tiempos y cómo hay cosas que quedarán sepultadas para siempre por el paso del tiempo. Seguramente en cien años tu texto será documento de algún investigador. El libro, al estar dividido en capítulos y tan explicado, se puede leer por partes, lo cual suma porque muchas veces no disponemos del tiempo suficiente. Todos en algún momento queremos volcar al papel las historias de vida que hicieron nuestra vida.”

Dr. Juan Ramón Rodríguez Puppo: “Un libro de lectura obligatoria. Lo recomiendo para todos. Su autor Simón Mario Tenzer nos da un pantallazo muy humano del mundo moderno que nos ha tocado vivir y también el de sus padres que vinieron a estas tierras escapándole a la muerte y a la guerra. Una joyita de lectura sencilla no rebuscada pero muy profunda.”

León Biller: “El libro de Simón Mario Tenzer contiene memorias, muchas anécdotas, estremecedoras, traumáticas, reveladoras, inolvidables y también simpáticas vivencias, y que, se focaliza sobre el Uruguay del siglo pasado. … Ha sido escrito con mucho brío, sentimiento y una suerte de desahogo. La obra es completamente legible y asequible en todo aspecto, seria, un poco ilustrativa y didáctica, a veces roza lo irónico con lo mordaz sin caer en la trampa de los excesos, con ligeras erratas y con un notorio cometido bastante saludable. Dentro de las discrepancias y coincidencias que hallé en sus trabajadas líneas vertidas, mis sinceras felicitaciones para el autor de las mismas.”

Teresa Porzecanski: “Un relato objetivo del largo recorrido geográfico y biográfico que cruza vidas particulares con acontecimientos históricos locales y mundiales, mostrando las condiciones y limitaciones a las que las someten, pero también las fuerzas y las resistencias con las que, de una manera u otra, las personas logran continuar avanzando, a pesar de todo. No exento de recuerdos precisos y puntuales de la infancia del autor, el relato sugiere por momentos un toque de lo íntimo y familiar, lo que le aporta la consistencia densa de "lo vivido" y enriquece la narración de los acontecimientos históricos.

Mi agradecimiento a quienes revisaron la versión preliminar e hicieron aportes: Carlos Pérez Gambini, Teresa Porzecanski, Ianai Silberstein y mis hijos.

Ultimas Noticias Ver más

Esta página fue generada en 0.0625401 segundos (9462)
2024-07-12T15:03:39-03:00