Entrevistas

Con Rocío de Llano, entre el trabajo en Presidencia y el viaje a los escenarios de la Shoá

Rocío de Llano, Profesora de Historia egresada del IPA, trabaja desde hace 38 años en la Presidencia de la República , de los cuales 33 han sido en Ceremonial y Protocolo, donde continúa también hoy desempeñando sus funciones. Pero para nosotros es, ante todo, una gran compañera de viaje. En mayo Rocío fue una de las participantes en el grupo uruguayo “Memoria y Dignidad” que bajo la guía del Dr. Mario Sinay y la dirección de Rita Vinocur, realizó un viaje de estudios a Polonia.

Sobre todo esto es nuestra entrevista.

 

P: Rocío, es un gusto tener la oportunidad de volver a conversar contigo. Aunque estamos en contacto desde el viaje a Polonia, esta es una oportunidad de conocer un poco más a fondo tu trayectoria, en tu trabajo tan original, así como lo que te motivó a participar en el grupo “Memoria y Dignidad”. En el viaje éramos 40, la mayoría uruguayos judíos y algunos no judíos, lo cual de entrada me pareció algo muy especial y emotivo, que ustedes quieran participar.  Si bien no tengo dudas que saber sobre la Shoá es tocar una de las grande tragedias de la humanidad, no solamente del pueblo judío, creo que es muy relevante preguntarte por qué decidiste participar.

R: Desde hace muchos años estoy vinculada al tema judío y quería hacer un viaje a Polonia, pero a visitar los lugares importantes no sólo del Holocausto sino también de la vida judía antes de la 2a. Guerra Mundial. 

Todos los viajes que encontraba tanto desde Uruguay como desde Europa sólo hacían una visita a Auschwitz y me parecía muy turística, como una atracción más. No era la idea que tenía. Entonces el Centro Recordatorio del Holocausto de Uruguay publica en Facebook “Nos vamos a Polonia”. ¡No lo podía creer!.

Me informé, y era el viaje que yo quería! Y así se fue concretando todo y me sumé al grupo que compartimos contigo y con Gisela Spinola, mi amiga de la vida.

P:  Gisela tan querida, gran amiga de añares. ¿Cuál era antes tu vínculo con el tema judío (sé que es un poco grande y al mismo tiempo simplista este término) , digamos con la colectividad, con el mundo judío? 

R: A los 17 años estudiábamos con Gisela nuestra carrera de Profesorado de Historia, y ella ya comenzaba a estar vinculada con el tema, y así yo me fui involucrando también. Ella con los años se hizo experta y le ha dedicado su vida,  yo me considero simpatizante de la causa. 

Viajé a Israel en el año 2017, fue espectacular!. Y ahora  este viaje a Polonia

otra experiencia única. No sólo por el viaje en sí, si no también por el maravilloso grupo que formamos con nuestros compañeros.

El grupo uruguayo Memoria y Dignidad junto al monumento al Heroísmo de los combatientes en el levantamiento del ghetto de Varsovia

 

P: Así es, muchos sentimos como si nos conociéramos de toda la vida. ¿Hay cosas que se entienden distinto después de haber estado en Polonia en lo que fueron los escenarios de la Shoá?

R: Si, por supuesto. Estar en los lugares tan emblemáticos del sufrimiento de los judíos en el Holocausto fue muy estremecedor. Visitar los lugares donde estuvieron el gueto de Varsovia, de Lodz, entre tantos otros… También recorrer lo que fue la vida de los judíos antes de la llegada de los nazis al poder. Todo fue muy impactante. 

Además,  hacerlo con el grupo, de los cuales todos o la enorme mayoría de los judíos que lo integraban eran hijos o nietos de sobrevivientes. Eso también fue muy especial y emotivo. Y de la mano de un guía experto como Mario Sinay, también hizo la diferencia.

 

P: ¿Qué te dejó ese viaje?

R: Es una pregunta difícil de responder. Fue tanta la información recibida que procesarla llevó mucho tiempo, y aún lo sigo haciendo. Pero puedo decir que en varios sentidos el viaje a Polonia marcó un antes y un después. Conocer el sufrimiento extremo que padecieron esos seres humanos, la crueldad a la enésima potencia desarrollada por los nazis y sus secuaces, la indiferencia de los no judíos y de los gobiernos del mundo que miraron para otro lado, fue muy duro.

También está la otra cara, los justos del mundo que ayudaron a los judíos y en muchos casos lograron salvarlos de una muerte segura.

