Entrevistas

La dimensión económica de la pandemia en Israel

Con el Prof. Michel Strawczynski, Director del Depto de Investigación del Banco Central de israel

El Profesor Michel Strawczynski, uruguayo-israelí, una de las figuras claves en el Banco Central de Israel, analiza la situación actual de Israel-y el mundo-a raíz de la pandemia, dominando la visión general, el cuadro macro y los números detallados. Como siempre, con él se aprende.

P. Michel, ya  hemos estado en contacto previamente durante la crisis del Coronavirus. ¿Te animarías a comenzar comentando acerca de la situación actual en Israel?

R: La crisis del Coronavirus significa quizás el examen más desafiante para los políticos y para las sociedades a nivel internacional que ha ocurrido en los últimos 75 años. En todos los países se toman decisiones de confinamiento como forma de enfrentar los riesgos de salud – cuando cada una de las decisiones tiene un precio económico enorme. Cada gobierno y cada sociedad se ubican en el eje de evitar la mortalidad por un lado, con un alto costo económico por el otro. Las decisiones que toma el gobierno y la actitud de la población influyen en forma decisiva en ambos rubros. Esta semana entramos en Israel al tercer confinamiento general, a continuación de los confinamientos de abril y setiembre/octubre.

Israel fue uno de los primeros países en cerrar las fronteras en Marzo, y es uno de los únicos países que efectuó hasta el día de hoy tres cerramientos como reacción a las tres olas de contagio. Si comparamos a Israel con el promedio de los países de la OCDE, nos encontramos hoy en día en un nivel de cerramiento que es más alto, el cual continúa existiendo desde el segundo confinamiento.  Por otro lado, somos también un país donde la vacuna se está distribuyendo a un ritmo muy destacable, lo cual aumenta la probabilidad de evitar decisiones de cerramiento con la mira hacia la época posterior a la fiesta de Pesaj.

P. ¿Que significan estos eventos desde el punto de vista de lo que ocurrirá en la economía en los próximos meses?

R: Por primera vez desde que preparamos pronósticos económicos estamos considerando publicar en enero dos escenarios que se diferencian de acuerdo al ritmo de la campaña de vacunación. En todos los pronósticos anteriores la diferenciación de los escenarios económicos se efectuó de acuerdo al contagio: "con dominio del contagio" o "con bajo dominio del contagio". Gracias a la vacuna, el escenario pesimista pierde relevancia y por primera vez en su marco el crecimiento del PBI será similar al de la época pre-Corona, mientras que en el escenario de un buen ritmo de vacunación  (como parece estar ocurriendo en la práctica) esperaremos un alto crecimiento – y eso se debe a la vuelta de la economía a la fase normal, a medida que se vayan abriendo los sectores cerrados de la economía. Quizá el ultimo sector que se abra en forma total sea el del turismo, por el miedo al contagio importado. Efectivamente parte del contagio de la tercera ola proviene de israelíes que vuelven del exterior de zonas en las cuales la pandemia se ha extendido.

 

La importancia del presupuesto nacional, y la política

P: Israel está viviendo momentos muy especiales porque sla Kneset se disolvió automáticamente la semana pasada, al expirar el plazo determinado por la ley para aprobar el presupuesto nacional. ¿Cómo explicarlo?

R: El país se encuentra frente a la cuarta elección en un periodo de dos años. A consecuencia de ello tres gobiernos fueron interinos, con la excepción del último gobierno, el cual duró menos de 8 meses. Pero lamentablemente en este período el gobierno se mantuvo dividido ante la necesidad de aprobar los presupuestos del 2020 y del 2021, los cuales significan un pilar de la política económica. De acuerdo a la ley en una situación de este tipo se aplica la ley del "1 sobre 12"; o sea, los ministerios pueden utilizar la parte proporcional mensual de los gastos aprobados en el último presupuesto, que fue el del 2019 (por suerte en su momento se aprobó un presupuesto bi-anual y gracias a eso hubo presupuesto en el 2019 a pesar de las repetidas elecciones).

 

P: El Primer Ministro y su socio/adversario Beni Gantz firmaron un acuerdo de unidad determinando que se aprobaría un presupuesto bianual, 2020 y 2021. Poco después, Netanyahu cambió de rumbo y se opuso al bianual. Los analistas políticos dijeron de inmediato e insistieron al respecto hasta ahora, que su motivación era no cumplir el acuerdo de rotación con Gantz. Netanyahu, claro está, utilizaba otros argumentos. Desde el punto de vista económico ¿tenía alguna justificación retractarse de la idea del bianual?

