En comunidad

Vidas uruguayas en Israel, con el creador de LA CELESTE en Hertzlia

Franciso "Pancho" Macedo, una "institución" uruguaya en Israel 

Quien extraña algunas tradiciones culinarias uruguayas aparte del asado, tiene en Israel un buen lugar para matar la nostalgia, comer rico y pasar un buen rato sintiéndose en casa: "LA Celeste" de Hertzlia, de Francisco “Pancho” Macedo (46). Esta es su historia, en entrevista especial con este gran hincha uruguayo ya ciudadano israelí.

 

P: Pancho, comencemos por vos, antes que por la pizzería. Contame por favor para quienes no la conocen, tu historia, la de un uruguayo no judío que llegó a Israel y lo convirtió en su vida…cómo, cuándo, por qué.

R: Te cuento que en determinado momento decidí no seguir estudiando ya que por la situación económica en mi familia, tenía que trabajar. Ya a los 13 años trabajaba un turno desde las 23:00 hasta las 6:00 de la mañana, en una panadería. Llegaba a casa, y entre ducha y café, me iba a dormir a las 8:00 para levantarme luego a las 11:00, me ponía el uniforme para ir al Liceo n° 2 de Artigas. Así pasó el primer año, luego el segundo y tercero y finalmente decidí no estudiar más y dedicarme al trabajo. Fui a ganarme la vida a Montevideo, ya que  las fuentes de trabajo eran mejores.

Tuve la oportunidad de ingresar en la escuela de comunicaciones del ejército. Di los exámenes y salí becado gracias al puntaje logrado; pero no era eso lo que quería hacer. Claro que estaba contento que de 120 chiquilines quedamos sólo 30, la cantidad de cupos disponibles.  Pero seguía con mi idea de trabajar. Sin oficio, me fui a una pensión en San José y Yi, en la que compartía el cuarto con otros chicos del interior. Y ahí comenzó la carrera. Yo digo que es lo que el destino me tenía preparado.

P: O sea que te acercaste el mundo de la comida.

R: Así es. En el mismo edificio de la pensión en la que vivía había un bar llamado “La Espumita”. Allí comencé como lavaplatos. Luego pasé a la máquina de café. Como tenía experiencia con masa, el dueño me dio para probar con las pizzas y así fue haciendo otras cosas, hasta que sentí que el bar me estaba quedando chiquito . Me fui a trabajar a un restaurante que se llama El Riachuelo”,  en San José entre Yaguarón y Ejido, en el que se hacía comida de más nivel. Allí llegué a ser ayudante de cocina, aprendí mucho de la mano de la propietaria, de origen español, las mejores paellas ,postres y otros platos.

Luego quise aprender a trabajar en parrilla ya que era un rubro dentro de los restaurantes mejores pagos y empecé a trabajar en el restaurante Las Brasas . Más adelante fui contratado por “El Gaucho”, una cadena de parrilladas que existía en Israel.

P: Muy conocida por cierto, con sucursales en varios lados, Jerusalem , Tel Aviv y hasta Eilat.

R: Así es. La verdad es que me preguntaba a mí mismo si no sería una locura, qué tenía que ver yo con Israel. Al final tomé la decisión, saqué el pasaporte y a los 20 años me las tomé, en 1993. Debo destacar que en aquel momento lo tomé como otra aventura más, pensando que así como me había ido de Artigas a Montevideo, ahora me iba de Montevideo a Israel. El trabajo fue bastante duro, pero muy bien remunerado. De alguna forma puedo decir que me sentía en casa ya que el rubro de parrilla, en el que todos hablábamos español, era muy especial. El ambiente era muy acogedor. Pero sin duda, extrañaba horrores al paisito, la familia y los amigos.

P: Fue una aventura especial, ya que ha durado ya mucho tiempo.

R: Así es. La primera vuelta estuve dos años, hasta el 5. Volví en el 96 y ya me quedé. En el 98 empecé a trabajar en Pizza Meter y en el 2008  abrí solo la Pizzería Celeste en Hertzlia. Soy ciudadano israelí desde el 2011.

P: ¿Y la vida personal, familiar?

R: Como todo ser humano que quiere una vida normal, en el  2004 me casé por primera vez, con una olá de Argentina, pero años después nos divorciamos.  Hace dos años me volví a casar, con una israelí hija de uruguayo y de su mamá oriunda de Marruecos. Se llama Gali Shenkar.  No tenemos hijos porque nos casamos ya grandes.

Con el corazón

P: ¿Cómo explicarías vos el vínculo entre los judíos uruguayos que deciden radicarse en Israel, pero siguen tan cerca del paisito? Conocés a muchos de cerca.

R: Siempre lo dije y lo repito: el judío en Uruguay, es en primer lugar uruguayo. Lo digo porque en todos estos años en Israel, he visto la diferencia con otros latinos. Sin duda, nos destacamos cuando hablamos de nuestras raíces.

P: En la pizzería los uruguayos hemos vivido muchos momentos especiales, con esa vereda repleta y de locos en los mundiales, para compartir la hinchada y mirar juntos partidos de la Celeste. Tendrás mil anécdotas…¿podés compartir algunas?

R: Yo quería que mi humilde emprendimiento tuviera una identificación con mis raíces y fue así que combiné la pasión que tenemos por el fútbol con mi experiencia gastronómica. Tanto por los platos típicos uruguayos como por el ambiente general, La Celeste fue tomando una identidad especial, muy reconocida por los uruguayos en Israel. Y tal como has dicho, especialmente cuando buscamos un lugar donde ver jugar a nuestra selección, muchos uruguayos se dan cita en mi pizzería. Claro que yo estoy trabajando, pero igual la paso bien como anfitrión que tiene el placer de ver a tantos uruguayos juntos en un mismo lugar.

