Tecnologías & Salud

Robot amigable enseña a niños en edad preescolar a hablar un segundo idioma.

Por Sara Miller

Fuente: nocamels.com

La sabiduría pedagógica común establece que cuanto más joven comienza un niño a aprender un nuevo idioma, más fácil es para él adquirirlo.

Y siguiendo esa filosofía, la startup israelí Curiosity Robotics ha creado un amigable y parlanchín robotito para enseñar inglés como lengua extranjera a niños en edad preescolar.

Aico está programado para utilizar un método de enseñanza desarrollado por la educadora británico-israelí Helen Doron, que aboga por que los niños comiencen a aprender un segundo idioma a partir de los tres meses de edad.

El método Doron argumenta que los niños que aprenden su primer idioma pueden aprender con la misma facilidad dos idiomas. De hecho, estudios demuestran que aprender dos idiomas en los primeros años puede mejorar el desarrollo cognitivo del niño en todos los aspectos.

"Somos conscientes de que antes de los cinco años, aproximadamente el 90 por ciento del cerebro se ha desarrollado. Así que entramos en esta maravillosa etapa plástica del cerebro, donde podemos llenarlo con tanta información", afirma Falene McKenna, gerente de producto de Curiosity Robotics, a NoCamels.


 "Es un momento perfecto para aprender. Definitivamente deberíamos aprovecharlo y comenzar a enseñar tan pronto como sea posible, lo más rápido que podamos".

El diminuto robot blanco es considerablemente más pequeño que un niño de tres años promedio. Tiene brazos pero no piernas y una expresiva y sonriente cara en la pantalla dentro de su cabeza.

Aico es presentado en el aula por el profesor, quien controla el dispositivo a través de una aplicación móvil.

El robot enseña inglés a los niños mediante canciones, juegos y tarjetas didácticas con palabras simples. Es una experiencia inmersiva que refleja la forma en que los niños muy pequeños adquieren el lenguaje de manera natural.

"Estamos totalmente enfocados en el aspecto natural de esto, que es algo que diría alguien", dice McKenna.
 

Cada lección sigue un formato similar de aprendizaje activo, y McKenna dice que se dan instrucciones al profesor sobre qué recursos se utilizarán para esa sesión en particular y cómo progresará. Luego, el robot se hace cargo de las tareas de enseñanza.

"Intentamos hacerlo lo más dinámico posible siguiendo la pedagogía de Helen Doron, que requiere que sea divertido y atractivo, y también activo e involucrado", explica.

"Lo enseñamos de una manera en la que se dice, 'por favor, encuentra esta tarjeta en el suelo'; 'ahora finjamos hacer esta acción o ser este animal'; 'entreguemos un objeto'", agrega.

"Se utilizan las palabras de manera activa. Así que en lugar de ser algo que aprendes y ya, lo usas de inmediato".
 

También se enfatiza mucho la interacción social, o el co-aprendizaje, durante la lección, dice McKenna. "Queremos que los niños se sumerjan, trabajen en ello, sientan que su grupo está aprendiendo juntos y que puedan ayudarse mutuamente".

Es el propio robot lo que distingue a Curiosity Robotics de otras plataformas de enseñanza digital, que solo presentan una pantalla plana con contenido variado, incluidos profesores digitales, explica McKenna.

"Hay mucha investigación que muestra que hay beneficios sociales reales al tener un robot", dice, destacando un estudio de 2017 de la Universidad Ben-Gurion del Negev.

"Si decides enseñar mediante una respuesta física total (TPR), como estamos haciendo, deseas incluir tanto movimiento, sonido y contexto adicional como sea posible cuando dices una palabra", explica McKenna, señalando que los robots pueden proporcionar una experiencia multisensorial.

Después de eso, la startup planea expandirse a otras escuelas en Israel y en el extranjero, ya que el sistema de Helen Doron ya se utiliza en más de 40 países, según afirma McKenna.

La compañía también tiene la intención de ir más allá de enseñar solo inglés y adaptar el mismo estilo pedagógico a otras materias como matemáticas y ciencias.

También se enfatiza mucho la interacción social, o el co-aprendizaje, durante la lección, dice McKenna. "Queremos que los niños se sumerjan, trabajen en ello, sientan que su grupo está aprendiendo juntos y que puedan ayudarse mutuamente".

Es el propio robot lo que distingue a Curiosity Robotics de otras plataformas de enseñanza digital, que solo presentan una pantalla plana con contenido variado, incluidos profesores digitales, explica McKenna.