R: Desde el punto de vista económico, tanto el Gobernador del Banco como el Departamento de Investigación hemos alertado en varias ocasiones a lo largo de la crisis acerca de la gran importancia de aprobar el presupuesto – tanto para el 2020 como para el 2021. La aprobación del presupuesto es fundamental por 2 razones: 1) evitar la contracción que significa la falta de aprobación como expliqué anteriormente; y 2) más importante aún: fijar las prioridades para que cuando salgamos de la crisis del Corona, la vuelta al desarrollo de la educación, la salud, el bienestar social y el resto de los gastos civiles y militares puedan seguir el curso deseado.

P: ¿El presupuesto nacional se convirtió en rehén de la crisis política?

R: Exacto. La falta de acuerdo entre Netaniahu y Gantz no permitió que se apruebe el presupuesto, y de acuerdo a la ley en caso de que no se llegara a un acuerdo hasta el 23.12, el parlamento se disolvería automáticamente – como efectivamente ocurrió. Es de destacar que a pesar de ello, el gobierno actuó con la infraestructura legal adecuada para tomar decisiones con respecto a los gastos relacionados a la crisis del Corona, los cuales incluyen indemnizaciones a los desempleados y a los trabajadores independientes, así como préstamos, por sumas que alcanzan el 10 por ciento del PBI. Estas decisiones fueron tomadas en el marco de lo que se denominó "CAJAS" - en el sentido de que se trata de gastos enmarcados (o sea, con límites) y ocasionales (o sea, que no se repiten automáticamente) que cubrieron el presupuesto de estas ayudas. Estas CAJAS incluyeron también gastos de salud que fueron fundamentales para enfrentar la pandemia (por ejemplo – las sumas necesarias para la vacuna) y gastos de educación como el presupuesto para el aprendizaje a la distancia, el cual permitió continuar la educación primaria y secundaria a pesar de los corrientes confinamientos que existieron en el 2020. Estos gastos, que son una necesaria respuesta a la crisis, son aceptados a nivel internacional  por las agencias de rating a pesar de ser financiados con deuda. Moodys y S&P han confirmado recientemente el rating de Israel.

 

Netanyahu y Gantz, una unión que no funcionó (Foto: Mark Sellem, Flash 90, Pool)

 

Los números que lo dicen todo…o casi

P: Uno de los temas que más se ha destacado al analizar toda esta problemática es que todo esto ocurre cuando la economía nacional está sumida en una seria crisis debido a la pandemia. ¿Podrías resumirme esta situación en números? 

R: La economía de Israel crecía a un 3.5 por ciento anual con una excelente chance de seguir reduciendo el desempleo, que ya había llegado a un 3 por ciento de la fuerza de trabajo antes de la crisis (120 mil desempleados). A consecuencia de la crisis, que comenzó en Marzo, y que provocó el cierre de las fronteras, comenzaron a tomarse medidas de confinamiento a consecuencia de los repetidos contagios que llevaron en el caso de Israel a tres olas de cerramiento. Las consecuencias fueron nefastas.

1)    En vez de crecer a un 3 por ciento, el producto caerá en el 2020 en un 4 por ciento

2)    En vez de bajar la tasa de desempleo por debajo del 3 por ciento, subimos a un 5 por ciento, al cual debemos sumar un 2.5 por ciento de trabajadores que suspendieron la búsqueda de trabajo y un 11 por ciento de desempleo con salario vacacional que podría continuar hasta junio – fecha en la cual se fijó el limite para el pago por desempleo vacacional.

3)    De los 700 mil desempleados, hay más de 200 mil nuevos desempleados  (una buena parte de ellos en salario vacacional) que perdieron su trabajo ya en marzo.

4)    A ello debemos sumarle el crecimiento de la deuda pública, que antes de la crisis alcanzaba un 60 por ciento del PBI y ahora pronosticamos que se acercará a un 80 por ciento del PBI en el 2021 – deuda que deberá ser confrontada por los próximos gobiernos.

5)    El 2020 será el primer año de balance negativo en la apertura de negocios: 75 mil negocios (mayormente pequeños) que se cerraron frente a 40 mil que se abrieron. La estimación para el 2021 es de cierre de 50-55 mil negocios frente a 40-45 mil que se abrirán. Una parte importante de los negocios cerrados es en restaurants, el comercio y rubros cercanos al turismo.  

