En comunidad

Vidas uruguayas en Israel: Nathalie Lander Gower

Nathie (30), nacida en Montevideo y radicada desde hace 11 años en Israel, es Master en Física, está casada y tiene 4 hijos de 3, 5, 7 y 8 años.

En Uruguay estudió en la Escuela Integral, activó en Bnei Akiva y hoy en día, su hogar desde el punto de vista de la vida judía, es Jabad. Es ingeniera electro óptica y está haciendo Doctorado en Física. Pero nos aclara que el título que más le apasiona es su condición de mamá.

P: Nathie, te pedí publicar esta entrevista en el marco de la serie “Vidas uruguayas en Israel”. ¿Cómo resumir ante todo la primera etapa, tu vida en Uruguay hasta que decidiste radicarte en Israel? 

R: Crecí en Montevideo y fui a la Integral toda mi vida. Tengo dos hermanos, uno muy cercano a mí en edad (un año y medio más que yo) y otro casi 8 años más chico. Mi infancia fue muy parecida a la de otros, escuela, rikudim (bailes israelíes), tnuá , o sea el movimiento juvenil, aunque me costó decidirme y di vueltas por casi todas hasta llegar a Bnei Akiva un poco después de mi bat mitzva. Fui madrijá (líder de un grupo de niños) y después también Rosh Jinuj (Encargada de Educación). Hice 5º científico y 6º ingeniería y después vine a un plan de un año en Israel, pasando parte del tiempo en una midrashá, un instituto de estudios judaicos. Vengo de una familia y un entorno muy sionista y siempre quise radicarme en Israel, así que cuando decidí concretarlo, unos meses después de volver de ese año en Israel, no fue ninguna sorpresa, aunque no fue fácil.

 

La familia Lander en pleno, años atrás. Nathalie y sus hermanos Uri y Gabi, con sus padres Eduardo
y Mónica

 

El acercamiento a la religión

P: Venís de una casa muy respetuosa de la religión. Tus padres se acercaron a la observancia ortodoxa ya hace muchos años. ¿Tú naciste ya en ese mundo o también viviste un cambio gradual?

R: Nosotros eramos una familia ¨tradicional” estándar de Uruguay. Iom kipur no comíamos e íbamos al shil, Pesaj no se comía harina, pero no comíamos Kasher, la carne podía ser no kasher pero harina no había! Shabat hacíamos kidush (la bendición del vino) , jalá y prendíamos velas en general dentro de Shabat mismo a la noche, pero no respetábamos el resto.

Mi mamá empezó a cumplir distintas cosas cuando mi abuela estaba enferma. Yo tenía 8 años. Yo empecé junto con ella a la edad de  9. Empecé por Shabat porque iba a las casa de mis primas que eran religiosas y me encantaba la experiencia y el ambiente. Luego empecé con kasher, pero me llevó su tiempo, y a la larga toda la familia empezó a cumplir, mucho gracias a los shlijim del Yavne con los cuales mi hermano mayor hizo su Bar Mitzvah. Ponerme pollera me llevó bastante más tiempo y shmirat neguia (no tener contacto físico de ningún tipo con hombres,ni siquiera saludar con beso en la mejilla, como es tan común en Uruguay) creo que no empecé hasta los 17.

Siempre me gustó estudiar mucho y no daba otro paso hasta estar segura que podía hacerlo. Todos los shlijim y shlijot (los enviados especiales desde Israel) que pasaron por el Yavne y el Rav Shemtov y Roji me ayudaron en eso y tuvieron bastante paciencia conmigo y mis preguntas.

P: Es muy bueno que hayas sabido preguntar, que no hayas hecho el proceso a lo loco. 

R: Claro…Te diré que en la midrasha seguí creciendo espiritualmente y creo que el proceso de crecimiento espiritual sigue hasta hoy en día. Cuando empecé a salir con distintos chicos ya pensando en  casarme me tuve que definir más, ya que en Uruguay o sos religioso o no, pero en Israel hay muchas más opciones y cada uno tiene bien en claro a qué grupo pertenece. Al final opté por Jabad, sobre todo por las enseñanzas jasídicas que me llenan espiritualmente y me hacían falta en otras ramas del judaísmo. Me casé con un  jabadnik ,o sea un muchacho de Jabad, y estamos considerados una familia de jabadnikim, pero personalmente preferiría no tener que encasillarme a ningún grupo, al fin y al cabo somos todos iehudim, hijos del pueblo judío,  y todos tenemos parte de un alma Divina.

P: Lo de las etiquetas puede ayudar a veces, pero sin duda también limita…y no siempre hay que estar buscando en qué sector ubicar a cada uno. Por otro lado, es inevitable.

