Noticias

La verdad sobre la Corte Penal Internacional, de boca de su propio Fiscal, que pidió órdenes de arresto contra autoridades israelíes

(* Por Yigal Carmon, presidente y Fundador de MEMRI)

(N. de Red: El título de esta nota no es el original publicado por MEMRI, sino dado por nosotros).

 

En un ensayo académico de 43 páginas titulado «Prácticas defensivas: representación de clientes ante la Corte Penal Internacional», publicado en 2013, [1] el fiscal de la Corte Penal Internacional, Karim A. Khan, explicó en detalle cómo los procedimientos de la CPI obstaculizan la posibilidad de conceder a los acusados ​​su derecho al debido proceso. En ese momento, era un litigante británico que había trabajado tanto en la defensa como en la acusación en varios tribunales internacionales. [2]

 

Según Khan, en los casos de la CPI, los sospechosos y acusados ​​a veces se ven privados de sus derechos básicos debido a los procedimientos del tribunal. Khan escribió que, en los casos que él mismo había representado, a los acusados ​​no se les permitió conocer los cargos dentro de un plazo razonable, lo que inutilizó su capacidad para llevar a cabo adecuadamente su defensa. En otros casos, las pruebas clave que podrían contribuir a la defensa fueron redactadas en gran medida, haciéndolas inutilizables para el acusado.

 

Khan también explicó en el ensayo que la CPI es propensa a parcializarse debido a la presión externa de las ONG y las sociedades civiles que dictan narrativas que luego son aceptadas como «verdad» en los tribunales, incluso antes de que el acusado tenga alguna oportunidad de presentar sus argumentos. Estas prácticas ilícitas resultaron en el empañamiento de la reputación de personas honestas al menos en un caso.

 

El ensayo de Khan de 2013 socava significativamente la legitimidad de la CPI. Khan ahora se desempeña como fiscal en nombre del mismo sistema que criticó tan duramente.

 

A continuación, se muestran extractos del ensayo, del que Khan fue coautor con Anand A. Shah. [3]

 

Sobre el efecto de la cobertura mediática y el sentimiento popular:

 

«En el caso de un cliente sospechoso o acusado de haber cometido crímenes internacionales, la percepción pública de la culpabilidad del cliente a menudo se magnifica aún más con la ayuda de grupos de la sociedad civil bien financiados, organizaciones no gubernamentales y medios de comunicación internacionales que impulsan una narrativa que se vuelve aceptada como la «verdad», incluso antes de que el cliente comparezca ante el tribunal».

 

Sobre el nivel de profesionalismo de la CPI en litigios e investigación criminal:

 

«En los primeros tiempos, puede que no fuera demasiado brutal caracterizar a la CPI como un grupo de expertos de un tribunal divorciado o no familiarizado con las realidades de las investigaciones penales y los litigios judiciales, al menos desde la perspectiva de la defensa».

 

Sobre el testimonio y la credibilidad de los testigos:

 

«[Los procedimientos de la CPI] permiten al fiscal presentar y basarse en resúmenes anónimos de pruebas de testigos que pueden carecer significativamente de sustancia, coherencia o ambas…»

 

Sobre las acusaciones falsas que conducen a la injusticia:

 

«En consecuencia, los cargos contra al menos un individuo que compareció como sospechoso ante la CPI probablemente fueron confirmados erróneamente para el juicio, lo que resultó en estrés y angustia mental concomitantes para el individuo y su familia, daño a la reputación del individuo y el gasto innecesario de tiempo y recursos por parte del tribunal, la fiscalía y la defensa no financiada por asistencia jurídica. Esta injusticia no fue rectificada hasta el 11 de marzo de 2013, más de un año después de la emisión de la decisión de confirmación en este caso…»

 

Un caso puntual

En junio de 2003, el fiscal del Tribunal Especial para Sierra Leona (SCSL) – órgano judicial establecido conjuntamente por el Gobierno de Sierra Leona y Naciones Unidas para juzgar a quienes tienen «la mayor responsabilidad por violaciones graves del derecho internacional humanitario y de las leyes de Sierra Leona» cometido en ese territorio desde el 30 de noviembre de 1996″ -[4] acusó al entonces presidente de Liberia, Charles McArthur Ghankay Taylor, de crímenes de guerra. En abril de 2012, Taylor fue declarado culpable de crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra, incluidos asesinato, violación, esclavitud y uso de niños soldados. [5] Así, se convirtió en el primer ex jefe de Estado condenado por crímenes contra la humanidad por un tribunal internacional o híbrido desde los juicios de Nuremberg a los líderes nazis después de la Segunda Guerra Mundial.

 

Durante su juicio, que comenzó en 2007, Taylor negó las afirmaciones de un ex oficial de su milicia de que había ordenado a sus soldados que comieran la carne de sus enemigos, entre ellos fuerzas de paz africanas y soldados de la ONU, para infundir miedo. [6]

 

El abogado defensor asignado a Taylor fue Karim A. Khan, quien ahora es el fiscal de la Corte Penal Internacional. Según The Cambridge companion to International Criminal Law (Cambridge University Press, 2015), Taylor había «ideado» una «estrategia» con un «giro dramático» junto con Khan para la fase inicial del juicio. [7]

 

Taylor no se presentó a la apertura del juicio el lunes 4 de junio de 2007, afirmando a través de Khan que no participaría en un juicio «falso». El tribunal ordenó a Khan representar al acusado o ser declarado culpable de desacato al tribunal, pero Khan insistió en que no sería ético por su parte hacerlo. Después de que el juez presidente le dijo a Khan que «su código de conducta no puede anular una orden judicial que realicé hace unos minutos». A continuación, el tribunal «ordenó a Khan que se sentara» e «invitó a la fiscalía a continuar con su declaración inicial». Khan luego «recogió dramáticamente sus materiales y salió de la sala del tribunal». Como resultado, la etapa de alegatos iniciales se retrasó hasta que se pudiera asignar una nueva defensa a Taylor.

 

Khan anuncia su solicitud de órdenes de arresto contra el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu (Fuente: Creative Commons)

 

 

[1] vol. 76, No. 3/4, 2013, Las prácticas de la Corte Penal Internacional, Jstor.org/stable/i24240420. También disponible aquí: Scholarship.law.duke.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=4375&context=lcp.

 

[2] Nytimes.com/2024/05/21/world/middleeast/karim-khan-icc-prosecutor.html, 21 de mayo de 2024.

 

[3] vol. 76, No. 3/4, 2013, Las prácticas de la Corte Penal Internacional, Jstor.org/stable/i24240420. También disponible aquí: Scholarship.law.duke.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=4375&context=lcp.

 

[4] Ihl-databases.icrc.org/assets/treaties/605-IHL-98-EN.pdf.

 

[5] Nytimes.com/2012/04/27/world/africa/charles-taylor-liberia-sierra-leone-war-crimes-court-verdict.html?mtrref=undefinido&gwh=584FEF729828493ADEFE7E17CAA669C7&gwt=pay, 26 de abril de 2012.

 

[6] Nbcnews.com/id/wbna32178439, 27 de julio de 2009.

 

[7]Ecollections.law.fiu.edu/cgi/viewcontent.cgi?referer=&httpsredir=1&article=1247&context=faculty_publications, 2015.

Ultimas Noticias Ver más

Esta página fue generada en 0.0586259 segundos (9189)
2024-07-12T14:42:17-03:00