Noticias

Buenas y malas noticias sobre el Coronavirus, desde Israel

Empecemos por las buenas, que son de gran envergadura y que además, constituyen un mensaje de aliento para el mundo entero, también para los países que aún no han comenzado a vacunar. Al menos, para los que tengan la vacuna de Pfizer.

Según un estudio serológico realizado por el Centro Médico Sheba-Tel Hashomer de Israel, la vacuna de Pfizer funciona “maravillosamente bien” y logra producir muchos más anticuerpos que inmunicen al vacunado que lo que el cuerpo crea naturalmente al recuperarse de la infección.

El Sheba llevó a cabo un examen serológico de 102 de sus funcionarios que ya habían recibido la segunda dosis de la vacuna y confirmaron que el 98% de ellos desarrollaron un alto nivel de anticuerpos. Se confirmó que una semana después de inocularse por segunda vez, los anticuerpos de los examinados se habían multiplicado por lo menos por 6 y hasta por 20 en comparación con lo hallado después de la primera vacuna.

En el estudio se vio que sólo dos de los testeados entre los empleados tenía bajo nivel de anticuerpos. Uno de ellos tiene un problema en su sistema inmunológico.

Según la Dra Gili Regev-Yohay, directora de la unidad de Epidemiología de Enfermedades Infeccionas en Sheba, estos resultados son sumamente alentadores y superan las expectativas. Si esto se confirma a gran escala, el significado principal del estudio-o uno de los centrales- sería que al parecer, quienes estén vacunados no sólo no se enfermerán aunque contraigan el virus sino que tampoco contagiarán a otros. “Es un mensaje sumamente optimista” recalcó.

Y las malas noticias

Por otro lado es evidente que por el momento, el optimismo no es a corto plazo. O al menos, no se puede asegurar que lo sea, ni que tenga razón el Primer Ministro Netanyahu en su reciente vaticinio que en marzo Israel estará saliendo del Coronavirus.

Es que los números de la pandemia en Israel continúan siendo sumamente altos. Según los datos publicados por el Ministerio de Salud Pública israelí el lunes 18 de enero a la mañana, el porcentaje de positivos confirmados con Covid-19 había ascendido al 9.1% de los tests realizados, la tasa más alta en dos meses. Aunque en los dos últimos días han bajado un poco, en los hospitales hay más de 1100 enfermos graves y la cantidad de muertos ya supera los 4.000.

Lo más preocupante es un escenario pesimista que se planeaba presentar ante los ministros del gabinete este martes,un modelo según el cual entre marzo y abril-cuando se pensaba que quizás el país ya estaría mayormente después de la pandemia- habría una gran nueva ola de Coronavirus.

Este modelo, según informaron medios locales, se basa en la mutación británica, mucho más contagiosa que el virus original. Se estima que en estos momentos, aproximadamente el 40% de los enfermos contrajeron esa mutación, y que su propagación irá en aumento en las próximas semanas.

Entre pandemia y vacunación

La pregunta es qué será más rápido, el ritmo de contagio de la mutación o el ritmo de vacunación y el comienzo del efecto de la vacuna.

Expertos sostienen que ya se siente el efecto de la campaña de vacunación, en l la menor cantidad de nuevos enfermos graves en determinada capa etaria, pero es prematuro hacer aseveraciones categóricas al respecto al haber terminado hace muy poco la primera semana posterior a la segunda dosis en los vacunados que ya la recibieron.

Hasta este lunes 18 de enero, casi 2.180.000 personas habían recibido la primera vacuna de Pfizer y más de 410.000 había recibido también la segunda. Ya con la primera comienzan a desarrollarse anticuerpos que inmunizan, pero estos alcanzan su mejor nivel una semana después de la segunda dosis.

Sea como sea, está claro que no hay contradicción entre la exitosa campaña de vacunación y los altos números de la pandemia.

La vacuna recién ahora comienza a hacer efecto y de todos modos no se ha llegado a un nivel tal de vacunación como para lograr “inmunización de rebaño” que incluya a los no inoculados. Los enfermos graves internados, son corolario de un proceso que comenzó antes.

Y al menos parte de los contagiados, son producto al parecer de la propagación de la mutación británica. 

El cambio a fondo se habrá logrado, inclusive si la mutación continúa avanzando, cuando se alcance un amplio porcentaje de la ciudadanía ya vacunada. Eso frenará a la mutación a menos que desarrolle características nuevas para las que no sirva la vacuna.

Ana Jerozolimski
(18 Enero 2021 , 19:52)

Ultimas Noticias Ver más

Esta página fue generada en 0.0492182 segundos (32933)
2021-03-04T22:36:21-03:00