En comunidad

Historias comunitarias judeo-uruguayas: Ana Wilenski

Ana Wilenski, Mentora del Ejecutivo de B´nai B’rith Uruguay, Presidenta en el período 2015-2019. Esto, tras una vida en comunidad que ha tenido también otros espacios de actividad. Aquí podemos conocer­los más en detalle y acercarnos a la vida de Ana.

 

P:Ana es un gustazo tener la oportunidad de realizarte esta entrevista en el marco de la serie sobre dirigentes y figuras comunitarias en la colectividad judía uruguaya. ¿Qué te parece ser parte de esta serie?

R: Muchas gracias Jana por invitarme a participar de esta serie sobre dirigentes y figuras comunitarias de nuestra comunidad, me siento muy honrada que hayas pensado en mi persona. Yo me siento muy identificada y consustanciada con la comunidad y en especial ser parte del proyecto de trabajo de B´nai B´rith Uruguay.

 

Finalizado el acto de la Noche de los Cristales en el 2019, de izquierda a derecha: Claudio Elkan, Presidente de la NCI, Enrique Jinchuk, Presidente de la Mesa de Asuntos Públicos de B´nai B´rith, Miguel Silbermann, integrante del Ejecutivo de BB, Blanca Gerwer Co-Presidenta, Ana Wilenski, el rector de la Universidad Católica y orador central de esa noche P. Dr. Julio Fernández Techera S.J. y Franklin Rosenfeld co-Presidente.

 

P: Justamente te iba a comentar que yo te asocio siempre con B´nai B´rith, pero seguramente hay mucho más para contar.  ¿Cómo te presentarías a ti misma? ¿Quién es la Dra. Ana Wilenski?  

R: Soy   hija de dos padres sobrevivientes de los campos de concentración  nazis que marcaron mi vida. Soy madre de tres hijos, abuela, profesional universitaria, con  más de 43 años de ejercicio de mi profesión de abogada. Siempre  busqué combinar mi rol de mujer y esposa y madre de familia  y mi  trabajo profesional, que me apasiona. 

Y desde  siempre mi identidad judía  estuvo presente a lo largo de  toda mi vida. Fui a escuela complementaria judía (no había colegios integrales en ese momento). Fui integrante de la tnuá (movimiento juvenil) Hanoar Haztioni, fui partícipe del proyecto CEJ-Dor Emshej- en nuestro país en pleno proceso de gobierno de facto, egresada de su segunda generación. Fui miembro durante muchos años   del Centro de Segunda Generación, de la Kehila de Montevideo, soy  miembro de la Confraternidad Judeo Cristiana del Uruguay, una institución ejemplo de convivencia ,en nuestro país  y desde hace muchos  miembro de B´nai B´rith Uruguay.

 

P: ¿Cómo definirías tú a B´nai B´rith? Despliega actividad política, realiza apoyo social y donaciones fuera de la colectividad judía…Me imagino que no hay por qué buscar etiquetas que limiten.

R: B´nai B´rith es una institución con carácter internacional, con 83 años de vida en nuestro país. Nuestro objetivo es la defensa de los derechos humanos  en todas sus expresiones,que tienen carácter universal, dentro del marco judío y sionista que está en nuestro ADN. Y dentro de este contexto, contamos con proyectos de carácter institucional y los proyectos que realizan las filiales que conforman nuestra institución. En esa realidad, el trabajo es multifacético y se trabaja para dentro y fuera de nuestra comunidad. 

Somos receptivos de los problemas de nuestra sociedad y en ese sentido el programa educativo que se realiza a través de nuestro programa institucional educativo”Salir Adelante” es una muestra de arduo trabajo para dar oportunidades a jóvenes de contexto crítico de nuestra sociedad para poder superarse en lo personal a través de la educación secundaria. 

P: Sin duda, un programa que debe ser conocido y destacado. 

R: Así es. Ya han egresado de este programa jóvenes que hoy ya han culminado carreras terciarias, y son los primeros profesionales universitarios de sus familias y esto nos dan ánimo para seguir adelante a nosotros como sociedad para seguir trabajando. Estamos presentes en  programa de ayudas sanitarias, hemos estado presentes este año que está culminando con la pandemia, en apoyo al SINAE con donaciones de canastas alimenticias, de camas y colchones ,etc. Las filiales tienen en sus programas ayudas permanentes a las escuelas públicas,y no solo a las escuelas que tienen vínculos comunitarios como las que se denominan Estado de Israel, Ana Frank, etc.No es fácil encasillar en definiciones nuestro trabajo, no se encuentran definidos en  títulos, sino en acciones concretas dentro de nuestros objetivos institucionales.

 

P: ¿Cómo ves el tema de la mujer en el liderazgo comunitario?

