Noticias

El nuevo desafío interno de Israel al dimitir Beni Gantz del gobierno

Beni Gantz y su partido “Hamajané Hamamlajtí” (El Campo Nacional) se retiran del gobierno de Biniamin Netanyahu, que vuelve ahora a basarse en la coalición de 64 escaños que formó después de las últimas elecciones. Gantz vuelve a la oposición.

Acusó a Netanyahu de impedir una “verdadera victoria en la guerra” dando preferencia a consideraciones políticas estrechas y sostuvo que para lograr una victoria, primero hay que devolver a los secuestrados a casa. Criticó la línea del Primer Ministro pero reconoció que “la situación no es sencilla”  por todos los frentes con los que lidia Israel.

Los  puntos principales de sus declaraciones:

-         Aseguró que consideraciones políticas estrechas impiden que se tomen debidamente decisiones estratégicas necesarias

-         Pidió perdón a las familias de los secuestrados por no haber logrado devolverles aún  a casa,dijo que él también carga conla responsabilidad  y exhortó a concretar un acuerdo en base a los principios delineados por Biden

-         Llamó a fijar fecha de común acuerdo para adelantar las elecciones

Hasta ahora Netanyahu se ha mantenido firme en su postura que no hay motivo ninguno para realizar las elecciones antes de tiempo. Según diversos sondeos de opinión , la mayor parte de la ciudadanía considera que sí hay que ir a las urnas aunque no todos están de acuerdo con hacerlo mientras continúa la guerra.

Netanyahu acusó a Gantz de hacer “política pequeña” y le llamó a “mantener la unidad” pero en realidad, no hizo ningún esfuerzo para mantener a Gantz en el gobierno rechazando recientemente todas las condiciones que él planteó para que ello sea posible. Y ahora , el serio problema interno es que el partido Likud de Netanyahu queda aliado solamente con los dos partidos de la extrema derecha “El Sionismo Religioso” y “Otzmá Iehudít” y los dos partidos ultraortodoxos. Lo llamamos de “problema” ya que falta un elemento de centro que no sólo modere la línea sino que también traiga una gran experiencia militar al trabajo del gobierno y un encare responsable de los asuntos de Estado.

Es por ello que las reacciones a la decisión de Gantz eran diversas. Mientras hay quienes consideran que tenía razón en tomar la decisión observando que no desempeñaba un papel verdadero en el gabinete de guerra, otros lamentaron su ida, señalando por el bien del país, se lo necesita adentro para equiibrar la línea dura de los socios “naturales” de Netanyahu.

Estaba claro desde el principio que la incorporación de Beni Gantz y su partido al gobierno de Netanyahu tan solo unos días después de la masacre del 7 de octubre, formando el gobierno de emergencia y gabinete de guerra, se debía a la necesidad de lidiar con la difícil situación transmitiendo un mensaje de unidad.  Gantz, como siempre, dejó en claro que para él  lo prioritario es el país y que si para aportar a la lucha debía tragarse varias cosas y sumarse a un gobierno que consideraba malo, pues lo haría. Apostó a la unidad para dar fuerza al pueblo y ayudar a sacar adelante al país en la difícil situación creada por el 7 de octubre. Y este domingo, al anunciar su dimisión, dijo claramente que se había sumado al gobierno no solamente “a pesar de que era malo sino precisamente por eso”.

Al llegar a la conclusión que no tiene la incidencia necesaria en el gobierno  y considerando que el proceso de toma de decisiones es negativo, dubitativo y lento “por consideraciones políticas”, acusó a Netanyahu de “impedir una verdadera victoria” en la guerra  y confirmó que abandona el gobierno.

Hace ya mucho que Gantz y su socio Gadi Eizenkot- ambos ex Jefes del Estado Mayor- dan a entender que consideraciones políticas estrechas y hasta personales de Netanyahu se imponen en la toma de decisiones. Lo advirtieron y condenaron a puertas cerradas repetidamente y desde hace cierto tiempo, en forma más pública.

Hace pocas semanas Gantz puso a Netanyahu 6 condiciones sobre cómo seguir adelante con el manejo de la guerra en Gaza, señalando que el 8 de junio sería su fecha tope para permanecer en el gobierno si no había un cambio.  Netanyahu no esperó tanto y casi de inmediato rechazó todas. Gantz dio tiempo. El operativo de rescate en Gaza el sábado 8 de junio fue motivo para posterger el anuncio . Se pensó que quizás había decidido dar otra oportunidad, pero este domingo confirmó que se va.

Horas antes de su anuncio, el Primer Ministro se reunió con el “Foro Gvurá”, que significa Heroísmo, compuesto por padres cuyos hijos cayeron en combate en la guerra. Allí dijo que “devolveremos a los secuestrados por distintas vías, sin detallar” y agregó: “Es importante recuperar a los secuestrados, pero primero hay que garantizar el futuro de Israel”. Dio a entender claramente que no está dispuesto a detener la guerra, como exige Hamas para que se concrete un acuerdo , “porque no acepto detenerla antes de alcanzar sus declarados objetivos”. Esto, en referencia a la destrucción del poderío militar de Hamas y su condición de gobierno de Gaza.

Ana Jerozolimski
(09 Junio 2024 , 16:46)

Ultimas Noticias Ver más

Shani Goren, entre la libertad y la preocupación
Entrevistas

Shani Goren, entre la libertad y la preocupación

16 Junio 2024


La joven israelo-uruguaya que volvió de Gaza, pero aún no logra volver a la normalidad

Esta página fue generada en 0.0451441 segundos (9075)
2024-06-17T14:28:30-03:00