Noticias

Cómo Irán abandonó a la OLP a favor de Hamás

 Por Reza Parchizadeh, escribe  en el Middle East Forum, es un teórico político, analista de seguridad y crítico cultural.

Fuente: https://www.meforum.org/

Cuando el Ayatolá Ruhollah Khomeini lideró la Revolución Islámica de 1979, uno de sus primeros actos fue abrazar a la Organización para la Liberación de Palestina (OLP). Invitó al líder de la OLP, Yasser Arafat, a Teherán, donde su gobierno homenajeó al líder terrorista regalándole el edificio que Israel utilizaba hasta entonces como embajada de facto. Arafat declaró que Irán era su "segundo hogar". Ciertamente, hubo una convergencia de ideas entre Khomeini y Arafat. El 8 de septiembre de 1982, Khomeini emitió un decreto instando a todos los musulmanes del mundo a "conquistar Qods [Jerusalén]" y a "borrar a Israel de la faz de la Tierra".

La radio "Voz de la Revolución Islámica" de Khomeini retrataba a Arafat como central para los intereses revolucionarios. "La revolución iraní solo puede ser salvaguardada si recordamos enviar ayuda a los luchadores por la libertad en todo el mundo", afirmaba. "Ciertamente, al enviar hombres para luchar codo a codo con los combatientes en los frentes islámicos, la OLP ocupará una posición especial".

Esa relación duraría casi una década hasta que, en 1988, Arafat comenzó a negociar con Israel. A esto le siguieron los Acuerdos de Oslo. Para cuando Arafat murió en 2004, Ali Khamenei, sucesor de Khomeini como líder supremo, vilipendiaba abiertamente a Arafat como "un traidor y un tonto".

El chiismo era solo uno de los pilares de la Revolución Islámica de Irán; el izquierdismo que dominaba los círculos intelectuales iraníes era otro. Para 1998, Khamenei aparentemente concluyó que el nacionalismo izquierdista de la OLP había llegado a su fin. Ya no podía depender de Fatah, la facción más grande de la OLP, para impulsar la agenda de Teherán. Si el régimen iraní iba a cumplir su objetivo de destruir a Israel, los islamistas necesitarían reformular su narrativa como una lucha religiosa. A partir de entonces, Khamenei y otros islamistas enfatizarían que, contrariamente a las afirmaciones de Arafat y los árabes, la cuestión palestina no era solo un problema palestino, sino también el "problema del mundo islámico". Esta formulación buscaba evitar limitar la cuestión palestina a una sola nacionalidad o etnia.

Khamenei desarrolló esta idea en su sermón del 31 de diciembre de 1999. "Desde mi presidencia [1981-89], tuve este argumento constante con algunos países árabes. Planteé un punto [sobre el rechazo de Israel], pero sus gobiernos decían que no eran más palestinos que los propios palestinos. Y continuaban diciendo que se debía hacer lo que quisieran los palestinos".
Principio del formulario
 

Para la República Islámica, Hamás se convirtió en la solución perfecta. El grupo satisfacía una necesidad iraní. Nacido de los Hermanos Musulmanes, adoptó una visión apocalíptica similar a la de la República Islámica, a pesar de las diferencias sectarias. Su carta fundacional establecía como objetivo la eliminación de Israel, no simplemente por razones palestinas o nacionalistas árabes, sino por el propio Islam. Como explicaba la carta, "Es necesario inculcar en las mentes de las generaciones musulmanas que el problema palestino es un problema religioso y debe abordarse sobre esta base".

Solo tres años después de la muerte de Arafat, Hamás se había vuelto tan poderoso que expulsó a Fatah de la Franja de Gaza. La victoria de Hamás, con el estímulo de Teherán, consolidó el enfoque apocalíptico islamista hacia Israel en todo el mundo islámico.

La apuesta iraní por Hamás continúa. Aunque Hamás dirigió sus ataques terroristas del 7 de octubre de 2023 contra judíos, fortalecerse a los ojos de los palestinos de Cisjordania fue una motivación adicional, especialmente dado el contexto en el que los palestinos maniobran para suceder al octogenario Mahmoud Abbas.
 

El gobierno israelí tiene razón al exigir la completa exclusión de Hamás de Gaza. El grupo comparte un vínculo ideológico con los islamistas iraníes y marcha en sintonía con ellos. Los responsables de políticas pueden debatir si Hamás es un proxy completo, pero esto pasa por alto el punto principal. Teherán no necesita comandar a Hamás porque el régimen iraní sabe que Hamás comparte sus objetivos.

La guerra fría entre Irán y los árabes se remonta a décadas, si no siglos. La disputa entre Hamás y Fatah no es simplemente el resultado de una disputa política intrapalestina, sino que representa la guerra fría entre Irán y los árabes en el territorio palestino. Mientras muchos árabes querían poner fin al conflicto con Israel, los islamistas iraníes seguirán luchando contra el Estado judío hasta el último palestino. Hamás es simplemente su agente más reciente.


 

Ultimas Noticias Ver más

El papa Francisco, Biden, Milei, Lacalle Pou y Peña condenan el terrorismo
Noticias

El papa Francisco, Biden, Milei, Lacalle Pou y Peña condenan el terrorismo

18 Julio 2024


En acto por los 30 años del atentado a AMIA Texto y fotos: Congreso Judío Latinoamericano

Uruguay en actos por trigésimo aniversario del atentado contra la AMIA
En comunidad

Uruguay en actos por trigésimo aniversario del atentado contra la AMIA

17 Julio 2024


(En base a información del Comité Central Israelita del Uruguay)

Esta página fue generada en 0.0538189 segundos (7331)
2024-07-19T09:46:20-03:00