R: Sí, lo entiendo.

La familia en pleno: Nathie y su esposo Doron, con los sus 4 hijos: Iosef, Iaakov, Avigail y Zalmi

 

 

Una carrera singular

 P: Nathie, sé por tu papá , orgulloso por cierto de sus hijos, que sos ingeniera electro óptica. ¿En qué consiste eso?

La ingeniería electro óptica es el estudio y la fabricación sobre todo de maquinaria laser. Esto sirve para el campo médico, para el ejército, para el campo de la astronomía, entre otros. Es un título que es básicamente física aplicada.

P: ¿Estoy siendo prejuiciosa si te pregunto si me equivoco en mi percepción que no es una profesión muy común entre mujeres?

R: Para nada, la verdad que no hay mucha gente que estudie esto en general, pero menos mujeres. En el lugar donde yo estudié (Majón Tal), es una facultad sólo de mujeres, empezamos 14 en mi año y terminamos 6 al cabo de los 4 años de carrera. Hoy en día sé que cerraron la opción de estudiar ingeniería electro óptica por falta de demanda.

Nathalie y su papá Eduardo, con Zalmi (Shneior Zalman) en brazos, en el 2018, al recibir en la Universidad de Bar Ilan su segundo título

 

P: Y ahora estás haciendo el Doctorado en Ingeniería. ¿Qué te atrae en este campo?

R: La verdad que lo que más me atrae en el campo son las aplicaciones que tiene en la medicina, desde máquinas CT hasta maquinaria para identificar distintos materiales a través de la espectroscopía sin procedimientos invasivos.

P: ¿En el Doctorado tenés que elegir un tema muy puntual y especializarte en él? ¿Cuál es  tu elección? 

R: En realidad, no pensé que iba a hacer un doctorado en un pricipio. Terminé el master y tuve a mi cuarto hijo, y después de un tiempo empecé a buscar trabajo, pero en el campo que yo estudié es casi imposible encontrar algo que sea flexible en términos de horarios para madres. Empecé a dar clases de física en una ulpena , un instituto de estudios para jovencitas religiosas, pero me dí cuenta que aunque la flexibilidad del trabajo es super tentadora para madres, la docencia no es lo mío.

Mientras tanto, estaba en contacto con un profesor en la facultad de ingeniería en Bar Ilan con el que empecé a trabajar tres veces por semana. Lo que me lleva de nuevo a tu pregunta, yo creo que lo más importante de hacer un doctorado es más que nada con quién se trabaja y quién es el tutor, el tema tiene que ser interesante para uno obviamente pero no es lo esencial.

El doctorado lo empecé hace poco con el profesor con el que venía trabajando en el campo de óptica cuántica, trabajamos en análisis y fabricación de lasers llamados QCL (Quantum cascade lasers) que sirven para identificación de materiales en el espectro de los THz (terrahertz). Estos lasers podrían actuar en un futuro en vez de maquinarias como las de rayos X ya que el espectro de THz no es ionizante o peligroso para las personas expuestas.

 

P: Impresionante…Vos lo contás con toda naturalidad y yo siento que debo agarrar un diccionario para entenderte. Bueno,no para tanto, lo digo en broma, pero sin duda es un mundo singular que no cualquiera domina. ¿Cómo se hace un doctorado en física teniendo 4 hijos chicos?

R: Yo creo que hacer un doctorado es mucho más fácil que trabajar tiempo completo en cualquier otro lugar y esa es una de las razones por la que lo estoy haciendo. Tengo que estar todos los días y avanzar en mi investigación, pero a la hora de buscar a los nenes salgo sin ningún problema. Puedo hacer muchas cosas desde casa también (simulaciones y escribir artículos). Y si algún chico esta enfermo o tengo que faltar por alguna razón, no tengo problema en general.

Una misión familiar compartida

P: Me atrevo a adivinar que sería imposible si tu esposo no participara en forma activa tanto en el manejo de la casa como en el cuidado de los niños. Sé que puede parecer medio anticuada mi pregunta hoy en día, pero también sabemos que no todos los hogares son iguales.

R: Mi esposo es muy buen padre y esposo pero trabaja mucho y casi no está en casa en la semana. Antes de la pandemia también viajaba mucho (una vez por mes más o menos). De mañana ayuda a vestir y llevar a los nenes pero desde que salen de las escuelas y ganim (jardín de infantes) hasta la noche estoy sola con ellos, muchas veces vuelve después de que se duermen, aunque con esto de la pandemia los horarios están medios dados vueltas. Aparte de eso lava platos y ¡tira la basura! (risas)

Quiero aclarar que la decisión de ser la que tiene el trabajo flexible y ser yo la que está la mayor parte del tiempo con los chicos fue una decisión mutua y no lo cambiaría por nada, los chicos crecen demasiado rápido para dejarlos con una babysitter.

