Noticias

Así fue que tres secuestrados fueron confundidos por terroristas y eliminados por soldados israelíes

Los secuestrados trataron de avisar a los soldados 

 

 

 

Este jueves por la noche, las Fuerzas de Defensa de Israel publicaron los resultados de la investigación del trágico incidente ocurrido hace casi dos semanas, en el que tres civiles israelíes secuestrados por Hamas, que lograron huir, fueron confundidos por terroristas y baleados mortalmente por los propios soldados israelíes. Las conclusiones fueron presentadas días atrás por el Jefe del Comando Sur General Yaron Finkelman al Jefe del Estado Mayor de  Tzahal Teniente General Herzi Halevi. Y tras su presentación personalmente a las familias de los tres –  Alon Shamriz,Yotam Haim y Samer Talalka- se las publicó para conocimiento de la ciudadanía israelí.

El texto que publicamos a continuación es la traducció de las conclusiones tal cual fueron expuestas por el portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI).

 

 

El 15 de diciembre de 2023, durante intensos días de combates en Shejaiya, un soldado de las FDI disparó hacia tres figuras identificadas como amenazas, alcanzando a dos de los rehenes, que murieron. La tercera figura huyó.

 

Los comandantes dieron órdenes de cesar el fuego para identificar a la tercera figura. Después de aproximadamente 15 minutos, el comandante del batallón escuchó gritos en hebreo de "¡ayuda!" y "¡me están disparando!", y emitió órdenes adicionales de cesar el fuego, llamando en hebreo "ven hacia nosotros". La figura salió de un edificio hacia las fuerzas. Dos soldados, que no escucharon la orden debido al ruido de un tanque cercano, dispararon y mataron al tercer rehén.

 

De la investigación y el análisis de los hallazgos y las imágenes aéreas del área, se reveló que los rehenes caminaban sin camisa y uno de ellos agitaba una bandera blanca, ubicándose en un punto con visibilidad limitada en relación con la posición del soldado que disparó.

 

Al final del evento, después de despejar y escanear el área, surgió la sospecha de que las personas eran rehenes. Los cuerpos fueron trasladados para su examen en Israel, después de lo cual se confirmó que eran tres rehenes israelíes.

 

Antes del evento, el 10 de diciembre de 2023, se encontró una nota con la palabra “hatzílu” en hebreo (“socorro” o “auxilio”)  en la salida de un túnel terrorista en el área de Shejaiya. Junto a la nota, se encontró la identificación de un operativo de Hamás. La nota fue examinada, pero no se obtuvo información que la vinculara con la presencia de rehenes en la zona. Las fuerzas en el terreno la consideraron como un intento de Hamás de engañar y atraer a las fuerzas hacia una emboscada.

Además, el 10 de diciembre de 2023, tropas del Batallón de Reconocimiento Golani operaron en el área de Shejaiya y entraron en varios edificios para localizar terroristas y armas. Las fuerzas entraron en un edificio y enviaron un perro de la Unidad "Oketz" K-9 para la detección de explosivos. Se desató una batalla en la que los terroristas dispararon al perro y hacia las fuerzas desde dentro del edificio. Las fuerzas respondieron disparando hacia las fuentes de los disparos y eliminaron a un terrorista en el área.

 

Durante la batalla llevada a cabo por el Batallón de Reconocimiento Golani, los comandantes de las fuerzas escucharon gritos de ayuda en hebreo: "¡ayuda!" y "¡rehenes!" desde dentro del edificio. Las fuerzas interpretaron esto como un intento de engaño por parte de los terroristas. La unidad de ingeniería que operaba con la fuerza identificó el edificio como sospechoso de estar cargado de explosivos, por lo que la fuerza se abstuvo de ingresar. Algunas de las fuerzas escucharon los gritos pero sospecharon que era un intento de los terroristas de atraer a las fuerzas dentro del edificio para hacerles daño, como había sucedido en el pasado.

 

Basándose en estas sospechas, las fuerzas salieron del edificio y dirigieron el fuego desde helicópteros y tanques hacia el edificio y la zona. En estos ataques, se asumió que fueron eliminados cinco terroristas que intentaban escapar.

 

De los escaneos realizados en el edificio después del incidente de disparos el 15 de diciembre de 2023, se encontró una cámara en el perro de la Unidad K-9 "Oketz" que fue asesinado. Los hallazgos indican que los rehenes estaban en el edificio donde operaba la fuerza, y los terroristas que fueron eliminados eran quienes tenían a los rehenes. En las imágenes encontradas en la cámara del perro, no se ve a los rehenes, pero se escuchan sus voces pidiendo ayuda. Al final de la batalla, después de que los terroristas que tenían a los rehenes fueron eliminados, los rehenes probablemente huyeron del edificio.

 

En la mañana del 14 de diciembre de 2023, se identificaron signos con las palabras "SOS" y "Ayuda, 3 rehenes" mediante imágenes de un dron en un edificio a 200 metros de donde fueron muertos los rehenes. Cerca del edificio, se divisaron barriles azules comúnmente encontrados en áreas preparadas, que las fuerzas encontraron en el área de Shejaiya, por lo que se sospechó que era una trampa.

