Noticias

Un año después de la revolución Mahsa en Irán

 por Reza Parchizadeh

La muerte de Mahsa Amini a manos de la policía religiosa de Irán el año pasado desencadenó un levantamiento popular que buscaba liberalizar y democratizar el país. Sin embargo, la revolución fue cooptada por los pahlavistas y el régimen islamista pudo restablecer el control. ¿Se ha perdido totalmente la causa de la libertad?

La famosa policía religiosa de Ran arrestó a Jina (Mahsa) Amini, de 22 años, por no usar el hijab correctamente. Fue golpeada y luego murió después de caer en coma, lo que provocó protestas nacionales sin precedentes contra el régimen islamista que ha estado en el poder desde 1979.
 
El lema “Jin, Jiyan, Azadî” (Mujer, Vida, Libertad) resonó en todo Irán y dio nombre al movimiento. Las mujeres salieron por miles. A ellos también se les unieron jóvenes. El régimen quedó atrapado en sus talones.
 
¿Por qué los jóvenes protestan en Irán?


El 16 de septiembre se cumple el primer aniversario de la muerte de Amini y del comienzo del levantamiento popular. Ésta es una buena ocasión para plantear cuestiones fundamentales. ¿Qué ha ocurrido tras la muerte de Amini? ¿El levantamiento popular ha cambiado a Irán? ¿Se ha debilitado el régimen islamista o ha logrado recuperarse?
 
¿Quiénes son los manifestantes?
 
La Revolución Mujer, Vida y Libertad no fue la expresión de un movimiento político unificado. No todo el mundo se opone al régimen islamista por las mismas razones, y participaron personas de todos los sectores políticos imaginables. La oposición está dividida, sin embargo, en dos campos principales, que podemos identificar como la oposición “progresista” y la “reaccionaria”.
 
El pluralismo es el único camino a seguir para la democracia iraní
Estas personas suelen expresar sus demandas a través de manifestaciones callejeras y pretenden establecer un sistema político que tenga en cuenta la democracia liberal, el gobierno representativo, la diversidad étnica y cultural y la descentralización y circulación del poder.
 
El campo reaccionario, por otra parte, es autoritario. Está compuesto en gran parte por pahlavistas, que afirman representar el legado político de Mohammad Reza Pahlavi.
 
Mohammad Reza Pahlavi gobernó Irán como monarca, o Shah, de 1941 a 1979, con respaldo occidental. Aunque el régimen del Sha era prooccidental, de ninguna manera era democrático. Afirmó un estricto control sobre la sociedad iraní mientras enriquecía al Sha y sus aliados vendiendo petróleo en el extranjero. El Shah buscó modernizar el país promoviendo costumbres seculares sin perder el control del poder. Esto enajenó a muchos iraníes, precipitando la revolución de 1979 que condujo a una toma islamista del país bajo el liderazgo del ayatolá Ruhollah Jomeini.
 
Los secretos sucios sobre cómo Reza Shah destruyó Irán

Después de la revolución, muchos de los partidarios ricos del Sha huyeron a Estados Unidos. Estos emigrados forman ahora una comunidad influyente en la costa oeste de Estados Unidos. Su líder informal es Reza Pahlavi, el heredero del Sha. El grupo encuentra una plataforma para sus puntos de vista en una industria multimillonaria de medios de comunicación en idioma persa en el extranjero que mantiene viva la memoria de los “Buenos viejos tiempos”.
 
En mi opinión, y en la de muchos otros analistas y activistas prodemocracia, la función principal de los pahlavistas es hacer retroceder las aspiraciones democráticas y a los activistas democráticos en nombre del régimen. Se hacen pasar como si no trabajaran para hacer avanzar la agenda del régimen sino que actuaran dentro de los límites de la oposición. Al hacerlo, esperan ganar legitimidad entre el pueblo iraní y la comunidad internacional.
 
Sin embargo, los pahlavistas también pueden tener una función secundaria y más sutil. Algunos de aquellos que ocupan posiciones de poder dentro del régimen podrían esperar utilizar a los pahlavistas como plan B. 
 
Es decir, si el régimen llega a un punto sin retorno y está a punto de caer, esas elites pueden utilizar a los pahlavistas para facilitar la llegada de Reza. La ascensión de Pahlavi al trono para que puedan conservar sus privilegios. Es decir, la élite islamista podría aferrarse a la legitimidad del monarca, tal como lo hizo la élite franquista de España después de la restauración de la monarquía de ese país.
 
Reza Pahlavi se encuentra ahora en una posición similar a la de Juan Carlos a principios de los años 1970, y hay signos evidentes de que al menos partes de la Guardia Revolucionaria y del aparato de seguridad del régimen lo promueven a expensas de los activistas por la democracia. El propio Pahlavi ha dicho abiertamente que está en contacto con la Guardia Revolucionaria. Incluso ha proclamado repetidamente que los manifestantes contra el régimen deben abrazar al CGRI en lugar de luchar contra él y que los Guardias deben seguir empleados en posiciones de poder después de la caída de la República Islámica.
 
