Entrevistas

Cáncer de mama: la alentadora experiencia de Pninah Katzkowich

En el mes de concientización sobre el cáncer de mama

Pninah-Pini, desde siempre, para familia y amigos- química farmacéutica, mamá de Marcelo (29) y Federico (27), se descubrió un bulto en un seno hace 5 años, cuando tenía 52. Fue realista y fuerte desde un comienzo, convencida de que lo único que cuenta es hacer lo necesario para salir adelante. Hoy,un lustro más tarde, tiene mucho que contar. Un encare ejemplar que puede ayudar a otras mujeres.

P: Pini, comencemos recordando lo ineludible, que vos tuviste cáncer de mama. Lo central es que saliste muy bien, todos tus controles arrojan buenos resultados, y estás curada. ¿Cómo y cuándo fue lo tuyo?

R: Ana, ante todo quisiera agradecer la oportunidad que me das de compartir mi historia , que ojalá le sea de utilidad a otras personas, justo en Octubre, el mes del Cáncer de Mama.

Soy una persona sumamente cuidadosa con los temas de salud, por lo que me realizo los controles como corresponde.

En el año 2015 , exactamente el 18 de Mayo, mientras me duchaba me detecté un bultito en la mama izquierda. (6 meses antes me había realizado la mamografía anual y estaba todo bien). Menciono esto por la importancia que tiene el autoexamen de mama al que particularmente yo, le tenía miedo.

En ese  momento pensé: bueno si me lo detecté será porque debía  de ser así  y sentí que todo iba a estar bien. Como soy una persona ejecutiva, a la mañana siguiente ya estaba llamando a mi prestador de Salud para pedir hora con mi ginecólogo, por lo que a la mañana ya estaba viendo a mi ginecólogo quien constató el bultito y me ordenó hacer una mamografía que NO decía urgente sino que decía a la brevedad posible. Por consiguiente yo llamé directamente a la Clínica de los Dres Leborgne ( donde anualmente me controlo) para coordinarme la mamografía y ese mismo día , recuerdo a la tardecita estaba en la clínica .Con una sensación rara pero tranquila.

Allí luego de realizarme el estudio , me llaman nuevamente y el Dr Francisco Leborgne me explica que lo que se veía tenía aspecto maligno, me hicieron una Ecografía y bueno se corroboró lo que pensaban: tenía un nódulo de aspecto maligno y me tenían que hacer una punción.

Todas las chicas  de la clínica decían “Señora ¿cómo puede ser  si usted se controla siempre?”, ante lo cual les respondí que era consciente de eso pero que me tocó y que había que seguir para adelante.

 

P:Quisiera hacerte sólo una pregunta sobre lo negativo, porque vos siempre irradiaste buena onda, y ese es el tema de hoy. ¿Qué fue lo más difícil? 

R: Para mí lo más difícil fue el momento cuando le dije lo que me pasaba a mis hijos y a mi mamá. No quería que se preocuparan, algo inevitable pero intenté mostrarme fuerte (pienso que realmente me sentía fuerte), y eso transmití CERO dramatismo.

 

La actitud, clave en el proceso

P: Claro está que lo que determina es la naturaleza del tumor, el tratamiento que te dan. ¿Crees que también tu actitud positiva tuvo algo que ver en tu recuperación?

R: Mirá, cuando me detectaron el tumor, y antes que me viera el cirujano de mama , me acerqué a un médico homeópata al que le expliqué lo que me pasaba. Le dije NO me interesa saber qué me va a mandar tomar, confío en Usted así que indíqueme lo que considere porque siento va  a estar todo bien.

Luego vino la operación el 02/06/2015 y finalmente la cita con el oncólogo.

Recuerdo que el oncólogo me dijo, podemos hacer tratamiento con radioterapia solamente, pero tú sos  una mujer joven por lo que si estás de acuerdo haríamos 4 ciclos de Quimioterapia. Dije “Usted es el que sabe por lo que hago lo me diga”.

En suma: pienso que más allá de la actitud optimista en mi caso particular , el confiar plenamente en mis médicos, el sentirme tranquila confiada y además apoyada plenamente por mis hijos, mis seres queridos, mis amigos, mis compañeros de trabajo,  sumaron en el proceso de salir adelante.

 

P: ¿Qué descubriste en vos misma a raíz de la necesidad de lidiar con el cáncer? 

R: Descubrí, que uno es más fuerte de lo que parece , que se puede salir adelante y que las ganas de que todo salga bien forman un combo que ayuda a combatir los momentos difíciles por los que uno debe pasar.

Aprendí a desdramatizar el efecto de la caída del cabello como consecuencia de la Quimio (me costó pero lo logré) , le puse un nombre a mi peluca, la que iba sola a la peluquería ( la llevaban por mí  a hacerse lavado y brushing) y bueno así fui llevando el tratamiento.

Fue muy importante para mí, continuar trabajando mientras me hice el tratamiento.

Me acuerdo que los primeros días sin el cabello, entraba a ducharme y no me miraba en el espejo. Un día me dije: Pini vos podés entonces me miré al espejo me saqué una foto y la compartí con mis hijos para que ellos también se sintieran tranquilos de que yo estaba bien y había dado un paso más.

