Noticias

A tres años de los Acuerdos de Abraham

Por Israel Kasnett

Fuente: JNS

Han transcurrido casi tres años desde la firma de los Acuerdos de Abraham en el césped de la Casa Blanca. Todo parecía progresar sin contratiempos hasta el mes pasado, cuando una visita prevista del Ministro de Asuntos Exteriores israelí, Eli Cohen, a Bahréin fue pospuesta debido a “cuestiones de programación”.
 
Esto desencadenó preocupaciones de que la relación de Israel con Manama sea inestable. Los críticos en ese momento culparon del supuesto enfriamiento de las relaciones a la política de seguridad de Israel en Judea y Samaria, los conflictos entre israelíes y palestinos en Huwara e incidentes como el ascenso de ministros del gobierno al Monte del Templo.
 

Sin embargo, la realidad parece alejarse de esta narrativa. Aunque no se proporcionó ninguna explicación concreta sobre la pospuesta visita de Cohen, es evidente que los vínculos diplomáticos, económicos y de seguridad entre las dos naciones están progresando de manera mutuamente satisfactoria.
 
Eitan Na'eh, embajador de Israel en Bahréin, dijo a JNS que si bien todavía hay oposición a los Acuerdos en el Estado del Golfo, "estamos viendo que esas cifras están disminuyendo".
 

Además, los opositores al acuerdo de normalización “tienden a alzar la voz debido al resultado positivo de los Acuerdos, por lo que optamos por verlo desde una perspectiva positiva”, dijo.
 

El impacto de los Acuerdos está repercutiendo en toda la región, incluso en países con los que Israel no tiene relaciones actualmente, dijo Na’eh.
 
"Hay un nuevo discurso y narrativa sobre Israel, en el que algunos líderes de pensamiento árabes e incluso funcionarios gubernamentales hablan y escriben sobre cómo Israel es una gran parte de esta región y su arquitectura económica, energética, de comunicación y de seguridad", dijo. Los titulares recientes sobre un inminente acuerdo de normalización entre Israel y Arabia Saudita han estado acompañados de titulares sobre la relación saudí-palestina y las demandas y condiciones que los palestinos están tratando de establecer con respecto a cualquier futuro acuerdo saudí con Israel.
 
Sin embargo, una encuesta encargada por el Instituto de Washington para la Política del Cercano Oriente y realizada en julio por el Centro Palestino de Opinión Pública muestra un contraste significativo entre los puntos de vista palestinos y los de los pueblos de los países árabes, así como diferencias entre los propios palestinos.
 
Una encuesta realizada en abril encontró que un promedio de sólo el 16% de los encuestados en los países árabes consideraban los Acuerdos de Abraham como “algo” o “muy” positivos para la región. En particular, las actitudes en Gaza y Jerusalén oriental fueron marcadamente diferentes: el 47% en Gaza y el 63% en Jerusalén oriental expresaron una visión positiva del impacto regional del Acuerdo.
Según Frances McDonough, asistente de investigación de WINEP, en la encuesta de julio “una sólida mayoría en los tres lugares (58% en Gaza, 61% en Cisjordania y 64% en Jerusalén Oriental) está de acuerdo con la siguiente afirmación: 'Los árabes Los gobiernos están descuidando a los palestinos y empezando a hacerse amigos de Israel, porque piensan que los palestinos deberían estar más dispuestos a llegar a acuerdos'”.
 
Curiosamente, según McDonough, “un número significativo de habitantes de Gaza y algunos cisjordanos están de acuerdo en que el liderazgo palestino debería normalizarse con Israel si Arabia Saudita lo hiciera”.
 
Si bien la encuesta de abril mostró una menor aprobación de los Acuerdos, parece que eso está cambiando lentamente y que cada vez más personas en los países árabes y musulmanes se están entusiasmando con la idea de que Israel es un aliado, no un enemigo.
 
Houda Nonoo, ex embajadora de Bahréin en Estados Unidos, dijo a JNS: “Como ocurre con cualquier cambio, algunas personas tardan más en aclimatarse que otras, y eso también lo hemos visto aquí”. Sin embargo, dijo que la atención debería centrarse en el “impulso positivo” y en “cómo hay entusiasmo en el aire y anticipación por todo lo que los Acuerdos de Abraham pueden traer al pueblo de Bahréin e Israel”.
Y añadió: “Creo que el objetivo de los Acuerdos de Abraham sigue siendo el mismo: traer paz y prosperidad para todos nosotros. Continuaremos viendo un enfoque en las asociaciones económicas y comerciales, así como en el turismo y las actividades entre personas”.
Nonoo dijo a JNS que está entusiasmada por el creciente interés en los intercambios académicos entre los dos países.
"Estamos viendo más colaboración e intercambios en el sector de la salud, que también es muy prometedor", añadió. "Mientras miramos hacia la siguiente fase de la relación entre Bahréin e Israel, me entusiasma la oportunidad de seguir compartiendo conocimientos y recursos".
 
Nonoo es optimista sobre el futuro. “Cada día, a medida que más y más bahreiníes e israelíes interactúan entre sí, más y más personas se sienten cómodas con el cambio, ¡y eso es una victoria!” ella dijo.
 
