En comunidad

Una entrevista alentadora con el Rabino Mendy Shemtov de Jabad

Las semanas de las fiestas de Tishrei tuvieron muy ocupados a los rabinos de todas las comunidades en la colectividad judía uruguaya. Cada uno halló la forma original de compartir emociones y mitzvot con la gente, con todos aquellos que querían celebrar esas fechas especiales del calendario judío, aunque no todos sean necesariamente observantes en su vida diaria.

Tuvimos la oportunidad de conversar al respecto con el Rabino Max Godet de la Kehila y con el Rabino Moshe Nisan de Yavne, de pedir y recibir un artículo del Rabino Dani Dolinsky de la NCI y otro del moré Yehudá Ribco de la Comunidad Sefaradí. Nos quedó en el tintero, por cuestión de tiempos, la visión del Rabino Mendy Shemtov de Jabad, que hoy logramos compartir aquí con una entrevista especial.

Esto no es por cierto un mero recuento de calles y plazas recorridas por Mendy con la Sucá móvil y el Shofar a cuestas, sino un aprendizaje a fondo sobre el significado de las mitzvot y la influencia que una buena acción puede tener mucho más allá de la acción particular de cada uno.

 

Mendy en Jabad, en comunidad (Foto: Andrés Aksler)

 

P: Mendy, no alcancé a incluirte en las distintas publicaciones que hice con los otros rabinos de la colectividad de cara a Rosh Hashaná. Y retomamos el tema ahora porque me pareció que justamente la terminación del ciclo de lectura de la Torá y el comienzo de un nuevo año, un nuevo ciclo, es una buena oportunidad  para conversar. Jabad se dedica mucho a acercar el judaísmo a la gente…¿cómo te queda tiempo para el estudio mismo, más allá de la lectura semanal que va avanzando?

 

R: Gracias Ana. Esta siempre es una época movida ¡y especialmente lo fue este año! Tuvimos que armar nuevas propuestas que le dieran a la gente tranquilidad y seguridad por los tiempos que estamos viviendo, sin comprometer la salud de los participantes ni la calidad del servicio, además de lo de todos los años, como la Revista Kesher y las Guías de Tishrei y Velas de Shabat y festividades que le hacemos llegar a unas 3.000 familias. Fue un gran desafío y creo que, gracias a Di-s, ¡supimos cumplir! Gracias por la segunda oportunidad para la entrevista. 

En cuanto al estudio diario personal, es un desafío encontrar, o mejor dicho hacer tiempo para conectarse con las fuentes de agua viva de la Torá, pero, al fin y al cabo, es más fuerte que uno. No pasa un día que no me encuentre sentado, o quizás ya acostado, con algún libro de Torá y debo decir, es una gran bendición. Es como entrar a un espacio “aparte”, especial, sanador, esclarecedor, de oxígeno puro para el alma, que no importa hace cuanto ya lo haces y no importa el día que sea, entrar en esa “cápsula” te transforma cada vez. Personalmente tengo un régimen de estudio diario que intento cumplir de la mejor manera. Jumash con Rashi, Tania, Rambam, Discursos Jasidicos y Talmud… Es mi ejercicio espiritual.

·   

P: En forma superficial y simplista, uno podría preguntarse qué aporte leer siempre lo mismo…y sé que mi pregunta suena un tanto hereje quizás. Pero mi pregunta es si cada vez encontrás algo nuevo.

 

R: ¡Siempre!

 

P: ¿Y se puede hallar algo nuevo porque la Torá tiene muchas facetas o porque uno va cambiando y enfocando las cosas distinto?

 

R: Ambas cosas.  Es impresionante lo que vas a encontrar cada vez que abrís un libro de Torá, sea cual fuese. Encuentras ideas, respuestas y/o preguntas nuevas que quizás nunca habías visto o pensado antes. Y sí, tiene que ver también con el hecho que uno no es el mismo que ayer. No sos el mismo por lo que has vivido desde la última vez, y no sos el mismo porque el estudio mismo te ha cambiado.  Desde ya, invito a los lectores a sumarse al nuevo ciclo de estudio de la porción semanal, la “Parashá”, aprovechando los distintos medios que brindamos desde Jabad Uruguay: nuestra página Jabad.org.uy/parasha, nuestra publicación semanal MiSinai, que también se publica, en parte, en las páginas del Semanario Hebreo y su versión completa y digital en semanariohebreojai.com, Torá Café diario por Instagram live @mendyshemtov (10 minutos) y un audio diario enviado por whatsapp (2 minutos) disponible en bit.ly/JasidutDiario. 

