Entrevistas

Con el Rabino Yosef Garmon, fundador y nervio motor de la Coalición Humanitaria

Quien se interesa en acciones humanitarias en América Latina, debe conocer al Rav Israel Garmon (32).  Hace 4  años fundó la “Coalición Humanitaria”, originalmente en Guatemala, pero su labor ha cruzado fronteras.  Es que se trata direcemente de “Tikun Olam”.

Esta es su historia.

¿Quién es el Rabino Garmon?


P: Rav Garmon, mucha gente en Latinoamérica conoce su actividad en el marco de la Coalición Humanitaria, pero no sé cuántos conocen al hombre, o mejor dicho la gran personalidad, que la creó y la empuja. ¿Qué le parece si me cuenta su historia personal?

R: Nací en Jerusalén, capital eterna de Israel en 1988. 

Estudié en “ToraOr” en Jerusalem. Durante los últimos  4 años, aparte de los cursos regulares, también estudié cursos de rabinato, y judaísmo, historia, ciencias y religiones. Después saqué mi maestría en Ciencia Humanas y Sociales. 

En Israel trabajé durante las noches en casas de niños con síndrome Down,  para pagar mis estudios externos. Y durante el día estudiaba  en la Yeshiva, Después de unos años así, sentí que no podía más. Me  fui a Europa con 50 dólares, que era lo que tenía. Estuve allí trabajando unos meses en diferentes cosas para viajar después a Estados Unidos y unos meses que viví en Canadá, después me fui a México. En ese momento era soltero. En  América latina encontré paz, amo a la cultura, amo a la gente y amo el idioma español, no es de mi casa pero creo que es de mi alma. 

En México aparte de tener un negocio estudié con el Rabino Shaul Maleh, di clases para estudiantes en Morasha, y escribí libros y conferencias para diferentes Rabinos. Después me casé con Margalit, cuyo nombre significa diamante. Ella es originaria  de Francia. Es el origen de mis fuerzas. Vivimos en México después de casarnos. Mi primera hija nació en Cali, Colombia, mientras me desempeñaba allí como Rabino, durante más de dos años. Después, en Guatemala, nació mi hijo, cuando fui allí rabino durante más de 4 años. En ese tiempo logré escribir 4 libros (historia, lecturas semanales, sobre la situación en Medio Oriente, y lecciones alrededor del mundo) .

Hoy trabajo con el Ministerio de la Diáspora con la organización Amiel  participando en delegaciones a diferentes comunidades del mudo. Traigo grupos de líderes a Israel para que conozcan y para que juntos fortalezcamos relaciones que podamos canalizar a proyectos humanitarios. 

 

El origen de la Coalición Humanitaria

P: Usted contó hace poco en una de sus conferencias cómo el bien se multiplica y extiende…a raíz de aquel muchacho al que salvó, que le agradeció, pero al que usted terminó agradeciendo porque lo había incentivado a hacer algo organizado de ayuda al prójimo. Sería lindo que todos conozcan ese capítulo del origen de la coalición…

R: Yo estuve hace 3 años en Guatemala. Era tiempo de vacaciones, o sea que no había nadie en la comunidad, mi esposa se había ido a Israel y yo me quedé solo. Decidí ir para Shabat a San Pedro de la Laguna donde hay una casa de Jabad muy linda . Los mochileros llaman a ese lugar “la India de América Latina”. Estaba en camino, le avisé al Rabino que estoy yendo para allí, y en medio del camino me llama y me dice “mira, hay un joven que se cayó de la moto, se fue a un hospital en Solola, no sé más detalles, no tienen celular, no hablan español, está con su amiga, vaya a ayudarlos”. Me fui a Solola, los busqué en el primer hospital, no los encontré, en el segundo tampoco y en el tercero sí. Los vi entrando. Él estaba en una camilla y la chica estaba a su lado con una mochila. Me di cuenta que eran ellos, me acerqué a hablar con ella. Estaba llorando, me dijo que él había perdido la conciencia, que estaba muy mal, que en el hospital no había ni un mínimo de higiene, los médicos ni siquiera se lavaban las manos entre uno y otro paciente, que habían sacado mal la radiografía, del lado incorrecto, y no la querían tomar de nuevo. En fin, una situación muy difícil.

Vi que al chico le salía sangre de las orejas. Entonces hablé con un doctor de la comunidad que trabaja en Guatemala y me dijo “si no lo traes en tres horas, se muere”. Pedí ambulancia al hospital, me dijeron que hay que tramitarlo con 24 horas de anticipación. Les dije “señores, soy rabino, no profeta, no sabía que iba a pasar esto”. No me querían dar la ambulancia. Al final logré conseguir un helicóptero a través de un amigo, luego un piloto por otro lado, aunque era problemático porque había mal tiempo y no se podía aterrizar en Solola sino a unos 20 minutos de ahí. Tuve que mover todo para poder llevar al joven en mi carro hasta Panajachel. Logramos llevarlo a la ciudad. Lo esperaban en el techo del hospital y su familia me contactó desde Estados Unidos. A través de contactos con la organización israelí de emergencia ZAKA trajeron un avión especial y lo llevaron. 

