Noticias

Por qué las elecciones iraníes no son reales

Fuente: https://thehill.com/

Por Joshua Sharf

Traducción: Janet Rudman

 

Las próximas elecciones iraníes significan incluso menos de lo que  se cree.
 
Esa es la mala noticia. La peor noticia es que esto tiene poco o nada que ver con los candidatos individuales que se postulan para las elecciones. Más bien, es casi en su totalidad el resultado de la estructura del gobierno iraní y la naturaleza inherente del propio régimen.
 
Si ha estado siguiendo las próximas elecciones iraníes, es posible que sepa que hay dos facciones principales en el gobierno iraní, denominadas los "reformistas" y los "intransigentes".
 
Los candidatos reformistas, seguidores del presidente "moderado" Rouhani, han sido sistemáticamente excluidos de las urnas, y solo 30 de sus 3.000 candidatos recibieron luz verde para las elecciones. Los demás se han considerado inaceptables para  el "stablishment" religioso.
 
El organismo responsable de esto,  el Consejo de Guardianes, es un organismo religioso, por encima del proceso electoral, designado y mantenido en línea por el Líder Supremo, el Ayatollah Ali Khamenei. El propio Khamenei es el líder de la facción Hardliner.
 
Por los nombres y el apego entusiasta de la prensa occidental a ellos, uno podría pensar que estas facciones representan diferencias políticas significativas.  No lo hacen. Las facciones son bastante reales, pero simplemente representan diferentes matices de la misma tiranía.
 

Según Reza Parchizadeh, un teórico político y activista iraní que vive en el exilio en los Estados Unidos, los reformistas y los intransigentes son nombres convenientes, diseñados para engañar a Occidente haciéndole pensar que la lucha entre facciones tiene implicaciones políticas para nosotros.
 
De hecho, la facción reformista no está realmente interesada en la reforma en absoluto. Más bien, son seguidores del ayatolá Jomeini, que se encontraron en el exterior mirando hacia adentro cuando los seguidores del actual Líder Supremo, Ali Khamenei, tomaron el control. Recuerde, Jomeini fue responsable del surgimiento del estado islámico en primer lugar. Supervisó el ascenso de Hezbolá en el sur del Líbano y el bombardeo de los cuarteles de la Marina de los Estados Unidos en Beirut.
 
A nivel nacional, cuando los mulás tomaron posesión, reinstalaron el burka y recortaron radicalmente el papel de la mujer en la vida pública. Desde que Rouhani asumió el mando, las cosas han empeorado, no mejorado. Las mujeres siguen siendo discriminadas. Los jóvenes anhelan un acceso a Internet sin filtros.
 

Estos dos elementos, la discriminación religiosa y el acceso a Internet, se unieron recientemente de una manera que fue particularmente amenazante para el establecimiento religioso. Una aplicación que permitía a los iraníes advertirse unos a otros de los lugares donde se veía a la Policía de la Moralidad rápidamente se hizo popular y casi con la misma rapidez fue bloqueada por las autoridades.
 
No es de extrañar, entonces, que Reuters informe que muchas mujeres y jóvenes están dispuestos a renunciar a Rouhani.
 
Esta no es la primera vez que Irán elige a un presidente "moderado" del llamado campo "reformista". En 1997, Muhammad Khatami asumió el cargo y sirvió hasta 2005. Durante su mandato, Hezbollah lanzó numerosos ataques con cohetes contra la población civil israelí. Fue catalogado como organización terrorista por Estados Unidos, Canadá, Reino Unido y Australia. La UE encontró que "existe evidencia clara de actividades terroristas por parte de Hezbollah". E Irán comenzó a matar soldados estadounidenses por poder en Irak.
 

Sin embargo, en un discurso de 2006 en la Rotonda de Thomas Jefferson en la Universidad de Virginia, Khatami tuvo la temeridad de afirmar que Hezbollah no había cometido ningún acto terrorista en 10 años y estaba en camino de convertirse en un miembro responsable de la Comunidad política libanesa. De hecho, estaba en camino de engullir a la comunidad política del Líbano en su totalidad.
 
Parchizadeh explica que esto se debe a que el régimen se define a sí mismo en oposición a los Estados Unidos y al sistema internacional de estados-nación, de la misma manera que la Unión Soviética se define a sí misma en oposición al capitalismo y Occidente. Estados Unidos debe seguir siendo el principal enemigo del régimen, y el sistema de estado-nación constituye un impedimento para sus aspiraciones regionales y globales. Los mulás no pueden cambiar eso y siguen siendo mulás.
 

Considere la situación de los Estados Unidos en 1800. Un cuarto de siglo después de la Revolución, habían surgido partidos políticos rivales, con diferencias significativas en la política interior y exterior. Pero un observador británico que buscara un partido que quisiera reconsiderar el veredicto de 1781 habría buscado en vano.
 
Y al igual que la antigua Unión Soviética, cualquier diferencia entre los enfoques respectivos de las facciones hacia los Estados Unidos es un engaño deliberado diseñado para hacernos creer en una apertura que nunca sucederá y para reforzar esa facción internamente.
 
La verdadera oportunidad para el cambio no llegó con el ascenso de esta o aquella facción, sino con las manifestaciones callejeras de la Revolución Verde de 2009, que la administración Obama decidió dejar marchitarse en la vid, a pesar de la extensión de sus líderes pidiendo palabras de apoyo.
 

Cualquier otra cosa es mera ilusión, diseñada para nuestro consumo y en beneficio de las facciones gobernantes.
 


 

 

Ultimas Noticias Ver más

¿Por que celebramos Tu B’Av?
Mundo Judío

¿Por que celebramos Tu B’Av?

23 Julio 2021


Por Yanki Tauber Fuente: https://es.chabad.org/

El dilema de la diplomacia pública de Israel
Israel

El dilema de la diplomacia pública de Israel

23 Julio 2021


Por Alan Baker del Centro de Asuntos Públicos de Jerusalén

Esta página fue generada en 0.0727811 segundos (1856)
2021-07-24T01:27:50-03:00