En comunidad

Esto no fue meramente un acto, fue un aporte a la sociedad

La singular reinauguración del Museo de la Shoá

No fue una mera ceremonia anunciando la apertura o ampliación de un museo. El acto de reinauguración del Museo de la Shoá que funciona en la planta baja de la Comunidad Israelita del Uruguay (Kehila) en la calle Canelones fue una confirmación de su aporte a la sociedad uruguaya en general. Por el contenido y la convocatoria, por la sala llena de uruguayos judíos y uruguayos que no lo son, de alumnos y docentes de diferentes comunidades y credos, que conocen y por ende sabían que ese acto merecía ser un éxito.

El Museo de la Shoa fue concebido en memoria de las víctimas de la Shoa, en homenaje a los hermanos judíos asesinados por los nazis, pero la mayor parte de aquellos que lo visitan y aprenden de lo allí expuesto, son niños y jóvenes, alumnos de Primaria y Secundaria de diferentes partes del país, que llegan con sus docentes a conocer lo indescriptible.

Foto: Ana J.
Foto: Ana J.
Foto: Ana J.
Foto: Ana J.

 

En honor a la gran labor que allí realizan los miembros judíos y los no judíos del Centro Recordatorio del Holocausto, es esta nota, con la que apuntamos a que quede registrado algo de esa noche singular.

 

Aunque tenemos claro que nadie se sienta a mirar y escuchar varios minutos de la entonación del himno nacional o del israelí, los compartimos aquí a ambos. Ante todo, porque son hermosos y emocionantes, cada uno a su forma. Y además, porque fueron entonados por el público en general, de pie, y por los abanderados de la Escuela Integral y del Yavne, sobre el escenario, así como por los jóvenes de distintos movimientos juveniles judíos del Uruguay, y suponemos que más de uno podrá atesorar esos momentos también en el futuro.

 

 

El conocido periodista Sergio Gorzy, ex Presidente del Comité Central Israelita, fue el Maestro de Ceremonia.

 

Foto: Ana J.
Foto: Ana J.

 

La bibliotecaria del Centro Recordatorio Silvina Cattáneo, dio lectura a los mensajes especiales enviados  por el Presidente de la República Dr. Tabaré Vázquez y por Mariana Blengio, Presidenta de la Institución Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo.

 

La Profesora Rita Vinocur, Directora del Museo de la Shoa, nervio motor del último emprendimiento y tantos más, subió al escenario emocionada, agradeciendo por tan gran convocatoria. Detalló la historia del Centro Recordatorio del Holocausto y del Museo mismo y calificó de “heroísmo” lo hecho por los sobrevivientes que lo fundaron en 1953, “por todo lo que hicieron después de haber sufrido tanto; enfrentaron al mundo con optimismo sin olvidar lo perdido -porque es una herida que siempre dolerá- pero gozando simplemente de ser libres, formando familias a semejanza de las que tuvieron y les destruyeron, con amor, sin odio”.

Rita hablábamos y pensábamos en su madre, Ana Benkel de Vinocur (Z”l)., sobreviviente de la Shoá, que contó y contó sin cesar, para construir memoria y enseñanza, nunca con odio.

“Cuando estamos en contacto con estudiantes, escuelas y liceos, y vemos sus rostros de asombro frente a lo que se les cuenta, su atención absoluta por los testimonios que ven, estamos seguros que sobran razones para recordar lo que ocurrió y es imprescindible que haya un Museo de la Shoá en Uruguay”, aseguró Rita.” Es por el ayer sí, y también por el presente y el futuro. Para luchar contra la discriminación de cualquier tipo.  Y podemos palpar la repercusión de las visitas al Museo”.

 

Los organizadores hallaron una forma singular de transmitir esa repercusión, en un emotivo video en el que sobrevivientes de la Shoá hoy uruguayos, aparecían solos o con sus familiares, leyendo mensajes que el Centro Recordatorio recibió de alumnos de diferentes puntos del territorio nacional.

 

 

El Gran Rabino de la Kehila Max Godet, transmitió un importante mensaje, que lamentablemente alcanzamos a filmar sólo parcialmente

 

Una intervención especialmente emotiva fue la de la Profesora Andrea Blanqué, miembro del Centro Recordatorio del Holocausto, que analizó cómo transmitir la memoria de quienes vivieron aquella hecatombe, la Shoa. Por la palabra, contando, escribiendo, relatando…y por las “cosas”, los objetos que son parte de esa historia, precisamente como algunos de los que están en el pequeño  e importante museo.