Mis padres vienen también seguido a Israel y me ayudan mucho.

Eduardo Lander y sus cuatro nietos

 

P: Muy lindo tu comentario ….crecen rápido y hay que disfrutar del proceso, por más difícil que sea. Y sobre tus padres, tengo clarísimo cuánto disfrutan de estar con los nietos. Dicho sea de paso ¿con quién te casaste? ¿Uruguayo?

R: Me casé con un inglés hace 9 años, se llama Doron y tiene 34 años. Estudió economía en la Universidad de Cambridge y trabaja actualmente en hi-tech.

P: ¿Les hablás a los nenes en español?

R: Les hablamos a los nenes en Español e Inglés (cada uno en su lengua madre). Los chicos saben gracias a D-s los tres idiomas aunque tiene sus errores también, pero entienden todo.

La vida en Israel

P: ¿Cómo describirías tu vida en Israel?

R: En el día a día es una vida normal, pero en las pequeñas cosas nos damos cuenta qué especial es estar acá. Por ejemplo despertarme con la tfilá que se escucha por la ventana desde que los minianim son en los parques o los balcones. Obviamente que están las ventajas prácticas de no tener que tomarse días de trabajo para shabatot y jaguim, las fiestas. Y por supuesto lo especial que son esas fechas y el ambiente festivo que hay en el aire. Creo que a pesar de todas nuestras diferencias estando en Israel se nota que somos una gran familia.

P: ¿Es Israel el país con el que soñabas cuando decidiste hacer aliá?

R: Cuando decidí hacer aliá no fue porque pensaba que el país era perfecto, sino porque siento que este es el lugar en que está nuestra historia y nuestro presente como Pueblo, y eso lo sigo pensando. Creo que hay muchos problemas, pero acá estamos todos tratando de aportar nuestro granito de arena para arreglarlos y mejorar lo que se puede.

 

¿Y Uruguay?

P: ¿Qué vínculo mantenés con Uruguay?

R: Mis padres y hermanos siguen ahí, tíos y primos también. Al principio viajaba más pero cada vez es más difícil con más hijos, la última vez que fui fue hace como dos años sola con mi hijo chico. A pesar de no visitar mucho el vínculo siempre está y no creo que se borre aunque pasen los años.

P: ¿Uruguay está presente en tu vida, en tus costumbres, en tus vínculos…en tu corazón?

R: Uruguay siempre está presente, nunca me gustó el fútbol pero si juega Uruguay ahí estoy mirando! Mate no tomo, pero hago empanadas que mi esposo disfruta y alardea cuando las lleva al trabajo. Uruguay es un país muy especial y lo sigo considerando mi país, y por supuesto que voy a estar por siempre agradecida porque es el país que recibió a mis abuelos y nos abrió las puertas para que los judíos sean allí ciudadanos en plano de igualdad, como todos.

P: Es precioso escucharte Nathie. ¿Te gustaría agregar algo?

R: Me gustaría agregar que a pesar de que me preguntaste mucho de mi carrera el título del que más estoy orgullosa es el de madre. No es fácil y sobre todo en esta época, pero lo disfruto cada minuto y agradezco a D-s por estos tesoros. Tomé esta época en que tuvimos que estar en casa por la pandemia, como un regalo para poder pasar más tiempo con mis hijos. Aprendimos a tocar piano, hicimos canciones, obras, cocinamos mucho juntos, hicimos gimnasia en el living, salimos a correr e hicimos infinitas obras de arte.

Quiero expresar mi profunda admiración por las mujeres que deciden quedarse en casa con sus hijos. No creo que el valor de una mujer se mida por su profesión y carrera. Cada una decide qué es lo mejor para ella y su familia, y quedarse en casa no es nada fácil (por experiencia).

P: Hermosísimo mensaje. No podía concebir nada mejor para concluir esta entrevista . Te agradezco de todo corazón.

R: Yo a vos Ana.

Ana Jerozolimski
(01 Marzo 2021 , 04:32)

Ultimas Noticias Ver más

El discurso judeofóbico en el mundo árabe
Noticias

El discurso judeofóbico en el mundo árabe

12 Abril 2021


Por Bryan Acuña Licenciado en Relaciones Internacionales de la Universidad Internacional de las Américas, especializado en la temática de Oriente Medio. Fuente: wsimag.com

Esta página fue generada en 0.0761359 segundos (27731)
2021-04-12T15:12:54-03:00