Lo que está claro, entonces, es que el campo reaccionario no representa las demandas de la gente común y corriente y de aquellos que quieren democracia, sino los intereses del poder y la riqueza dentro y fuera de Irán.
 
El ascenso y la caída de una revolución

La Revolución Mujer, Vida y Libertad en su apogeo tuvo dos etapas principales. A la primera la llamo la “verdadera revolución”. En esa etapa, la democracia era la aspiración central de los revolucionarios. Los activistas se centraron en derribar todo el sistema de la República Islámica, liberar a las mujeres y empoderar a los grupos de personas desfavorecidas.
 
La revolución fue verdaderamente posmoderna y sus características resultaron profundamente diferentes de las revoluciones clásicas. Lo más importante de todo es que no tenía liderazgo individual ni grupal. Más bien, sus numerosos líderes estaban dispersos por todo el país y el mundo, pero estaban estrechamente conectados horizontalmente a través de Internet y redes locales. Los manifestantes utilizaron estos canales para intercambiar ideas y planificar manifestaciones. Organizaron estrategias de defensa mientras el régimen lanzaba una brutal represión. Diferentes capas de la sociedad dentro y fuera de Irán se coordinaron entre sí para enfrentar a la República Islámica y hacerle saber al mundo que los iraníes querían establecer la democracia.
 
En esta etapa, los ideales más progresistas e igualitarios estaban en el centro de la revolución. La emancipación de la mujer estaba en primer plano, junto con la liberación de las minorías sexuales. Los revolucionarios defendieron el pluralismo, el multiculturalismo y la multietnicidad. Su objetivo era transformar la estructura de poder históricamente centralizada de Irán mediante la transferencia de la gobernanza en Irán. Exigieron el Estado de derecho y los derechos civiles y políticos, que se aplicarían a todas las personas por igual, independientemente de su origen y procedencia. Por estas y muchas otras razones, la Revolución Mujer, Vida y Libertad podría haber sido la revolución más progresista en la historia moderna del mundo hasta el momento.
 
Pero este auge de ideas revolucionarias no iba a durar. La etapa inicial de la revolución dio paso a lo que yo llamo la “falsa revolución”. La Guardia Revolucionaria promovió a los pahlavistas como una organización fachada y buscó frenar las aspiraciones democráticas del levantamiento e impulsar la revolución popular en una dirección antidemocrática.
 
Los pahlavistas intentaron imponer un liderazgo dictatorial de arriba hacia abajo a los diversos pueblos y grupos revolucionarios. Abusaron –verbalmente y a veces físicamente– de los críticos de Reza Pahlavi llamándolos “izquierdistas” y “separatistas”. Contrariamente al pluralismo y progresismo que caracterizaron la auténtica revolución, los pahlavistas propusieron ideas reaccionarias como el patriarcado, la monarquía absolutista y el nacionalismo extremo.
 
Cuando fracasó su intento de convertir al príncipe playboy en un líder carismático, los agentes de influencia del régimen, explotando los principales medios de comunicación persas en el extranjero, hicieron todo lo posible para crear un consejo de celebridades centrado en Reza Pahlavi para liderar la revolución en curso. Sin embargo, la mayoría de estas personas, incluido el propio Reza Pahlavi, no tenían una conexión orgánica con los manifestantes en Irán ni la experiencia y los conocimientos necesarios para afrontar una situación revolucionaria. Como resultado, pronto se vieron reducidos a luchas internas mordaces que llevaron al colapso del consejo de celebridades.
 
La pseudorrevolución pahlavista no logró ganar impulso. Sólo logró quitarle la vida a la auténtica revolución. La marginación de los activistas a favor de la democracia hizo que los manifestantes en el terreno perdieran la motivación para manifestarse y luchar contra el régimen. Esto le dio a la República Islámica suficiente tiempo para hacer las paces con sus adversarios extranjeros, reprimir la mayoría de las protestas internas y salir del abismo.
 
Entonces, ¿qué hemos ganado con este choque de ideas?


La Revolución Mujer, Vida, Libertad tiene importantes implicaciones estratégicas para el futuro. Lo más importante es que ha expuesto plenamente el abismo insalvable entre las fuerzas libertarias y autoritarias entre los opositores al régimen. Antes de la revolución, esta brecha no quedó plenamente expuesta, ya que varias tendencias sólo se involucraban en batallas retóricas de rutina. Pero la revolución obligó a todos a defender sus valores y puso a prueba su conducta en el campo de acción. Los pahlavistas y reaccionarios ya no pueden hacerse pasar por revolucionarios de manera creíble.
 
 

Ultimas Noticias Ver más

Shani Goren, entre la libertad y la preocupación
Entrevistas

Shani Goren, entre la libertad y la preocupación

16 Junio 2024


La joven israelo-uruguaya que volvió de Gaza, pero aún no logra volver a la normalidad

Esta página fue generada en 0.0517459 segundos (9287)
2024-06-17T14:47:46-03:00