R:  La mujer en el liderazgo judío comunitario es una acepción amplia,ya que hay instituciones como  Wizo que son solo femeninas, y no es la única, y no ingresando en el ámbito de las corrientes religiosas, dentro del ámbito institucional como B´nai B´rith ,desde mi percepción   estamos en pie de igualdad en cualquier institución.

En el acto de la Noche de los Cristales (2019) junto al Presidente de la Suprema Corte de Justicia Dr. Eduardo Turel y al ex Presidente Sanguinetti. A la derecha, la Vicepresidenta de la República Beatriz Argimon

 

P: ¿Cuáles son tus primeros recuerdos de la vida en comunidad?

R: Como te comenté, siempre viví en el ambiente comunitario. Primero, las escuelas- la Dr.Hertlz y luego la Talmud Torá-,el concurrir al Shil con mis padres,el inició tnuatí en mi niñez.

 

P: ¿Cómo compararías la vida comunitaria de tu juventud con la actual?

R: La verdad muy diferente, pero también es diferente la sociedad toda. Nuestra juventud estuvo marcada por la Shoa. Eran  muy pocas las familias judías en nuestro país que no fueron tocadas por la tragedia de Europa, por el impacto de la declaración de independencia del Estado de Israel y la actividad de las tnuot-los movimientos juveniles- en nuestro país. Recuerdo que el barrio Goes, donde nací, la cantidad de sinagogas que en las Altas Fiestas cerraban las calles, los negocios cerrados, y los jóvenes que de Goes,  recorríamos el Centro de la ciudad en peregrinaje tanto a la Kehila como  a la Comunidad Sefaradí. Hoy la realidad es diferente .Sociológicamente la comunidad es diferente ,lo cual no quiere decir que sea peor,el mundo también ha cambiado y la comunidad no es una isla en nuestra sociedad.

 

P: ¿Cómo fue que tú te “metiste” en la actividad comunitaria? 

R: Nunca me hice esa  pregunta, porque siempre viví dentro de la comunidad,y mientras fui joven, fui madrijá, tuve cargos en la jativá de la Hanoar Hatzioni,que funcionaba en ese momento en el mismo espacio del Semanario Hebreo en la calle Convención y fui delegada en esos momentos ante el viejo Partido Sionista General Independiente de la Comunidad,donde  conocí a Elias Saps (z”l) y tantos otros dirigentes comunitarios. Durante el gobierno de facto, activé en el CEJ,por el cual estuve un mes en un curso de Dor Emshej en la Universidad de Tel Aviv, una experiencia imborrable,y recomencé a activar más asiduamente cuando mis hijos fueron más grandes. Es que entre el hogar y el trabajo, no quedaba tiempo para asumir responsabilidades de trabajo comunitario activo. Pero las puertas siempre están abiertas para el trabajo de voluntariado comunitario, que es muy gratificante  por otra parte a pesar de las horas  y esfuerzos personales que se destinan al mismo,dado que se ven resultados que hacen la diferencia en la sociedad en que vivimos.

 

P ¿Has atesorado vivencias especiales que sería bueno compartir?

R:  Vivencias  especiales ha habido muchas,por ejemplo por la Confraternidad Judeo Cristiana, por el sector judío,a titulo personal, fui invitada, por la Iglesia Católica- a un seminario que se realizó en Roma, en Castengandolfo que es parte del Vaticano y en ese contexto tuve la oportunidad de conocer al Papa Francisco y entregarle como obsequio el libro  que editó B´nai B´rith por sus 75 años de labor proficua en nuestro país. A raíz de ese viaje los tres uruguayos que participamos :Rafael Hodara, Ruben Coutiño por el espacio católico y yo, organizamos un viaje para el siguiente año, que denominamos Roma-Jerusalem, que fue inolvidable ,(dentro del marco de la Confraternidad Judeo Cristiana).

R: Recuerdo bien aquel viaje, porque estuve muy en contacto en aquel momento con Ruben Coutiño.

R: Fue algo muy especial. Cuarenta uruguayos entre católicos y judíos realizamos ese viaje, una semana en Roma y una semana  en Israel,que fueron inolvidables para todos los que participamos. Me marcaron mucho la responsabilidad que tuve durante los cuatro años de mi presidencia al frente de un  gran ejecutivo de B´nai B´rtih ,con el cual trabajamos  muy duro por nuestra institución y fundamentalmente el tener la responsabilidad de decir  los discursos representando a B´nai B´rith en los eventos recordatorios de la Noche de los Cristales Rotos que es nuestra más importante actividad a nivel institucional por lo que representa y porque todo el espectro político de nuestro país, autoridades eclesiásticas, civiles y muchos embajadores acreditados que  asisten al mismo. 

 

A nivel personal

 

P: ¿Dónde y cuándo naciste?

R: Nací en la ciudad de Montevideo, el 14 de febrero del año 1950, mi padres :León Wilenski “zl”y Regina Keil “zl”, ambos inmigrantes, vivían en ese momento en la calle Benito Chain, pleno barrio Goes

 

P: ¿Cómo era el hogar de tus padres? ¿Y de dónde venían?