"Hay mucha investigación que muestra que hay beneficios sociales reales al tener un robot", dice, destacando un estudio de 2017 de la Universidad Ben-Gurion del Negev.

"Si decides enseñar mediante una respuesta física total (TPR), como estamos haciendo, deseas incluir tanto movimiento, sonido y contexto adicional como sea posible cuando dices una palabra", explica McKenna, señalando que los robots pueden proporcionar una experiencia multisensorial.

Después de eso, la startup planea expandirse a otras escuelas en Israel y en el extranjero, ya que el sistema de Helen Doron ya se utiliza en más de 40 países, según afirma McKenna.

La compañía también tiene la intención de ir más allá de enseñar solo inglés y adaptar el mismo estilo pedagógico a otras materias como matemáticas y ciencias.
 

La plataforma realiza un seguimiento de la progresión de los niños y las lecciones, explica McKenna, "para asegurarnos de que constantemente estemos enseñando cosas nuevas, y para saber si un niño comprende o no".

Actualmente, el robot se encuentra en la etapa de prueba de concepto (demostrando que es un plan viable) en dos jardines de infancia en Israel, uno en Tirat Carmel, al norte, y otro en Ramat Gan, en las afueras de la metrópolis central de Tel Aviv.

La evaluación se realiza en el momento, enfatiza McKenna, asegurando que nunca se graba a los niños en sí.

También se enfatiza mucho la interacción social, o el co-aprendizaje, durante la lección, dice McKenna. "Queremos que los niños se sumerjan, trabajen en ello, sientan que su grupo está aprendiendo juntos y que puedan ayudarse mutuamente".

Es el propio robot lo que distingue a Curiosity Robotics de otras plataformas de enseñanza digital, que solo presentan una pantalla plana con contenido variado, incluidos profesores digitales, explica McKenna.

"Hay mucha investigación que muestra que hay beneficios sociales reales al tener un robot", dice, destacando un estudio de 2017 de la Universidad Ben-Gurion del Negev.

"Si decides enseñar mediante una respuesta física total (TPR), como estamos haciendo, deseas incluir tanto movimiento, sonido y contexto adicional como sea posible cuando dices una palabra", explica McKenna, señalando que los robots pueden proporcionar una experiencia multisensorial.

Después de eso, la startup planea expandirse a otras escuelas en Israel y en el extranjero, ya que el sistema de Helen Doron ya se utiliza en más de 40 países, según afirma McKenna.

La compañía también tiene la intención de ir más allá de enseñar solo inglés y adaptar el mismo estilo pedagógico a otras materias como matemáticas y ciencias.
 

La evaluación de los niños se realiza utilizando algoritmos diseñados por el Jefe de Ciencia de Curiosity Robotics, el Prof. Goren Gordon, quien también es responsable del Curiosity Lab.

La plataforma realiza un seguimiento de la progresión de los niños y las lecciones, explica McKenna, "para asegurarnos de que constantemente estemos enseñando cosas nuevas, y para saber si un niño comprende o no".

Actualmente, el robot se encuentra en la etapa de prueba de concepto (demostrando que es un plan viable) en dos jardines de infancia en Israel, uno en Tirat Carmel, al norte, y otro en Ramat Gan, en las afueras de la metrópolis central de Tel Aviv.

La evaluación se realiza en el momento, enfatiza McKenna, asegurando que nunca se graba a los niños en sí.
 

"Sucede como una especie de magia", dice. Insiste en que los niños que al principio están reticentes rápidamente pierden su temor una vez que Aico comienza a interactuar con ellos, y son precisamente aquellos quienes se apresuran a abrazar al robot cuando la sesión ha terminado.

De hecho, Aico recibe su nombre de las palabras japonesas "ai", que significa amor, y "komodo", que significa niño, explica McKenna.

"Tenemos un lema que dice 'impulsado por el amor y la tecnología'. Y eso es lo que queremos mantener".

 

Ultimas Noticias Ver más

El papa Francisco, Biden, Milei, Lacalle Pou y Peña condenan el terrorismo
Noticias

El papa Francisco, Biden, Milei, Lacalle Pou y Peña condenan el terrorismo

18 Julio 2024


En acto por los 30 años del atentado a AMIA Texto y fotos: Congreso Judío Latinoamericano

Uruguay en actos por trigésimo aniversario del atentado contra la AMIA
En comunidad

Uruguay en actos por trigésimo aniversario del atentado contra la AMIA

17 Julio 2024


(En base a información del Comité Central Israelita del Uruguay)

Esta página fue generada en 0.0615959 segundos (11389)
2024-07-18T16:58:08-03:00