"Creo que el tercer aniversario de los Acuerdos de Abraham es el más significativo hasta ahora", añadió. "Los primeros dos años se trataron de sentar las bases en la diplomacia, los negocios, el turismo y las relaciones entre pueblos, pero el año pasado se trató de promover esas relaciones para crear una región más integrada".
 
Expresó su esperanza de que el cuarto año continuara con el impulso.
 
“Los Acuerdos de Abraham marcaron el comienzo de un nuevo capítulo para Medio Oriente y estamos viendo su impacto positivo no sólo en los países firmantes sino en la región en general. Una región más integrada brinda más oportunidades para todos nosotros, especialmente para los jóvenes de la región”, dijo.
 
Según Na’eh, la pandemia de coronavirus jugó un papel importante en algunos de los reveses que enfrentaron Israel y Bahréin, “ya ​​que condujo a un comienzo más lento debido a que las economías estuvieron cerradas por períodos de tiempo”.
 
“Sin embargo”, continuó, “fue emocionante que después de que se levantaron los bloqueos y se reanudaron los negocios, Israel tuvo acceso a tres nuevos mercados como resultado de los Acuerdos: Bahrein, Marruecos y los Emiratos Árabes Unidos. De manera similar, estos tres tenían acceso al mercado israelí”.
 
Los Acuerdos de Abraham son el primer paso hacia un Oriente Medio más integrado, afirmó.
 
“Durante los últimos tres años, hemos visto el impacto que los viajes a Israel han tenido en los bahreiníes. A menudo me reúno con ellos después de sus viajes y comparten historias sobre su experiencia al conocer a israelíes, probar la cocina israelí y aprender sobre su cultura. Observan cómo cambió su percepción de Israel y su pueblo después de su visita, y espero que cada vez más personas de Bahréin (y de la región en general) visiten y vean cuál es el verdadero Israel”.
 
Na’eh dijo que, al mirar hacia el futuro, se siente inspirado por la cantidad de jóvenes entusiasmados con las oportunidades que se avecinan y por los muchos empresarios que viajan de un lado a otro.
 
"Pronto veremos más esfuerzos para aumentar el turismo de ambas partes, más asociaciones comerciales y comerciales, y conectividad por tierra, aire y mar", afirmó. "Para nuestro éxito es fundamental la colaboración, aprovechar la tecnología y otras capacidades para resolver los problemas actuales y futuros y crear nuevas oportunidades".
 
Otros países también han tenido éxito gracias a los Acuerdos.
 
Según la teniente de alcalde de Jerusalén, Fleur Hassan-Nahoum, “Mientras que los dos primeros años se dedicaron a celebrar las muchas ‘primicias’, el año pasado se trató de concretar las relaciones establecidas y centrarse en una región más integrada”.
 
La primera cohorte de FemForward MENA reunió a mujeres del sector tecnológico de Marruecos e Israel, dijo. El programa se lanzó hace tres años para abordar la falta de oportunidades de avance profesional para las mujeres.
 
"Esperamos lanzar cohortes adicionales con mujeres de Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos también", dijo.
 
Ahmed Bin Sulayem, presidente ejecutivo y director ejecutivo del Dubai Multi Commodities Center (DMCC), dijo que Dubai se está "convirtiendo rápidamente en el próximo gran centro global para que los israelíes hagan negocios".
 
"Esto se refleja en el creciente número de empresas israelíes que se instalan en Dubai, y vemos el impacto todos los días en el DMCC, donde ha habido un aumento del 42% en nuevos miembros israelíes desde principios de este año", dijo.
 
Dorian Barak, cofundador del Consejo Empresarial EAU-Israel, también parece optimista sobre la futura relación de Israel con los países del Golfo.
 
"Superaremos con creces los 3.000 millones de dólares en comercio bilateral en 2023, y esto no incluye gran parte del comercio que los israelíes realizan a través de los Emiratos Árabes Unidos con contrapartes en todo el mundo árabe, el sur de Asia y más allá", dijo. “El comercio de Israel con, dentro y a través de los Emiratos Árabes Unidos, es decir. La medida total de la relación comercial ciertamente superará los 5 mil millones de dólares para 2025”, predijo.
 
Avi Melamed, un ex funcionario de inteligencia israelí, dijo: “Israel ahora tiene verdaderos socios en los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein, lo que ha llevado a muchas colaboraciones comerciales orgánicas entre israelíes y ciudadanos de otros países del CCG. Es una cuestión de cuándo (no de si) Omán, Qatar y Arabia Saudita establecerán relaciones con Israel mientras todos trabajamos juntos hacia esta visión de un Medio Oriente integrado”.
 
 

Ultimas Noticias Ver más

Shani Goren, entre la libertad y la preocupación
Entrevistas

Shani Goren, entre la libertad y la preocupación

16 Junio 2024


La joven israelo-uruguaya que volvió de Gaza, pero aún no logra volver a la normalidad

Esta página fue generada en 0.0698318 segundos (9307)
2024-06-17T14:49:01-03:00