Y por sobre todo, el poder de resiliencia de los sobrevivientes que lograron seguir adelante habiendo perdido todo absolutamente todo, y formaron sus familias, rehicieron sus vidas. Eso es un enorme ejemplo.

Y los teníamos allí a nuestro lado; a los hijos, nietos, sobrinos de los sobrevivientes que llegaron a Uruguay a forjarse un futuro.

P: Los propios judíos decíamos que a pesar de lo que uno lee y aprende toda la vida, estar allí sorprende…¿tú también lo sentiste? 

R: Si, sorprende. Viajamos al corazón del horror, reconocimos lugares que estaban tal y como eran hace 80 años atrás, por ejemplo el Campo de Exterminio de Majdanek en Lublín, el campo de exterminio de Birkenau…

No sé, estar pisando los mismos lugares por los que pasaron millones de seres indefensos camino a la muerte, fue muy fuerte.

P: ¿Te es posible dar ejemplos concretos de cosas que vimos/viste y aprendimos, que dirías simbolizan todo el horror?

R: En la pregunta anterior mencioné dos lugares, Majdanek y Birkenau, las escaleras de Auschwitz gastadas por el trajinar de tanta y tanta gente que pasó por ellas. Me dirás que muchos turistas lo visitan por año, pero me impactó verlas porque antes que los turistas, pasaron por ellas miles y miles de desgracias humanas.

El Monumento al Corazón roto. Otro  espanto pergeñado por los nazis con los niños polacos. Chelmno con sus interminables fosas humanas...el  bosque de Lupojowa.

El monumento del corazón partido, por los niños asesinados

 

P: Y tanto, tanto más…

R: Sin duda ninguna

Doble homenaje . Los compañeros no judíos del grupo, en Treblinka. Ellos homenajeados por el grupo todo por ser parte nuestra y ellos honrando la memoria de las víctimas.

 

Un trabajo poco común

P: Rocío, creo que tu trabajo debe ser de los más originales del país. Y no sólo del país. Reiteremos el título formal y en qué consiste.

R: Sin dudas que es un trabajo muy interesante, original y variado. Trabajo en la Presidencia de la República Oriental del Uruguay desde hace 38 años y en la Dirección de Ceremonial y Protocolo de Presidencia desde hace 33 años.

Cuando pasé a prestar funciones allí la oficina se denominaba Relaciones Públicas y Ceremonial, y años después se cambió por Ceremonial y Protocolo.

Y fundamentalmente atendemos todo lo que compete al Ceremonial y al Protocolo de Estado en la Presidencia. Trabajamos muy vinculados con  las máximas autoridades, y también damos asesoramiento a otras dependencias no sólo de la Presidencia sino de todo el país.

 

P: Imagino que esto no es una película de enseñar buenos modales a los presidentes ¿no? Debe ser algo más que indicarles cómo actuar en la mesa de una cena oficial …

R: Por supuesto, Ana. Básicamente nuestro trabajo es ordenar y organizar desde nuestro lugar y competencia, las ceremonias públicas a las que asiste el Sr. Presidente de la República, Sr. Secretario y Prosecretario de la Presidencia, si así lo requieren.

También hemos co-organizado importantes reuniones de carácter internacional como las Cumbres del Mercosur, la Cumbre Iberoamericana de Presidentes y Jefes de Estado y de Gobierno, la Reunión de Gobernadores del BID, entre muchas otras, siempre cuando la sede fue en Montevideo. 

Y una de las visitas más importantes en la que me tocó trabajar fue la del Papa Juan Pablo II en sus dos viajes pastorales a Uruguay en los años 1987 y 1988.

Es un trabajo apasionante, para el cual hay que prepararse mucho, de gran responsabilidad,  y yo lo he realizado durante estos últimos 35 años

 

P: ¿Cómo ha sido la historia de este trabajo? ¿Cómo llegaste a él? Me cuesta imaginarlo siquiera.

R: Comencé muy joven, ingresé en el año 1985 con el restablecimiento de la Democracia en el Uruguay. 

Los años anteriores desde 1980 en adelante fueron muy fermentales. Con el Plebiscito constitucional en que ganó el NO y luego la posterior reapertura que comenzó a darse lentamente hasta llegar a las elecciones de noviembre de 1984 y la llegada a la Presidencia del Dr. Julio Ma. Sanguinetti el 1° de marzo de 1985.

 

Con el Presidente Sanguinetti y su esposa la Profesora Marta Canessa

 

 

P: ¿Entonces has trabajado con todos los Presidentes de la democracia recuperada?