“Son las ´cosas´ con que cuenta la memoria. Las pequeñas cosas  que a veces caben en un bolsillo, que volvieron junto al cuerpo del sobreviviente del mundo de los muertos…Los judíos que sufrieron la Shoá y que llegaron a este país traían consigo en los barcos ese pasado a América.”, dijo Blanqué. ”Esos objetos también fueron testigos del “acontecimiento”. Testigos mudos, aunque materiales, tangibles, pertenecen a un pasado que parece cerrado pero que irrumpe en el presente. ..Llegan desde el horror único e incomparable de la Shoá”.

Y de ese trasfondo, a la actualidad. “Pero hoy resulta que este objeto ya no está junto al testigo, sino que se encuentra en un “lugar de memoria”, nuestro museo. Fue donado por el sobreviviente o sus seres queridos. Con él, el horror del pasado -aquel que jamás olvida la víctima-, es comunicado a los otros, al grupo social”.

Y hay ejemplos concretos: “En los documentos falsos de un Chil Rachjman escapado de Treblinka, o en ese traje a rayas con el que Ide Taube debió “volver a vivir”, se produce el punto de encuentro entre el pasado y el presente, y la interacción entre el individuo y el grupo. Son objetos preciosos que deben ser guardados y preservados. Su capacidad de comunicación es enorme. Algunos objetos eludieron censores. En el pasado fueron clandestinos –como el peine de Ana, como el himno del campo de concentración de Marruecos- . Hoy están ante nosotros en un diálogo intenso. Guardan silencio y a la vez hablan”.

 

Hablan las imágenes del museo y hablan los sonidos que acompañan el recuerdo, como los del Jazan, cantor litúrgico, Jagay Alfasa de la NCI

 

Junto a Jagay, cantó también Sharon Vinocur, mientras Daniel "Dubon" Friedman acompañaba con la música.

Y  Lunes de Coro que, como siempre, emocionó.

 

Y nada podía ser más adecuado para finalizar el acto, que escuchar al Lic. Rafael (Rufo) Winter, quien con solemnidad y emoción dijo, con razón, que “este día habrá  de quedar en la mejor historia de la comunidad judía uruguaya”.

Rufo planteó una línea interesante sobre el hecho que en el mes de Kislev que acaba de comenzar, se celebra la festividad de Januca, que significa”reinauguración”.  “Alude a la reinauguracion del Templo de Jerusalem, en el contexto de la rebelión de los macabeos contra el imperio dominante en su tiempo.(…) Aquel era un gran Templo. Y este, el que reinauguramos hoy, es un Templo del recuerdo y para el recuerdo. Aquel era un Templo sagrado. Este...¡también lo es.!”.

 

Rufo hizo referencia a la actualización y modernización del museo y aclaró que, sin embargo, los objetivos siguen siendo los mismos: “ perpetuar el recuerdo y la memoria de la Shoáh, un objetivo que, sin duda alguna, nos une a todos”.

La celebración, lamentablemente, va de la mano de la advertencia, al recordar por qué este museo es tan necesario también hoy: “Con más razón en la época  en la que estamos viviendo: tiempos de negacionismo, de relativización de la Shoá, desinformación e ignorancia, a pesar de todos los medios tecnológicos de los cuales disponemos.

O simplemente prejuicio, odio, antisemitismo. A veces "disfrazado", bajo otros nombres, pero... antisemitismo al fin. En las más variadas latitudes”.

 

Y de aquí, el compromiso: “En la lucha no sólo contra el antisemitismo sino contra el racismo  y toda forma de discriminación, el Centro Recordatorio del Holocausto se ha encontrado, se encuentra y se encontrará en primera fila. Siempre”.

Y Rufo Winter  finalizó con estas palabras: Este  renovado Museo es una realidad; por sobre todo para cuidar el recuerdo, la memoria y trasmitir lo que pasó a las actuales y futuras generaciones.

Y ésta fue su conclusión:

 

 

"613 Mandamientos hay en nuestra Torá.

Un filósofo judío, Emil Fakenheim, sobreviviente, dijo alguna vez que si pudiese agregar un mandamiento más -el 614- el mismo sería "Recordarás la Shoáh".

Por tal motivo es que se reinaugura nuestro Museo.

Y si cuidamos la memoria, el pueblo de Israel seguirá existiendo leolam vaed, por siempre y para siempre!

Gracias a todos por compañarnos en este gran momento.

                                                                        AM ISRAEL JAI !!"

...

 

 

Ana Jerozolimski
(08 Diciembre 2019 , 14:44)

Ultimas Noticias Ver más

Presten atención a esta médica israelí que atiende a los pacientes más graves de Covid-19
Entrevistas

Presten atención a esta médica israelí que atiende a los pacientes más graves de Covid-19

07 Julio 2020


Con la Dra. Yael Haviv Yadid, Jefa de Cuidados Intensivos de Coronavirus en el Centro Médico Sheba- Tel Hashomer (Fotos: Sheba)

Esta página fue generada en 0.0433030 segundos (1082)
2020-07-08T02:09:45-03:00