 

P:  Hay varias opciones pues para quien quiere conectarse y estudiar. Ya comentaste lo dinámico de la época de los jaguim de Tishrei, que  seguramente es la más dinámica para vos. 

 

R: Así es, sumamente dinámica.

 

Anecdotario de Tishrei

 

P: Anduviste por todos lados con el Shofar y luego con los “arbaat haminim”, las cuatro especies,  para Sucot. Habrás juntado mil anécdotas. ¿Me contás algunas?

 

R: No estás exagerando con lo de mil anécdotas… y nos quedamos cortos… ¿qué te puedo contar? ¿Sobre el joven que dijo que es la primera vez que le “encantó un Shil” o de la abuela que lloraba al escuchar el Shofar junto a cientos en la plaza? ¿Sobre la sorpresa de encontrar cientos de personas en cada plaza que esperaban con ansias que llegue con el Shofar o de la sorpresa que les di yo a los 200  que me esperaban en la playa para “tashlij” cuando llegué acompañado por unos 80 jóvenes judíos uruguayos que desfilaban conmigo? Este año, Ana, fue de verdad algo maravilloso. 

La cantidad de personas que escucharon el Shofar, que hicieron el esfuerzo de cumplir esa mitzvá, más allá de la pandemia, fue algo muy conmovedor y gratificante. Entrar al apartamento de alguien que te esperaba preparado con amigos en casa o que no me esperaba, y ver esa emoción… la verdad, es indescriptible. No te conté sobre el abuelo que me esperó en la planta baja de su edificio para que le toque el Shofar y en eso pasa un vecino y se une, con lágrimas de emoción… ni del adolescente que llegó unos minutos después de terminar el Shofar de las ocho de la mañana en las letras de Montevideo pidiendo que espere y se lo toque de nuevo a él y a unos amigos que lo querían escuchar ya que más tarde no estarían en Montevideo… de Rosh Hashaná podemos seguir y seguir. (¿¿Cómo te describo decir el Shemá Israel y cantar Osé Shalom junto a cientos, en las plazas de Montevideo??). 

Tzemach, uno de los hijos de Mendy y Musya (Foto: Andrés Aksler)

 

P: ¿Cómo alcanzaste todo?

R: No lo hice solo. Es que no te conté que este año preparé a varios “tocadores de shofar” para llegar a más lugares y personas ya que este año se me dificultó traer los estudiantes rabínicos que me ayudan cada año. A través de estos “Shofareros industria uruguaya” pudimos asegurar que los residentes del Hogar Israelita, personas internadas en hospitales o en sus casas y judíos en Malvín y Carrasco puedan cumplir con esta Mitzvá de la manera correcta. 

 

P: Abarcaste muchísimo realmente. Yo vi la Sucá móvil en las fotos que me mandó el dueño de la camioneta, nuestro querido amigo común Alejandro Weisz. ¿Compartís alguna vivencia de esa movida?

David  Benedykt cumpliendo con el precepto de bendecir las cuatro especies en la Sucá

R:  Sucot y la Sucá Móvil, de verdad una maravilla. Todos los días tuvimos vivencias especiales. Cada persona es un mundo. Cada Mitzvá tiene valor infinito. Y de eso se trata, acercarle la oportunidad a cada judío a que haga una Mitzvá. Una mitzvá más. Especialmente este año donde muchos que no tiene Sucá en casa quisieron acercarse a una Sucá Comunitaria pero no lo hicieron por precauciones obvias. Por eso justamente quiero agradecer especialmente a mi amigo Alejandro Weisz por la camioneta que hizo de base rodante para la Sucá Móvil y le dio la oportunidad a miles de hacer las bendiciones de las cuatro especies como también las bendiciones de la Sucá. Cada persona que tuvo la oportunidad de hacer una mitzvá y una bendición, vale todo el esfuerzo. En cuanto a vivencia, hay tantas como hay personas… te comparto una que sucedió con la última persona que subió a la Sucá Móvil este año: una mujer, que aunque felizmente hizo la mitzva y la bendición sobre las cuatro especies y después también la mitzvá y bendición de comer una galletita bajo la sucá, me dice que le mande una foto a una amiga, ya que no lo va a creer porque “yo no creo en nada”...  Ahí me acorde de la célebre frase de mi padre, “todo judío es creyente: está el que cree en Di-s y el que cree que no cree”. 