R: Así es. Ingresé en el año 1985 con 22 años de edad, y trabajé con todos los Presidentes desde ese año a la fecha. Con Julio Ma. Sanguinetti en las dos presidencias, Luis Alberto Lacalle, Jorge Batlle, Tabaré Vázquez en sus dos presidencias, José Mujica y Luis Lacalle Pou en este momento.

Y seguramente -si todo va bien-  transitaré unos meses del próximo período que comenzará el 1° de marzo del 2025, y luego me retiro con la satisfacción del deber cumplido.

Con el entonces Presidente Luis Alberto Lacalle Herrera
Con el equipo de Presidencia, el día de la asunción del Presidente Luis Lacalle Pou

 

P: Impresionante. Cada ser humano es un mundo y sin duda también ha habido grandes diferencias entre los  6 presidentes de la democracia recuperada . ¿Qué comparaciones podrías hacer? Lo pregunto, suponiendo que hay cosas que no corresponde que comentes, que no lo harías.

R: Mira Ana, por supuesto que como con cualquier persona, siempre tienes más afinidades personales con unos que con otros, pero en el trabajo somos todos los miembros del equipo muy profesionales y trabajamos con la misma dedicación, esmero y cumplimiento del deber con todos. No hay diferencias.

Siempre digo que lo que más he rescatado de todos ellos es la sencillez como personas y el carácter profundamente democrático con el que han encarado la primera magistratura. 

Me siento una gran privilegiada por la oportunidad de haber trabajado con ellos y poner mi granito de arena para que, desde mi competencia, ayudar a que las actividades salgan bien, correctas y con dignidad republicana.

Con el entonces Presidente Dr. Tabaré Vázquez

 

P: Dicho sea de paso ¿en un cargo así tenés que comprometerte a no revelar cosas personales del presidente y su familia?

R: Nosotros no firmamos ningún documento de confidencialidad, pero la misma está implícita en el desarrollo de nuestra función. En eso no hay debate. Si no sería imposible haber trabajado tantos años al lado de los N° 1 del país.

 

P: ¿Hay casos en los que te parece superfluo el cargo, innecesario?

R: Para nada. Es un cargo necesario porque si no sería un caos.

 Imagínate, por poner un ejemplo; una reunión muy importante, con muchas autoridades o invitados del extranjero. Si no se organiza bien, sale mal. Y el que queda mal parado es el Presidente. Ese es nuestro norte. Saber que estamos trabajando con y para la persona que ostenta el cargo más importante del país. Y tenemos que estar a la altura, siempre.

Y para eso hay que prepararse mucho, estudiar, adquirir experiencia, y no quedarse.

 

P: ¿Cómo es la relación diaria con el Presidente? El carácter de cada uno influye mucho seguramente.

R: Si por supuesto, en general son siempre afables y agradables. En muchos casos convivimos mucho por organizar o acompañar a actividades en el interior, y creamos lazos lindos de mutua confianza. Nos conocen, confían en nosotros y saben que damos lo mejor.

 

P: ¿Es muy distinta en general la imagen que la gente tiene del Presidente de la República de turno y la que tú podés tener conociéndolo de cerca?

R: Generalmente sí. Porque el contacto casi cotidiano te hace conocer facetas que tal vez la gente no percibe. Pero eso es lógico, como te pasaría con cualquier persona en relación de dependencia.

Pero siempre rescato y agradezco el enorme privilegio que ha sido y es para mí trabajar y aprender al lado de ellos.

 

P: Tu propia posición política, que debés tener como todo ciudadano ¿nunca fue una consideración al permanecer en el cargo con cambios de gobierno?

R: No, para nada. Vivimos en un país que es un ejemplo de Democracia en el mundo entero. Las posiciones políticas propias jamás incidieron  en el cumplimiento de mi función. Si no hubiese sido profundamente deshonesta.

Y cuando eres profesional en algo, eso es lo que prima. Sobre todo trabajando en un lugar tan especial como es el mío.

 

P: ¿Algo más que quisieras comentar?

R: Sólo agradecerte por esta entrevista. Y también agradecer tu compañía en nuestro especial viaje a Polonia.

P: Agradecimiento mutuo Rocío. Fue un privilegio creo que para todos nosotros haber compartido esa experiencia. Gracias por todo.

R: A ti Ana.

Ana Jerozolimski
(29 Febrero 2024 , 12:30)

Ultimas Noticias Ver más

Benjamin Giesen, entre la historia y el antisemitismo actual
Entrevistas

Benjamin Giesen, entre la historia y el antisemitismo actual

20 Abril 2024


Por Tomás Friedman, periodista de Radio Carve

Esta página fue generada en 0.0466361 segundos (2316)
2024-04-21T05:21:15-03:00