P: Entiendo que ese habrá sido el comienzo de la relación con ZAKA, que ha tendido de hecho una red de ayuda en la región.

R: Exacto. Por esa situación con el muchacho herido, comenzó algo que permitió ayudar a mucha gente. Tiempo después se comunicó conmigo por teléfono para invitarme a su boda. Me agradeció agradeció diciendo que le salvé la vida, y yo le dije que él no tiene idea de la cantidad de vidas que él salvó. Es que a raíz de la necesidad de ayudarlo a él, tendí una red humanitaria que ayudó a mucha gente y sigue ayudando. En que en ese momento conocí muy bien al Director internacional de ZAKA, a su fundador  Yehuda Meshi Zahav y luego ya los traje a Guatemala, conocieron un poco y planificamos abrir un campo de entrenamiento para capacitar grupos de voluntarios para que en casos extremos de necesidad tengan  alguna buena ayuda, fácil, basada en voluntarios. La idea era que en cada lugar, en cada pueblito, haya algunos voluntarios  que tengan todo el equipo necesario y que puedan ayudar a los demás.

La intención aquí era formar una unión alrededor de un propósito, de poder ayudar a toda la población en caso de necesidad. El primer grupo que hicimos llegó el fundador de ZAKA  Yehuda Meshi Zahav, con capacitadores especiales que hablaban español. Con la ayuda de una Iglesia Evangélica llamada “Casa de Dios” fuimos a un campo destinado especialmente a esto, empezamos a capacitar gente de distintos lugares, cada vez más grupos. 

Shay Salomon, representante de ZAKA en Guatemala, distinguido como Embajador de la Paz por el gobierno guatemalteco, de mano de la Secretaria de la Paz la Dra. Lourdes Xitumul Piox, aquí con voluntarios de ZAKA entrenados en el país. (Foto: ZAKA)

 

P: Y la erupción del volcán Fuego en Guatemala fue un punto de inflexión ¿verdad?

R: Así es. Los primeros que fueron a ayudar allí fueron los voluntarios capacitados en ese marco. De ahí empezó a crecer mucho  más ese esfuerzo y empezamos a formar la Coalición Humanitaria, con un católico, un evangélico, un budista, un ateo, diferentes personas unidas por el deseo de ayudar y apoyar. También participaron musulmanes, lo cual es muy importante. Apoyamos con alimentos, ayuda sicológica, acompañamiento, en todo lo que podíamos, en diferentes lugares.

Luego se extendió a Honduras, El Salvador, Nicaragua, Venezuela , Colombia, y lo estamos planificando también en Ecuador, Perú y otros lugares que visité últimamente. También en Etiopía en África, en Kurdistán…Así que cuando son cosas buenas, crecen y la idea es siempre hacer más.

P: Usted siempre destaca que con el amor no basta, que hay que traducirlo en acción ¿verdad?

R: Así es. En mis diferentes viajes, especialmente en América latina y África, vi demasiada pobreza  y siempre pensé uno no se puede quedar filosofando en leyes religiosas sino que debe  ver cómo ayudar. A raíz de eso, cada cosa que estudié lo empecé a conectar con esa idea para ver cómo puedo también influir en personas que se unan a eso, que apoyen la idea y por ende la acción.

P: Desde el punto de vista religioso, espiritual ¿cuáles son las ideas que están detrás de esto? Me refiero más allá de la mitzvá de Tikun Olam. Pero en realidad, aunque usted sea rabino, esto no pasa sólo por lo religioso.

R: Claro que no.En primer término, Dios  creó el mundo con un solo humano para dejar  bien en claro el mensaje de la unidad. Antes de impartirnos las  leyes religiosas, nos dio ese mensaje de entender para que entendamos que todos tenemos una pertenencia general y un espacio en común entre todos.  Es lo único que puede traer paz al mundo. 

Tener mentalidades diferentes, religiones diferentes pero un solo corazón enfocando en ese meta común, que es tan grande, nos permite dejar atrás  las diferencias más pequeñas e  insignificantes. El mundo irá adelante. 

Yo tengo claro que  Noé hizo lo que Dios le pidió y construyó su arca, pero llegó el Diluvió que después el profeta lo llama: “las aguas de Noé”. O sea que él aceptó la maldad, aceptó la tragedia y no hizo nada para cambiarlo. 

En cambio Moisés, cuando Dios le dice que quiere eliminar el pueblo de Israel, discute fuerte y hasta le dice que lo elimine a él antes. Y logra salvar al pueblo. 

