Noticias

Estados Unidos y Rusia acuerdan extender su tratado nuclear

 Por Guillermo Lafferriere
 
@glafferriere
 
 

Pocos días atrás, la Duma en Moscú dio su aprobación a la extensión del tratado nuclear entre Rusia y EE.UU., el que vencía en este mes de febrero. Simultáneamente, surgen en Washington algunas críticas al propio sistema de defensa nuclear norteamericano. Trataremos de explicar esto de la manera más simple posible.

Pueden decirse muchas cosas negativas sobre la administración de Nixon, sin embargo en ciertas cosas estratégicas tuvo aciertos. Una de ellas fueron los en su momento tratados de limitación de armas nucleares con la ex URSS.

En aquellos días, y para simplificar, recuerden esta palabra pues de eso se trata este artículo, el tema era relativamente sencillo. Los soviéticos tenían un número de misiles nucleares y los EEUU otro tanto. La URSS tenía más cabezas nucleares que EEUU, pero estos últimos estaban accediendo a la tecnología MIRV.[1] Esta les permitía que en la cabeza de un mismo misil, se encontraran varias ojivas (proyectiles digamos) que al momento de alcanzar el espacio, se desprendían y cada una iba a un blanco diferente.

Esto claramente hacía que un misil con esa tecnología equivalía a varios de los que los soviéticos disponían. Dentro de esos tratados, se estipulaban límites a la cantidad de armas y por supuesto controles para verificar que todo se cumpliera.

Toda esa negociación además estaba influida por condicionamientos de orden práctico. Digamos la capacidad que cada parte tenía de absorber un primer ataque y contar con fuerzas remanentes para responder efectivamente. Todo un tema que no desarrollaré.

Pero el tiempo pasó, y la situación estratégica también, tema que en ciertas playas parece no mutar jamás. Hoy cualquier tratado con Rusia debe tener en cuenta que ese país ha avanzado enormemente en el mejoramiento de sus capacidades nucleares, y además considerar a las armas nucleares que no están diseñadas para alcanzar blancos "distantes" como aquellos en EEUU sino alguno en Europa; donde vale tener en cuenta que UK y Francia cuentan con sus propias fuerzas nucleares. Puede muy bien pensarse que dada una crisis actuarían en consenso con Washington…, pero también podría ocurrir que no lo hicieran así y dieran su propia respuesta ante esa crisis. Esto lo menciono a modo de tener una idea de la complejidad del asunto. Sumemos algunas más.

Las armas nucleares que están en depósito en condiciones no operativas. ¿Todos están dispuestos a considerar a las mismas en el tratado o bien no cuentan? ¿El desarrollo de armas hipersónicas, no nucleares, influyen en el tratado? Supongamos que alguna de las partes lanza una de ellas (alcanzan +/- 20 veces la velocidad del sonido...) contra un blanco estratégico de su oponente, ¿éste estaría habilitado a responder nuclearmente? ¿Qué pasa con los desarrollos de armas antimisiles, los despliegues que se han hecho para detectar lanzamientos desde Rusia?

Moscú y Washington acordaron como mencionamos al principio, una extensión del acuerdo hasta que se sienten a negociar. Esa negociación no será una que se resuelve en días, llevará años!!!! Pero cabe que nos preguntemos ¿qué hay detrás de esto? Ensayo mi respuesta, discutible por supuesto.  EEUU sabe que Rusia no es la URSS, una obviedad, salvo en ciertos lugares donde creen que sigue la revolución con Putin. Rusia es una potencia regional de primer orden para Europa y Asia Central básicamente, que pretende retener ciertas aspiraciones fuera de la región como su accionar en Siria. El poder nuclear es lo que hace que Rusia sea relevante estratégicamente para EEUU, pues sin ese poder, la discusión tendría menor prioridad. Los europeos sin embargo tienen mayores prevenciones. Temen que Rusia pudiera extender su influencia fuera de sus actuales límites y los países Bálticos son los primeros en pensar así. Todo esto se da en el contexto de una Rusia que es proveedor de energía crítico a buena parte de Europa y combate duramente a los grupos radicalizados islámicos allí donde la oportunidad se le presenta; al tiempo que para EEUU y no pocos de sus aliados, es China la potencia que asoma en el horizonte como el desafío estratégico vital en el futuro y por largo tiempo.

Un acuerdo nuclear no es un seguro contra el empleo de armas de ese tipo. La decisión de su empleo no se basará en el mismo sino en la percepción del riesgo para la preservación que se logre al momento de una crisis. Y el problema está en que esa crisis y la tecnología hoy disponible, deja muy poco tiempo para el uso de un teléfono rojo…

Ahora bien, ¿qué es esto del sistema de defensa nuclear de EE.UU. que se critica?

En ese país, el sistema de defensa nuclear se basa en una tríada: armas nucleares en silos, otras para ser lanzadas por aeronaves y finalmente aquellas que pueden dispararse desde submarinos. Lo que se critica son las armas nucleares en silos. Veamos.

Los silos son instalaciones subterráneas que contienen un misil con cabeza nuclear para su lanzamiento. Por supuesto con sus sistemas de comando y control y una enorme protección contra ataques nucleares a los mismos.

El problema con los silos, es que otorgan poco tiempo para responder, en función que pese a su fortaleza, son mucho más vulnerables a una acción nuclear enemiga, pues están "fijos" en determinados lugares. Ante una emergencia, y para reducir el riesgo que ellos sean destruidos, la máxima autoridad de EEUU tendrá poco tiempo para decidir lanzar esos misiles sin ponerlos en riesgo.

Esto trae aparejado un problema nada menor. Que la amenaza que se enfrente pueda ser producto de un lanzamiento fallido o equivocado, que no provenga de una decisión específica de los políticos de una nación enemiga y todo ello lleve a una serie de intercambios devastadores.

Ese tiempo para "pensar" se gana con aquellos misiles que pueden emplearse desde plataformas aéreas y mucho más desde los submarinos preparados para su lanzamiento. Países como Francia, UK y la India, han optado desde tiempo atrás por fortalecer sus sistemas de lanzamientos desde submarinos o aviones y otros han optado por diseñar sistemas terrestres móviles para lanzar sus misiles, aunque estos últimos salvo que se los esté cambiando de posición permanentemente, son pasibles de ser eliminados en un primer lanzamiento enemigo que tenga a sus bases de asiento como un blanco inicial... 

Vamos cerrando. Todo esto puede parecer, y ciertamente lo es, muy alejado de nuestra cotidianeidad; donde los temas de defensa no son más que unos renglones en alguna agenda marginal; sin embargo, nos permiten comprender las gigantescas complejidades que deben afrontar países que tienen por aspiración o por default, responsabilidades globales en los asuntos de seguridad internacional; y que esas temáticas están en paralelo con todas las otras que buscan preservar intereses y al mismo tiempo generar un clima de seguridad. 

Nada sencillo, que requiere de capacidades enormes para conducir temas complejos de manera simultánea, y con la posibilidad permanente de un error…

[1] Multiple independently targetable reentry vehicle
 

Ultimas Noticias Ver más

Esta página fue generada en 0.0513380 segundos (31373)
2021-03-04T21:06:55-03:00