 

La reacción del gobierno

P: ¿Podemos recordar cuáles fueron las medidas económicas que tomó el gobierno en respuesta a la crisis de la pandemia?

R: Las medidas económicas a destacar a este nivel son, en orden de importancia: el fondo de préstamos a pequeñas empresas del Ministerio de Finanzas, el diferimiento de prestamos liderado por el Banco de Israel y acordado con el Primer Ministro, y el sistema de préstamos a pequeñas empresas por los bancos liderado por el Banco de Israel, que incluyó una reducción en la tasa de interés. Estos medios ayudaron a las empresas a sobrevivir esta época, con la esperanza que después de Pesaj veamos un cambio de rumbo en lo que se refiere a decisiones de confinamiento. Esto ocurrirá cuando exista el efecto rebaño: es decir, más del 50 por ciento de la población se encuentre inmunizada.  

P: ¿Cómo evaluás la reacción económica del gobierno ante la crisis en lo relacionado a la ayuda a la ciudadanía y la economía nacional?

R: El principal problema que causó descontento fue la demora en la implementación. Pero una vez que se lograron vencer los obstáculos, la ayuda económica en Israel se ubica más o menos en el centro de los países de la OCDE. La ayuda incluyó indemnizaciones a desempleados y trabajadores independientes, quita de impuestos municipales, subsidio de gastos fijos y retraso de pago de impuestos.

Un rubro en el cual el gobierno decidió no intervenir es el de alquileres de negocios- el comité Kaminitz lo dejó librado al libre albedrío de las partes. Este tema dificulta a los negocios que sufren de cerramientos continuos – y causa descontento. Es una época muy difícil para los ciudadanos y para el país entero. Además y lamentablemente, no todo el dinero asignado para la ayuda fue utilizado: esta semana  el parlamento aprobó  traspasar la suma cercana a los 15 mil millones de shekels al 2021, que constituyen los recursos no utilizados de la suma de ayuda aprobada para el 2020. En total se está asignando una suma adicional del  5 por ciento del PBI como ayuda en el 2021.

 

¿Y después?

P: Está claro que hay en Israel fortalezas económicas de fondo. ¿Tiene Israel lo necesario para recuperarse del golpe recibido por la pandemia?

Si bien el 2021 se caracterizará por una tasa importante de crecimiento, nosotros pronosticamos que tardaremos 3 años para volver al punto que hubiéramos alcanzado en caso de no existir la pandemia. Este resultado es relevante tanto para el nivel del producto como para el desempleo. Pensamos que ciertos cambios que ocurren en esta época serán permanentes como el incremento en el trabajo a distancia. Otra implicación ocurrirá en los edificios de oficinas – este rubro tardará en recuperarse. Por lo contrario, las empresas de Alta Tecnología siguieron creciendo; una excepción es la de los start-ups, los cuales se vieron obligados a suspender la etapa de obtención de recursos, por lo que incluso en esta área veremos consecuencias de corto plazo.

Buen puntaje

P: Tengo la sensación que mucha gente en Israel siente que el Estado no se organizó debidamente para ayudar a los sectores más dañados, y todo el tiempo se hace comparaciones con lo que sucedió en Europa. ¿Es cierto o darías buena nota a los paquetes de ayuda israelíes a su gente?

R: Antes de comparar el tema de la ayuda económica en estos días debemos otorgarle una muy buena nota al gobierno y al país en el tema de la vacuna. Una de las claras lecciones de esta crisis en todas las áreas, es que los medios utilizados por los distintos países antes de la crisis fueron aprovechados durante la misma en forma eficaz. El ejemplo más notorio en el caso Israelí es la infraestructura para la propagación de la vacuna: el nivel de vacunación hasta el 26 de diciembre es de un 3.23 % de la población, cercano a Bahrein (3.03%) y más alto que en el Reino Unido que fue el primero en comenzar a dar la vacuna (1.18%). Esto se debe a la excelente red de sucursales que poseen las mutualistas de salud que caracterizan al sistema Israelí.

Con respecto al tema económico, un ejemplo positivo fue la aplicación inmediata del subsidio a los trabajadores de salarios bajos, el cual incentiva a volver al mercado de trabajo a los trabajadores sin esperar hasta Junio mientras reciben compensación por desempleo. Por el lado negativo, el sistema alemán de subsidios al trabajo, que fue aplicado en muchos países, no se aplicó en Israel; según este sistema, el gobierno complementa el sueldo y permite que los trabajadores sigan en contacto con su empresa a pesar de los confinamientos. Lamentablemente en nuestro caso los puestos de trabajo estuvieron sumidos a la incertidumbre y a las oscilaciones de los confinamientos, dado que los trabajadores fueron mandados repetidamente a recibir salario vacacional cada vez que hubo un confinamiento. Esto fue perjudicial.