Discute pero eso a  Dios le gustó y lo llama “el más fiel que tenía”. 

Dios busca gente que quieren cambiar el mundo, mejorarlo y no andar preguntando por qué hay hambre, por qué hay problemas y desgracias. 

En lugar de preguntar, debemos responder  para eliminar los problemas e iluminar al mundo.  Creo que es el regalo más grande del judaísmo al mundo: ¡NO aceptar la maldad! 

En otro orden de cosas, no tengo dudas que lo que hacemos es la mejor hasbará en favor de Israel, el mejor esclarecimiento. Mostramos qué hacemos y que Israel es la solución, no el problema. Y para contrarrestar la oscuridad del antisemitismo, lo único que funciona es la luz de la acción,  no sólo de las palabras. 

Además, creo que llevar adelante esta labor nos puede llenar de significado, en un mundo moderno en el que la gente dedica tanto tiempo a la tecnología y los aparatos.  Aquí hay una esperanza, Nosotros creemos en Dios pero Dios cree en nosotros. 

P: Y es interesante que usted lleva la batuta pero lo hace junto con gente de otras religiones. Eso en sí es un  mensaje.

R: Así es. Hay quienes lo elogian mucho y también quienes critican. Algunos me critican por tener demasiada cercanía con gente de otra religión. 

P: Increíble…

R: Pero siempre contesto que mientras hay necesidad, las críticas son irrelevantes. Las críticas vienen de flojera, en vez de trabajar y ayudar es más fácil hablar. Pero para el niño que tiene hambre y para la  familia que no tiene casa, es indistinto qué religión tiene quienes los ayudan, o qué línea política. Lo que quieren es comer. Yo vi niños muriendo de hambre, así que creo que quienes critican tienen el estómago lleno y no conocen qué es el hambre. 

Un buen camino recorrido

P: ¿Cómo resumir lo que ha hecho hasta ahora la Coalición Humanitaria, qué países abarca, qué acciones ha logrado?

R: Bueno, para resumir lo que ya hemos estado desarrollando, diría que la Coalición humanitaria es una forma de conectar diferentes personas/organizaciones/fundaciones e  ideas con el mismo propósito de mejorar el mundo, eliminar la necesidad e  iluminar el mundo. La coalición humanitaria no tiene cuentas bancarias, nunca recibió dinero y nunca recibirá dinero efectivo.

En cuanto a proyectos que hemos hecho, puedo dar varios ejemplos. 

 -Las casas de la Nueva Jerusalem - el proyecto comenzó con la visión de la coalición y cada organización que quería apoyar trajo sus donaciones DIRECTO con el dueño de los lotes.  La coalición ayuda a coordinar la construcción de una comunidad modelo en la que todos tengan atendidas sus necesidades.

Hoy en Día en esa colonia que nació de las cenizas del volcán del fuego, contamos con casi 1000 casas, una clínica, un colegio en construcción, un centro comunitario, centros deportivos y muchos tipos de actividades en temas de agricultura y para niño, todo logrado  con diferentes fundaciones que apoyan a las comunidades. 

-También hicimos la Jornada de los Lentes, gracias a la Fundación Devlyn  que trajo los lentes, One sight que trajo a los doctores, Casa de Dios que prestó el lugar, Amigos por la Salud y la Vida que apoyaron con los alimentos y así la Coalición Humanitaria pudo beneficiar a miles de personas sin tocar ni un centavo en efectivo. 

Hasta hoy –y no gracias a mí  sino a mucha gente linda en diferentes países que lo han hecho posible-la  Coalición Humanitaria ha entregado millones de dólares en medicamentos y alimentos, pero en productos, no en efectivo.

Unos de los principales responsables de eso es el Señor Jorge Gramajo Presidente de una organización católica que traen cientos de contenedores de alimentos y medicamentos.  También juguetes para niños  y mucho más. 

-En El Salvador se montaron clínicas gratuitas con el nombre Jerusalem, y a través de la  Fundación Jerusalem se donó millones de medicamentos, alimentos, equipo médico y más. 

-Aparte de eso capacitamos grupos de voluntarios con certificados de ZAKA y la ONU con alianza con IRIS de Texas y estamos en camino a capacitar más de 20,000 voluntarios en rescate ligero y primeros auxilios en 18 países del mundo y en alianza con comunidades evangélicas que aman a Israel.  

 P: Y seguro que hay muchos planes en camino…

R: Así es.Hoy en día trabamos en 19 países pero mi idea y mi sueño es -y lo dije hace poco tiempo que estuve en Las Naciones Unidas-  tener Naciones Unidas alternativas. En vez de tener la ONU hablando todo el tiempo de cosas ridículas sobre Jerusalem y del pasado, construir juntos el futuro, tener la coalición en todos los 196 países del mundo. Tener representantes de todas las religiones y de todos los lugares bajo del mismo propósito. 