Conclusiones de la investigación:

 

La investigación reveló que los rangos de mando tenían información sobre la presencia de rehenes en el área de Shejaiya e incluso tomaron medidas para evitar ataques a lugares sospechosos de tener rehenes en su interior. En este caso, no había inteligencia sobre ninguno de los edificios donde se encontraban los rehenes. Además, como parte de las evaluaciones sobre el tema, las brigadas de fuerzas especiales estaban preparadas en cada zona de combate, disponibles de inmediato para intervenir en caso de que una fuerza identificara un edificio con rehenes en su interior. Sin embargo, hubo una conciencia insuficiente entre las tropas en el terreno acerca de la posibilidad que rehenes llegaran a las fuerzas de las FDI o que los soldados se topen con rehenes durante el despeje de edificios como parte del combate y no como parte de una operación especial para liberar rehenes.

 


Soldados de las FDI involucrados en el incidente experimentaron situaciones de combate complejas en los días previos al incidente y se encontraban en un estado de alta alerta por una amenaza. Durante las batallas, se encontraron con engaños por parte del enemigo e intentos de atraerlos a trampas y edificios cargados de explosivos.

Resumen del Jefe de Estado Mayor:

El Jefe del Estado Mayor General concluyó que fue un evento difícil con resultados muy complicados. Las FDI fallaron en su misión de rescatar a los rehenes en este evento. Toda la cadena de mando se siente responsable de este evento difícil, lamenta este resultado y comparte el dolor de las familias de los tres rehenes.

El Jefe de Estado Mayor determinó que los disparos a los rehenes podrían haberse evitado. Además, el Jefe de Estado Mayor aclaró que no hubo malicia en el evento y que los soldados llevaron a cabo la acción correcta según su comprensión del evento en ese momento.

El Jefe de Estado Mayor enfatizó la máxima importancia de adherirse a los procedimientos operativos regulares. En una situación donde no hay una amenaza inmediata y la identificación del enemigo no es clara, es necesario tomarse un momento antes de disparar. Esta acción es necesaria para evitar, entre otras cosas, incidentes en los que nuestras fuerzas disparan contra nuestras propias fuerzas. En este caso, los tres rehenes no se movían amenazadoramente y sostenían una bandera blanca; por lo tanto, lo correcto era confirmar la identificación antes de disparar. Las condiciones bajo presión y el entorno operativo dificultaron que los soldados implementaran estos aspectos.

El Jefe de Estado Mayor resumió y dijo: "El disparo a los rehenes no debería haber ocurrido; este disparo no se ajustó al riesgo y la situación. Sin embargo, se llevó a cabo en circunstancias complejas y en condiciones de combate intensas bajo una amenaza prolongada. Nosotros, los comandantes, debemos asegurarnos de que las instrucciones operativas sean claras y de que la operación de las fuerzas en el campo considere aspectos adicionales, que se expresan en la aplicación del juicio de los soldados y comandantes en el campo. Los procedimientos operativos estándar son necesarios, y también están destinados a protegernos, para que no matemos a nuestras propias fuerzas. Estos establecen y afectan decisiones trascendentales, como ocurrió en este evento".

El Jefe de Estado Mayor habló sobre las lecciones necesarias sobre la comunicación entre el Comando de Inteligencia Operativa para el Regreso de los Rehenes, a cargo del MG (Res.) Nitzan Alon, al Comando del Sur y las brigadas en el campo, haciendo hincapié en mejorar la comunicación, transferir información del comando a las fuerzas y reportar signos sospechosos de la presencia de rehenes desde el campo al comando.

El Jefe de Estado Mayor instruyó a todos los comandantes a aprender las lecciones del incidente y transmitirlas inmediatamente a las fuerzas combatientes para prevenir la recurrencia de casos similares en la medida de lo posible. Además, instruyó que se eleve la conciencia entre las fuerzas en el campo sobre la presencia de rehenes en la zona de combate, incluyendo sus ubicaciones, fotografías y hallazgos diversos sobre ellos.

El Jefe de Estado Mayor señaló que la investigación fue exhaustiva y profunda y se llevó a cabo durante el combate debido a los resultados difíciles y la obligación de extraer lecciones de inmediato para la continuación de la lucha.

Los hallazgos fueron presentados a las familias de los rehenes. Las FDI comparten el dolor de las familias y continuarán acompañándolas.

Ana Jerozolimski
(28 Diciembre 2023 , 23:59)

Ultimas Noticias Ver más

Lula está rabioso
Israel

Lula está rabioso

24 Febrero 2024


por Danilo Arbilla Publicado en "El País" de Uruguay

MiSinai
Mundo Judío

MiSinai

22 Febrero 2024


 Cómo Elegir un Líder - Lo Sublime y lo Mundano - La Alegría de una Mitzvá - Consolar a los Dolientes            

Esta página fue generada en 0.0508721 segundos (3966)
2024-02-25T06:05:23-03:00