 

La economía mundial

P: Me gustaría analizar un poco lo que ha ocurrido en la economía mundial. ¿Cómo ha quedado después de la pandemia, cómo resumir su efecto?

R: En todos los países se están tomando medidas de confinamiento, y casi todos los países sufrirán de una importante reducción del PBI en el 2020. El crecimiento negativo de los países desarrollados se pronostica en casi un 6 por ciento, mientras que en países como Italia y España el producto caerá cerca de un 11 por ciento. En los países en desarrollo la caída será menor, cercana a un 3 por ciento, aunque hay países como India donde el PBI caerá en un 10 por ciento. Es increíble, pero justamente China, donde empezó la pandemia, es uno de los únicos países que se caracterizarán por el crecimiento del PBI en el 2020. Otro tema a tener en cuenta es que en países grandes las medidas se toman a nivel local, lo cual permite reducir el costo económico, que es mucho más alto cuando se toman medidas generalizadas. El sistema “semáforo” (ciudades clasificadas de acuerdo a los colores del semáforo según el contagio) significa un menor costo comparado con los cerramientos generales – a los cuales se debe recurrir solo en casos de contagio extremo.

P: ¿Se reconfirma que los fuertes salen de esto más fuertes aún y los débiles nuevamente son los que sufren más? A nivel mundial me refiero. ¿O esta vez es otra cosa?

R: Al principio la pandemia atacó a los países desarrollados y parecía como que esta vez sería distinto. Pero posteriormente la pandemia se extendió y volvimos a la situación donde los débiles sufren más, entre otras razones – por tener menos reservas. La suba del desempleo en los países en desarrollo significa paralelamente una suba de la pobreza, que no siempre viene acompañada por una ayuda dadivosa del gobierno.  Un continente donde resaltó la solidaridad fue Europa, donde se aprobó el pacto de recuperación y resiliencia, que otorga transferencias significativas a países sumamente afectados por el virus como Italia y España. Este pacto proporciona también un buen ejemplo de política económica que toma en cuenta las oportunidades otorgadas por la crisis: se incluyó una directiva de concesión de préstamos a empresas que tengan un componente ecológico de un 37 por ciento de su actividad y un componente digital de un 20 por ciento.

Con respecto a la desigualdad, el tema de la propagación de la vacuna es también problemático: conseguir la vacuna es más fácil para los países desarrollados, que pueden endeudarse y pagarla; comparado con los países en desarrollo que poseen dificultades para acrecentar la deuda pública y solventar nuevos gastos.

P: ¿Quién “ganó” con la pandemia? ¿China, a la que todo el mundo le compró máscaras y trajes protectores?

R: Además de los beneficios comerciales, la ventaja de China y muchos países de Asia es que ya conocían la pandemia a través de epidemias anteriores. Como consecuencia de ello supieron actuar rápida y acertadamente, como lo fue en el caso de Houan. La compra de auxiliares médicos otorga una importante fuente de ingreso para China, pero no nos olvidemos que paralelamente la reducción del comercio internacional le perjudicó. En esta pandemia hay más perdedores que ganadores. El crecimiento de la deuda de los gobiernos quedará lamentablemente como herencia de esta difícil época.

P: ¿Cómo saldrá Israel de esta crisis?

R: En el marco económico será fundamental generar políticas de empleo, incluyendo la creación de una infraestructura renovada de cursos de capacitación. Lo más importante es recuperar las prioridades del presupuesto, y volver a asignar recursos para la educación incluyendo las poblaciones débiles económicamente, las cuales incluyen en Israel a los árabes y los ultraortodoxos. Solamente una mejora permanente en el nivel de educación les otorgará una esperanza de participar persistentemente en el mercado de trabajo. Es importante también que el gobierno implemente los aceleradores de crecimiento: inversión en transporte público (metro) e inversión en comunicaciones de fibras ópticas y digitales.

P: Muchas gracias Michel. Es un mundo entero todo esto de la dimensión económica de la pandemia. Gracias por permitirnos aprender.

R: Gracias a ti Ana.

Ana Jerozolimski
(02 Enero 2021 , 13:53)

Ultimas Noticias Ver más

Esta página fue generada en 0.0473280 segundos (10577)
2021-01-16T15:18:26-03:00