 

P: Tu padre siempre con pensamiento original…

 

R: Pero no termina allí la anécdota. No sé por qué le dije al bajarse de la Sucá “hoy de noche es Shemini Atzeret” a lo que me responde “Shemini Atzeret! Es la fecha en que falleció mi padre…” 

 

P:  Al final siempre se llega a una dimensión que lo toca a uno en especial Mendy.  ¿Quién se queda más contento cuando un judío uruguayo hace la bendición con los arbaát haminím en Sucot, aunque su vida no sea la de una persona religiosa observante: el Rabino Mendy Shemtov o ese chico o chica, o adulto al que le diste esa oportunidad?

Iom Kipur en Jabad . (Foto: Andrés Aksler)

 

R: Es imposible saberlo. Pero personalmente, es para mí una gran alegría cada uno que hace la Mitzvá y su bendición. No importa quién sea ni la edad que tenga. Y en muchos casos, la alegría de ellos irradiaba y me hacía dar cuenta lo impresionantemente profundo de la experiencia, aunque parecería ser tan simple. Un judío es un judío. Una miztvá es una mitzvá. Por algo será que el Rebe nos pidió que sigamos a las calles y compartamos estas mitzvot con la mayor cantidad de judíos posible. 

Foto: Andrés Aksler

 

Padre e hijo, juntos y complementarios

 

P: Jabad Uruguay fue creada, fundada, por tus padres, hace ya muchos años. Hasta los 120. ¿Cómo se maniobra entre seguir los pasos, aprender de tu padre y por otro lado marcar tu propio camino?

 

R: No hay que hacer mucha maniobra, aunque a veces sea un lindo desafío. De hecho nos complementamos. Este año fue un ejemplo. Mi padre se encargó de que haya Rosh Hashaná, Iom Kipur y Sucá en Punta del Este (Shofar “en los dedos” con unas 50 almas!), mientras nosotros organizamos el “Shil Abierto” aquí en Montevideo. Al mencionar el Shil Abierto quiero agradecer a mi amigo Ariel Kaplan  y su señora Monica Hirsch quienes se sumaron a Nestor Sztryk y familia este año para apoyar la iniciativa del “Shil Abierto” que colmó las expectativas de todos quienes pasaron por sus puertas este Tishrei .Y casi de más está decir, agradezco en especial a todo el equipo de Jabad, clave para poder llevar adelante y concretar todas estas iniciativas que abrazan con gran convicción.

Foto: Andrés Aksler

 

P: Es bueno saber agradecer.

R: Y volviendo a cómo nos repartimos con mi padre, te cuento que él salió en la televisión y en La República con un mensaje de Rosh Hashaná y Iom Kipur y yo salí en El País y en la radio. Cuando llegó Sucot, fue gracias a sus incansables esfuerzos que tuvimos nuevamente las cuatro especies este año en Uruguay para que todas las comunidades, escuelas y familias que quieran su juego de arbaat haminim lo puedan tener. Aparte, me hizo relevo durante unas horas en uno de los días de Sucá Móvil para que yo pueda dar clase en el liceo sin tener que elegir entre mis alumnos de secundaria en Yavne e Integral y los transeúntes de las calles montevideanas. 

 

Simjat Torá mientras me encargaba de las Hakafot en Beit Jabad, como ya es tradición, mi padre visitó las sinagogas para traerles más alegría aún y un mensaje del Jag. Como ves, si bien no tenemos la misma edad, él nació en Nueva York y yo en Montevideo, cada uno hace lo que puede y sabe mejor, y en sintonía, para hacer lo mejor para esta comunidad a la cual el Rebe nos mandó iluminar. Es un aprendizaje y un honor continuo trabajar en esta sagrada labor de entrega y amor y en este contexto. 