R: Desde que tengo memoria, mi hogar era un hogar humilde. Mis padres llegaron al Uruguay en el año 1948, venían de Italia donde se conocieron en un campo de  sobrevivientes de la Shoa. Ambos habían nacido en Polonia, mi padre en Bialistok y mi madre en Tarnow, y sus familias fueron asesinadas en la Shoa. Con los años la situación económica fue mejorando, adquirieron su casa propia, conformando un hogar de clase media. Tengo un hermano seis años menor que yo, que es médico de profesión,casado, con dos hijas que hoy ya son jóvenes universitarias.

 

P:¿Y tu propia vida? ¿Dirías que estás viviendo la vida que planeabas, que querías?

R: Mi vida  ,como la de todos, nunca es como la planeas. Conformé mi propio hogar y  como hija de muchos inmigrantes fue a través del estudio que logré adquirir un título universitario que me habilitó a trabajar. Formé mi familia, y lamentablemente mi esposo Ruben Farber “zl” falleció hace ya 11 años,lo  cual fue un golpe duro para toda la familia y especialmente para mí. 

P: Lo siento mucho Ana.

R: Te cuento que también mi padre falleció muy joven, a los 64 años, hace ya 34 años. Mi  madre falleció hace  ya un año y medio,teniendo la dicha de haber alcanzado a ver un bisnieto. La vida ha tenido como para todos muchas condicionantes. En líneas generales,mis hijos recibieron desde el jardín de infantes educación judía en lo que fue el Colegio Ariel,en un hogar judío, donde  preservamos  nuestras tradiciones.

Tengo una hija residiendo en el exterior. Primero viajó a Israel y ahora está en  Estados Unidos para hacer un master  de arte en Nueva York. Tengo dos hijos en Montevideo, uno de ellos me ha hecho abuela y es una gran felicidad.Si hago un breve balance de lo que he transitado a lo largo de mi vida,  diría que  las metas y prioridades que cada uno se va generando van cambiando con los años, el estudio, luego el trabajo, el conformar una familia, son todos logros que se van construyendo día a día y con los años, de  los objetivos  trazados se van materializando algunos y otros quedan por el camino. Pero en líneas generales  mi vida  ha sido  plena de logros, con sus buenos y malos momentos.

Hace ya unos años, Ana con dos de sus hijos, su mamá y su nietito
En esta foto más reciente, Ana con su hijo y su nieto

 

P:¿Cómo has vivido tu identidad judía y uruguaya? 

R: En mi vida no hubo conflictos entre mi identidad judía y uruguaya. Fui  criada en un hogar judío y  soy hija de la educación pública uruguaya desde la escuela, liceo y luego la Universidad. No  siento ninguna contradicción al respecto. Recordemos que Uruguay es un país que tiene como bandera el concepto de ser un país laico y pluralista. No he sido condicionada por mi ser judío y mi calidad de  ciudadana uruguaya,que mis propios padres me inculcaron desde niña, porque amaron desde siempre el país que los acogió y les brindó la posibilidad de formar una familia y reiniciar una vida luego del infierno que vivieron.Recuerdo aún el momento que mis padres entraron a casa siendo yo una niña, teniendo en sus manos los documentos que los convirtieron en ciudadanos legales uruguayos, y el orgullo de ejercer tal calidad ,cuando iban a votar en las elecciones nacionales.

 

P: Hermosa descripción. ¿Qué educación recibiste?

R: Mi educación tal como te   manifesté fue  desde los tres años en la escuela Dr Hertzl. En esa época la escuela pública comenzaba a los 5 años. Luego pasé a la escuela judía complementaria Talmud Tora en la mañana y por la tarde a la escuela pública. Al liceo fui al  IBO,que en ese momento era el liceo femenino, formidable casa de estudios,que me dio una gran  formación académica y pasar luego a la Universidad de la Repúbilica, en un año muy conflictivo : 1968,que fue el inicio de años muy difíciles para el país.En paralelo recibí estudios de inglés en un instituto privado.

 

P: ¿Algo más que quisieras agregar?

R: Sólo agradecerte por este reportaje.

 

Ana Jerozolimski
(01 Enero 2021 , 08:06)

Ultimas Noticias Ver más

Yael Erlich, haciendo historia en Peñarol
En comunidad

Yael Erlich, haciendo historia en Peñarol

17 Enero 2021


Participó en la 1a sesión directiva sólo de mujeres y votó Comisión de Género, sin precedentes en español

Un Héroe sin Tumba
Mundo Judío

Un Héroe sin Tumba

17 Enero 2021


The International Raoul Wallenberg Foundation

Esta página fue generada en 0.0531170 segundos (13228)
2021-01-17T16:35:34-03:00