Rabino Eliezer Shemtov

Rabino Eliezer Shemtov

Nacido en 1961 en Brooklyn, NY, recibió su título de Rabino de United Lubavitcher Yeshivoth en 1984. En octubre de ese mismo año se casó con Rachel Chitrik. Pocos meses después (en febrero de 1985), a pedido de la Comunidad Israelita del Uruguay, el matrimonio fue enviado al Uruguay por el Rebe de Lubavitch - que su mérito nos proteja - para fundar el Beit Jabad en ese país y dirigir sus actividades educativas, culturales y sociales. Es Director General del Jabad Uruguay, conferencista y autor de numerosos artículos, principalmente sobre temas del judaísmo en la actualidad. Sus artículos y entrevistas han aparecido en medios comunitarios, nacionales e internacionales. 

Columna de opinión

Palabras de despedida en el sepelio de Moshé (Mauricio) A”H ben Reuben Levitin

Todos aquí tenemos, sin duda, la misma pregunta: “¿por qué?”...

Mauricio tenía una característica: sabía hacer preguntas inteligentes. No perdía tiempo con preguntas estériles. Hacía preguntas que lo llevaron a respuestas productivas.

La pregunta “¿por qué?” no tiene respuesta. 

La pregunta que Mauricio haría es, sin duda: “¿entonces qué?” “¿Now, what?” 

Where do we go from here?

Hace unas tres semanas le propuse a Mauricio un plan de estudio basado en la lectura bíblica semanal. No le hice examen cada semana, pero si estaba al día, ayer hubiese leido sobre cómo Moisés partió el mar de juncos para que el pueblo judío pueda salvarse de los egipcios[1].

Creo que de alguna manera sintetiza quién era Mauricio. Mauricio, Moshé, también tenía cualidades sobresalientes de liderazgo y de “partir mares”. Sabía lograr lo que otros no podían o ni se imaginaban. Las reglas de la naturaleza no lo intimidaba.

Mauricio siempre tenía una sonrisa. 

¿Hay alguien aquí que recuerda su rostro sin sonrisa?  

No era solo una sonrisa de alegría; era una de burla. Se burlaba de los problemas. Los problemas eran nada más que desafíos y oportunidades. Su pregunta no era ¿se podrá o no superar? sino cómo era la mejor manera de hacerlo.

Para dar un solo ejemplo de tantos: fue gracias a Mauricio que —contra viento y marea— llegaron las ramas de sauce a Montevideo en tiempo y forma este año para poder festejar Sucot como Di-s manda. Lo menciono en este momento para que se lo lleve arriba consigo como recuerdo y mérito especial entre tantos otros….

Todos sentimos que Mauricio vivió poco. Quizás podemos decir que no vivió poco, sino rápido. Logró en su poco tiempo con nosotros lo que otros no pueden ni en diez vidas.

Lideró los esfuerzos para luchar contra la pandemia en el plano terrenal, ahora se fue para arriba para armar lío para que Di-s haga lo Suyo y nos libere de este sufrimiento.

Generalmente, en este lugar digo que estamos aquí para acompañar a un ser querido a su último descanso. Estuve pensando que hoy no es tan así. Hoy no estamos enterrando solo a Mauricio sino a una parte de cada uno de nosotros. Mauricio nos llevó a todos en su corazón. También, dentro de cada uno de nosotros hay algo de Mauricio. Así que no se va del todo. Enterraremos su cuerpo, pero él sigue vivo dentro de cada uno de nosotros. Si podemos vivir nuestras vidas de una manera más inspirada, más “a la Mauricio”, no solo sería el mejor homenaje para él, sino que sería la manera de perpetuar su vida, presencia e impacto. 

Los que quieren, pueden suscribirse al último programa de estudio que Mauricio había empezado, la lectura bíblica semanal. No solo se verán beneficiados personalmente, sino que sería una manera de llenar algo del vacío que dejó.

En la lectura bíblica de hoy[2] que Mauricio estaría estudiando según el programa, leemos como Moisés lideró al pueblo en una canción de alabanza y agradecimiento a Di-s, luego de haber cruzado el mar. Nuestros sabios [3] detectan aquí una reafirmación de la resurrección de los muertos al empezarse el texto diciendo Az Iashir Moshé, “entonces cantará Moshé” —en el futuro— en vez de decir Az Shar “entonces cantó”, como era de suponer si se tratase únicamente de la documentación de algo que pasó en el pasado. Así que de la lectura bíblica de hoy tenemos la reafirmación de que no estamos diciendo “chau”, sino “hasta pronto”. 

A los padres, Ruben y Lili, aquí presentes, quiero decirles que dentro de su dolor inimaginable deberían sentir una profunda satisfacción y orgullo por los logros de Mauricio, ya que su vida no hubiese sido la que fue si no fuera por la manera en que lo educaron y el amor que le brindaron. Cuánto tiempo uno vive, lo decide Di-s. Cómo va a vivir esa vida, depende en gran parte de los padres. 

Olga, Eishet Jail, sostén y fan Number One de Mauricio, aunque hay quienes dicen que detrás de cada hombre exitoso hay una mujer sorprendida, sin duda en el caso de ustedes, no te sorprendiste mucho de sus logros, siendo socia activa en todo y sin duda la responsable de gran parte de su éxito y estabilidad. Hago extensivo nuestras condolencias a la familia Safra representada aquí por la matriarca, Sra. Chella Safra, madre de Olga y suegra de Mauricio.

Que el Todopoderoso les dé las fuerzas necesarias para poder sobrellevar estos momentos tan dolorosos y desafiantes.

Que el alma de Mauricio esté unida a la fuente de vida y que sea un intercesor eficaz y eficiente ante el Trono Celestial para abrir abundantes fuentes de bendiciones para su familia, comunidad como también para toda la humanidad y que muy pronto merezcamos reencontrarnos todos en casa, en Ierushalaim, con la llegada del Mashíaj.

———

1.    Éxodo 14:15-26

2.    Ibid. 14:26—15:26

3.    Sanhedrin 91b

 

 

Rabino Eliezer Shemtov
(3 de Febrero de 2021 a las 11:46)

Ultimas Noticias Ver más

Esta página fue generada en 0.0530500 segundos (15019)
2021-06-22T07:04:03-03:00