Noticias

Los veteranos de la tecnología alimentan la innovación árabe

Fuente: nocamels.com

Por Sara Miller

En una zona del norte de Israel conocida como Wadi Ara, en la ciudad árabe de Ar’ara, se encuentra un edificio de piedra de la época del Mandato Británico.

Esta estructura recientemente renovada, una escuela abandonada que se convirtió en un lugar de reunión ilícito, es hoy el punto focal de un plan para fomentar la innovación entre la población árabe de Israel, encabezado por miembros de la comunidad.

El edificio tiene actualmente 500 metros cuadrados, pero hay planes para transformarlo en un centro regional de cultura, desarrollo económico y educación de 11.000 metros cuadrados.
 
Wadi Ara está situado en el corazón de lo que en Israel se conoce como “el Triángulo”, donde viven unas 300.000 personas en cerca de 30 comunidades árabes de distintos tamaños.
 
"Este lugar reúne a todas las comunidades, a todas las diferentes partes interesadas de la comunidad en un solo lugar", dice Zioud sobre el edificio.
 
El alcance del Garage es sólo un elemento de Hasoub. El programa también incluye Hasoub Angels, un brazo de inversión para nuevas empresas en etapa inicial, y Hasoub Labs, un centro de innovación donde, según la organización, "las nuevas ideas se transforman en realidad".
 
La organización de base fue fundada en 2014 por Zioud y Hasan Abo-Sally, ambos veteranos de la industria israelí de alta tecnología que querían fomentar la innovación en su propia comunidad.
 
“Estamos tratando de aprovechar el potencial de la sociedad árabe para atraer un ecosistema empresarial y atraer la financiación necesaria. Para que la gente pueda invertir y dar más acceso a la financiación a nuestros emprendedores”, afirma Zioud.
 
Esos inversores –que dan tiempo y dinero– proceden del mundo empresarial israelí. Los socios de Hasoub incluyen Vintage Investment Partners, con sede en Herzliya; el Grupo Afifi, una empresa de transporte, viajes e inversiones con sede en Nazaret; Appleseeds, una ONG israelí que trabaja para desarrollar el sector tecnológico en comunidades económicamente desfavorecidas; y MassChallenge Jerusalem, una organización sin fines de lucro que crea conexiones entre nuevas empresas e instituciones en el mundo de la alta tecnología.
 
"El objetivo de Hasoub Labs es crear un canal con más emprendedores y realmente llevar el talento árabe a su máximo potencial", dice Zioud.


 
Construyendo puentes
 
Zioud explica que para los jóvenes árabes que ingresan al campo de la alta tecnología, uno de los mayores desafíos es superar la falta de redes, que, según él, sus homólogos judíos a menudo disfrutan, como a través de relaciones formadas durante el servicio militar o conexiones existentes en los Estados Unidos. .
 
"Se necesita mucho tiempo" para establecer estas redes, afirma. "Creo que estamos muy atrasados ​​en términos de tiempo".
 
Como tal, además de obtener el apoyo israelí, Hasoub mira más allá. Este año, la organización realizará una gira de seis nuevas empresas a Alemania para reunirse con funcionarios gubernamentales y líderes tecnológicos en Berlín y Frankfurt.
 
El viaje sigue a uno similar el año pasado, cuando Hasoub llevó a un conjunto diferente de empresas a Londres para mostrar su trabajo. Fue un proyecto conjunto con la Embajada Británica en Israel, que en 2011 abrió su propio Centro Tecnológico Israelí en el Reino Unido para impulsar los negocios en Gran Bretaña mediante el uso de tecnología israelí.
 
En Londres, dice Zioud, los empresarios se reunieron con representantes de organizaciones gubernamentales, instituciones, universidades y aceleradores. Hubo reuniones con “muchas, muchas, muchas partes interesadas” y espera repetir ese éxito en Alemania a finales de septiembre. Y para el año que viene tiene la vista puesta en Nueva York y Silicon Valley.
 
Hasoub no es el único proyecto israelí destinado a reforzar a la comunidad árabe en el mundo de la alta tecnología. En la Jerusalén Oriental predominantemente árabe, Israel ha establecido otro centro de innovación, con la misión de impulsar el empleo entre la comunidad.
 
Uno de los involucrados en los esfuerzos en Jerusalén Oriental es el veterano empresario israelí Erel Margalit, que ya ha establecido centros tecnológicos en la capital, Tel Aviv y Galilea.
 
"Esto ha sido un salvavidas para permitir que los jóvenes de Jerusalén Este se integren en la sociedad israelí", dice Margalit a NoCamels.
 
A lo largo de los años, dice, su organización ha trabajado con miles de jóvenes en Jerusalén Este. Margalit dice que su inversión en el proyecto es igualada por el municipio.
 
“Estos niños sólo necesitan una oportunidad, una idea de lo que puede ser”, explica Margalit. “Cuando ven algunos de estos centros de excelencia, su imaginación funciona. Es más que lo que sucede en la escuela”.
 
Esfuerzo local
 
Este año, Hasoub acogerá su quinta conferencia anual. El año pasado, dice Zioud, asistieron 1.200 personas, lejos del pequeño proyecto que él y Abo-Sally comenzaron hace menos de una década.
 
"Empezamos muy pequeños", dice. “La primera fase consistió en generar conciencia sobre todo el asunto. Luego comenzamos a construir comunidades. Hoy tenemos comunidades en el campus, tenemos una comunidad de emprendedores. Y ahora estamos entrando en una nueva fase”.
 
Esa nueva fase incluye 18 millones de shekels en financiación durante cinco años de la Autoridad de Innovación de Israel, una rama del gobierno encargada de apoyar la investigación y el desarrollo dentro del país.
 
Y algunas de las nuevas empresas incubadas y aceleradas en Hasoub ya están causando sensación, en Israel y en el extranjero. Estos incluyen Haat Delivery, una empresa de entrega de alimentos creada por Hasan Abasi, nativo de Umm al-Fahm y ex empleado de Google.
 
La empresa se especializa en la entrega de alimentos a lugares sin nombres de calles ni números de casas, un fenómeno común en las comunidades árabes. Y, a diferencia de muchos otros servicios basados ​​en aplicaciones, acepta efectivo y tarjetas de crédito.
 
Haat, dice Zioud, ha recaudado 15 millones de dólares en financiación hasta el momento y ahora se está expandiendo en los territorios palestinos y en Marruecos. La empresa fue una de las que se unió a Hasoub en el viaje a Londres de 2022.

Para Zioud, el proyecto Hasoub es de la comunidad árabe, para la comunidad.

“En cada evento que hacemos, en cada programa que hacemos, la comunidad está muy involucrada; son voluntarios, son los beneficiarios. Sienten que es suyo. Están contribuyendo y se están beneficiando”.


 
 

Ultimas Noticias Ver más

Shani Goren, entre la libertad y la preocupación
Entrevistas

Shani Goren, entre la libertad y la preocupación

16 Junio 2024


La joven israelo-uruguaya que volvió de Gaza, pero aún no logra volver a la normalidad

Esta página fue generada en 0.1014199 segundos (8666)
2024-06-17T13:41:47-03:00