 

La vivencia de un rabino uruguayo 

 

P: Recuerdo siempre la entrevista que hicimos hace unos años sobre tu experiencia de salir a caminar por las calles, evidentemente vestido un poco distinto del promedio de la gente. El rabino uruguayo Mendy Shemtov ¿qué mostró en aquel momento? ¿Qué el judaísmo es bien aceptado en Uruguay o que Uruguay es un país abierto? O sea, claro que ambas cosas van juntas. Pero a qué apuntabas vos?

 

R: En ese momento mi amigo Ariel Kaplan, al que ya mencioné, me presentó un desafío: caminar por la calles de Montevideo durante diez horas y ver la reacción de las personas. Alguien me filmaría con una cámara oculta y después publicaríamos el resultado. Cómo yo me lo esperaba, iba a salir a la luz algo que yo siempre digo: el uruguayo es respetuoso y no solo tolera al diferente sino que lo respeta y valora. Es una bendición vivir en este país y debemos aprovechar la oportunidad que tenemos y vivir nuestro judaísmo abierto y plenamente. En su momento el video salió publicado en el Observador y Montevideo Portal y tuvo, gracias a Di-s,un gran impacto positivo. 

 

P: ¿Cómo es tu interacción con la sociedad uruguaya fuera de la colectividad?

 

R: Muy buena. Cómo recién comenté, el uruguayo es respetuoso y valora al diferente. No me siento incomodo ser judío en Uruguay ni interactuar con quien sea: el taxista, los porteros, los feriantes, cuida coches, recepcionistas, vecinos ni personas curiosas que se acercan para preguntar algo, o me escriben al mail o whatsapp. 

 

P: En estas Altas Fiestas fuiste entrevistado por distintas radios, como ya contaste. Es bueno que haya interés. ¿Te parece que el tema religioso judío atrae mucho, despierta inquietud?

 

R: Mucho. Las personas pensantes, son curiosas y les interesa aprender  de las cosas que los rodea. Si ven a un judío, quieren respuestas. Y se las merecen. Cuando un judío puede responder sus interrogantes sobre el judaísmo, la Torá, las mitzvot, nuestras costumbres y visión de la realidad, eso les trae felicidad y orgullo de tenernos entre ellos. Cómo dice el Rabino Jonathan Sacks: el mundo está orgulloso del judío orgulloso y tiene vergüenza del judío que tiene vergüenza. Es algo que se comprueba una y otra vez. Las distintas series que fueron vistas por millones en los primeros meses de la pandemia también aportaron al interés en aprender más sobre nuestra filosofía de vida y prácticas. Me gusta mucho interactuar con gente inteligente y respetuosa. 

 

P: ¿Te topaste alguna vez con animosidad?

 

R: Gracias a Di-s muy poco. 

 

 

Las fiestas en familia y comunidad

P: ¿Cómo pasaron tú y Musya con vuestros cuatro hijos las fiestas y cómo comenzaron el nuevo año?

Shneior, Chana (se pronuncia Jana), Musya, Zvi, Tzemach (se pronuncia Tzemaj) y Mendy (Foto: Andrés Aksler)

 

R:  Como ya ves de lo que compartimos recién, fue un mes de fiestas muy especial. Lo vivimos gracias a Di-s con mucha satisfacción y alegría. A parte de lo antedicho, dimos clases virtuales de preparación para los jaguim, recibimos gente en casa, en nuestra sucá y en la gran Sucá que se armó en el predio de Jabad junto al Shil Abierto. Aparte de las clases, almuerzos, cenas y farbrenguens diarios en la Sucá (a veces llegando yo a casa a las 3 de la mañana), con grupos e individuos de todas las edades, Musya también organizó cuatro (!) actividades excelentes, para distintos públicos de madres y niños durante Sucot en la gran sucá aparte de dos actividades con la Sucá Móvil y ser madre, esposa y rabanit. Los chicos disfrutaron mucho de los jaguim en el el nuevo Shil, donde Musya organizó con un grupo de profesionales y madrijim y madrijot (Gracias chicos!) actividades de alto nivel durante los servicios de Rosh Hashaná, Iom Kipur, Sucot y Simjat Torá que dejaron a los niños y sus padres muy contentos! Terminado los jaguim les pregunté a nuestros hijos mientras cenamos qué fue lo que más les gustó de este Tishrei. Y  sus respuestas mencionaban el Shil Abierto, acompañarme en la Sucá Móvil y las cosas ricas (los doughnuts) que Musya preparó para repartir en la misma. 