Estoy seguro que juntos lo lograremos. 

P: Muy ambicioso y hermoso el sueño. ¿Cómo siente que se toma la actividad de la Coalición humanitaria? ¿Como una buena acción de un rabino particular, como un reflejo del judaísmo o como una obra de Israel?

R : Te diré ante todo que siempre le digo a la gente que cuando ocurre algo malo, no estén preguntando por qué ocurrió una desgracia, sino que debemos empezar a responder con acciones.  Cuando empezamos a repartir alimentos en un lugar muy pequeño, después de la erupción del volcán Fuego. De repente salió una señora de unos 70 años y me dijo: “Rabino, yo no conozco a Israel, no conozco el mundo, nunca salí de acá, pero amo  a Israel”. Y esto me emociona cada vez que lo recuerdo. No es un amor basado en palabras sino en acciones. El amor de palabras y pensamientos es como un Mercedes sin gasolina. Son las acciones que hacen que las cosas se muevan. También entre países y religiones, hay que actuar.

Te diré que también con la comunidad musulmana en Guatemala y otros lugares se lograron muchas cosas y evitar  conflictos. Recordemos que Guatemala trasladó su embajada a Jerusalem (dicho sea de paso se acaban de cumplir 2 años del traslado), y aunque no todos hayan estado de acuerdo, se logró evitar conflictos gracias  también a relaciones de amistad construida con acciones con diferentes líderes musulmanes que también participaron en nuestras acciones. Cuando encendimos la Janukiá en Janucá en la Plaza Israel, llegaron representantes de la comunidad musulmana, el Imán principal.  En actividades en la Universidad jesuita Landivar, donde hacemos un foro interreligioso, llegó también el Sheikh Farad. Así en otras acciones que se lograron a través de acciones humanitarias. Puede que no estemos de acuerdo aún en el tema de Israel, pero hay cosas más grandes que nos unen y dejan las diferencia más pequeñas y eso puede traer la paz al mundo.

P: Yo siempre fui una convencida de lo equivocada que es la percepción de que”todos están contra nosotros”. Siempre estuve segura de los numerosos amigos que tiene el pueblo judío y que tiene también el Estado de Israel. ¿Cómo vive usted este tema?

R: Los evangélicos aman a Israel, principalmente por la bendición de Dios en Génesis que dijo muy claro; “los que bendicen a Israel será bendecido” ellos creen en eso, creen en la biblia y también lo vieron en la historia. 

Los que estaban en contra de Israel, desaparecieron:  los griegos, romanos, egipcios, babilonios, y otros más. Los que estaban a favor de Israel, perduraron. 

Claro a a veces surge el tema del Mesías y Jesús y siempre les digo: Hermanos, cuando llegue el Mesías que nosotros esperamos por primera vez y ustedes por segunda vez, le preguntamos su nombre y lo que él dirá, hacemos. Pero mientras pase eso, trabajemos juntos para traerlo a un mundo mejor. 

Israel debe apoyar a sus amigos y aliados más grandes en el mundo. 

P: ¿Y hay algo nuevo que contar en tiempos de Coronavirus?

R: Ese tiempo de Corona Virus nos enseñó, que el mundo puede unirse por un virus negativo que ni siquiera se ve. Imagínate que se una alrededor de algo que sí se ve, algo positivo, algo grande …Y así  como el Virus no distingue ni hace diferencias entre religiones, países y razas, lo mismo debemos de hacer nosotros. El virus es muy contagioso. Más lo puede ser la actividad humanitaria.Juntos transformemos lo negativo en un propósito positivo. 

Sé que es sueño grande, pero son esos los que se cumplen porque dan motivación. 

P: Muchas gracias Rav Garmon. Que siga siempre con esa fuerza, mejorando el mundo.

R: Amén.

Ana Jerozolimski
(17 Mayo 2020 , 07:12)

Ultimas Noticias Ver más

MiSinai
Noticias

MiSinai

04 Junio 2020


Compartimos con nuestros lectores Mi Sinai No. 51. Espero que lo disfruten tanto como nosotros.

A medio siglo de un partido de fútbol inolvidable: Uruguay-Israel en el Mundial de México 1970
Entrevistas

A medio siglo de un partido de fútbol inolvidable: Uruguay-Israel en el Mundial de México 1970

04 Junio 2020


Entrevistamos al legendario Motale Shpigler, el único israelí que hizo un gol en un Mundial

Curso de Diplomacia Pública
En comunidad

Curso de Diplomacia Pública

04 Junio 2020


Esta entrevista fue realizada a Valeria Grimberg del Congreso Judío Latinoamericano.

Esta página fue generada en 0.0673029 segundos (7054)
2020-06-04T14:38:29-03:00