P: Trabajás pero te las arreglás también para hinchar…

R : Eso es cierto.

P: Bueno, yo te pedía anécdotas…

R: Evidentemente hay muchas, pero creo que la mejor fue en la final de la Copa América del 2011.Tenía arreglado afuera lugar para 400 personas pero como realmente se juntó mucha gente, eso atrajo a más todavía. Eran tantos que hubo que cerrar la calle. Al final tuve que dar explicaciones a un juez sobre por qué hice algo así sin permiso. Recibí una multa importante. Además me sacaron de la sala…y yo con mi hebreo muy limitado.

P: Bueno, no sé si lo calificaría de “la mejor anécdota” con ese final…pero en fin... Me acuerdo, creo que era en el Mundial de Sudáfrica, una noche que vino una mujer policía, no sé si se había pasado la hora del permiso que habías recibido o si algún vecino se había quejado del ruido, y terminó quedándose a mirar el partido.

R: Sin dudas esa fue otra anécdota. La policía vino a cumplir con su deber y casi terminó como una más de la barra futbolera.

P: Algo más prosaico…recordemos tu menú.

Hoy "flor de chivito", dice la propaganda...al menos en lunfardo celeste
Hoy "flor de chivito", dice la propaganda...al menos en lunfardo celeste

 

R: Antes te dije que combiné el fútbol con la gastronomía.Todos los platos  llevan nombres de jugadores. Está la pizza Messi, con boniato picante y atún, hay típicas empanadas , hay pastas y claro que el famoso chivito, distintivo uruguayo.

P: ¿Qué es lo que la gente más pide?

R: La verdad que piden de todo, pero sí destacaría que el chivito ha tenido muy buena aceptación entre el público israelí.

P: A los uruguayos no les tenés que explicar nada…pero a los israelíes nativos quizás sí. ¿Van muchos israelíes no uruguayos a la pizzería Celeste?

R: Claro. La mirada era apuntar al público local general, no sólo a uruguayos, ya que es la mayoría de la gente obviamente.

P:¿Y qué te preguntan sobre la comida?

R:A veces me preguntan qué hace un uruguayo vendiendo pizza y no carne. Les  explico que nuestra sociedad está formada por varios inmigrantes de Europa y que hemos aprendido culturas gastronómicas de muchos lados.

 

P: Se me ocurre que los vecinos te aman todo el año y te odian cuando hay una Copa América o un Mundial…a menos que les guste el ruido.

R: En general ya son parte del espectáculo y esperan con ansias ver a 300 personas cantando y gritando los goles y-por qué no- a uno que otro llorando  una derrota. Es que son escenas muy especiales.

P: ¿Qué fue lo más loco que te pasó en relación a la Celeste?

R: En unos de los mundiales creo que el del 2010 en un mismo día haber estado en 3 programas de televisión israelíes y otras entrevistas radiales 

 

También nos ha pasado vivir momentos de tensión y decepción
También nos ha pasado vivir momentos de tensión y decepción

 

P: ¿Cuál es tu sueño desde La Celeste?

R: Los sueños son muchos. Pero en resumen diría que el que siempre llevo vivo es ser el rinconcito de cada uruguayo por estos pagos, donde todos los compatriotas se puedan sentir en casa.

P: ¿Has recibido a figuras especiales?

R: Sí, pero más a locales que del paisito ;cabe destacar que cuento con todo el apoyo de la embajada de Uruguay en Israel , que cuenta sobre nuestro local, como punto de reunión uruguayo. Un ejemplo: cuando  vino el ballet del SODRE hace unos años, todo el elenco estuvo en La Celeste.

P: ¿Has tratado de que llegue a oídos del seleccionado la existencia de tu pizzería?

R: Ese sería mi sueño. Es más: tengo una foto en la que me tomé el atrevimiento de ponerlo a Suárez con un Chivito. Y me pregunto qué diría él si se entera.

P: Pancho, una pregunta que nada tiene que ver con el tema mismo de la Celeste como pizzería uruguaya en Israel, sino con tu visión de Israel en general, después de tantos años. ¿Cómo explicarías al exterior la realidad de Israel, con los ojos de un uruguayo no judío ya convertido en israelí?

R: Israel es un país de gente muy luchadora, con logros gigantes en tan poco tiempo, que ha crecido a pasos agigantados. Esto me ha tocado vivirlo en mis 26 años en el país.Sabemos que mucha gente ha llegado de Sudamérica también por las crisis económicas allí. Me ha tocado hablar con nuevos olim de Uruguay, en general gente joven, y suelo decirles que aunque extrañen, en Israel la van a pasar bien.

P: ¿Algo más que quieras agregar?

R: Te cuento que estamos formando con un grupo de uruguayos una comisión “Comunidad yorugua en IL “ en la cual queremos buscar la manera de organizar diversas actividades uruguayas en Israel, también con el apoyo de la embajada. En Purim realizaremos una Kermese en Netanya. Ya publicaremos más datos por las redes sociales. Te agradezco esta oportunidad.

P: A vos Pancho. Mucha suerte.

R: Gracias Ana

Ana Jerozolimski
(04 Febrero 2020 , 04:25)

Ultimas Noticias Ver más

María Esther Burgueño: Los alumnos son muy sagaces a la hora de calibrar a sus docentes Entrevistas

María Esther Burgueño: Los alumnos son muy sagaces a la hora de calibrar a sus docentes

02 Agosto 2020


Una profesora que sus alumnos recuerdan con nostalgia y alegría.

Esta página fue generada en 0.0511000 segundos (2051)
2020-08-04T06:02:41-03:00