Mendy y su hijita menor. La foto  es del año pasado, pero no podíamos dejar de publicarla (Foto: Andrés Aksler)

 

 

Y de ahora en adelante…

P: ¿Algún plan especial para este nuevo año?

 

R:  Di-s Mediante, hay grandes sorpresas que se vienen, a nivel comunitario y a nivel familiar. De hecho…son lo mismo ¿no?

 

P: ¿Tendrás alguna información de fuente directa sobre cómo seguirá este tema de la pandemia? ¿Cómo la estás viviendo tú?

 

R: La información que tengo es que Gracias a Di-s, Él nunca nos pone una prueba que no podamos superar. Lamentablemente se sufrió mucho y se sigue sufriendo pérdidas a nivel mundial y comunitario, y eso duele, mucho, muchísimo. Y le pedimos a Di-s consuelo y fuerzas para las familias de quienes fallecieron, y fuerzas para quienes están atravesando la enfermedad para que salgan curados y sanos pronto! Por otro lado, en Uruguay estamos viviendo una realidad diferente al resto del mundo y eso se debe en gran parte a la manera que nos estamos manejando como sociedad y cómo individuos con mucha responsabilidad social y empatía. 

 

P: Este mensaje es clave en la vida y muy especialmente en pandemia.

 

R: Es que está más claro que nunca que lo que hace cada uno en su vida personal afecta directamente el bienestar de toda la sociedad y si, del mundo entero. Y esto es un muy claro mensaje no solo acerca de la responsabilidad que tenemos cada uno para con el contagio y la propagación del virus, sino es un mensaje claro acerca de lo que es la vida en general: una mitzvá que yo haga, cualquier mitzvá, en cualquier momento y en cualquier lugar, impacta directamente e indirectamente en la vida de millones. Nunca fue tan claro como hoy. Mis decisiones personales no son tan personales. Lo que hago, o no hago, lo que digo, no digo y hasta lo que pienso no pienso, me afecta a mí pero también afecta a todos. 

 Y en palabras del gran maestro, Rabino, médico y filósofo, Moises Maimonides, el Rambam: “con una acción puede uno desequilibrar su balanza para el lado del bien y la balanza del mundo para el lado del bien y traer redención y salvación a todo el universo.” 

Aparte de este mensaje, hoy más claro que nunca, a nivel personal, lo estoy viviendo con más responsabilidades y cómo ya viste con los jaguim, buscando maneras de abarcar las necesidades de la comunidad judía uruguaya y cada uno de sus integrantes, de la mejor manera, y a veces, parece, mejor que antes de la la pandemia. Quiera Di-s y termine pronto, y salgamos más sabios y empáticos que antes de haber entrado. 

 

 

P: Hermoso mensaje Mendy. ¿Algo  más que quieras agregar?

 

R: Mucho. Gracias Ana por este espacio, y por el trabajo incansable que haces semana a semana, día a día para sacar adelante este Semanario y con el nivel que tiene. No es tarea fácil, lo sé, pero vale todo el esfuerzo! El mundo precisa luz, y tu tarea es una de iluminar y traer claridad, luz y esperanza a todos quienes abren las páginas de la  publicación impresa Semanario Hebreo cada semana y las pantallas del portal Semanariohebreojai. Y lo haces con nivel, energía y una gran sonrisa. Y eso, es algo de lo cual debemos inspirarnos todos, para ser y hacer cada uno de nosotros, lectores, todo lo que esté a nuestro alcance para traer más luz al mundo, una persona a la vez una mitzvá a la vez.  

 

P: Mil gracias por tus palabras Mendy. Y por el tiempo que dedicaste a esta entrevista. Me encantó. 

R: Gracias a vos.

Ana Jerozolimski
(16 Octubre 2020 , 11:06)

Ultimas Noticias Ver más

Cáncer de mama: la alentadora experiencia de Pninah Katzkowich
Entrevistas

Cáncer de mama: la alentadora experiencia de Pninah Katzkowich

20 Octubre 2020


En el mes de concientización sobre el cáncer de mama

Esta página fue generada en 0.0472760 segundos (4597)
2020-10-21T01:52:53-03:00