Pini en uno de los programas de televisión en los que explicó cómo lidió con el cáncer de mama y dio consejos prácticos que ayudaron a otras mujeres

 

P: Creo que sería bueno compartir algún ejemplo de las cosas que has hecho desde entonces, relacionadas justamente a empoderamiento de otras mujeres que lidian con cáncer de mama. Recuerdo que el año pasado me contaste de una actividad en el Hospital Evangélico, pero hiciste mucho más.

R: De las primeras cosas que hice fue hablar en el Hospital Británico donde me hice la Quimio para ofrecerme a dar charlas a las personas que se estaban haciendo tratamiento de cómo cuidarnos  la piel, de la importancia de maquillarnos para vernos bien. Quizás uno piense que lo estético es superficial pero tiene un impacto muy importante cuando se transita una enfermedad.

Me veo bien, me siento mejor es como un círculo…

Sentía que debía devolver el cariño que me habían dado durante el tratamiento y sabía que compartiendo mis conocimientos era la mejor manera que tenía para hacerlo.

El año pasado se me ocurrió hacer una serie de talleres a los que Titulé PerfumArte, allí compartí teoría y práctica referidos al arte de hacer perfumes .

Fue una experiencia maravillosa. 

Tuve la suerte de haber conocido a una Doctora del Hospital Evangélico que me invitó a dar el taller justamente en Octubre  del año pasado .

Fue una experiencia, una vivencia súper emocionante.

La invitación a la actividad en el Hospital Evangélico el año pasado

 

La pasión que a mí me generan esas instancias  y la receptividad con las personas es de las cosas más gratificantes que nos pueden suceder.

Entiendo y siento que si podemos ayudar a un par, ahí debemos estar al firme. Eso es lo que trato de hacer.

P: ¿Te has topado con experiencias muy distintas en cuanto a cómo lidiar con la enfermedad?

 

La actividad en el Hospital Evangélico

 

R: En realidad me puedo considerar una afortunada porque no tuve grandes efectos secundarios con la Quimioterapia, más allá del cansancio propio que ocasiona la medicación. Conocí mujeres que la pasaron realmente mal.

Cuando me hice la Radioterapia, recuerdo en este momento que coincidía con una señora de la cual no recuerdo el nombre, a la que le hablaba de que teníamos que tener una postura positiva , y que las cosas nos suceden para algo y no por algo, y recuerdo el abrazo que nos dimos el día que las dos terminamos con nuestro tratamiento.

Por supuesto no todos los casos son iguales, pero si puedo me gusta ayudar, desde mi humilde lugar lo intento.

 

P: ¿De dónde se saca fuerzas?

R: Realmente no sé de dónde sacamos fuerzas, pero salen. En mi caso quería estar bien por mí , por mis hijos, mi madre y por todas las personas que quiero.

P: ¿Qué sentiste estos años, en las distintas actividades que hiciste, sobre lo que motiva a la mujer a seguir adelante? Claro, lo más sencillo es decir “la vida misma”…¿Puede acaso haber algo más elaborado que eso?

R: Voy a decir  algo que quizás  pueda sonar egoísta pero es real : a mí,  me hace bien hacer esas actividades y desde ese lugar , es decir estando bien yo , siento que puedo ayudar a otras personas. Hay momentos como mágicos donde siento que estoy haciendo feliz, o distrayendo a alguien aunque sea por un ratito y eso ya es MUCHO.

P: La lucha de la mujer que ya se curó pero siempre sigue atenta, controlándose ¿pasa por alguna instancia del Estado o es todo iniciativa particular?

R:  Te diré ante todo que cuando le pregunté a mi oncólogo si me iba a curar , el me respondió lo siguiente que me quedó grabado y es que : somos pacientes crónicos. 
Al día de hoy sigo con medicación vía oral, y te soy sincera me da un poquito de  miedo decir estoy curada.( los fantasmas aparecen en el momento de los chequeos anuales).

Desconozco si desde el ámbito Estatal hacen seguimiento de los pacientes, en mi caso los hago a través de mi prestador de Salud, pero no me llaman para decirme “Señora le tocan los controles” , soy yo la que llamo y pido la hora con el Oncólogo, Cirujano de Mamas para que me indiquen los controles.

Como reflexión final: Hagámonos el autoexamen de mama y los controles anuales correspondientes.

Si nosotras no nos cuidamos, nadie lo podrá hacer en nuestro lugar.

La prevención es parte del éxito de los tratamientos.

P: Un consejo clave Pini. Muchas gracias. Estoy segura que esta entrevista aporta a concientizar sobre la importancia de esta lucha.

R: Así lo espero. Gracias a vos Ana.

Ana Jerozolimski
(20 Octubre 2020 , 20:35)

Ultimas Noticias Ver más

El boxeador polaco. Taller de lectura de B'nai B'rith Uruguay
En comunidad

El boxeador polaco. Taller de lectura de B'nai B'rith Uruguay

24 Noviembre 2020


En el taller compartimos lecturas e interpretaciones. Si no leyeron "El boxeador polaco" se los recomiendo. Conjuga emoción y misterio.

Esta página fue generada en 0.0595798 segundos (24171)
2020-11-24T20:03:54-03:00